La novia de papá

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

06 jun 2011

Contra los cursis

Por: Paloma Bravo

Blancanieves


(Creo que es la tercera vez que ilustro un post con Blancanieves, y siento repetirme, pero es que es lo más cursi que conozco sin recurrir a personas cercanas que igual van y se me ofenden).

 

El otro día pasé la tarde con unos amigos y unos gintonics. Ninguno debería haber estado allí: unos tenían que hacer la revolución, otros salvar el país trabajando y alguno, simplemente, la cena para los niños. Por eso la conversación fue mucho más libre, mucho más nuestra; porque habíamos huido de nuestras obligaciones y nos habíamos escondido al sol (cerca de Sol, claro).

Cuando se acabaron las copas y el camarero nos levantó el campamento (un camarero muy mandón, la verdad, en la plaza de Jacinto Benavente), María fingió temerme: "Pero Sol, esto no lo saques en el blog, que nos van a perder el respeto".

Así que no saco a María, pero sí a un tontorrón que, mientras estábamos allí, le mandó un mensajito a Zoe, un cursi, mariperfecto, un plasta.

Zoe le ha dejado y él se revuelca en una nostalgia que pretende ser trascendente y resulta aburridísima: "Hacer el amor contigo me revolvía el alma". Zoe lo leyó en alto (ese y otros diez parecidos, con una crueldad impropia de ella pero sí muy necesaria como terapia) y Koldo se puso al nivel:

- O sea, guapa, que cuando follábais se corría. ¿Tú le has explicado que eso es un orgasmo? Igual no lo sabe.

- Que no, Koldo, que él dice que no le había pasado nunca.

- Pues eso, que ha follado poco y que además es un cursi. A ver, Sol, tú que vas de escritora: busca "cursi" en ese iPhone que sólo usas de posavasos...

 

Obedecí, claro, siempre hago caso a Koldo:

cursi.

(Etim. disc.).

1. adj. Se dice de un artista o de un escritor, o de sus obras, cuando en vano pretenden mostrar refinamiento expresivo o sentimientos elevados.

2. adj. coloq. Dicho de una persona: Que presume de fina y elegante sin serlo. U. t. c. s.

3. adj. coloq. Dicho de una cosa: Que, con apariencia de elegancia o riqueza, es ridícula y de mal gusto.

 

Sin duda, el primer tipo de cursi es el enamorado de Zoe, el de los sentimientos elevados. De los otros dos puedo hacer una buena lista: ningún amigo, ningún familiar, sí varios colegas.

Y no exagero. Hoy, nada más entrar en la oficina, uno me ha mentido, me ha sonreído y me ha vuelto a mentir, para luego proclamar muy serio ("presumiendo de fino y elegante sin serlo", "ridículo y de mal gusto", supongo): "Más allá de cuestiones personales, Sol, yo te respeto". ¿Cómo se respeta a alguien más allá de cuestiones personales?

Es igual, es lunes, vamos a escalar la semana hasta el viernes para luego, con Maite, que es una loca de los toboganes, dejarnos caer por el fin de semana.

Y para borrar a mi cursi vuelvo a Zoe, y sonrío recordando como cerró la conversación con Koldo:

- Que tú eres un burro y él un cursi, pero yo soy más sencilla: yo el amor no quiero que me lo cuente nadie. Sólo quiero hacerlo y que me lo hagan.

 

P.D.: y este post, claro, es para los del gintonic y para Maite, por ser navarra y por ser como es. Y también para todos los que, el sábado, pasasteis por la Feria: es un lujo que me dejéis emocionaros. "Sois" un lujo: Diana, Iker, Iasone, Alejandro, Alberto, otro Alberto, David, Anabel, Cruz, Carla, Elvira, Juan, Diego, el tercer Alberto, el segundo David, Pedro, Claudio, Diana, Julián, Elvira, Antonio, Ana, Blanca, María, Laura, Juan Álvaro, Angelika, otro Pedro, otra María, Mari Luz, Charo, José María, Claudia, Sofía, Álvaro y el otro Álvaro, Cristina y la otra Cristina, Pepe...

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 jun 2011

La fiesta de los libros

Por: Paloma Bravo

Libros

(La foto es de aquí).

 

El personaje que protagoniza este blog no puede estar aquí porque su autora anda firmando novelas en la Feria del Libro de Madrid. Lo aviso en un gesto de humildad y de emoción, porque me impresiona muchísimo participar en esta fiesta.

La Feria es una celebración de la literatura y a mí cualquier excusa -desde la más comercial hasta la más artística- me parece buena para escuchar otras voces, para entrar en otras vidas, para dejarme llevar.

Los libros me han regalado momentos extraordinarios; los libros me han hecho, y me asusta (me aterra, en realidad) pensar que mi novela puede emocionar a alguien la décima parte de lo que los autores de mi vida me han emocionado a mí.

Pero allá vamos. Creo que me voy a llevar al perro: si no se acerca nadie a mi caseta, siempre puedo alegar que el animal los asustaba.

 

P.D.: y este post es para David y para Emi, claro.

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 jun 2011

Rashomon

Por: Paloma Bravo

Rashomon

(Fotograma de "Rashomon", la peli de Akira Kurosawa que da título a este post).

 

En 1950, Akira Kurosawa contó una historia desde cuatro puntos de vista distintos. O sea, contó cuatro historias completamente diferentes (se basó en un cuento de Ryunosuke Akutagawa, por cierto).

Lo recuerdo porque el otro día me crucé con un ex. Un tipo al que quise con locura y por el que lo dejé todo: mi ciudad, mis amigos, mi trabajo... No me lo estoy inventando: tras varios meses de relación a distancia, viví con él otros tres años en una capital con mar. Tres años hasta que no cupe en su vida y volví a la mía, y no voy a contar más.

Él sí. Cinco años después, viene a Madrid y nos vemos. Buen rollo. Él tiene dos hijos. Yo tengo dos hijastras. Los dos tenemos nuestras vidas. Ha pasado suficiente tiempo (repito mi cita favorita de Woody Allen, "humor es igual a tragedia más tiempo"). No es que lo veamos con humor, es que yo, al menos, ya no lo veo como tragedia, sino como pasado, ese pasado que me hace ser quien soy.

Y lo he digerido. Lo hemos digerido. Digerir las cosas es colocarlas. Entenderte, perdonarte y, a partir de ahí, sin culpar a nadie, elegir tu camino. Yo no hablo ya nunca de mi relación con M. Ni siquiera con Pablo (sólo sabe que trabajé en otra ciudad, que vivía allí con un tipo). Sí que hablé en su momento, en el durante, con dos personas: con Manolo, todos los días, para que me ayudara a irme y a no volver; con mi psicoanalista, dos veces por semana, para que me hiciera de espejo de mi auténtico yo.

Pero M. sí necesita hablarlo todavía, necesita contarme su versión, creo. Obviamente, cada uno coloca las cosas a su manera. Y la suya me suena a chino: no sé muy bien de qué habla, de una dimensión paralela, de un espacio temporal que no hemos compartido, de un viaje astral...

"Sol, si hubieras cambiado de ciudad, si hubieras buscado un trabajo en la mía y hubiéramos conseguido vivir juntos, todo habría sido distinto. Ahora serías la madre de mis hijos y seríamos felices".

Sé de gente que le habría sacado las nóminas de la empresa que durante tres años me pagó por trabajar en esa ciudad en la que según él no viví. O las cuotas de la piscina municipal. O los amigos que dejé allí. Pruebas. ¿Y para qué? Yo no era feliz con él y contarle mi versión de nuestra historia no cambia esa realidad. No le sirve a él. No me sirve a mí.

"Le hablo mucho a Raquel de lo nuestro. De lo que te quise. De cómo no pudo ser por la distancia. Creo que está celosa de ese amor tan grande..."

Insisto: tu mente es tu casa. Y cada uno la ordena y la decora como quiere, y luego la cuenta. Contarse a uno mismo es nuestra principal tarjeta de visita, y hace ya años que está de moda el "Storytelling", el arte de contar las historias y la "manipulación" que puede surgir de ese relato (aquí, la web de Antonio Núñez, un gran tipo y un experto diseccionador de historias. Además, acaba de publicar un nuevo libro que se presenta esta tarde en Madrid, y es amigo).

Aún así, aunque M. esté en su derecho de colocar las cosas como le dé la gana, aunque eso le haya permitido enamorarse, ser padre, ser feliz, ¿está bien de la cabeza un tipo que niega lo puramente objetivo? Pues sí, porque igual tiene razón y yo nunca viví con él, igual yo también me he equivocado al contarme, igual... No sé. No quiero saber.

Pero que conste, en defensa de mi salud mental, que tengo un cajón lleno de papeles de mi vida en esa ciudad fantasma. Que conste, en defensa de la salud mental de M., que él seguro que tiene otro cajón paralelo y vacío.

Ved o leed "Rashomon". Y poneos siempre de parte de vuestra mejor versión. Yo, mientras tanto, me vuelvo con mi novio, porque no le cuelan muchas de las historias que le cuento. Me saca tarjeta roja y me hace empezar de cero, hasta que soy honesta conmigo misma y, por lo tanto, con él.

 

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal