La novia de papá

28 may 2012

No news, ¿good news?

Por: Paloma Bravo


Explosion_Nuclear

 

El otro día llegué a casa y no había nadie; y tampoco había nada.

Pablo estaba de viaje, así que un porcentaje alto de ese silencio abrumador sí que me lo esperaba: la parte en que la tele no chillaba obviedades desde un canal deportivo. Lo raro eran las niñas. Tenían que estar y estar como siempre: gritando, chateando, pegándose, riéndose, dando por saco.

Y no.

Salón, vacío; cocina, hueca; su cuarto, desierto. Las encontré, por fin, metidas en mi cama, acurrucadas sobre mi portátil, llorando.

A Tere le habían encargado en el cole que buscara una buena noticia. Y no la encontraba. Ni sola ni con su hermana mayor. Mis niñas, las niñas de Pablo, habían agotado google y todas las webs informativas (las que les sonaban y las que no): muerto el fútbol (aúpa Atleti, aúpa Athletic), se acabó la gloria: "crónica de un apocalipsis tuiteado".

Lagrimones y preguntas, hipidos y falta de respuestas:

 

- Sol, ¿nunca más va a pasar nada bueno?

- Sol, ¿tú te vas a quedar en paro?

- Sol, ¿es verdad que las crisis de ahora ya no son oportunidades?

- Sol, ¿por eso fuiste a Sol?

- Sol, ¿qué hay de cena?

- Sol, ¿aún hay cena?

 

Más de dos millones de niños españoles son pobres. Dicen que somos indignados, que no sabemos, que no podemos. Mienten. Somos ciudadanos: no nos resignamos y seguimos haciendo. Hay buenas noticias, hay otra manera, hay esperanza. El que quiera contarlo, aquí tiene su blog.

 

@PalomaBravo

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 5 Comentarios

Siempre quedan buenas noticias. http://www.goodnewsnetwork.org/most-popular/

Hola Tere!: Creo que me voy a extender. Te voy a contar una historia. Es la historia más antigua que puede ser contada. No hay otra anterior. Hace cientos de miles de millones de años no había nada. No existía ni el tiempo, ni el espacio. Tan solo había un diminuto punto, más pequeño que un átomo donde se condensaban cantidades inimaginables de energía. En un momento dado ese punto estalló y toda la energía que había dentro se liberó de golpe produciéndose una colosal explosión de unas proporciones tan grandes que ni siquiera somos capaces de poder imaginarla. Fue el Big Bang .Se creó la materia, nacerían las estrellas, todas ellas similares a muestro Sol y posteriormente los planetas como cuerpos alrededor de cada una de ellas constituyendo los sistemas solares y las galaxias. Después de la explosión el Universo se extendió e incluso hoy sigue extendiéndose por el efecto de aquella colosal explosión cientos de miles de millones de años después. Nuestro sistema solar ya lo conoces. Los planetas giran alrededor del Sol manteniéndose a unas distancias constantes debido al efecto que produce la gravedad o atracción de unos sobre otros. En el resto de planetas de nuestro sistema solar no hay vida, sólo en la Tierra la hay. Es una casualidad, ¿no te parece? Si estuviésemos unos cuantos millones de kilómetros más cerca del Sol, no existiríamos. El agua se habría evaporado y sería imposible la existencia de cualquier forma de vida. Si estuviésemos un poco más lejos La Tierra sería una masa inerme de hielo y la vida tampoco sería posible. Pero estamos justo en el sitio que hace posible la existencia de vida. ¿No es maravilloso? Yo diría que es un milagro. No somos conscientes de la existencia de vida en ningún otro sitio, sólo aquí se dan las condiciones adecuadas para que se produzca ese milagro. La existencia de vida en nuestro planeta hace posible la existencia de animales y plantas, de seres vivos. Nosotros somos animales, pero unos animales especiales, puesto que tenemos la capacidad de pensar. El resto de las especies, piensa, pero muy poco y por ello no es capaz de crear instrumentos para transformar las circunstancias que le rodean. Están programados por sus instintos, se deben sólo a ellos y son incapaces de actuar de otro modo. Sólo nosotros somos capaces de transformar el mundo, no porque seamos los más grandes o los más fuertes de todas las especies (es evidente que no), sino porque pensamos más. Y es precisamente esto lo que nos da la supremacía sobre el resto. Todos los animales tienen cerebro, como nosotros, pero un poco más pequeño. Sin embargo ese matiz de tamaño crea enormes diferencias intelectuales. Compara a un elefante de Botswana y a Beethoven. Fíjate que diferencias puede llegar a haber por unos cuantos gramos menos de cerebro. Somos los únicos pensantes, luego somos los responsables ¿no? Igual que el padre o la madre son los responsables del bebé de 6 meses. Sólo nosotros, Tere, podemos embellecer el mundo y mejorarlo.
Lo que sucede es que ese privilegio del pensamiento del que disponemos los humanos es un arma de doble filo. Podemos crear instrumentos para construir, pero también para destruir. Entre nosotros también hay grandes diferencias, incluso entre los que hablamos el mismo idioma. Compara ahora a Beethoven y a Hítler. Los dos hablaban alemán. Ante este dilema el ser humano ha de elegir. Y esta es la palabra: elección. Sólo nosotros podemos elegir. Y yo te pregunto: ¿construyes o destruyes? Busca siempre las preguntas, son ellas las que te harán crecer.
Si tu ayer no encontrabas una buena noticia puede que sea porque realmente no la hay, pero puede también que fuese porque no estás buscando en el sitio adecuado. Es algo parecido a buscar un par de zapatos en el frigorífico. Las noticias de los medios no son las noticias, sino las noticias de los medios. Fíjate como todas, efectivamente son malas, pero además la gente nunca es la protagonista. Parece que la gente no puede generar noticias, que las noticias son cosas que pasan o que, en todo caso, las generan otros: Obama, Merkel, Nadal, Contador, la roja…Sólo esos pueden generar noticias. Tu y yo, no. No te muevas, no actúes. Tú no eres Obama, ni Fernando Alonso. Tú no eres protagonista, es imposible que puedas generar noticias. Sólo ellos pueden. ¿Qué vas a hacer tú? ¿Quién eres tu? Y no opines, yo te doy la opinión ya hecha. Te cambio tú opinión por la de otro, más importante que tú y, además ya hecha, por lo que no has de esforzarte. Y ahí están los artículos de Opinión. La opinión de El Mundo, de El País….. Una opinión mucho más cualificada que la tuya. Si lees esto todos los días, a los tres meses te creerás que eres el elefante de Botswana. Mira, acabo de entrar en la web de “Médicos sin fronteras” y veo que ha cumplido 40 años. 40 años salvando vidas, sobre todo de niños ¿Es ésta una buen noticia? Pero la buena noticia (para mí) no es médicos sin fronteras, sino las personas que la componen. Son gente que ha elegido construir, como Beethoven, es gente que no se cree que es un elefante de Botswana. Tampoco Gandhi o Mandela se lo creyeron e hicieron lo que hicieron. No eran genios, eran personas muy perseverantes y que se hacían muchas preguntas. Y eran perseverantes por que tenían la convicción moral de que hacían lo que debían. No tenían medios, ni dinero, ni coches. El primero iba andando, despacio, pero nunca paraba; el segundo, ni eso, estaba encerrado en una habitación de 8 metros cuadrados. Ellos no esperaban las noticias, simplemente las crearon. Pablo Neruda dijo: “Podrán cortar las flores, pero no detener la primavera”. Estamos en mayo.
Mira Tere: piensa sobre esto. No tomes muy en serio toda respuesta hecha que te den, busca a los que te hacen preguntas. Así crecerás. Ve al cole y dile al profe la noticia buena. La noticia buena no es lo que yo te he contado. La noticia buena tampoco es que tú no eres un elefante o un mosquito puesto que nunca lo has sido. La noticia buena es que tú eres CONSCIENTE de todo ello. Esa es la noticia. Y dale las gracias al/a profe por su pregunta. Sin ella, yo no estaría ahora hablando contigo y tú no habrías encontrado tu buena noticia.

http://elbuhopardo.blogspot.com.es/

El mundo nos martillea constantemente con noticias "de adultos malas" nosotros debemos mostrar el mundo real pero con todas las caras del prisma a nuestros hijos y aun debemos de saber encontrar nociticas buenas :).
Un beso Sol!!!

Invasión de noticias malas o noticias que manipulan la verdad de las cosas a favor de unos... La verdad es una y la realidad lo demuestra

Creo que sí hay noticias buenas, todos los días, pero es cierto que a veces cuesta encontrarlas y nos arrastra la angustía.

La mejor noticia que las niñas pueden encontrar es precisamente que "somos ciudadanos y no nos resignamos". Ahí está! Ahí estamos!!! Parece que el futuro incierto nos pesa como una losa pero es la primera vez en tantos años que nuestros niños pueden ver que la calle habla, que no estamos muertos, que no nos conformamos.

Otra buena noticia es que Pablo estaba de viaje y tú estamas con "tus niñas". A mí no me dejan estar con "la peque" sin que esté su padre. Su madre dice que le quito protagonismo (lo dice literalmente, no invento nada), así que prefiere que pase la tarde con cualquier vecina antes que con la mujer de su padre y su hermana. Ahí tienes otra buena noticia, hay gente que sabe querer y permite que los demás quieran. Hay gente que entiende que los hijos no se separan y aceptan que otras personas quieran a sus pequeÑos, que comprende que no hace falta haber parido a un niño para quererlo y cuidarlo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal