La novia de papá

10 abr 2011

Clara y Serena

Por: Paloma Bravo

Clara y Serena

(Cate Blanchett como Galadriel en El Señor de los Anillos. No se puede ser más clara, ni más serena).

 

Transcribo aquí la deliciosa carta de dos amigas opuestas que me hacen preguntas que, para variar, no sé responder. Preguntas, incluso, que yo misma he hecho aquí hace poco.

 

Querida Sol:

Somos Clara y Serena, y te escribimos desde una oficina muy lejana, del otro lado del charco. Yo, Serena, me enganché a tu blog este verano (invierno acá, aclaro) y arrastré a Clara de inmediato (aunque ella me grita: “no escribas mentiras”).

Ya habrás adivinado que éstos no son nuestros nombres; ni Clara lo tiene todo claro, ni yo estoy muy serena… Pero lo estamos intentando. Nuestra duda es la siguiente: (bueno, al parecer la duda es sólo mía, porque Clara me dice: “¿Por qué tiene que haber una duda? ¿No lo hacemos sólo para reírnos?").

Como decía la duda es la siguiente: a mí (Serena) me hizo pensar tu entrada sobre relaciones desequilibradas, y me puse del lado de Pablo.

Clara afirma que para ella las relaciones desequilibradas son las más divertidas, que hay que tratar de volar alto aunque luego te hagas pedazos contra el asfalto. Y puede afirmarlo, porque desde lo alto de sus 29 años, se desequilibra con un “bollicao” de 22 añitos. Al mismo tiempo, tiene días en los que me repite que no quiere estar sola, y que lo que busca en un hombre es su protección… Luego se le escapa la risa cuando piensa en su pimpollo de 22 años (que por cierto la adora). En el desequilibrio Clara encuentra su equilibrio, aunque siempre dude.

Yo, por el contrario veo el desequilibrio como causa de dolor y de estrés. Y lo puedo afirmar porque soy una experta en relaciones desequilibradas e imposibles. Necesito cuidar, mimar y equilibrar a la otra persona hasta que yo me desequilibro por completo. No sé querer a personas equilibradas, por eso ahora prefiero estar sola y mi trabajo se ha convertido en mi relación más estable... Lo que para Clara significa que soy una amargada; y lo repite varias veces a la semana mientras sonríe con cariño.

Clara encuentra su equilibrio en el desequilibrio de su relación, y yo no sé mantener una relación sin desequilibrarme. Con tantas contradicciones, ¿tenemos solución? ¿Vale la pena vivir siempre equilibrados? ¿Por qué nos empeñamos en vivir en la cuerda floja?

Un abrazo de Clara y Serena; bueno, dos abrazos, uno de cada una.

P.D.: Te juramos que no tenemos personalidades múltiples; Clara y Serena son dos amigas y dos personas distintas.

 

A partir de aquí, os dejo responder a vosotros.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 9 Comentarios

Bueeeno, para eso se tienen la una la otra, para equilibrarse entre ellas un poco.

Yo creo que toda relación es un poco o un mucho de desequilibrio, nos guste o no. Pero ninguna relación es mucho peor, muchísssimo desequilibrio, ¿o no?

Alguien tiene que poner coto a la censura galopante que se está posesionando de los foros de este diario, pues se sigue ejerciendo, si cabe con más saña, contra los que, como yo, se han enfrentado a los administradores que la ejercen, denunciando sus maniobras. Esta queja se está convirtiendo en un clamor en los últimos tiempos. Mi motivo para exponerla en este espacio, y en otros de similar hechura, es porque son los únicos en los que puedo plasmar una protesta que, de otra manera, resulta imposible: cualquier queja ante los censores es tan inútil como las súplicas ante El Guardían de la Ley. Y esto es lamentable. La administración –censura férrea muchas veces- de los foros, se lleva a cabo de una manera arbitraria. No tengo nada contra este sitio. Mi comunicado no va dirigido contra él ni su autor. Es una llamada de atención allí donde el mensaje puede ser escuchado, y esta, entre otras, es una buena plataforma. No pretendo interferir en su discurso. Mírenlo como una octavilla dejada caer en su estancias, o como una pintada en sus paredes.

Como dijo Woody Allen "Whatever works". Si la cosa funciona que más da. Dejemos de ser tan analíticos. (Estoy tratando de aplicarme el cuento...)

http://youtu.be/0dpJPRyAo7Y

En mi opinión, la clave está en la postdata. Sois dos personas diferentes, con personalidades distintas y eso os hace encontrar la estabilidad o la felicidad, o el equilibrio en modelos de relación que no tienen nada que ver el uno con el otro.
Yo tengo una hermana menor, ella es todo valentía, todo fuerza, todo corazón. Vive al día, el momento y en ese sentido supongo que se parece a Clara. Siempre a reivindicado para si misma el derecho a equivocarse, a caer y romperse en pedazos. Eso la ha llevado a vivir cosas intensas y maravillosas, pero también, a que se le rompiera el corazón en muchas ocasiones. Es su manera. Y a veces la envidio.

Con Serena es distinto. Me faltan datos, pero ¿Por qué te desequilibra actuar como lo haces? ¿Quizá esperas algo a cambio que no llega? ¿O pretendes actuar como su madre? no lo digo con mala uva.
En todo caso suerte a las dos. El equilibrio está muy bien...un rato.

Yo puedo decir que he estado con ellas dos. Clara nunca fue clara conmigo, siempre era confusa y confundido me dejo; y Serena tampo era serena y nunca lo estaba, más bien provocaba lo contrario, la intranquilidad y la duda.

La propia entrada da la solución. No hay normas. No debe haberlas. No puede haberlas. Nos olvidamos, con frecuencia, de que somos personas. Con todo lo bueno y todo lo malo. Con una historia personal, educación, formación, y sobre todo, con sentimientos. Tan distintos en cada un o, forjados en miles de encuentros y desencuentros, de comentarios y lecturas, de películas y visiones de otros.

Cada uno necesita una cosa. Y ya bastante es saberlo, no equivocarse, que lo que haces sea lo que quieres hacer, que no te engañes, que no te engañen.

Como ponía a la entrada del oráculo de Delfos, según cuentan: "conócete a ti mismo".

Y solo entonces sabrás lo que tendrás.

el equilibrio es imposible...

http://www.youtube.com/watch?v=Rv-MFKstFis

Bueno, voy a tratar de ordenar mis ideas por el principio. La distancia es una cualidad, de la misma manera que las fronteras son virtuales, porque nadie intentaría reproducir un plano a imagen y semejanza de la realidad. Si Narciso hubiese podido ver (o intuir) su rostro en las pupilas antes que en las aguas de un lago tal vez no hubiese conocido su tragedia, aunque se haya dormido fascinado sin conocer el destino que le esperaba. Si, ya sé (creo), no es bueno, ni saludable, aislarse, o reducir el espacio en un espacio aún más limitado, porque qué más lindo que escuchar lo que otra persona tiene para ofrecernos. Porque los sentimientos son una ofrenda. Pero sí, a pesar de todo no es nada fácil convivir con lo que queremos decir y a veces no encontramos la manera, el momento, la verdad que nos permita expresarlo, porque tal vez el otro no quiera escucharlo, o en el peor de los casos nunca se lo haya preguntado. Bueno, hoy es domingo, aunque podría ser cualquier día de la semana, en este mismo horario, o un poco más tarde. Creo que soy muy desordenado. En mi espacio, en el espacio que me rodea, y por eso me siento cómodo cuando hay horarios o tareas que lo ordenan. Siempre pensé que las mejores parejas son aquellas que se complementan, y en eso tanto Serena como Clara no se equivocan, aunque ambas se parezcan bastante. En fin, antes era más complicado, hace muchos años, porque quien menos intenta controlar lo que lo rodea (a veces hasta el pensamiento de los otros) más feliz puede sentirse, o puede acariciarla con las yemas de sus dedos, sin pretender atraparla. Tengo que volver a leer a Prévert, total, cuando vaya al mercado voy a pensar que mi gesto tiene el valor de una palabra.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal