24 feb 2012

23F: adiós a Garzón

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 129 Comentarios

La sensación de desamparo ante esta sentencia que inhabilita a Baltazar Garzón es casi peligrosa en un sistema democrátrico y de derecho. El Derecho -aplicado a quienes lo imparten e imponen- es medido por distintas baras ¿Será acaso tamizado por cercanías o lejanías ideológicas? ¿Estamos los ciudadanos expuestos a ése tipo de análisis legal? Quizá la sociedad debería ser más empática aún con un juez de la talla de Garzón y preguntarse si será ésa la medida que pueden usar a la hora de juzgar a cualquier ciudadano.

Para aclarar actuaciones y situaciones que llaman u obligan a reflexionar sobre una España que no progresam sino regresa/retorna, a ritmo de pandereta, castañuela y con muy malas entrañas, a la España más negra: cuántos jueces, fiscales, abogados del Estado y, en general, políticos y cargos institucionales pertenecen activa y beligerantemente al Opus Dei?

Antes haber tenido que acudir a la justicia para reclamar una injusticia pensaba que era un ideal y que siempre estaba ahí para ayudar al indefenso, qué ingenuidad, despues de haber pasado por ese desierto puedo asegurar que la justicia Española es un entramado de burocratas, arbitrarios, y funcionarios en el peor sentido de la palabra, acudir a la justicia es poco menos que jugar a la ruleta rusa. Tengo que decir que gané el litigio despues de varios años y mucho dinero invertido, pero la sensación es la misma.
Entiendo que la justicia debe estar al sevicio de las personas de a pié y somos las personas de a pié las que debemos entender las sentencias y por lo tanto creer en el sistema, ¿por qué no creemos? por cosas como las que le ha pasado al juez Garzón, seguro que se ajusta a derecho, como tambien se hubiera ajustado a derecho lo contrario, porque hay tantos juristas a favor como en contra, casualmente como sensibilidades politicas, es decir arbitrario.
Si la justicia no sabe estar a la altura del sentido común y debe acudir a la ciencia infusa para justificarse, no nos echeis la culpa a los ciudadanos que reneguemos de la misma.

ara citoyen x. No se puede ser juez y pertenecer al Opus Dei y creer que la virgen de Fátima de ha salvado de un atentado terrorista. ¿la virgen de Fatima solo ampara a sus devotos?

Creo que Iñaki es demasiado bien pensado. Yo creo que los que decidieron expulsar a Garzón de la judicatura tenían algún compromiso inconfesable y, lo del 23F como fecha de la espantada es más bien un guiño a los mamones capos que lo ordenaron, como diciendo esta es la firma final. Cumplido al 100%.

No se puede ser juez y parte. No se puede ser diputado del PSOE y luego ser juez de la Audiencia Nacional, tribunal donde se juzgan delitos de corrupción. No se puede pedir dinero a Botín por carta y haber indultado previamente a un alto cargo del Santander. No se puede querer estar por encima de la Ley. Asi de simple, aunque te hayas ganado la simpatía de políticos y periodistas de ciertos ámbitos. Ser amigo de políticos y periodistas debería estar regulado por Ley para un juez importante. Garzón: haberlo pensado antes.

no estuve de acuerdo con muchas instrucciones suyas,pero en la mayoria de su trabajo fue un gran profesional de la que carecen demasiados de nuestros jueces.una reprimenda habria sido justa por su equivocacion pero echarle de la justicia es simplemente un atropello a la justicia misma

Dedicarse a la justicia en un país donde no la hay no tiene sentido, aquí las leyes sólo se obligan a que las cumplan algunos, leyes echas a su imagen y semejanza, no existe ni la justicia ni nada parecido, cada día lo estamos viendo.
El pueblo está sometido a los tiranos y cualquier método empleado para sublevarse es profanar sus leyes y sus normas.

El Tribunal Supremo ha perpetrado un golpe de estado judicial. Para mí, más grave que el del 23F original, puesto que en esta ocasión ha perdido la democracia. Me asusta lo que pueda pasar a partir de ahora.

Iñaki tan lúcido y crítico como siempre ¡Gracias! y, por favor, sigue así.

Opiniones las hay para todos los gustos en cualquier asunto y son respetables en tanto no se conviertan en amenazas veladas, amedrentamientos desmesurados o insultos en cualquiera de sus formas (icónicas o de palabra). Pero una cosa son las opiniones comunes y otra las tesis respaldadas por la autoridad intelectual en la materia de que se trate y la argumentación razonada con pulcritud lógica. En lo que concierne a Garzón, entre los partidarios del exjuez abundan las opiniones; entre los demás, la atención a los argumentos impecables del TS. Nada demuestra con mayor claridad esto que la decisión de sobreseimiento adoptada por el ponente del caso de los pagos en Nueva York a Don Baltasar.De la misma manera en que el TS aplicó la Ley en el caso de las escuchas ilegales, el tribunal aplicó la Ley en el caso del cohecho impropio de Garzón. Y lo hizo con tal pulcritud jurídica que no entra en el fondo del asunto sino que se queda en la cuestión previa de la prescripción. En efecto, la resolución dice que Garzón aprovechó su posición de juez para obtener un beneficio propio en forma de financiación o influencia por vías indirectas pero constata que la acusación actuó fuera de plazo. Garzón hubiera podido ser muy bien culpable del delito del que se le acusaba pero la Ley es la Ley y si existen garantías y plazos de prescripción que protegen al acusado, cualquier tribunal que no sea dado a la arbitrariedad -como lo fue Garzón en el caso de las escuchas- respetará el espíritu y la letra de lo establecido por el legislador. Minusvalorar las garantías procesales, como ocurre con el frecuente recurso que se hace a la presunta culpabilidad de los acusados de la Gurtel para justificar la prevaricación del exjuez exdiputado, equivale a desvirtuar la democracia y a transformar el derecho en arma política de conveniencia. Por lo demás, el de las escuchas no es un asunto baladí porque afecta diréctamente a los fundamentos de la labor de la justicia: el derecho a la defensa. Hasta personas que, en su día, vieron un exceso en el procesamiento del exjuez exdiputado acabaron por reconocer, a la vista de la sentencia, lo ajustada a derecho que está; por ejemplo, Don Manuel Conthe, que formó parte como Secretario de Estado de un gobierno socialista:
http://www.expansion.com/blogs/conthe/2012/02/12/la-condena-de-garzon.html

Seguramente pronto entrarán al foro personas que indiquen que Garzón es un corrupto y todo eso (copiando la información de la prensa anti-Garzón), y que la Justicia ha sido justa (excepto cuando afecta a Amaiur, claro) . Pero efectivamente es una pena como se han cargado al juez. Mientras se metía con Eta, mafias, gal, el psoe, y dictaduras de otros países, todo iba bien para la prensa anti-izquierda.... pero con la derecha de este país se ha topado.

De verdad hay justicía en en este país ??
por mi experiencia personal como funcionario interino despedido injustamente por temas sindicales, es que GARZÓN SOMOS TODOS !!!!

Decir adíos a Garzón, es tanto como dicir adíos a la Justicia. El sentido de la Justicia está visto que no sólo tiene que ver con la carrera judicial , togas y birretes. Tiene más bien que ver con el sentimiento de empatía y de dignidad humana que crece en un corazón valiente. En España, si la justicia tuviese nombre se llamaría Garzón.

Garzón no es impune a la justicia, el Tribunal Supremo ha dictado sentencia con criterio jurídico cosa que el Sr. Gabilondo no puede pretender tener. Otra cosa es su opinión política, que no periodística, la cual es respetable pero no jurídica.

Por último, la democracia sale reforzada pues un juez también puede ser procesado y condenado. Esto no tiene nada que ver con los gobiernos y los partidos políticos, el que quiera ver otra cosa que se ponga gafas de imparcialidad, dificiles de conseguir pero haberlas haylas.

@8888 el 23F no se asentó ningún derecho si se asentó el miedo a que pudieran seguir intentandolo y por todo ello se dejaron de reclamar por la izquierda muchas reivindicaciones y su opinion sobre Garzón delata su sinrazón señor mío. Aprovecho para decir que la nueva página web del periódico es a mi entender un completo "churro", de esos que son chicle de lo recalentado, un fracaso total de los informaticos

no entiendo que por el mismo delito cometido, a un juez, grande marlasca, se le amoneste severamente y a otro se le condene por prevaricación. no está tan claro el delito, no?

Rajoy sugiere otro recorte durísimo y apela a la sensatez de los españoles.
Nos esta llamando insensatos?
Los recortes, ellos primero a cobrar 1200€ y sin complementos, ya esta bien los insensatos solo son ellos.

Se ríen de nosotros, es que se parten. Echan a quien se les pone, colocan a quien les da la gana y encima en un día tan 'bonito'. Si no fueran a censurarme diría que nos mean encima y decimos que es agua bendita.

No digamos adios, más bien hasta luego.
La ciudadanía estamos a salvo de las malversaciones desde la legalidad más estricta.
Esa legalidad que ampara a los delincuentes también en un estado de derecho.
Si los delincuentes conocen atajos para salirse por la tangente utilizando la inteligencia, en la misma situación se encuentran los demás.
Utilizando la inteligencia y con las mismas reglas de juego para recuperar el respeto por la defensa de la justicia ante el regate de los corruptos.
Adios no, hasta pronto.

Hay demasiados ejemplos en la Sociedad en que vivimos que nos demuestran sin temor a equivocarnos que la Justicia que se aplica en España, no tiene nada que ver con la Justicia que Internacionalmente y con mucha Pompa se dice tener en los Gobiernos " Democráticos Occidentales ". Que a sido una venganza de los " Demócratas " más reaccionarios de nuestra Sociedad, no tengo duda, los Magistrados que tan Fastuosamente se han pronunciado , no son otra cosa que simples objetos de una Ideología Fascista y no hay nada más que darle vuelta. Ley en España existe naturalmente, otra cosa es Justicia, eso lo hemos podido apreciar en el Ex Presidente Valenciano y sus Correligionarios, donde cada día que pasa descubrimos más Corrupción amparada por los Políticos y sus Acólitos, los llamados de la Juridicatura …., o llámenlos como deseen, todos sabemos quienes son y que representan...

Que triste que nos engañen de este modo.Lo mas penoso y que sea en nombre de la supuesta "democracia".
Que curioso que segun el color politico del acusado sea absuelto y codenado. Cuando se se supone que el poder judicial esta "separado" de los demas poderes del estado.
Hay que pensar con la cabeza a la hora de botar . porque esta claro que no existe tal separacion.
En general pensamos con los pies. En fin asi somos y asi nos va.

http://nelygarcia.wordpress.com. Este hecho me produce rabia, impotencia, vergüenza ajena y tristeza.

Sigo opinando lo que dije en su día, al respecto de la condena a Baltasar Garzón. Aún admitiendo que el juez se hubiera excedido en sus atribuciones al ordenar las escuchas a los imputados del caso Gürtel, cosa por otra parte muy discutible, el castigo es totalmente desproporcionado. Entre una simple amonestación y la inhabilitación definitiva del condenado, más imposición de multa y pago de costas, había todo un abanico de posibilidades. Sin dudarlo, se ha optado por la más dura de todas ellas. Pues también, sin dudarlo, la mayor parte de la sociedad ha rechazado por injusta la sentencia del TS, al sospechar -no sin motivo- que lo que había detrás de todo este proceso era una intencionalidad manifiesta de fulminar al magistrado Garzón y apartarle de la carrera judicial.
La brecha que se ha abierto entre el poder judicial y el pueblo soberano es mayor que nunca. Y pensemos una cosa: el poder judicial es una institución al servicio del Estado y de la sociedad. No tiene una naturaleza divina.
Buen fin de semana, señores.

Prevarivar, es prevaricar y mientras no se cambie la definición, de lo que se acusa a Garzón no es prevaricación, lo diga un juez, 7 jueces, Agamenón o su porquero. Veremos que dice el Constitucional o Estrasburgo.
Mientras que los juces actuen como simidioses y no se les pueda criticar y tengan que dar expliaciones de sus decisiones, como al presidente del gobierno, presidentes o diputados de las Cámaras, el descredito de España seguirá adelante

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal