13 sep 2012

Es hora de releer el Estado

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 257 Comentarios

Lo que nos hace de verdad independientes es la cultura, el conocimiento, la inteligencia, la honestidad,¿ por qué no?, la empatía. Descender a los niveles a los que nos quieren llevar me parece renunciar a nosotros mismos como seres humanos, algo a lo que no estoy dispuesto.
Soy español por una circunstancia; circunstancia que no me confiere, ningún atributo, ninguna cualidad que me sirva para distinguirme de los demás. Nunca esgrimiría mi condición de español contra otros, o de catalán si fuera el caso.
Si Cataluña quiere ser independiente, que lo sea, porque sus ciudadanos así lo quieren. Sin ningún problema. Personalmente, no veo la dificultad. Y con todos, todos, todos los respetos, me parece únicamente una cuestión administrativa, y como tal perfectamente asumible.
¿Alguien cree que cambiaría mucho su situación?, como ciudadano. La interdependencia entre España y Cataluña se seguiría manteniendo, porque señores, el dinero manda.
Pertenecer o no a la UE, sería perfectamente factible. Solo sería cuestión de negociaciones como se ha visto en otros casos.
Si ello nos evita todo tipo de enfrentamientos, adelante.
Esto lo dice alguien que se considera un librepensador, si ello es posible.
Pero a renglón seguido, digo, que la Historia nos muestra momentos de gran dificultad, de intransigencia, de barbarie, que no estoy seguro que no pudieran volver. Y eso me produce pánico, físico e intelectual.

claro todo sería más fácil si todo fueran ventajas y ningún inconveniente. Pero cuando se forma parte de un proyecto colectivo se ha de estar dispuesto a dar y a recibir, y si bien es cierto que Cataluña se ve un tanto perjudicada por el trato fiscal que se le da, también es cierto que ha recibido y recibe mucho del resto de España, por ejemplo, más del 50% de lo que produce lo vende en el resto de España, así que ella sería la primera interesada en que el resto de autonomías vayan bien, pues son sus principales mercados. Pero todo esto que ha pasado no es más que lo que cabría esperar del manual de todo nacionalista. Si tu comunidad autónoma está en bancarrota, si existen numerosos casos de corrupción, hazle creer a tus votantes que la culpa, como siempre, es del resto del Estado, a pesar de que tu tengas amplias facultades y sea por tanto tuya la responsabilidad de la gestión. Mas se ha lanzado a la piscina del independentismo ante la dificil situación financiera y política de Cataluña, porque pensó que era la mejor opción para distraer a su electorado. Lo que pasa es que una vez en la piscina, queda por ver si sabrá nadar o quedará ahogado por un electorado que el mismo movilizó. Están jugando con fuego por intereses electoralistas y partidistas. A lo mejor llegan a quemarse.

He visto una bonita explicación como con una pareja. Es cierto podemos dejar que una parte se vaya, no ponerles impedimentos. Pero no nos engañemos si en general nos deja nuestra pareja hay que cortar de raiz, lo mejor para ambos es no verse, no hacerse ese daño. Por lo tanto España no debería de poner impedimento alguno a que Cataluña marche (si quiere la mayoría de sus ciudadanos), aquella regiones que quieran seguir siendo Españolas deberían de serlo. Pero España por supuesto no dara su apoyo a que Cataluña entre en la UE, y puede que nuestra vecina Francia tampoco. Luego vendra la politica de aranceles, la contracción de ambas economias (una mucho más dependiente de la otra), y mientras el que quiso irse vera como a su pareja le salen nuevos pretendientes, mientras el tiene que lidiar con estar fuera de los clubs, de tener que buscar una nueva casa, un nuevo ejercito que les defienda, una nueva moneda, nuevos mercados donde vender. Evidentemente habra muchos factores, esas multinacionales basadas en Cataluña reduciran plantillas, ajustandolas al volumen de negocio en el nuevo país, y mientras tanto abriran nuevas sedes en España, sedes más grandes generando riqueza en antiguas regiones no tan bien puestas. Y como comenze recordando lo de la pareja, en general cuando dices que quedas como amigos es falso, el cafe nunca llega, puede que incluso si puede te haga algun feo como no comprar tus productos. Porque cuando una relación se acaba, aunque sea de una manera respetuosa, no significa que la parte abandonada tenga que ayudar a la parte que se quiere ir. Cariño, te quise, pero eres libre y ya no tengo porque ayudarte.

España se construyó como una Gran Castilla. No se habla castellano; se habla Español. Y como la lengua, siguió la historia, el derecho, etc. Una gran parte de Españoles no ha estado jamás en Cataluña, y si acaso ha ido a Port Aventura. Es mucho más fácil interpretar la situación de Cataluña como un rechazo primigenio y gratuito a España (Castilla), y esa es la carnaza que ofrecen políticos y periodistas, que a cambio recogen votos y lectores. Tenemos un gobierno en el que el ministro de cultura (Wert) es capaz de decir públicamente que desconoce que idiomas se hablan en España (!!!). Enfín, el problema es que como Wert, España hace mucho tiempo que tiene sólo incompetentes a sus mandos.

Un consejillo a los que escriben laaaaaaaaarguiiiiiiiiiiisimos
comentarios, no os lo leen ni dios ! palabra . Que pesadez. si quereis que os lean hacerlos cortitos, Graaaaaaaaciiiiiias

Todo sería más fácil si Madrid no fuera un fin en sí misma, y sí fuera la capital de todos. Si se abandonara el sistema radial de inversiones, ese que conecta a los madrileños con la playa... Y si a Catalunya la dejaran tranquila en tema de toros, de lengua, de compra de Endesa, etc. y, de paso , se le rebajara el grado de solidaridad fiscal con la España menos productiva.

Solo puedo subrayar todo lo que sale de la boca de este hombre y proponer que se hagan unas classes de saber estar/pensar politico y que las imparta este señor

Tal vez, si Madrid no fuera un fin en sin misma, y si la capital de todos los españoles, y si se ajustara un poco la exigencia de solidaridad que se demanda de Catalunya, todo sería más sencillo. Y si nos dejaran prohibir los toros en nuestra casa, y dejarnos comprar Endesa antes que los alemanes...

Hace tiempo que me pregunto por qué La Coruña es A Coruña, Lérida es Lleida y Alicante es Alicante.¿Pero, no es Alacant?. Bueno, el motivo ya se sabe.

No estoy por la labor. Me explico. No veo España sin Catalunya ni Cataluña sin España. Curriculum: Llevo casi 60 años viviendo en este País y soy Navarro bien integrado en la sociedad catalana, profesional y cotidiana. Me gusta este Pais como me gusta el mío, todos mis hijos (5) y mi esposa son catalanes que hablan fluidamente, como yo (que vine a los 7 años) ambos idiomas y disfrutamos de que así sea
La lengua es parte utilidad y parte cultura. La parte que es cultura es irrenunciable, la parte que es utilidad es prescindible en función del numero de usuarios y las circunstancias. no hay que hacer bandera de ella ni moneda de cambio ni palanca de fuerza. Es otra cosa.
Pensar que Catalunya es viable fuera del estado Español es un bello sueño pero es una difícil realidad de conseguir, fundamentalmente porque llevamos meses tratando de conseguir una Europa unida y aquí y ahora pretendemos que lo mejor seria una secesión de una parte de un estado europeo, cuyos ciudadanos perderían de inmediato la ciudadanía europea. No voy a entrar en razones económicas que se han expuesto estos días hasta la saciedad en como quedaría Cataluña (de mal me refiero) si se segrega.
Solo pediría a los políticos que se planteen la forma de
1.- No presentar Cataluña como un conjunto de irresponsables insolidarios, que no es el caso
2.- No presentar al resto de España como un conjunto de mangantes aprovechados que no hacen nada, que tampoco es el caso
3.- Arbitrar la forma en que Cataluña tenga un sistema parecido, igual o equivalente al que tiene Navarra con el que se sienta a gusto dentro de España. Que teniendolo se puede ser solidario.
Y los medios a colaborar al máximo a racionalizar la situación, empezando por el PAIS.

Tristemente compruebo que la transparencia en las cuentas estatales ya no motivan comentarios. Aunque nos enfrentemos por ellas sin tenerlas. Cada uno se aferra a su verdad y quienes habrían de poner las cosas en su sitio no parecen por la labor. ¿Cómo se pude permitir que comunidades enteras se acusen de robo y quien debería tener la obligación de poner las cosas en su sitio no lo haga? Con estas premisas dificilmente puede haber acuerdo en nada.

Un estado de las autonomías como el presente que tanto ha hecho por consentir (ojo, y fomentar, hablo de los partidos mayoritarios nacionales) este "cantonalismo" confederal de facto y, sobre todo, la deslealtad con la España democrática no puede tener otra deriva que la que se va constatando: una especie de "balcanización" de la península ibérica. Ahora bien, confío en que la "sangre" nacionalista-independentista no llegue al río y que cada cual se ande caliente, que diría don Francisco. Pero yo me pregunto: ¿llegado el momento, que llegará, el resto de españoles no tendremos nada que opinar al respecto?, ¿cuál sería la mayoría absoluta cualitativa para reconocer esa factual independencia? ¿no vendrá después la "independencia" del Ampurdán?. En fin, un escenario para mí indeseable, pero que si se diera habría que asumir democráticamente.
Lo malo es que los problemas reales de la vida (la economía, el trabajo, la educación, el respeto al medio ambiente, los derechos humanos, etc.), esos que están encubiertos con la añagaza de la "cuestión nacional" soporífera y recurrente, seguirían esperando al día siguiente de la supuesta independencia, agravados más aún por la desidia, incuria y la estafa de la clase política, catalanista en el caso.
Ya acabo, porque no me quiero alargar y el "asunto" aburre, creo que habría que disponer todos los medios para permitir ejercer el derecho de optar por la independencia a todas aquellas CCAA, regiones, provincias, comarcas, demarcaciones, parroquias, aldeas, distritos y pueblos que no deseen permanecer en una España que se caracterice por defender el principio de absoluta igualdad política de todos los ciudadanos españoles. Aquí es donde quiero yo ver a España (y reconocerme en ella): un estado en donde no haya la más mínima discriminación ni privilegio histórico, económico, social, etc. O sea, y en fin, un auténtico estado federal con estricta igualdad de derechos y obligaciones de los españoles pertenezcan a la CCAA que pertenezcan. Vale.
Saludos cordiales.

Yo soy vasco, pero no nacionalista, a mi de pequeño me enseñaron a apreciar cada rincón del pais, viajabamos con mis padres todos los veranos por toda españa.
En mi infancia, cuando empeze a darme cuenta de la division vasco-español en la calle, lo unico que pude percibir era el profundo asco a todo lo que no pasase bajo la definición de vasco. pocas veces he visto amor por lo vasco, sino odio por lo español, desprecio al inmigrante y complejos de este ante ese rechazo, como en un sindrome de estocolmo, ocultacion de los apellidos, vasquizacion de los nombres por pura verguenza, impostacion del acento, adopcion de un vocabulario aceptable bajo el canon politicamente correcto, veneracion por los apellidos en euskera, aunque el poseedor fuera medio tarado fisico o mental. (en mi caso, que tengo apellido vasco, acabé por odiar que eso supusiese un motivo de orgullo, tan cateto, tan cerril)
El nacionalismo se presenta como amable, justo y solidario. Pero es todo lo contrario, es odio a lo que se sale de lo considerado canonico en una sociedad dominada por una fraccion de esta mas matona, mas gritona, agresiva, aunque la mitad sea inventado o de antesdeayer. Es como una lejia que arrasa la flora intestinal, es una puta careta que oculta complejos y debilidades humanas, es una pintura de mala calidad que trata de uniformizar para desterrar ambiguedades o dualidades. Huid de el, de sus cantos de sirena que prometen la gloria. ataros al mastil si es necesario,

Un estado de las autonomías como el presente que tanto ha hecho por consentir (ojo, y fomentar, hablo de los partidos mayoritarios nacionales) este "cantonalismo" confederal de facto y, sobre todo, la deslealtad con la España democrática no puede tener otra deriva que la que se va constatando: una especie de "balcanización" de la península ibérica. Ahora bien, confío en que la "sangre" nacionalista-independentista no llegue al río y que cada cual se ande caliente, que diría don Francisco. Pero yo me pregunto: ¿llegado el momento, que llegará, el resto de españoles no tendremos nada que opinar al respecto?, ¿cuál sería la mayoría absoluta cualitativa para reconocer esa factual independencia? ¿no vendrá después la "independencia" del Ampurdán?. En fin, un escenario para mí indeseable, pero que si se diera habría que asumir democráticamente.
Lo malo es que los problemas reales de la vida (la economía, el trabajo, la educación, el respeto al medio ambiente, los derechos humanos, etc.), esos que están encubiertos con la añagaza de la "cuestión nacional" soporífera y recurrente, seguirían esperando al día siguiente de la supuesta independencia, agravados más aún por la desidia, incuria y la estafa de la clase política, catalanista en el caso.
Ya acabo, porque no me quiero alargar y el "asunto" aburre, creo que habría que disponer todos los medios para permitir ejercer el derecho de optar por la independencia a todas aquellas CCAA, regiones, provincias, comarcas, demarcaciones, parroquias, aldeas, distritos y pueblos que no deseen permanecer en una España que se caracterice por defender el principio de absoluta igualdad política de todos los ciudadanos españoles. Aquí es donde quiero yo ver a España (y reconocerme en ella): un estado en donde no haya la más mínima discriminación ni privilegio histórico, económico, social, etc. O sea, y en fin, un auténtico estado federal con estricta igualdad de derechos y obligaciones de los españoles pertenezcan a la CCAA que pertenezcan. Vale.

Saludos cordiales.

Parece que los políticos, aparte de incluir una partida importante al equipo de comunicación para titulitis periodística diaria, han aprendido de la mercadotecnia que vampirizó todo lo relacionado con la juventud (beat, hippie, punk, rasta, rappers, el guiness y ... ¡hasta el infinitooooo!). Así que nos encontramos que los pitos del 12 de octubre los capitaliza manos limpias, el 2 de mayo es un contraataque a rajoy, la Diada es una cataluña en minúsculas y lo catalán se endiña a un partido poítico cuando no estaba convocada por ninguno de tal forma que parece al 1 de noviembre como otra fiesta más pero esta irá para su serenísima Rouco, al M15M, huérfano intentan que lo adopten desde Santurce a Bilbao por toda la orilla, el día vasco se lo regalamos a los franconavarros. Me extraña que estos políticos, que juegan con el lenguaje (habría que redactar un diccionario de comprensión para enunciados políticos, a los que les suelen faltar los adjetivoss y entender de qué están hablando en el fondo) no pesquen en los resabios de las basuras.

¿Se está quedando España sin dinero? Análisis de los próximos 3 meses en 2 gráficos. http://www.miguelangeldiez.com/2012/09/13/cash_spain

Grande, Iñaki. Se puede decir más alto, pero no más claro.

El recordar los nuevos fichajes de Tve (Bertin Osborne y Carmen Lomana) hace todavía más sangrante el hecho de que un pedazo de periodista como tú no tenga un espacio en el medio televisivo.

Imagino que tu caso puede asemejarse, en cierto modo, al del juez Garzón, en tanto en cuanto se cumple el dicho de nadie puede ser profeta en su tierra.

Un auténtica lástima, la verdad.

Yo simplemente digo que a todo aquel que manifieste que no se siente español, yo tomo nota y le doy la razón, y por tanto yo tampoco lo considero español. Si estos abarrotaron las calles de Barcelona al grito de Independencia, debo considerar su reivindicación y por consiguiente no los considero compatriotas míos, sino extranjeros y no deberé contar con ellos cuando mi país pase por momentos difíciles que requieran la solidaridad de todos, tal y como me están demostrando. Así que para vivir en una situación falsa, mejor poner las cartas boca arriba y si ellos no quieren a España yo tampoco los quiero en España a ellos.

La relación entre Cataluña y España es como la relación de un pareja que ha perdido la pasión y se encamina sin remedio a su final, entre reproches e insultos. Al final, da igual quien empezó, o quien lleva la razón. La cuestión es que las dos partes son incapaces de entenderse. Y pasarse el día discutiendo, es evidente que no lleva a ninguna parte. Eso no es amor ni es nada! Así que llegará un día en que uno de los dos dirá... "Lo siento, pero te dejo. No es por ti, soy yo que estoy en un momento diferente de mi vida y necesito un poco de espacio". El otro podría reaccionar de forma posesiva, negando la libertad del primero para decidir libremente sobre su futuro. Eso solo llevaría frustración para el que lo quiere dejar e impotencia para el que quiere seguir, incapaz recuperar la pasión y la confianza del principio, por mucho que se resista a la separación. Mejor sería que, a pesar del dolor y la incomprensión, al que le gustaría seguir con la relación dejara marchar al otro. En ese caso le diría... "Mira, no te entiendo y me duele en el alma que me dejes, pero prefiero que terminemos como amigos". "Pues me alegro", diría el otro, "ya quedaremos algún día para tomar un café". Y la vida sigue, que tampoco es para tanto!! Seguro que los dos, si valen de verdad, serán capaces de rehacer sus vidas con nuevas ilusiones... Yo, sinceramente, animo a todo el mundo a que se olvide del rencor i el odio y afronte este proceso pacíficamente, como personas civilizadas.

Ese convencimiento de ser estafados que esgrimen unos y otros, enquistado ya de muchos años, tristemente, está eclosionando en odio y rabia. Y aunque el dinero no es el único desencadenante, sería de necios negar su relevancia. Me pregunto cuantos de los que nos hayamos inclinado hacia un extremo o hacia otro sabemos de finanzas y disponemos de datos veraces en los que basarnos. Respondemos a informaciones facilitadas por aquellos en los que, por afinidades ideológicas, hemos depositado nuestra confianza, pero sus números, los de un lado y los del otro, se enfrentan irreconciliables. ¡Alguien miente! Quizas, ni que sea parcialmente, tanto los unos como los otros. ¿Para cuando las balanzas fiscales? ¿Para cuando esos datos imprescindibles para debatir sobre la base de una realidad diafana que pueda ser valorada por expertos ajenos, europeos o internacionales si es preciso. Hemos entrado en una deriva irracional que no presagia nada bueno. Necesitamos transparencia y mediación desinteresada.

que cataluña odia a españa? pero lee lo que has escrito. tu odias a cataluña, tu tienes un problema con los catalanes.
de verdad que cometarios bochornosos se leen y lo curioso es que los comentarios de los independentistas son mucho más educados y respetuosos. Al menos argumentan. Si al final van a tener razón con su victimismo. Si esta es la imagen que damos, no me extraña que ni gibraltad quiera ser española.

A los que propugnan que Catalunya odia a España me parece que son ellos los que destilan puro odio. No es cuestión de quién es más que quién, el que lo plantea no conoce para nada a los catalanes. Pero igualmente si yo fuera catalán y leyera comentarios como esos también querría la independencia.

Es curioso que se les rompa España JUSTO a los que decían que se rompía cuando Zapatero escuchaba las diferentes voces de las autonomías. Con ustedes, Los Chicos de la Corbata Azul.

Yo sinceramente, hasta que no vea por lo menos a la mitad de los catalanes pidiendo en serio la independencia, no a politiquillos que tratan de justificar sus buenos sueldos haciendo estas pantomimas, no voy a creer que quieren ser un estado.No hace mucho, miles de banderas españolas ondearon en sus calles, saltandose el miedo, con motivo del triunfo de España en el Mundial de futbol.
Ademas que el Sr Mas pida dinero al estado español para pagar a su funcionariado y dos dias despues quiera ser independiente, pues que quiere que le diga, no se...

"Estoy harto ya" tuve la oportunidad de vivir en Catalunya unos años y la realidad no es tan simple como tú la pintas. Lo cierto es que sería interesante que buscásemos puentes. Estoy de acuerdo en el hecho de que si quieren ser un estado independiente lo puedan tener y que les vaya muy bien, pero precisamente por conocer la realidad catalana de cerca, tengo mis dudas sobre lo que comentas. No es tan sencillo ni tan reduccionista como lo planteas. Siempre han pedido lo mismo, lo que pasa es que nunca se lo han dado. No veo inconveniente en reconocer a Catalunya como una nación en el marco de España y de dotarla de estructuras de Estado Federal, como los Länder alemanes, eso es lo que pedían hace 15 años y creo que podría ser la solución para la mayoría. Por supuesto habrá gente que quiera la total independencia pero a la vista de los votos cosechados en las elecciones sabemos que son partidos que han cosechado un voto residual, por lo que la gente nunca fue mayoritariamente independentista ¿no?. Un saludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal