La novia de papá

27 sep 2012

Tres mujeres solas

Por: Paloma Bravo

 

  James-dean-reading

 (En la foto, James Dean leyendo. 'Reading is sexy').

 

La semana pasada publiqué un ebook. En números son 1,49€, 3 relatos, 30 páginas. En palabras es más.

A partir de aquí (ojo, disclaimer) este post puede tener efectos promocionales. En estos tiempos de sobreinformación y egosocialismo (el ego ventilado en las redes sociales), no quiero dar la lata, pero sí me gustaría explicar el lanzamiento y la existencia misma de este libro. Gracias por vuestra comprensión.

 

Por partes:

1. LOS CUENTISTAS.

Los cuentistas, para mí, son los americanos: Cheever, Carver, Moore... Esos escritores que, con una sencillez brillante y demoledora, diseccionan la vida cotidiana y te enseñan el lado más frágil del ser humano.

Lo que yo he aprendido sobre mí misma leyéndolos es casi más de lo que he aprendido viviendo.

Y eso que también aprendo escribiendo. Porque las tres protagonistas de estos relatos se me metieron dentro, se me desnudaron y me pidieron que contara su estrés, su impaciencia y sus problemas con la virtualidad como forma de convivencia. Me pidieron, también, que les resolviera la cuestión del perdón.

 

2. EL PERDÓN.

 Siempre me ha obsesionado la imposibilidad metafísica del perdón: ¿cómo puede haber perdón si no hay olvido? Recordar no es ser rencoroso, es tener memoria. Y claro que no se trata de hacer reproches y vivir con la lista de ofensas y deudas colgada en la nevera, pero también es verdad que el perdón no es una tarifa plana en la que cabe todo si una vez por semana te pones de rodillas y repites la frase mágica. "Perdona".

Por ejemplo... Hay gente que te da una hostia, te pide perdón y quiere que actúes como si no la hubieras recibido. Hay gente que cree que su perdón es un lujo solo digno de los bienaventurados. Hay gente que te perdona cosas de las que tú ni siquiera te arrepientes... El perdón, para algunos, es como el agua bendita: yo la bendigo, yo la reparto, tú te la tomas como un milagro.

No conozco un perdón inocente.

 

3. LA SOLEDAD.

Hace poco, un tipo al que quiero me hizo asomarme a su melancolía. "¿Qué te pasa?", le pregunté, "si acabas de volver de un viaje romántico con tu chica...".

- Me pasa que no la quiero y que al no quererla me doy cuenta de las ganas que tengo de querer. Me pone más triste ser querido y no querer, que estar solo en mi casa.

Le pasaba todo eso, que venía de un viaje en el que se sentía solo estando acompañado y que no conseguía bajarse del verbo "querer" ni dejar de conjugarlo.

Unas semanas después, otro hombre me dijo que ya no quería a su mujer. "No la quiero, pero ella me necesita". Y yo le pregunté si no era una falta de respeto y un exceso de condescendencia el pensar que ella merecía estar con alguien que no la amaba.

- Sí, puede ser, nunca lo había visto así.

Se quedó pensando y quizá ahora hasta se dé cuenta de que la quiere más de lo que está dispuesto a admitir.

A lo que voy: que estar solo no es fácil. Pero pedimos imposibles, exigimos que una sola persona nos lo dé todo. Marcar el check en la casilla de "pareja" y seguir adelante con nuestras vidas. Y, no soy experta, pero me temo que nuestras vidas pasan de ajustarse a las casillas.

Mi amigo Manu, otro ejemplo, me habla siempre de un día que yo no recuerdo. Pero él insiste: "Que sí, tía, que me convenciste de que es una utopía buscarlo todo en una sola pareja y que podía encontrar el sexo en una, la complicidad en otra, la compañía en una tercera, la madre de mis hijos en una cuarta... Y todas con derivaciones... Me salvaste la vida".

Si él lo dice...

No es fácil estar solo, repito. Y, al mismo tiempo, ¿qué quiere decir solo? ¿Sin pareja? ¿Sin amigos? ¿Sin hermanos? Las tres mujeres de mi relato están solas porque no tienen pareja, pero ni ellas ni yo diríamos que eso las define.

 

4. LAS MUJERES.

Algunos comentaristas de este blog me acusan de escribir "para" mujeres y "contra" los hombres. Lo negaría si no creyera que están en su derecho de percibirlo como les dé la gana. Escribo desde mí, y soy mujer, con lo que eso implique, que puede ser cualquier cosa o no ser nada. Es evidente que nunca he vivido como un tío, y eso que soy poco femenina en un millón de desconcertantes sentidos.

Por otro lado, soy incapaz de vivir sin hombres: me gustan y los necesito mucho más de lo que yo les gusto a ellos.

Y es que aquí no estoy retratando a los hombres en general, sino a unas mujeres en particular.

 

5. LOS HOMBRES.

Los hombres que se cruzan en la vida de estas mujeres no son los que mi madre querría como yernos (literalmente), pero eso no dice nada contra los tíos, sino contra el criterio de Julia, de Alejandra y de Martina. Sobre mi criterio prefiero abstenerme, quizá algún día mi madre (que es una suegra perfecta) me arrebate el blog y se explaye; sería divertido y... bastante bochornoso.

Sí puedo decir que conozco y disfruto de hombres que son grandes parejas y personas inmensas. Y los hombres de mi vida (mi padre, mis hermanos, mis amigos) saben lo que pienso, lo que soy y lo que doy. Creo que no tienen queja y, de hecho, a ellos les dedico mi próxima novela que saldrá en primavera (este ebook es para Vivi).

 

6. EBOOK.

Un ebook es una forma de demostrar que la cultura no tiene precio. ¿Cuánto cuesta la creación  del autor y la emoción del lector? ¿Cuánto cuesta el tiempo de los dos? ¿Cuánto cuestan sus almas? ¿1,49€, 2,49€, 7€, un millón? Todo y nada; de hecho, este libro no tiene DRM. Aunque, en el fondo, da igual: ya no se vive de esto, ni de escribir ni de publicar.

Aun así, yo creo que en estos tiempos despiadados tenemos obligación de contarnos, de entendernos, de crear y de resistir. De no dejar que nos impongan textos malos y bien valorados por un algoritmo misterioso, de evitar que nos invada lo que está pasando en las redes mientras ignoramos lo que nos pide nuestra piel y lo que nos exige un mundo que debe ser más justo, más solidario, mejor.

No sé si lo que hago es literatura, sí sé que por las noches, cuando mi casa duerme, escribo, leo o acaricio a alguien a quien quiero; por eso sé que la vida y la literatura son infinitamente mejores que una íntima amistad con mil perfiles de Facebook que se esconden detrás de una pantalla.

Este ebook cuesta 1,49€. No es dinero. Es (pretende ser) literatura: un texto que lees y te emociona, que tiene vida y te da más.

Aquí está el link, ya no es mi libro, es el vuestro: "Tres mujeres solas".

Gracias.

@PalomaBravo


 

 

Tres mujeres solas


 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 21 Comentarios

"Porque a las tres les gusta elegir sus propios errores." me golpearon esas palabras... elegir los propios errores, claro, cuántas veces no hemos tenido en mente que lo que haremos tiene sus resultados negativos, pero vamos allá autodesafiandonos, queriendo saber qué sucederia "si..." ensayo y error... Una forma riesgosa de aprender, de arrepentirse, de adquirir experiencia y de no toparse con las mismas piedras. De todas formas siempre viene ese reproche del SUPER YO: "Te dije que no le hicieras caso al ello".

¡Gracias!
Continua escribiendo sobre nosotras... pocas lo verbalizamos aclarando tantos tonos de grises heredados

disfrute muchísimo...leyéndote...y como los placeres..hay que dosificarlos...deje cada relato para una noche....La que más disfrute fue a Alejandra...me encanto su maldad...me fascina tu modo de escribir...desde que te descubrí hace más de un años en tu blog..,MUCHAS GRACIAS!!!!

Paloma, tú que eres tan punk, ¿has considerado la posibilidad de que seas la nueva Corín Tellado adaptada a los valores de esta época?

Descubrí tu blog a raíz de que una amiga publicó un fragmento de una de tus entradas. Me atrapó y empecé a leerte. De repente un día vi que habías sacado un ebook, un precio aceptable, me decidí.

Fascinada, así me he quedado. Me encanta tu forma de escribir, cómo cuentas las situaciones de las 3 protagonistas, sus sentimientos y sus reflexiones interiores. Ahora solo quiero más.

De momento, GRACIAS.

Ahora solo te pido que sigas, que quiero leer

Eres un lujo! alimentas la piel, haces vivir con intensidad

Leído mientras la gota fría se vaciaba.
Arrancaste sonrisas, asombros y un recuerdo.
Me encanta visitar el otro lado del cristal.

Leído mientras la gota fría se vaciaba.
Arrancaste sonrisas, asombros y un recuerdo.
Me encanta visitar el otro lado del cristal.

qué horror. pagaría dinero por no tener que leer nada de esta tipa.

Me he leído “Julia” y no sé, parece que no se aclara consigo misma. Ella sabe positivamente que sola, o en esa soledad relativa de no vivir con nadie, es más libre, se siente más realizada, con sus aficiones, sus caprichos, sus pensamientos, sus mañanas de domingo. Pero por otro lado necesita el calor, las caricias, la simple presencia de un hombre a su lado, y las necesita cuando las necesita, es decir, en el momento que las necesita, que puede ser una mañana al levantarse, una noche al acostarse, o una tarde al dar un paseo, pero no todas las mañanas, ni todas las noches, ni todas las tardes prefiere un hombre a su lado porque respira mejor, más plenamente, cuando está sola. La cuestión es que siendo la necesidad de compañía en ciertos momentos una necesidad que va mucho más allá del sexo, que es complicidad, cariño y entrega, si es posible encontrar eso sólo cuando lo necesite ella sin estar cuando lo necesite el otro, necesidad del otro a veces manifestada en expresiones que a Julia le parecen ridículas como besar sus ojeras (u orejas). La vida, lamentablemente, está hecha de renuncias y elegir es renunciar, pero para elegir antes una persona tiene que aclararse sobre lo que realmente quiere o necesita por encima de todo. Y esto Julia no parece tenerlo claro.

De repente, mi insomnio se transformó en un regalo, como el domingo de Julia. Me pasó lo mismo que leyendo este blog: no importa de lo que hables, si no como lo dices. Un placer...

...me muero por adquirirlo, a ver si aquí (tras cruzar el charco) llega?...pero yá el título, lo leído lo anuncian apetecible, Felicitaciones Paloma...dona, llana, sincera, valiente yvalerosa...un abrazo.....

Me lo leí del tirón el mismo día que salió y me encantó. Lo recomiendo 100%. Es pura vida...
¡Gracias!

Es la primera vez que escribo el blog sin alter ego. Me ha costado y me ha gustado. Gracias a todos, de verdad. Manu, Sergio, María, Edna… Gracias, sois un lujo.

Cuando por fin la deriva económica actual, me permita la adquisición de una table o ereader o como se llamen los nuevos artilugios para poder leer los ebook ( imagina el estado de mis finanzas y prioridades ) y pueda salir de las cavernas ...jejeje, con gusto lo adquiriré. Mientras permaneceré en espera comiéndome las uñas y ahorrando de donde no hay. Muchas suerte con tu ebook. De corazón. Tiene una pinta genial!!!

Es la primera vez que me dirijo a alguien que escribe en algún medio. Te leo desde hace no mucho tiempo y me parece que lo haces muy bien. Tengo casi 60 años y no dejo de aprender contigo. O al menos ver otra perspectiva de los asuntos que tratas. Gracias, Paloma

Leo el post habiendo ya leído el libro y me ha gustado tanto o más. ¡Esperamos con muchas ganas la novela!

¡Ah! Y no entiendo muy bien los reproches. Creo que si algo bueno y especial tienen tus palabras es que no juzgan. O al menos así las leo yo...

Eah! ya me lo has vendido!
Si algo me gusta de tí es que escribes como persona, pero como tú dices, es inevitable que quede patente en todo momento que esa persona es mujer y percibe el mundo y las relaciones desde ese punto de vista, pero sólo eso, sin más...ni menos ;o)

Lo estoy leyendo!! Y me está encantando!!

Muero por leerlo, pero ni Amazon ni Kindle lo tienen disponible en Nicaragua :-(

Si hay hombres que te acusan de escribir solo para mujeres, aquí hay otros que te acusan de escribir para descubrirnos a las mujeres.

Vamos, sé que no hace falta decirte esto, pero ni puto caso.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal