La novia de papá

07 nov 2011

Sexo en campaña

Por: Paloma Bravo

Efecto-domino

Éste va a ser un post en el que cuento la verdad y mi padre cree que me lo invento. Que es casi mejor (papá, por favor, deja de leer mi blog. A ti no te gusta y a mí tampoco...).

 

Es quizá el momento de confesar una cosa. Mi novio es periodista. Mi novio es analista político. Mi novio sigue al PP. Quiero decir que los sigue literalmente: está acoplado al equipo de campaña de Mariano Rajoy y hace semanas que no le veo el pelo.

Ni ganas: me sobra con controlar su perfil de twitter para detectar el principio de un agudo síndrome de Estocolmo. Ya pienso en él como #PPablo y... Antes de que vuelva a casa, necesito que pase por una de esas duchas antiradiactiva o por un programa de desintoxicación: la última vez que hablamos de política, encontraba guapísimas a la Cospedal (que vale) y a Soraya (WTF?), y juraba haber oído decir algo sólido, inteligente y concreto a Rajoy.

El caso es que mientras espero a que vuelva a su ser, tengo una vida intensa y rica, que es la mía y no la de él. Y, en esa vida, un fin de semana aparentemente perfecto. El sábado había quedado para comer con Antonio, para ir al cine con Domingo y para cenar en casa de Carlinhos. El domingo sólo había programado el aperitivo, con Koldo y Manolo, para luego improvisar a gusto. Y son todo tíos, sí, pero son mis amigos.

Lo que pasa es que me tocó cuidar a Eva y a Teresa su agradable e intensa gastroenteritis toda la semana porque, ya digo, #PPablo andaba con Mariano y la madre de mis hijastras había sido la primera en caer. Buena compañera de mi novio #PPeizado, las cuidé sin rechistar. Sin rechistar y sin enfermar hasta que el viernes las niñas se fueron con su madre y me dejaron el virus. Con cariño.

Así que el sábado amanecí con muchísima fiebre, y mis planes se fueron derrumbando uno por uno. Anulé la comida con Antonio, sustituí el cine con Domingo por una larga conversación telefónica y, por la noche, cuando le fallé a Carlinhos, me sumergí en la autocompasión más absoluta.

Supongo que por eso Manolo y Koldo decidieron reinventar el momento del aperitivo. Dejaron a sus chicas en casa y aparecieron en la mía con un dominó, seis latas de Alhambra y un carné de socio del Bernabéu que debía servir para los dos (a Koldo para escupir en el estadio, a Manolo para celebrar los siete goles que le hubiera gustado ver).

Y como las desgracias nunca vienen solas, a mi fiebre se quiso sumar el gurú. Pasaba en bici por delante de mi casa, pinchó y pensó: "Mira tú qué bien, con lo pjipi que es Sol, seguro que tiene una bomba superferolítica y unos parches de marca para su bici nueva".

Lo pensó, me lo mandó en un mensaje y yo no le contesté, claro, pero él llamó a la puerta porque domina mi mente y sabía que estaba en casa. Le abrió Koldo, que tenía interés en conocerlo: "Pues eres alto y flaco, sí, pero no pareces gurú. Sol, ¿seguro que es éste?".

Manolo estaba mejor que en su casa, abriendo latas de cerveza y bolsas de patatas, descubriendo el vino que nos regaló mi padre, encontrando el sacacorchos... Se acomodaron y yo los escuchaba hablar medio en sueños. Deliraban ellos o deliraba yo.

Manolo y Koldo quuerían entender qué es un gurú, pero el gurú, que es listo, intentaba aprovecharse de mis amigos y volver al sexo: "Convencedla vosotros, que ya se ha vendido 'La novia de papá' todo lo que se iba a vender y ahora tiene que provocar o se olvidarán de ella. Nos olvidaremos de ella. Convencedla de que hable de sexo".

- ¿Del que tiene contigo?

- No, del otro.

Y os ahorro toda la conversación que me incluía, pero recupero algo que contó Manolo y que aún estoy intentando valorar. Resulta que en su trabajo hay un tipo que estudió en Estados Unidos de los 17 a los 22 años. Resulta que este tipo cuenta que tuvo una sobredosis: "Entre la castidad y el miedo al embarazo, no había forma de follar ni con condón ni sin, pero te la chupaba cualquiera, porque el sexo oral no es pecado ni es sexo. O algo así. El caso es que el tipo acabó harto y ya no soporta que se la chupen".

- ¿Y es del Madrid?- le pregunté a Manolo con un hilo de voz.

- No, no le gusta el fútbol.

- Preséntamelooo...

- ¿Ves, gurú? Sol no quiere hablar de sexo, sólo quiere practicarlo.

Pero el gurú tenía otra inquietud: "Oye, ¿y el dominó para que lo habéis traído?, que pensaba que los amigos de Sol eráis más modernos..."

Yo cerré los ojos y me hice la dormida, pero oí a Koldo contárselo bajito: "Nos explicó el padre de Sol que se dio cuenta de que su hija era superdotada en una partida de dominó que jugaron a los tres años, y queríamos comprobarlo, porque de superdotada sólo le conocemos la capacidad de tocar las pelotas".

Y entonces volvieron a hablar sobre mí, y yo les dejé porque soy capaz de cualquier cosa con tal de que no se vayan nunca y de que Manolo renuncie por mí a su primer partido matinal en el Bernabéu.

Pedimos sushi y más cerveza; yo me hiché a Aquarius y acabamos jugando al dominó.

Gané, claro, hasta delirando.

Aunque no se lo crea #PPablo, que cuando me llama por la noche y se entera de que he estado en la cama con tres tíos (alrededor), se pone de los nervios y me dice que se va a resarcir con Cospedal. "Perfecto, por mí no te reprimas, que ya te reprimirá ella".

- ¿Tú crees?

- No me cabe duda.

- Me gustará.

- Eso tampoco lo dudo.

 

 

 

P.D.: para los que leéis esto desde América y no sabéis quiénes y cómo son los del #PP español, os remito a una frase de mi tío, "en las próximas elecciones, el PSOE tendrá lo que se merece y el PP lo que no se merece". Lo triste es lo poco que tendrán los partidos minoritarios: la ley y los grandes medios apenas reconocen su existencia; lo triste, también, es que esta es una campaña perezosa y de perfil bajo, sin propuestas. Para eso, francamente, que se presenten Stiglitz y Krugman, que tienen ganas, ideas y criterio para hacer las cosas de otra manera.

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 11 Comentarios

¿Superdotada? ¿Estás de coña, no?

Me gusta la propuesta de Stiglitz y Krugman; si Messi juega en el Barca porque uno de estos (ojala Stiglitz) no podria dirigir Espana?

Este blog, Jos Mar, es más que eso: es para retrasados que se hacen los graciosos imitando a otros retrasados.

Es genial, genial, genial... Lo que no sé es para qué nivel es.

Este blog es una tontería mayúscula. La chica esta ¿quién es? ¿una enchufada de Prisa? hay que las tonterías que dice. vaya bobada.

Es genial, pero estoy de acuerdo en que el último párrafo es lo mejor. Una verdad como un templo (quizá como el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia).

Pablo es ppablo? NOooooooooooo, que vuelva a la luz, la luz que no existe con claridad, mejor aún simplemente que salga del lado oscuro :)
Saludos.

http://schaeffers30.blogspot.com/

Por cierto visteis la pelí de ayer de A3??? Me recordó a "La novia de papa":

http://en.wikipedia.org/wiki/Stepmom_(film)

A mi me encanta que hables de sexo, de política y de política y sexo. Todavía recuerdo aquellas entradas cuando te ibas a Sol. Ciertamente el pp no va a ganar porque se lo merezca y el psoe va a perder porque se lo ha ganado traicionando a los que lo votaron. Cada día me cae peor tu Pablo, conozco a muchos como él que ahora simpatizan con el pp porque va a ganar.

Sol, te copio la frase de tu tío, es genial y lamentablemente, cierta.

El último párrafo es lo mejor del texto. Por cierto, ya que hablas de sexo y tal, a los que queráis aprender a seducir mujeres, que hagan click al link que encontraréis sobre mi nombre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal