La novia de papá

07 jun 2011

Sexo y esperanza

Por: Paloma Bravo

  Luz_luna

Ayer conjugué varias veces en el post el verbo "follar" y no pasó nada. Algunas veces he contado que hablaba de sexo para conseguir seguidores en twitter y no es cierto (es verdad que tengo una apuesta, pero no quiero ganarla, no me interesa el premio). La realidad es que hablo de sexo por la misma razón por la que hablo de libros: porque están en mi vida. Y, además, he descubierto que, cuando lo hago, me abstraigo de los despachos cercanos, y eso, un martes como éste, es un lujo.

En cualquier caso, yo hoy hablo de sexo porque me lo ha pedido una mujer con nombre de mes y a quien voy a rebautizar como Juno, que me pilla más cerca y es una peli bonita. Ésta es su historia:

Te cuento esto, como decía la Gaite en "Lo raro es vivir" porque así no lo desperdicio.

 Verás, Sol, esto va de infidelidad y de relaciones paralelas, pero también de carencias y esperanza. Yo tengo pareja, una pareja con la que comparto todo: ficiones y conversaciones, ideas y sentimientos, deseos y alegrías... Llevamos juntos quince años y hemos construido una conexión profunda: nos conocemos, nos intuimos, nos queremos; pero...

Que sí, que siempre hay un pero...

Pero es que no compartimos el sexo.

Y mucho me temo que con el amor no basta. A mí no me basta. Nuestros espíritus se comunican, se entrelazan y encajan, pero nuestros cuerpos tienen aprendizajes distintos y no trasmiten juntos, no se entienden, no se quieren, no se buscan.

Lo siento como una aberración de la naturaleza. Porque quiero crecer con mi chico, quiero vivir con él, pero no disfruto tocándole. ¿Puede funcionarnos el amor? O, aún más claro, ¿es tan importante el sexo como para tirar este amor a la basura?

 En realidad, creo que quiero saber qué es una pareja, si lo tiene que ser todo o puede servir para algunas cosas y dejar libertad en otras. Igual que tengo amigos distintos y con unos voy de viaje, con otros al cine, y con otros simplemente hablo y me río.

No sé, Sol. ¿Tú cómo lo ves? ¿Es el sexo el lenguaje del amor? ¿Es mudo el amor sin sexo?

Ya no pregunto más, porque me toca confesar que he encontrado a un hombre casado que habla mi idioma: no tenemos tiempo de cultivar nuestro espíritu, pero las horas que robamos a nuestras vidas son para el sexo, para un diálogo intenso, precioso, satisfactorio, completo, total.

Nuestros cuerpos se quieren, se entienden, se dan, se gustan, se enredan, se saben, se necesitan, se complementan.

Te hago las preguntas a ti, pero no espero tu respuesta porque tengo la mía: me hace gracia que se critique la infidelidad, que se niegue que el ser humano también es un animal, que el instinto y el amor no siempre se dan en y con la misma persona.

He descubierto que muchos vivimos dobles y triples vidas, llenas de mentiras, buscándolo todo, satisfaciendo necesidades distintas con personas diferentes.Y a mí me da igual quien lo critique, no me interesa la moral social, me interesa la mía. Y, ahí está lo malo, que me duele y me siento culpable, Sol.

Tengo cuarenta tacos y no he encontrado nunca el amor y el sexo en la misma persona. Y te lo acabo de racionalizar, y me lo explico a mí constantemente, pero aún así me desgarra: estar partida, querer y no poder, desear y no tener, pasarme la vida dividida y mintiendo...

¿Tú crees que tengo otra elección?

 

Yo, como siempre, no creo nada. Y menos en este caso en el que Juno se hace y se contesta solita todas sus preguntas. Pero tampoco es casual que haya titulado el post con la palabra "esperanza": "estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos". Pues si es posible, habrá que esperarlo.

 

P.D.: por cierto, que a Juno le mandaré mi novela, tal y como prometimos hace tiempo para las historias que se publiquen en el blog.


 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 28 Comentarios

Entiendo a Juno. Yo no soy capaz de hacerlo, pero entiendo a Juno. Eso no me convierte en mejor persona, quizá en un mojigato o un cursi. A mí me parece que el problema es, como siempre, el silencio, el engaño. Porque, nadie pretende herir o traicionar a la persona con la que comparte una conexión como la que describe Juno. Y entonces uno calla, y al callar siente que traiciona, y aparece la culpa.
A la pregunta ¿Qué es una pareja? Respuesta fácil…ni idea. No hay dos parejas iguales. No hay reglas universales. Sólo personas que quieren, desean, follan y sueñan juntas. Y rara vez es para siempre.
Eso sí, ‘instinto y amor no siempre se dan en y con la misma persona’, totalmente cierto. Lo que no significa que haya una solución aceptable por todas las partes. Ojalá Juno la encuentre. Sólo una petición a Juno: si no se lo vas a contar, cuando la culpa desaparezca…deja a tu pareja. Le habrás perdido el respeto definitivamente.

Leyendo este post he recordado mi vida hasta hace muy poco.
Quince años de matrimonio, comprensión, apoyo, amistad, muchos proyectos futuros... pero nada de sexo. Mi cuerpo se moría, aunque el resto funcionara, me iba marchitando y él también. Cuando lo pille con otra, para mi fue un alivio... no estaba muerto, simplemente no me deseaba. Lo comprendí, nos separamos, y en todo este tiempo no le pregunté el por que... ¿para qué? yo tenía la respuesta.
Después de unos años de adaptación, desintoxicación de tantos años de pareja, de recoger los trozos en los que había quedado nuestros proyectos y crear otros nuevos.... Volví a encontrar a otra persona, con él tengo las dos cosas. Existe. Quizás he tenido suerte, pero necesitaba que se complementasen y lo he encontrado.
Pero nunca criticaría a Juno, es su vida, lo que ella desea y necesita... ¿quién somos nosotros para criticarlo? Nadie. Así que Juno, disfruta. La muerte en vida no sirve para nada, no te ganarás un trozo de cielo por ello... y además ¿quién lo quiere?

Odio que la gente separe el sexo del amor. Van muy unidos

http://www.ingenioconsaboralaca.com/2011/05/movidas-electorales.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal