La novia de papá

11 may 2011

La bestia que nunca se harta

Por: Paloma Bravo

Katharine_Hepburn_032

(Aquí, Katharine Hepburn llevando pantalones y cerebro, como debe de ser).

 

Primer aviso: ayer hablé de sexo, gané seguidores (no suficientes para mi apuesta, la verdad), cabreé a mi padre y recibí algunos mensajes políticamente correctos. Con mi padre no he hablado, pero a los buenistas les contesté en twitter. Lo repito para no tuiteros: "A todos los que me estáis jurando hoy que el sexo es mejor con amor: pues no sé, depende. A mí con lo que me gusta es con deseo".

Segundo aviso: la entrada de hoy no va de sexo, ni siquiera de sexos aunque lo parezca. La entrada de hoy es sobre personas pequeñitas. 

Dicho esto, volvamos al título: "La confusión del hombre, la bestia que nunca se harta, guerra que nunca queda...", así definía Alfonso X a la mujer. Es un poco inquietante que a ese mismo Alfonso X lo hayamos conocido como "el sabio". Si así eran los sabios en el siglo XIII, no quiero ni pensar en cómo serían los necios.

En cualquier caso, tomándolo por el lado que no es, yo me identifico con esa definición de Alfonso X: soy una bestia y nunca me harto. Pero no es lo que estáis pensando y tampoco lo voy a explicar.

Además, yo de lo que quería hablar es de misoginia: el diccionario de la RAE define misoginia como "aversión u odio a las mujeres". Vale. Puede ser. Yo lo que veo por ahí, más bien, es mucho misógino cobarde: tipos que no odian a las mujeres en general, sino que temen a las mujeres inteligentes en particular.

También veo mujeres exitosas que se sienten afortunadas e inseguras al mismo tiempo y que, por tanto, miran con recelo y afán destructivo a otras mujeres diferentes, no menos listas, no menos valiosas, no menos atractivas que ellas.

Ojo, que no generalizo.

Sólo digo que es un coñazo, que algunos/as son un coñazo: los misóginos cobardes y las mujeres envidiosas, las misóginas cobardes y los hombres envidiosos. Y puestos a ser, también son unos "acojonados", que el campo semántico negativo basado en órganos sexuales también puede ser masculino, y así no discriminamos y se quedan tranquilas Leire Pajín y Bibiana Aído, esas políticas que a veces se quedan en el lenguaje, en la teoría y en las cuotas, pero que pisan poco la calle y las empresas.

He dicho.

 

P.D.: la frase de Alfonso X me la ha encontrado el mismo tipo que me reta a ganarle en seguidores de twitter. No acabo de entender sus contradicciones: me da la sensación de que ha descubierto que si gana la apuesta, pierde; y si la pierde, gana.

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 16 Comentarios

Acabas de dar la definición ideal de mi jefe: MISÓGENO COBARDE...de mierda, añadiría yo.

...así es, de ese tipo de hombres y mujeres estamos rodeados: misógin@s, envidios@s, acojonad@s, insegur@s...forma parte, creo, de nuestra naturaleza humana, imperfecta...nada a apechugar y como el otro día le oía decir a un exitoso economista y político amateur: todo me resbala tengo piel de elefante...a ver si nos calzamos una vestidura así pa' seguir tirando...
....al leer el post, he viajado en el tiempo y recordado que nada mas empezar una relación , el noviete me dió a leer un libro El varón domado, de Ester Villar...la habeis leido?

No conozco a ningún hombre que diga llevar los pantalones en su casa. Por contra, conozco muchas mujeres que no sólo se regodean de llevarlos si no que a más ni se les pasa por su "cerebro" ceder el mango y la sartén. Sólo se ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio

Jose Antonio Fonseca Vaca

La misoginia es la aversión u odio a las mujeres, o la tendencia ideológica o psicológica que consiste en despreciar a la mujer como sexo y con ello todo lo considerado como femenino.

Se despide Jose Antonio Fonseca Vaca

Conozco una pareja de rottweilers. El perro nunca ha podido con la perra. Pero de la pareja de gatos de mi vecino, el gato es el que saca de quicio a la gata. Yo hace tiempo que llegué a una dizque tregua semi-amistosa con mi esposa... y no sé si alguien ganó o perdió (probablemente ambos un poco de las dos cosas). El caso es que eso de querer emparajar lo que es de diferentes mundos se convierte en misión imposible. Creo que la solución es ir por la vida, acompañado a ratos por el gato, el perro, y de alguno que otro humano que aparezca... y no pasar de ahí.

Creo que el pie de foto debería decir: "como debe ser" sin el "de".

Pobre Alfonso condenado por una frase sacada de contexto. Que las mujeres nos confundís es un hecho, quizá porque sois más de lo que aparentáis. Creo que esa era la advertencia más recurrente de mi abuela. Y mi abuela era mil veces más sabia que el tal Alfonso. Que algunas sois unas bestias que no se hartan ya ha sido confesado por más de una, aunque creo que en sentidos diferentes.

Al margen de la broma, yo de lo que estoy muy harto es de la gente que vomita su odio irracional contra todo aquello que es diferente, o que teme.

Y volviendo a la broma: 2ª acepción de 'coñazo' --> ¿Golpe fuerte? ¡Joder con las venezolanas!

Alomejor Alfonso X, aparte de misogino era un poco "mariposon"

Mujer ... empoderamiento ... suena a encoñamiento. Politicamente correcto.

Querida Marta, creo que puedo dedicar mi tiempo a dar mi opinión sobre un texto que no me gusta, ¿no crees? ¿Todo tiene que ser halagos a la autora? Me leo todos los blogs de este periódico, que son interesantísimos o no, según el día. Como este. Y lo que opino es que desde hace días se generaliza (eso sí, metiendo la cuña en cada post, de que no se generaliza. Cuando hay que dar esa explicación, malo...)
Leer éste me roba apenas 2 minutos, 1 minuto en el caso de hoy. Me lo puedo permitir.

Desgraciadamente la misoginia es una epidemia para la que nunca se ha encontrado cura, igual que la envidia o la estupidez, todas ellas enfermedades atemporales. También yo soy una bestia que nunca se harta, y lo siento por esos hombres cobardes (o acojonados), y por esas mujeres envidiosas, o viceversa, que de todo hay. Y sobre todo lo siento por esa gente amargada que lo único que sabe hacer es gruñir ante lo que no es capaz de entender.
Bravo, Paloma Bravo.

La misoginía no es más que una forma de envidia.

Sol, estoy contigo y contra ellos/as que pierden más energía en envidiar y hacer la vida imposible a los demás, que dedicarse a lo suyo.
Pauki, hay muchíiiiisimos libros interesantes y nunca, nunca, tendremos tiempo a leer todas las cosas interesantes que se publican. ¿Por qué pierdes el tiempo con lo que no te parece interesante?

¡Ole Paloma! Lo has vuelto a bordar. Otra vez otro post para decir las cosas que muchos, aún siendo hombres, somos capaces de pensar, ver y detestar en la sociedad que nos envuelve.
Ayer por la noche, precisamente ayer por la noche, una cadena de televisión ofrecía la película "Millenium", cuyo subtítulo creo recordar que era "los hombres que no amaban a las mujeres" y me viene al pelo. Me viene al pelo para decir que muchos de los que alardean de testiculina, son unos "acojonados" como dices. Que abusar física, psicológica, verbal, contextual o semánticamente de una mujer no sólo es de cobardes, sino de muy poco inteligentes y de "gilipollas". Se llamen Alfonso X y se apoden "el sabio"; se adjetiven a sí mismos como "misóginos" y lo lleven a gala o sean mujeres como la Hepburn, que lleven los pantalones bien puestos, pero sean más misóginas que alguno de los anteriores.
Que lamentablemente, muchos hombres han provocado que muchas mujeres se sientan acobardadas ante su éxito e inseguras y que muchas mujeres, también provocan en sus compañeras, esa cobardía e inseguridad. ¡Coño, qué las mujeres es lo mejor que se ha inventado (léase en un contexto fuera de lo religioso)! Sin vosotras no somos, no sabemos ser, nos falta esa bestia que nunca se harta. Desde mi punto de vista, independientemente de mi heterosexualidad, nos hacéis ser. Y digo "hacéis" en el sentido sexual, genital y gestacional de la palabra, pero sobre todo, en el sentido amplio de lo humano y lo inteligentemente intelectual.
No suelo guarrear con palabras coloquiales mis comentarios, pero todas las que he escrito en las líneas superiores, van dedicadas a todos esos "hombres que no amaban a las mujeres" y al comentario de Pauki, puesto que el estilo no está reñido con llamar a las cosas por su nombre.

En fin...ante lo de hoy ya no sé que decir. A parte de que la autora parece que se levantó con mal pié y/o ayer algún misógino o envidiosa la enturbió el día; como comentó alguien hace unos días, empiezo a creer que en este blog cada vez hay menos cosas que decir.
Hoy se habla de "bestias", "acojonados", ser un "coñazo"...mucha pérdida de estilo es lo que veo yo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal