La novia de papá

13 jun 2011

Cuestión de estilo

Por: Paloma Bravo

MinistrasVogue2

 

(En verano de 2004, las primeras ocho ministras de ZP posaron para Vogue, muy guapas, muy cool, muy femeninas... Las pusieron a caer de un burro).

 

El otro día tuve una larguísima entrevista de trabajo (he dicho ya que no, así que no os preocupéis por la reacción de mi jefe; bastante tiene él con enterarse ahora de que aún no me voy).

Buscaban justo a alguien como yo. No lo digo por ponerme flores, sino porque me lo contaron ellos en las tres primeras fases de la selección: con mi edad, mis estudios, mi experiencia y, probablemente, hasta mi carácter.

Era un trabajo bonito, además. Aunque -y esto no se lo dije- no me gustaba tanto como el que tengo. Así que fui pasando todos los filtros: head hunter, recursos humanos local, recursos humanos internacional, director general y...

Y el Presidente tira porque le toca. Que me quiere conocer.

- Vale.

Y me ponen un billete de avión, y un coche de cristales tintados en el aeropuerto, y un despacho del tamaño de un campo de fútbol, y... Y me presentan a un tipo que fuma porque es su empresa y que me echa el humo a la cara. Es un presidente con ganas de ser guay: un presidente joven, alternativo, en tejanos.

¿Y yo?

Pues yo, la verdad, pienso mejor en pantalones, porque las medias siempre me han dado claustrofobia. Y un poco mejor también en vaqueros, porque tengo la misma torpeza de los ocho años y rompo y mancho todo tejido delicado que se ponga a mi alcance. Y, la verdad, igual por eso me dedico a la publicidad, porque nadie mira demasiado lo que llevas puesto salvo que te vistas precisamente para ser mirado.

El caso es que la head hunter lo contaba muerta de risa: el presidente alternativo tuvo una gran bronca con los ingleses por mi culpa. A ellos no les molestaban mis pantalones; a él sí.

- ¿Pero la habéis visto?

- Monísima, con una chaqueta estilosa, sus vaqueros y sus botas. Sí. Pero, sobre todo, la hemos escuchado: es una tía que vale.

- Pero iba en vaqueros...

Esa es la conversación que me reproduce la head hunter cuando le digo que no, que no quiero el puesto. Que el tipo me pareció un soberbio, un cantamañanas. "Pero si no les gusta ni a sus socios. Dales tiempo que se desharán de él. Ellos te quieren a toda costa..". Ya, pero es que no tengo ganas, no tengo tiempo ni espacio mental, no me da la vida para pensar en cómo vestirme, ya sea para tranquilizar a un imbécil, ya sea para provocarlo.

Que se compre una ministra, que se compre el Vogue.

 

P.D.: perdón por la calidad de la foto. No la he encontrado mejor.

 


 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 21 Comentarios

Hombre, podeis mirar a donde os de la gana. Yo al curro vengo a currar no a mirar el tamaño del paquete de nadie.

...sí un poco chulita hoy, pero la que puede adelante, porqué no?...dicen por aquí: "la/el que vale, vale y el/la que no, mira...

no les caben las tetas en la camisa y luego nos dicen por qué no les miramos los ojos, jejeje

Ir bien vestida es muy "cansao"... te duelen los pies si llevas taconcitos, te pican los pantalones, no te caben las tetas en la camisa, se te vienen los pelos a la cara... prrrfff... coño, si vengo a trabajar...
A mi me mola que Sol sea tan guay. Yo soy igual de guay que ella. Algunas de mis amigas tambien son tan guays como Sol. Vamos que molamos. Y vamos en vaqueros a currar.

That really great thanks
http://tiny.cc/3i1b6

Paloma, es cierto q a veces se respira demasiada inmadurez del tipo "que guay soy" y creo q es como consecuencia de tus propios prejuicios. Y juegas demasiado a la ambigüedad Sol/Paloma sin dar más explicaciones de porqué hablas de una o de otra. Es tu blog, of course, pero es difícil entenderte claramente. Igual va de eso este rincón q para eso es tuyo, claro está. Un saludo afectuoso.

Que la moraleja sea simple, no significa que no sea importante o que no tenga valor. La 'cuestión de estilo' existe y no le afecta solamente a Sol, aunque sea ella la que nos lo cuenta. Así funciona en este blog. Hace cerca de diez años que desempeño un trabajo muy parecido, siete años con traje y corbata, y los últimos tres sin disfraz. Nadie los echa en falta, no trabajaba mejor por ir 'mejor' vestido. La 'cuestión de estilo' se ve claramente superada, siempre, por la 'cuestión de carácter'. Saludos blogueros!

Alejandra un detalle sobre los indignados. No son, somos, solo jovenes sin trabajo y muchas deudas. Son, somos, mucha gente la que en España queremos una democracia real ya. Ese es el inicio de la indignación, no solo la crisis, sino el sistema politico de partidos que tiene secuestrada la democracia desde la transición. Aqui, por miedo a que volviera la dictadura fascista, se ha hecho un invento que realmente "lo llaman democracia y no lo es" porque no permite la participación directa del ciudadano sino la indirecta al votar a partidos y no personas. Los partidos generan en su dinamica interna una serie de intereses creados que favorece la corrupción y el robo institucional. Muchos politicos profesionales se han dedicado a lucrarse junto con sus allegados. Son chorizos, ladrones, y la gente ya está harta, "no hay pan para tanto chorizo". No pueden seguir robando más. Además la crisis provocada por los banqueros ha demostrado que los politicos están al servicio de los mercados y no de los ciudadanos. "No somos mercancia en manos de politicos y banqueros". El movimiento 15M o "Los indignados" tiene tanto éxito porque somos muchos los que coincidimos con sus ideas. Sol en su blog lo ha sacado continuamente, precisamente ella ha sido un punto de referencia para que este movimiento se conociera más desde el principio. Desde mi punto de vista ha sido muy valiente al usar su blog para demostrar que SI estaba con los indignados.

Hija del alma, si hay tanto paro, es porque tú les quitas el curro a los demás...eres la mejor de la mejor.
Déjate de echar flores que cansas un pelín

A mí, Sol, pues me provoca en vaqueros, pero no sabría decir si me provoca en plan molona y chunga, o en plan cabreado que me rechinan los dientes. Es Sol y ya está.

Por cierto, Sol, se nota que no sos parte de los indignados que no encuentran trabajo y tienen muhas deudas, que si lo fueras, seguro te quitás los vaqueros y te ponés bien formalita para que te den el trabajo.

La verdad es que sois muy guays sois algunos de los comentaristas del blog. Se os cuenta una historia de juzgar por la apariencia y no por el cerebro, y os ponéis a insultar al mensajero.

¿Sabes Sol?... hace muchos años pensaba que tenía que venir a trabajar con corbata. Luego que "no tenía porque". Ahora ya no me doy cuenta de como me visto... pero al menos nunca he llegado sin vestirme... todavía.

Sol, o sea tia ,como molas....tú con tus vaqueritos poniendo orden. Eres lo más de lo más.... Por favor...

Este post parece escrito pidiendo el comentario (o el pensamiento en sus lectores): "Cómo molas". Pues bueno.

Hombre, como dice Sol/Paloma todo es ficticio, pero absolutamente real, esas cosas pasan pero todo se concentra en ella y en su familia y por eso parace la más de las más en todo y se apunta todos los cliches, y a veces, como hoy, y sin ánimo de ofender, carga un poco

Por esta tierras hay un viejo adagio: "Así como te miran, así te tratan"
La gente está llena de prejuicios y sobre la apariencia y el vestido, qué les digo, increíble. Yo también los tengo, no he podido erradicarlos del todo.
Un día entró un abogado a un Juzgado, iba sin traje, sin corbata; nada más unos jeans y una camiseta, ¿y saben qué?, todos creímos que era el imputado -el delincuente, pues-, nos quedamos algo asombrados porque iba sin las esposas y sin custodia policial y alguien le preguntó "¿y su abogado?", "yo soy el abogado, mi cliente es el de las esposas"
Se suspendió la audiencia porque al juez le pareció que "no estaba decorosamente vestido".
La próxima llegó con traje.

La caña que se le dio a las ministras por la banda izquierda estaba más que justificada. Mucho feminismo para acabar posando en el Vogue, anda ya con el feminismo pijoprogre de escaparate. La contradicción obvia era que se supone que las mujeres no son objetos pero a estas ministras les importaba más el mensaje de somos ministras pero monísimas.

Por otro lado el tipo del que hablas, y muchos tipos y tipas miden a las personas en función de su imagen. La imagen es importante pero hay gente para las que la imagen lo es todo. No te escuchan, sólo te miran. En mi curro hay varias personas asi, que te escanean nada más entrar y te intentan denigrar si te ven algún fallo ya que ellos pasan la mitad de su tiempo pensando y preparando la ropa del curro.

Aunque, y autocroticando mi propio comentario, a lo mejor es que el mundo que nos cuentas es artificioso de por sí.

Recuerdo como me encontre con un antiguo amigo , jefe de su empresa de informática, y nos fuimos a tomar una café montados en su jaguar con asientos de cuero. En el café me contó que estaba divorciado y de momento vivía con sus padres porque el y su-ex estaban terminando de vender el piso y no podía pagar un alquiler. Y cuando pensé que yo tengo un simple Opel Astra con 11 años y vivo sólo desde hace 6 años en un ático que ya casi he terminado de pagar -provincias, of course- el Jaguar y él me inspiraron muy, pero que muy poca envidia. Y yo soy un simple informático de base en un empresa de tamaño muy medio....

Recuerdo un comentario del crítico Roger Ebert a una mediocre película, pero que me encantó , "Esperando un respiro", basado en una magnífica novela del mismo título de Terry McMillan. La novela narraba -con mucha ironía, inexistente en la peli- las vicisitudes de cuatro mujeres de clase alta "afroamericanas", por decirlo en el lenguaje del libro de estilo de "El pais". Y Ebert decía, acertadamente, anticipándose en muchos años al éxito de "Sexo en Nueva York" o "Bridget Jones", que el éxito de la novela y la peli no era porque las mujeres se sintieran identificadas con las protagonistas: era porque querían tener la vida de las protagonistas, que es algo muy distinto.

Al grano: es un "deja vu" que tengo muchas veces al leer el blog. Cuando los temas van exclusivamente sobre sentimientos, me gustan bastante. Pero hay otras entradas escritas, parece, exclusivamente, con el fin de que la gente se "crea" identificada. Porque ya sabemos que todos en nuestro trabajo nos codeamos todo el rato con ejecutivos de corte internacional, "head hunters", gurús, nos podemos permitir profesionalmente cambiar de ciudad siguiendo a nuestra pareja, acudimos a comer con nuestros amigos (en los que, como es lógico, está la parte gay, la parte pija, la parte alternativa, la parte romántica)...
Eso por no hablar de la cantidad de clichés que acumulan los personajes en función del tópico: mira como son los ejecutivos, que incluso los más majos son unos creídos, cuando no cosas mucho peores, etc etc.

A mi es que este tipo de posts me dejan una impresión de artificiosidad que me cuesta 3 o cuatro posts volver quitarme de la cabeza el dejar de leerte.

Que siempre termino haciéndolo. El volver a leerte, claro.

Uuups, ¿0 comentarios a estas horas?
O tienes muchos seguidores catalanes o muchos dentro del mundo editorial… y todavía siguen celebrando el fin de la feria!
Bueno, no era para comentar el post sino tan solo para darte las gracias por tu libro. Además de compartir dudas, ternuras, enfados, alegrías, pasiones…nos has hecho reír muchísimo.
Gracias sinceras. Ah, y fue un placer conocerte.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal