La novia de papá

16 may 2011

Las inquietudes de Shanti Andia

Por: Paloma Bravo

Pio-baroja

(Retrato de Pío Baroja. La cara de un hombre bueno, honrado, noble... Vasco, claro).

 

Mi padre y yo no nos ponemos de acuerdo sobre Baroja. A él le apasiona: un intelectual comprometido, brillante, minucioso... A mí me cuesta leerlo por algunas descripciones demasiado preciosistas (soy una burra impaciente, lo siento).

Aún así, me estoy haciendo mayor a trompicones y, hoy que debo tener buen día, me ha asomado un recuerdo a la cabeza. He buscado en mi cerebro y, ante el profundo vacío, acabo en google. Quería este párrafo, casi al final de "Las inquietudes de Shanti Andia" (ojo, que el link es a la novela en PDF, más cómodo imposible); un texto que refleja muy bien la melancolía que me atrapa algunas veces:

 

"Yo soy el vagabundo de la familia.

Cuando cambia el tiempo experimento la nostalgia de sentir la paz profunda del mar, de su abandono y soledad. Entonces voy a pasearme por la playa de las Ánimas, y contemplo, como si fuera por primera vez en mi vida, las tres rayas de espuma de las olas que rompen en la arena.

En la primavera me produce una gran alegría; en el otoño, una gran tristeza; pero una tristeza tan extraña, que me parece que sería muy desgraciado si no la sintiera alguna vez".

 

Así estamos, así estoy. Recuperando a Baroja y una novela escrita en 1911. Cien años después, hasta su primera línea puede resultar familiar: 

 

"Las condiciones en que se desliza la vida actual hacen a la mayoría de la gente opaca y sin interés. Hoy, a casi nadie le ocurre algo digno de ser contado. La generalidad de los hombres nadamos en el océano de la vulgaridad. Ni nuestros amores, ni nuestras aventuras, ni nuestros pensamientos tienen bastante interés para ser comunicados a los demás, a no ser que se exageren y transformen.  La sociedad va uniformando la vida, las ideas, las aspiraciones de todos."


Yo, desde luego, siento que Don Pío me ha pillado en falta. Me voy a leer, me voy a pensar, me voy, sobre todo, a intentar evitar la vulgaridad y el exhibicionismo.

Y también me voy a currar.

Que tengáis buen día y que mi padre me perdone por no haberle hecho caso antes.

 

P.D.: este post es para Barcelona, para toda la gente y la vida que me ha dado siempre esa ciudad con mar. Maravilloso fin de semana.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 10 Comentarios

Sin querer me he metido en la casa de la pradera, así que no seré yo quien dé la nota disonante. Sólo un detallito sin importancia: los calificativos a pie de foto me parecen bien, cada cual a su rollo, pero la coletilla de “Vasco, claro" creo que sobra. Como que hay miles de españoles, en estos y otros tiempos, buenos, honrados y nobles y no corre ni un mililitro de sangre vasca por sus venas. Y como yo también tengo convergencias y divergencias con papá, decir que mi padre a haberse comido lo de "Vasco, claro" (de la misma manera que uno se mete en la boca el papelito que se disponía a enviarle al de tres pupitres más adelante y lo ha pillado la maestra) le llamó siempre prudencia. Por aquello de que cualquiera nos puede leer, no por otra cosa.

Cómo se agradecen estos blogs¡¡. Tal parecemos muchos ya bichos raros, por seguir gustándonos, y mucho, baroja ó unamuno y galdós. Gracias.

Sol, quitando el valor literario de sus obras, Pio Baroja era un ser intolerante y hasta déspota con sus palabras. En fin, nada similar a lo que describes debajo de su foto. Mi abuelo, también vasco, conocía muy bien a su familia. En un libro Pio Baroja se refiere a mi abuelo de una forma despreciable solo por las diferencias de opinión entre ambos. Mi abuelo era católico y apoyaba la monarquía. Era un ser tranquilo, lleno de paz, un altruista. Yo no apoyo ninguna de las dos cosas (catolicismo y monarquía), pero respeto a quienes piensan de otra manera. No comprendo cómo un hombre de letras pudiese ser tan básico en sus emociones y ofender a otros tan solo por tener ideas diferentes, aunque jamás hubiese ni tan siquiera una discusión entre ellos sobre esos temas. De todas maneras, sabes que me encanta tu blog.

Así que, fin de semana en Barcelona, ¿eh? ¿A celebrar el título de liga del Barça? Venga Sol/Paloma, reconoce que eres un poco del Barça...
PD: Siento el comentario frívolo, a mí me gustaría poder disfrutar con Baroja (lo he intentado, creedme), que mi mente lograra disfrutarlo, pero me cuestaaa... soy algo burro también.

Tu padre es muy inteligente.
Baroja es imprescindible.
Toda su obra.
Y muy recomendables sus (extensas) Memorias, "Desde la última vuelta del camino"
Siete tomos.
Y muy recomendable un octavo tomo de las mismas, publicado con posterioridad.
"La Guerra Civil en la frontera"
Me ha encantado su referencia (que no recordaba) a la tristeza.
Totalmente de acuerdo.
Siempre me quedo en minoria defendiendo esa tesis.
Me encanta coincidir con D. Pío.

Q tendrá el mar q a muchos de los q vivimos en el interior nos da la vida. Para mi supuso un punto y aparte en una espiral sin salida y siempre, siempre me hace falta, me relaja y me hace renacer

Y ya puestos... si alguien quiere leer una de las mejores definiciones de lo que es / debe ser la patria... en el cap.III, Tengo que hablar de mí mismo, la página 9 de la edición comentada, donde Shanti Andía comienza: "Soy patriota a mi modo..." y siguientes... toda una filosofía de vida, a la que si muchos se apuntaran otro gallo nos cantaría.

Grande Pío, sus novelas existencialistas sin trama son de lo mejor de lo mejor


http://www.ingenioconsaboralaca.com/2011/05/me-gusta-conducir.html

Don Pío y sus 'Inquietudes de...' cayeron en mis manos con 15 años y...no pude con ellas. No me había cansado todavía de El Señor de los Anillos y similares. Pero ya a los veintitantos fue otra cosa.
A mi me ganó para siempre con esta frase: "El Carlismo se cura leyendo, y el nacionalismo viajando".

Respecto al mar y a la nostalgia...el mar siempre duele y siempre cura.

Y a Sol...¡Feliz día!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal