La novia de papá

17 sep 2011

"Demencia temporal curable por el casamiento"

Por: Paloma Bravo

Camaleón-colores

(La foto es de aquí; porque el camaleón cree en los contextos y porque me permite hacer sonreír a mi amiga Zoe, con quien comparto un Zelig excéntrico y muy particular).


"En mí no queda nada de mí mismo", dice Frédéric Beigbeder en "Una novela francesa", tajante y sin complejos.

En mí sí. Yo conservo mucho de mí misma, algunas cosas muy depuradas, otras tremendamente deterioradas, pero soy muy sensible al entorno. Los contextos (me) matizan, afinan y adaptan.

Salvo Harry, que -como confirmé el jueves pasado- es mi mejor y más auténtico contexto.

(Contexto, dice la RAE, es, entre otras cosas, el " entorno físico o de situación, ya sea político, histórico, cultural o de cualquier otra índole, en el cual se considera un hecho").

Quiero decir que mi amigo Harry es el dónde, el cómo y el por qué para entenderme. Pero también quiero a otras gentes y a otros contextos. Empezando por mi novio, claro, mi Pablo despistado y celoso que hoy anda de enhorabuena, y que cree en el amor para siempre y en mí (ya digo que es despistado, y probablemente algo torpón).

Puestos a creer, Pablo también cree en el Diccionario de la RAE: "Amor es...

...sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear".

Porque Pablo elige las acepciones no según el contexto, sino según le convienen, y se ahorra todas las que no benefician su caso ("Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser", "Blandura, suavidad", "Apetito sexual de los animales"...). Y yo siempre me voy al otro extremo (será esa terrible vocación autodestructiva que también queda en mí en casi todos los contextos).

Últimamente, ya lo visteis el lunes, ando con "El diccionario del diablo" en la mano, porque dice cosas que a mí me gustaría decir, y por eso le coloco a Pablo una definición más dura y más tocapelotas:

"AMOR, s. Demencia temporal curable por el casamiento, o por el alejamiento del enfermo de las influencias bajo las que incurrió en el trastorno. Esta enfermedad, del mismo modo que las caries y muchos otros achaques, sólo prevalece entre los pueblos civilizados que viven en condiciones artificiales: las naciones bárbaras, que respiran aire puro y comen alimentos naturales, son inmunes a sus ataques. A veces el amor resulta fatal, pero lo es más para el médico que para el paciente".

- Vale, Sol, muy graciosa.

Una vez más, por pasarme de lista, he hecho daño a Pablo.

Por eso escribo tan poco últimamente, porque cada vez que digo algo alguien se duele, se molesta o se encela. Porque siempre meto la pata. Porque me gustaría contarlo todo y no puedo. Porque también me duelo yo.

Así que me voy al cuarto e intento relajarme, pero no puedo. Y pienso en si sería más fácil, como discutía ayer con mis conspiradores favoritos, lograrlo con meditación, un peta o un Lexatín, y entonces me llega un mensaje del gurú: "Sol, ¿por qué no escribes? Estoy de viaje y no quiero preocuparme por ti".

- Porque si cuento lo que querría contar, me matan.

- Pues folla un poco, rica, y te liberas, y escribes, que yo no quiero que te maten y tampoco quiero que no escribas.

Y, convocado por el gurú, que por eso lo es aunque sea un borde y nunca vista de blanco, entra Pablo a buscarme. "Sé que tienes muchísima tensión, mi vida. Y no te veo escribir. Escribe, Sol, escribe", me dice, "que cuando escribes me enamoras".

Pablo, claro, se refiere a una novela y no al blog, pero aún así me dejo cuidar, y me ablando, y... Y seguimos las recomendaciones del gurú a nuestra manera: sin incienso y a plena luz. "Que conste que esto no es follar, es hacer el amor", puntualiza Pablo, y, por una vez, le dejo la última palabra, que igual tiene razón.

 

P.D.: este post es para Harry, porque nada me gustaría más que pasar toda la semana con él en Donosti, y para un Pablo que no es Pablo, porque ama las palabras y acaba de ser correspondido.

P.D.: también es para el gurú, en twitter, en whatsapp y hasta en su despacho. Miss you.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 6 Comentarios

¿Los comentarios bobos salen dos veces?
;)

Escribe Sol, escribe....
Una vez más convengo con alguno de tus personajes. No dejes de escribir y hacernos gozar de tus citas vericuetas y tus andanzas a contrapelo.
Creo que el amor es aquello de lo que no hay que hablar cuando existe (pero no se deja de hacer) y de lo que hay que hablar mucho cuando se ha ido. O algo así.
Saludos

Escribe Sol, escribe....
Una vez más convengo con alguno de tus personajes. No dejes de escribir y hacernos gozar de tus citas vericuetas y tus andanzas a contrapelo.
Creo que el amor es aquello de lo que no hay que hablar cuando existe (pero no se deja de hacer) y de lo que hay que hablar mucho cuando se ha ido. O algo así.
Saludos

El diccionario del diablo descifra el amor como un proceso para ser poseido y quitarte tu guia o ilusión "juvenil" un libro de ruta con espejo y que si las cosas las toca el diablo, puede traer una consigna del pasado.
sol escribe que puedes camaleonarte dentro de las letras.

Sol, me ha encantadooooooo!!...

Puede ser amor o desamor, puede que sea apego, abandono, desilusión...por las personas o por algún "contexto", pero estas intensidades inspiran y permiten crear. "El diccionario del diablo" me aterra porque presiento sentirme identificada con la amargura fatalista y bien definida, sin cortarse y diciendo lo que hay que decir. A ver si le doy una mirada y no me vuelvo más rancia...
Enhorabuena por el post guapa!


http://schaeffers30.blogspot.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal