La novia de papá

25 sep 2011

Escribirás con dolor

Por: Paloma Bravo

Frío

"Mi madre no era real. Era un sueño prematuro, una esperanza. Era un lugar. Nevado, como este, y frío. (...). Abrí la puerta principal y me encontré a mi madre colgada de las vigas. Lo siento, dije, volví sobre mis pasos y cerré la puerta".

Y, ahora, el que tenga estómago y fuerzas, que lea a David Vann: esto es sólo el principio de Caribou Island, y duele todo el rato.

A mí -que últimamente me duelen tantas cosas y tanta gente- me consuela confirmar que el dolor se puede afilar para que duela de otra manera, con belleza y con talento, con placer incluso. Para que duela y no haga daño.

 

P.D.: Génesis 3, 16-17: "Y a la mujer le dijo: multiplicaré los trabajos de tus preñeces. Parirás con dolor los hijos y buscarás con ardor a tu marido que te dominará."

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 10 Comentarios

No quiero que te vayas dolor, última forma de amar. Me estoy sintiendo vivir cuando me dueles... Pedro Salinas

dolor, una vez me expresaron es como si me clavaran agujas, aún asi es el dolor un transito de experiencia, el sufrimiento es el color social de una experiencia desagradable, existe el duelo; reaccion natural a un sufrimiento, pero el genesis nos desplaza a una advertencia social, que se convierte en creencia, hay que creer que nos duele hasta en el corazón para resarcirnos y sonreir.

dolor, una vez me expresaron es como si me clavaran agujas, aún asi es el dolor un transito de experiencia, el sufrimiento es el color social de una experiencia desagradable, existe el duelo; reaccion natural a un sufrimiento, pero el genesis nos desplaza a una advertencia social, que se convierte en creencia, hay que creer que nos duele hasta en el corazón para resarcirnos y sonreir.

Gracias por recordarnos que estamos vivos, que no somos metálicos en el jardín botánico, que la piel es relativa y solo tenemos la libertad ser conscientes de las espinas de la rosa.

Ante tanta erudición lo más prudente es cerrar el pico. Paloma, no sé por qué pero no me resulta creíble el que te duela tanta gente y tantas cosas, suena a hueco. ¡Vale, vale, hay que escribir el artículo! Ya está, ya lo has hecho.

El dolor es una reacción ante la adversidad, y el más íntimo, ése "me dueles irremediablemente, descontroladamente me dueles", no es otro que el amor propio. Del dolor al placer físico no hay grandes distancias, debido a las terminaciones neuronales, pero en el mental, son abismos insalvables.

...una vez leí que el dolor es inevitable... pero el sufrimiento por "ese" dolor es opcional!!!

Con el dolor de la mirada perdida, con el dolor de la palabra que deseas compartir, con el dolor de las manos que buscan y no encuentran, con el dolor del silencio que quiere crear, con el dolor del tiempo no ganado, con el dolor de una noche en otoño.

http://schaeffers30.blogspot.com/

¿Doloroso pero bien encaminado?, si nos dejara de doler también nos dejaría el placer y la risa como entes extraños?, a veces pienso que si.

http://schaeffers30.blogspot.com/

http://schaeffers30.blogspot.com/

¿Doloroso pero bien encaminado?, si nos dejara de doler también nos dejaría el placer y la risa como entes extraños?, a veces pienso que si.

http://schaeffers30.blogspot.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal