La novia de papá

23 may 2011

Tocando los cojones

Por: Paloma Bravo

Hombre-del-espejo1

(No sé de dónde saqué la foto, siento no poder firmarla. También pido disculpas por haber escrito un titular en gerundio; lo hago por fastidiar a mi amigo M., y por fastidiarme a mí misma: el gerundio está siendo sobreutilizado en twitter y facebook, supongo que por herencia del inglés, y mi amigo M. prefiere una vida en infinitivo y sin redes sociales, pero... Pero el gerundio también demuestra una acción o estado que dura en el tiempo y, para mí, tocar los cojones es una vocación en la que he invertido ya varios lustros).

 

 

Yo hoy quería hablar de política y de revolución, pero como toda la semana pasada anduve en plan reivindicativo, mi gurú particular, el auténtico dueño de este blog, me ha llamado la atención: "Ni reivindicativa ni hostias, Sol, has estado tocando los cojones y ese papel no es tuyo, es mío. O es tuyo en tu vida, en tu casa, y mío en la vida de los demás".

Dice el gurú que mi blog va de relaciones personales y que me tengo que centrar en eso, que el #15M es una cosa "de hombres y de mayores de edad mental. Y otra cosa, rica, ya me explicarás por qué, dentro de las relaciones personales, andas últimamente haciendo apología del adulterio. ¿Cuántas veces le has puesto los cuernos a tu Pablo?".

Ninguna.

Ni a mi Pablo ni a nadie. Lo aclaro porque aparte de que es verdad que al gurú se le da bien -incluso mejor que a mí- lo de tocar las pelotas, últimamente recibo mucho "hatemail" que dirían los gringos con lecciones morales sobre sexo con amor, fidelidad a rajatabla y otros dogmas de alta gama.

Y, para acabar de rematar la faena, el viernes me escribió Juan.

Juan es un gran tipo y yo le quiero, pero hace meses que tiene por costumbre dedicarme un rato los viernes que me acaba desmoronando todo el fin de semana: primero me manda una canción, así, como de buen rollo, y luego me descarga una pregunta y me deja sin respuestas.

La del viernes pasado era para nota. Que cómo terminan las relaciones, me dice, que si hay que contar la verdad o es mejor soltar una mentira piadosa (algo del tipo "no eres tú, soy yo...")

- ¡Y yo qué sé!- contesto.

"No lo sé" es mi respuesta favorita, en parte porque sé poco y en parte porque me gusta reconocerlo a ver si cunde el ejemplo entre el montón de soberbios y sabelotodos que tengo alrededor. Lo que pasa es que Juan no se conforma e insiste e insiste hasta que acabo hablando de más: "En realidad, ya te tengo preparada una entrada con el título 'Cómo acaba el amor'. Es para más adelante, pero es que tú me estás preguntando que si hay que contar la verdad de los cuernos y yo de cuernos no sé nada..."

"...Yo nunca he dejado una relación por un tercero (ni me han dejado por una tercera... que yo sepa). En cualquier caso, separarse bien es más difícil que querer bien, así que yo preferiría que me dijeran la verdad. Más que nada porque siempre hay dudas, un momento de debilidad, de "¿volvemos?", y entonces es bueno tener respuestas sinceras y alguna cosa clara. No todas, pero sí las suficientes".

Y con esto, dejo la infidelidad para dentro de dos años o dos días, no sé, y el tocar los cojones para dentro de cinco minutos, ya en mi despacho y con mis jefes, y para otro blog que se llamará C2C, con dos cojones, y en el que nos turnaremos las entradas el gurú, Juan y yo con alguna estrella invitada.

Pero antes espero que, metafórica y políticamente, les hayamos tocado mucho las pelotas a los políticos habituales. Y espero, sobre todo, que lo sigamos haciendo. Que no se relajen, que estén incómodos, que se exijan, que... Que sean dignos de la gente de Sol.

 

P.D.: pido disculpas también a mi padre. No le gusta que utilice un lenguaje zafio, no le gusta que hable de sexo... Ni siquiera le gusta que tenga un blog, pero creo que le encanta que me rebele frente a políticos y gurús.

 

 





 

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 14 Comentarios

¿Y cómo ibas a estar segura de que la verdad es la verdad?
¡Qué siga la revolución!

Pues a mi me gusta tu puntito revolucionario intercalado entre los sesudos temas sociales que tratamos aqui.

He tenido que ocultarle la verdad... y esta es que hoy por la noche me embarco en el Ferry que sale de Topolobampo a las 23:00 hs. Cruza el Golfo de Cortes... y llega por la mañana a La Paz.
Y tú, Sol, has hablado de cuernos. Antes te aclaro que aquí los croissants también son cuernos, es más... nadie les dice croissants, solo cuernos. Pero espera que me salgo del tema. Hoy me embarco y no la llevo a ella. He optado por la otra. Son unos pocos días. Estaré en Mulegé o Santa Rosalía a dormir la primera noche. La segunda en el Desert Inn de Cataviña... y para el jueves por la tarde llegaré a Tijuana... ahí me despido de ella y tomo el avión de regreso. No sé cuando la volveré a ver. ¿Dos o tres meses interminables?
Pero el recuerdo de este viaje juntos por la península, quedará para siempre en mi memoria y en mi corazón. Y todo con mi Aprilia Caponord... porque me da que la Triumph Tiger está mejor aquí... pero no se lo he querido decir.


PD: nos vemos en una semana. Ya te enviaré alguna foto del desierto Bajacaliforniano.

Coincido con los dos últimos posts.
1. Siempre la verdad (a mí tampoco me la dijeron, lo de que llevaba poniéndome los cuernos con alguien desde hacía más de un año y medio, y que antes también me los había puesto con otro; la verdad la averigüé días después, por mi cuenta; y aun así la negó de entrada; la mentira no lleva a ninguna parte buena...).
2. Algún día uno acepta que tu pareja te ha dejado después de haberte engañado con otra persona. Yo también perdoné, de inmediato, y no me considero tonto. El dolor dolió muchísimo y la rabia por el engaño y la ceguera duró bastante tiempo. Ahora, tres años después, sigue ahí, pero ya duele de otra manera, menos dolorosa, menos intensa. Y he "rehecho" mi vida afectiva con alguien que me quiere, cariñosa, amable, amorosa, comprensiva. No quiero comparar, pero en muchos aspectos sé que he salido ganando.

Pues siempre pedí a lo Alto: Entre la verdad y el amor, dame siempre la verdad por dura o dolorosa que puiera ser, la verdad por sobre todo...
Las rupturas siempre son oportunidades para comenzar, nada se pierde, todo se transforma, aprendemos, cada relación nueva es como una reencarnación nueva pero en esta vida, es una vida nueva, así que ánimo
Sólo el tiempo te da la perspectiva como para entender e incluso agradecer al que nos hayan dejado ciertas personas.
Unas veces eso fue necesario para vivir otras cosas, desarrollar otros potencialidades, descubrir nuevas fuerzas y también nuevas sensibilidades
Saludos.

Por experiencia ajena diría que siempre es mejor saber la verdad de por qué te dejan, no valen la metiras piadosas. Dile a tus jefes que te dejen escribir de lo que te salga de los ..., pues eso.

Qué ironía que lea esto justo hoy por primera vez, cuando ayer el que -hasta precisamente ayer- era mi novio, me ha confesado lo de los cuernos. Y fue cobarde, jodidamente cobarde, porque ni siquiera me miró a los ojos, ni siquiera fue capaz de decírmelo cuando ocurrió. Se lo sonsaqué. Fue cuando me di cuenta yo, cuando empecé a atar cabos, a cuadrar fechas y se lo solté todo de golpe.
Y se quedó callado, y lloró y me dijo que no quería hacerme daño y que me sigue queriendo y que tiene la cabeza hecha un lío.
Supongo que no confiaban en que fuera tan lista, o sí para no tener que decírmelo. Y da asco, pena, rabia, pero se agradece que al menos haya un motivo para la ruptura. No el sinsentido con el que llevaba intentando justificarse los últimos 3 días. Quería pegarle y no pude. Quería vengarme y tampoco. Hubiera dado mi vida por un último polvo (y lo conseguí, sin hacer nada, créeme), pero en cuanto me lo pidió, le dije que no, no quise hacerlo. Me conformé con saber que seguía deseándome.
Lo peor de todo? Que soy tan buena que he perdonado. Y peor aún que eso, él sigue con la otra. Y yo estoy destrozada, totalmente devastada y sin saber cómo seguir, sola, claro. Seis años vs dos meses, curiosa comparación.
Algún día volverá y espero no ser tan buena, o tan tonta según se mire.

Conocer que no saber.
Soportar, huir, escapar que no desertar.
Desgarrar, romper, estallar que no dilapidar.
Acabar para empezar.

Ya lo ves, Sol, me viene sucediendo que me agarro a aspectos laterales de tus entrada. Antes Shakespeare, hoy infinitivos.

Los conflictos de pareja se resuelven entre dos, no es buena cosa dejar alguien por otr@, ni que te dejen por otr@, ni q seas la causa de la dejación de/a otr@, ni suplente de otr@.

Y porsupuesto q la verdad siempre ... en su +amplio sentido, porque la verdad tiene muchas caras.

A veces saber ayuda a aceptar sea cual sea la circunstancia q lo haya provocado

Yo tengo claro lo que haría, y lo que me gustaría que me hicieran, pero...¿existe un modo de romper con el que todo el mundo esté de acuerdo? Por teléfono no, por correo no, luego en persona sí...ya estamos de acuerdo en algo. ¿Qué más? ¿La existencia de una tercera persona es relevante? ¿Las parejas se rompen por terceras personas? ¿O las terceras personas aparecen como consecuencia a otros problemas?
Generalmente, cuando uno rompe con su pareja no pretende hacerle más daño del estrictamente necesario. ¿Confesar los cuernos es necesario? Yo querría saber, pero reconozco que también me tocaría mucho los cojones (como es el tema del día tenía que ponerlo)
En resumen, dudo luego existo

Hay veces que no se quiere saber la verdad¡¡
No se si es por que no sabemos como reaccionar o por que no queremos aceptar el engaño,que si ya de por si nos duele,el sentirte engañada duele un poquito mas.

Pues yo no sé si preferiría saberlo o no saberlo... se me partiría el corazón para siempre!!!

#spanishrevolution

Siempre la verdad. Quien dice que es mejor no saber en el amor y la amistad, o prefiere mentir para seguir haciendo lo que quiere o no sabe lo que es el amor y la amistad. O ambas.

Si sinceridad no se puede construir. Y reconstruir es imposible.

La verdad, además acaba sabiéndose. Prácticamente siempre.

Se lo reivindicativa que quieras. También te leemos por eso.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal