30 abr 2013

Pacto: necesario e inverosímil

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 39 Comentarios

Quitar las autonomías a los políticos es como decir a un niño mimado que se queda sin móvil porque no podemos pagarlo.

Pero las autonomías además de ser económicamente inviables porque aumentamos el gasto en burocracia y eso supone más impuestos y menos servicios... las autonomías hacen ingobernable el país al tener 17 legislaciones distintas que rompen la unidad de mercado y dificultan economía/empleo

http://elPROBLEMAsonlasAUTONOMIAS.wordpress.com

Están recortando lo que necesitamos (de 2010 a 2012 hay 81.000 alumnos más y 4.600 profesores menos pero las autonomías tienen más empleados => enchufados) en lugar de recortar lo que sobra: una administración intermedia (autonomías) INNECESARIA (salvo para los políticos y sus familias) e INSOSTENIBLE

Más datos en Internet (no los busquéis en partidos, sindicatos, ni medios "oficiales")
http://elPROBLEMAsonlasAUTONOMIAS.wordpress.com

No acabo de quitarme el comentario de Felix Frances de la cabeza,entre otras razones porque le solia leer al tener en comun el mismo nombre que yo,terrible a donde no a llevado esta sociedad asentada en falsos cimientos y como esta artificial tempestad se esta llevando ,azotando y destruyendo a la gente normal,me niego a entrar a participar de este muro de los lamentos de brindis al sol,os leo y permanezco a la expectativa ,si este neocon/fascismo se trata de imponer volvere al pais y no de vacaciones ,a la mierda esta farsa transicionpolitizada los privilegios de esta retrogada iglesia y monarquia,democracia real ya!!!!

Si el pp ha incumplido con la letra del programa, el psoe lo hizo en el espiritu. No se que es peor. El unico modo de que ambos se desprendan de sus lastres y vuelvan a los principios es que su hegemonia desarezca. No al pacto de estado, no a continuar con esta repugnante oligarquia.

Queridísimo Antonio Hernández-Rodicio, querida Gemma Nierga, Pepa Bueno, Javier del Pino, Angels Barceló… queridos Antonio Yélamo, Pablo Suárez Sánchez... señores jefes de todos y cada uno de ellos y de ellas:

Decidí hacerme periodista después de crecer como un niño asomado siempre al mundo que me enseñaba Radio Zaragoza. Todavía me golpea la imagen de mi abuela con la radio bien alta, quizá demasiado alta para mi edad, escuchando todo lo que aquella radio contara. Fui creciendo con ella hasta descubrir que lo que yo quería era vivir en directo eso que yo estaba escuchando a diario. No quería ser protagonista de las noticias, pero sí escribirlas y contarlas para tratar de entenderlas. Y así me fui a Madrid a estudiar la carrera, con gran esfuerzo de mis padres que, a pesar de las dificultades, me apoyaron siempre en ese futuro incierto que iba a ser el Periodismo.

Mi último acto consciente cada día era la última sintonía de Hora 25. La primera voz que escuchaba, la de Iñaki. Y así, día tras día, hasta licenciarme e incorporarme a este maravilloso mundo del Periodismo. Siempre con la radio puesta, con la SER a cuestas, en la cocina, en el baño, en la cama, en la calle… Y así sigue siendo unos cuantos años después, ahora todavía más porque incluso cuando uno se marcha a Londres o a Lepe puede seguir escuchando Radio Sevilla o Radio Granada. Maravilloso.

No les descubro nada nuevo. Mi vida con la radio es la vida de cualquier oyente de la SER, estoy seguro. Pero lo comento porque quiero que sepan lo importante que son ustedes para mí, y para tanta gente. Y porque quiero que sepan que cada vez que apagan una voz, no nos resulta indiferente, porque ese liderazgo de audiencia lo conformamos miles y miles de personas que conscientemente nos levantamos ahora con Pepa Bueno y nos acostamos con Angels Barceló, personas que elegimos esa compañía vital porque queremos que formen parte de nuestras vidas.

Ustedes ahora deciden retirar una voz en Granada que forma parte de lo que hoy es Granada. (Perdonen que no distinga entre quienes toman la decisión y quienes consienten que así sea). Y yo, que quiero tanto a Granada y me duele tanto Granada, como Sevilla o Zaragoza, siento hoy, Uno de Mayo, una enorme decepción con la marcha de Agustín Martínez. Se lo tengo que decir porque también forma parte de mi vida. Y los sentimientos hay que compartirlos con la gente que quieres. Me gusta que me diga si están los cielos despejados o hace tanto frío como parece y me gusta que menee y avive una ciudad a veces dormida que tiene un potencial enorme, enorme para ser un referente y un puntal en lo que quiera pero que no termina de arrancar. La fuerza de su voz, la autoridad de su voz es un pilar esencial en una ciudad como Granada que es, si me permiten, una ciudad muy importante para Andalucía.

Por eso no lo entiendo. Y como no la entiendo les pregunto ¿por qué? ¿Es por su visceralidad? ¿O es que acaso el Partido Popular ha pedido su cabeza? Porque no concibo que su empresa pueda llegar a entregarse a los intereses de un poder concreto. No. No puede ser esa la razón porque estoy hablando de la SER y creo firmemente en la SER.

Yo ya no me creo a la clase política, cuestiono el sentido de la monarquía, me pregunto de verdad hasta por los sindicatos. Pero en un momento en que todo se desmorona, en que descubrimos que todo es corrupción, falta de escrúpulos, de principios, en que descubrimos la mentira, la hipocresía, la falsedad del poder, la ficción en la que vive la política, me queda la SER, sigo creyendo en la SER. Por eso no lo entiendo y me pregunto, ¿qué está pasando? Y el horizonte que vislumbro me provoca dudas.

Los oyentes de la SER somos la España de verdad, la España real, la que se levanta cada día a construir el mejor país posible, aún a pesar de las dificultades. Por eso necesitamos escuchar a Agustín Martínez, para seguir haciendo la mejor Granada posible, la mejor Andalucía posible, la mejor España posible. Por eso quiero que recapaciten, que piensen también en los oyentes, en nuestros sentimientos, y que nos devuelvan esa voz para seguir sí cabreándonos con él por su pasión y su descaro, para seguir sabiendo lo que pasa de verdad, para seguir viviendo en definitiva. No nos recorten en libertad, ustedes no, por favor.

Espero que esta reflexión del Uno de Mayo les llegue. Dicho con el mayor cariño posible, con el mayor de los respetos y con el reconocimiento a todos y cada uno de los profesionales de la SER.

No todos piden un pacto...no todos.

Si no es el buen camino el de Rajoy....CUAL ES EL BUENO?, mas deficit, mas gasto?, mas politicos?

Estamos intervenidos, tenemos una politica dentro de Europa...que les hace pensar que ooootra vez podemos ir contra-corriente como hizo ZP....con los resultados que HOY sufrimos?

Cual es Iñaki el modelo que propone?, ya se que no es su función proponer, que no es politico...pero, joerr que alguna idea tiene no?

2 de 2
Es obvio que hay que hacer más cosas que solamente reflexionar. Pero, la chispa de cualquier acción es la claridad de las ideas, previamente analizadas. Esa claridad no surge espontáneamente.
Observen; han logrado hacernos pensar que solo los grandes partidos tienen el suficiente peso para la solución de nuestros grande problemas. Durante miles de generaciones, los españoles no hemos tenido ni PPs ni PSOEs. ¡OJO! personalmente, pienso que los partidos son una buena forma de organización de la sociedad. Pero, 1) no es la única y 2) ¿porque vamos a pensar que "esos" son tan importantes, para reconducir, nuestras opciones?


Luego, la cuestión no es decidir si derechas o izquierdas. Ese es, en mi opinión, otro falso dilema que hemos abrazado sin demasiada base racional.
Debo decir que prefiero las ideas progresistas, porque son más afines a mi ideal de justicia social. También, quizás, influido por el hecho de que en España, la derecha es especialmente virulenta y, aunque yo no pase mucho tiempo en mi país, eso me molesta.
Digo esto, solamente para enfatizar que nuestra preferencias ideológicas, deben ser asociadas a principios y valores personales, mucho más que a los dogmas de una partido u otro. De una ideología u otra.


En suma, invito a que la gente cruce ideas, que se le dedique tiempo a eso. A centrarnos en aspectos, en mi opinión, esenciales. Tales como las bondades y limitaciones de ideologías, la democracia que queremos, las leyes que son urgentes (son nuestros paraguas comunes de convivencia), la solidaridad con los demás, entendida desde una perspectiva intelectualmente honesta, la energía y el medio ambiente, el país que es deseable dejar a nuestros nietos y un largo etc.


Amigo Félix Francés: Ud., no es un jilipollas. Ud. es un hombre que sabe lo que desea.

1 de 2
Hay muchísimas personas que están pasando un calvario. Todo apunta a que cada vez serán más.
Invito a todo aquel que desee considerarlo, que deje a un lado la política del día a día. La política doméstica y barullenta de los políticos de siempre. La política de los titulares. Esa que no conduce a ningún lado.


Sugiero que nuestro principal recurso -la mente- se centre, aunque solo sea unos minutos al día, en el mundo de las ideas. En las reflexiones que valgan la pena. La política es una actividad humana, esencialmente útil y noble para las ideas y la reflexión. Pero, la política de altura, la política entendida en su sentido clásico. Aquella que entendían los griegos de la antiguedad.


Una buena fuente de reflexiones es este video foro. Aquí, se plantean inquietudes importantes. No cabe duda. Pero seguro que hay varios más.
Aquí, muchos opinamos sobre como enrutar la vida económica y política del país. Pero, se echa en falta el cruce de ideas sobre temas, tales como, la calidad de la democracia que deseamos. Que entendemos por democracia. Como rozan esos conceptos con el día a día de cada uno. Como la han conseguido algunos (p.e. los países escandinavos), porque la van perdiendo otros (caso venezolano).


El periodista anfitrión nos plantea cuales son las posibilidad reales de un pacto de estado. Comparto la opinión, -parece que general-, de que es practicamente inviable. Lo cual inmediatamente plantea una reflexión: ¿porque una cosa reconocidamente necesaria, para el beneficio de todos, depende de unas personas que no estan objetivamente interesadas en ello, aún cuando ese es el trabajo que les hemos dado?
¿tenemos los españoles dificultades para determinar el nivel o grado de adecuación de las personas que elegimos?
Pregúntese cada quien ¿como nos podemos asegurar de la utilidad real que va a prestar un representante público?

No soy economista, no soy filósofo, no soy intelectual, no soy culto ni religioso, no soy avaricioso, no soy político, lo que si soy es un ‘’jilipollas’’ porque me ha gustado las pequeñas cosas, ir con mis hijos o amigos al cine, al teatro, a pasear, hacer deporte, juagar a las cartas, sentarme un rato a leer o escuchar música, hacer cenas y tertulias en casa, salir y visitar lugares interesantes, y por supuesto trabajar porque sin ello no podría hacer todas estas cosas y muchas más, he trabajado a gusto porque me permitía esas pequeñeces, (no he hecho fortuna porque no he robado, no he ahorrado porque no he podido ni querido, considero que ahorrar es privarse de vivir) pero ahora no puedo vivir, después de tres años inciertos, ahora estoy cinco meses sin nada, (bueno… tengo deudas), estoy viviendo de las ayudas de mi familia y me encuentro dentro de un agujero, sin trabajo, sin salir de mi casa, llevo 27 años cotizados a la Seguridad Social y porque últimamente he sido autónomo no tengo derecho a ninguna prestación ni siquiera la ayuda por ser mayor de 54 años. Total se ha destruido mi vida, no entiendo a las personas avariciosas, pasta, pasta, pasta…, para qué, para tenerlas en Suiza!!!. Solo pido que alguien’s sepa arreglar esto porque si no… ¿vale la pena vivir?,.
Referente a los pactos, si creo en ellos, porque aunque el PP tiene mayoría no tiene derecho a despreciar al resto de los demás, que sumados todos, son más que esa mayoría que le han votado, por lo tanto tienen que escuchar , dialogar y pactar soluciones. PORQUE AHORA ES NECESARIO E IMPRESCINDIBLE.
Me despido de todos Vds, porque hoy me doy de baja en Internet, ya no puedo pagar los 25 €. que cuesta.
Gracias Iñaki y demás blogueros por vuestros cometarios, seguid luchando.
Saludos…

¿Pacto?. Un partido con el poder tan absoluto como el que tiene el Partido Popular no necesita un pacto. Pacto lo necesitaba el PSOE cuando gobernaba en minoria; un pacto para luchar desde entonces contra la crisis. Pero la brillante oposición del PP no iba destinada a hacer 'lo mejor para España' sino 'lo mejor para ellos'; para ellos cuanto pero fueran las cosas mejor, ya llegarian ellos para arreglarlas. ¿Y ahora hablan de pactos? Cuando no solo no arreglan nada sino que lo destrozan todo aun más.
Si no se ven con fuerzas para sacar esto adelante que convoquen elecciones. Seguro que no habrá mayorias absolutas y entonces si que será necesario un gran pacto nacional, un gran gobierno de Unidad Nacional que luche por sacarnos de esto.

El pacto para la lucha contra el paro, ahora, en este momento, es imposible. Dice Iñaki que si Rajoy cree estar en el buen camino, por qué cambiar. Para apoyar esta idea, hemos oído al portavoz del PP, Alfonso Alonso decir que, "después de los palos que el PSOE nos han puesto en las ruedas, si quieren negociar un pacto contra el paro tendrán que acercarse a donde nos encontramos nosotros". Con esta sentencia el pacto ya es imposible.
Entiende el PP que si alguien quiere pactar algo con el partido del gobierno tiene que avenirse a las posturas del gobernante. Por este lado ya vemos que el acuerdo no puede ser. Además Alonso reprocha al PSOE que haya hecho oposición a la política de Rajoy; a eso le llama poner palos en las ruedas. No veo como se pueden poner palos en las ruedas a un partido que gobierna por decreto ley, porque tiene mayoría absoluta. Es imposible, ni siquiera la labor de ser oposición. Pero Alonso ya ha sentenciado.
Rubalcaba, ante su debilidad como jefe de la oposición, está dispuesto a hacer lo que sea necesario con tal de subir algún escalón en su pérdida de prestigio. Rajoy que parece tonto, pero no lo es, no quiere pactar con alguien que no va a estar en la pelea, probablemente, dentro de un año. Además, Rubalcaba está envuelto en lo que él llama el nuevo proyecto, no sé si de izquierdas, del partido. Por lo tanto cada uno está a lo que está y no a lo que debiera, que es sacar del marasmo a los ciudadanos. Como al fin y al cabo ellos siguen y seguirán cobrando un sueldo importante, lo que les pase a los demás, sí, les importa, pero de aquella manera.
Izquierda Unida, por voz de Cayo Lara, quiere unas elecciones anticipadas como el comer. Sabe que está subiendo en las encuestas como un rayo y pretende posicionarse en el Parlamento, mejor de lo que está ahora, para tener más diputados y recaudar más dinero en sueldos que favorezcan al partido.
Aquí, a lo que estamos, tuerta, que se rifa un ojo. Los 6,2 millones de parados, pues sí, preocupa mucho, a los políticos, pero no les ocupa lo que debería. Si encima sale el tal Floriano diciendo que " este mal dato de los parados, que no nos oculte la realidad, porque estamos en el buen camino", pues entonces cogemos, apagamos la luz y nos vamos.
Desde aquellos pactos de la Moncloa, hubo otro importante que fue el pacto de Ajuriaenea, por otros motivos pero con resultado positivo.
Cuando un partido alcanza el poder, aquí, en España, no pacta ni con dios, sobre todo si tiene mayoría absoluta. Así pues, seguiremos sumando parados hasta llegar a los 7 millones. Venga, que ya falta poco.

Voy a decir alguna verdad de Perogrullo... ¡¡¡que nadie se ofenda !!!... PP y PSOE quieren poder; tienen vocación de poder. El PP ahora lo tiene, el PSOE no. Ambas fuerzas aspiran a el, pugnan por el. La actual situación del país es muy complicada, un auténtico callejón sin salida. Unos y otros han demostrado sobradamente una incapacidad manifiesta para enfrentarse a la situación. Son como marionetas movidas por unos hilos que solo algunos acabamos de ver. Mientras tanto, un numeroso público centra su atención en el escenario de este teatrillo y observan las afectadas maneras de los títeres, esperando un bonito desenlace del drama. Pero tales marionetas carecen de entidad, no tienen solución para el drama que representan aunque aparentemente actúen como si así fuera. El público, crédulo, es movido a diferentes estados en función de su afinidad con los personajes. En el fondo, son ellos quienes, tras haber pagado sus correspondientes entradas financian el show. El PSOE ofrece "pactos de estado", cuando en realidad no tiene ninguna solución que aportar. El PP los rechaza como si ya tuviese alguna solución en marcha... En este teatrillo, nada es lo que parece. Sin embargo, desde el punto de vista formal, todo corre según los cauces previstos. La oposición le saca los colores al gobierno. El PP sabe que no puede emprender el camino de los "pactos de estado", por una razón muy simple; tales pactos vendrían a pedir básicamente aquello que toda la prensa nacional y los gobiernos PIGS y no tan PIGS piden a gritos; a saber, aquella suerte de reparto de lo que no les pertenece. ¡¡¡ Qué bien se reparte aquello que es de otro !!! Firmarlos sería para el PP, equivalente a admitir su propia incapacidad para ejecutarlos. Imposible disimular por muy afín que sea la prensa. El resultado es que asistimos a una doble impostura. Esto en lo que respecta a los títeres... ¿pero qué decir acerca del público? El público sufre con el drama; es parte del drama... Yo he aprendido mucho del sufrimiento, es más, dudo que haya verdadero conocimiento sin haber transitado los penosos caminos del padecimiento. Hay muchas formas de tortura, la más cruel (y por ende la más pedagógica) que yo he conocido es aquella en que la víctima no conoce la causa de su sufrimiento. Entonces se desarrolla un síndrome conocido como "de la indefensión aprendida". Experimentos con animales muestran como ante la misma situación, el animal que "cree" que puede hacer algo para paliar su sufrimiento resiste mucho más tiempo con vida que aquel que "sabe" que nada puede hacer. Es por tanto una cuestión casi instintiva el encontrar causas (y consecuentemente soluciones) al sufrimiento aunque estas no tengan un soporte real, aunque sean falaces. El público, por tanto, se aferra a la idea de que su destino tiene solución, de que el PP ó el PSOE o Dios, les darán una solución. Así es el curso de la vida humana: como regla el hombre, cegado por la esperanza, danza precipitándose en los brazos de la muerte.

No creo que el Psoe, deba meterse en este asunto, el PP solo quiere ayudar a los suyos: la Iglesia y los grupos financieros (Bancos y Seguros).
A la Iglesia, que quiere aumentar su poder temporal por medio de la educación concertada, sanidad con sus hospitales y dependencia con sus residencias y guarderías.
Las elites en sus universiades de precios imposibles para la mayoría de la población y las instituciones de caridad para los pobre, subvencionadas por el estado, y controlada por ella, que implica que nuestra sociedad y su desarrollo este en sus manos, haciéndola cada vez más dependiente de su doctrina y sus prejuicios convirtiendo este país en un lugar supersticioso y atrasado.
Y aquí no hay solución, tienen que pagar la ayuda del papa y los párrocos en las pasadas elecciones viniendo a España y saliendo a la calle en plena campaña.
Por otro lado los grupos financieros, de los que ha recibido el dinero necesario para sus campañas y que les está devolviendo haciéndose cargo el estado de su deuda, tomando medidas para que no quede más remedio que contratar un seguro médico privado y con la nueva medida ocultada detrás de desindexación (no subir las pensiones conforme al IPC, o sea bajarlas sin decirlo) y subiendo mas años la edad de jubilación, dicen que a los 70, obligando a contratar un seguro de pensiones.
En pocas palabras, llevar a nuestro país a sus épocas más negras, de miseria e incultura para la mayoría y privilegios para la Iglesia y la aristocracia financiera.
Sres. del Psoe, ¿cuál es su lugar?

Un posible pacto, ¿es necesario? En principio no lo sería puesto que tenemos un gobierno con mayoría absoluta que, con más sinceridad y acierto pero no en una dirección distinta, ha seguido la pauta marcada en el último tramo de la legislatura anterior; al cabo, aquella política económica que venía y viene impuesta por la UE. Un pacto para hacer lo contrario sería ocioso y contraproducente. Además, desde el primer momento, el actual Ejecutivo ha tenido por sí solo que afrontar la contestación callejera a medidas impopulares sin que la "leal oposición" haya asumido aún cuánto de las causas de esa insatisfacción es producto de su propia responsabilidad. Así que, si la política ha de seguir siendo la misma y Rajoy ya ha demostrado entereza para aguantar la agit-prop de la izquierda, ¿cual sería el objetivo del pacto?
Creo que la cuestión fundamental es que para pactar algo es perentorio, primero, tener clara la realidad en todos sus extremos. A mi modo de ver, la izquierda no es sólo que no tenga alternativa viable sino que no acierta a percatarse de que ella misma constituye gran parte del problema. ¿Abandonaría el PSOE ese espíritu de bandería que le hace describir a sus adversarios como franquistas irredentos, explotadores sin escrúpulos y corruptos sin medida?; ¿asumiría la idea de que el poder territorial no se ocupa para hacer ideología sino que se administra para obtener resultados? Teniendo en cuenta que gran parte de su electorado ha sido adulado para creer en la veracidad inmarcesible de semejantes esperpentos propagandísticos, dudo mucho que los socialistas, tan confortablemente instalados en el fariseísmo, pudieran acceder a poner por delante la racionalidad económica y el interés general antes que su particular interés en jugar a la demagogia al estilo chavista para que la izquierda radical no le arrebate la bandera del "combate en las trincheras contra los enemigos del pueblo".
Un pacto sin esos condicionantes, ¿es imposible? En principio no lo sería puesto que redundaría en el crédito tanto del gobierno como de la oposición el logro de un acuerdo sobre una intensificación de las reformas del modelo administrativo y del Estado del Bienestar en la línea de una mayor eficacia gestora que permitieran liberar recursos con que fomentar la inversión y, consecuentemente, luchar contra el paro. Pero, de nuevo, ¿qué podría ofrecer la oposición sin pasar previamente por su propio agiornamento en la forma de un izquierda moderna y equilibrada, al estilo posibilista (es decir, más liberal) de sus correligionarios escandinavos? Tengo la impresión de que Rubalcaba está tratando de fortalecer su posición dentro del PSOE sin ir más allá de las meras declaraciones porque no domina al ala menos templada de su partido y necesita dar la apariencia de que él es que dispone hoy de las respuestas que no ofrece el resto de la organización,más allá de la inveterada demagogia de la subvención y el clientelismo regional.

Completamente de acuerdo con tu comentario José Luis... y con su final: "Son lo que son, y sirven para lo que sirven"...
Yo quiero decir que, por desgracia, la mayor parte de ellos no se ven a sí mismos. Los que roban hoy y han robado antes, los que no dimiten, incluso algunos de los que dicen que no se debe juzgar a toda la clase política por unos pocos... la mayor parte de esos, no se ven a sí mismos, se creen buenos y honestos, creen que "ellos no hacen eso"... en cierta ocasión vi a un director de teatro famoso encabezar, muy orgulloso él, una manifestación por la Paz Mundial, así, con mayúsculas. El día anterior le había visto darle una bofetada a un ordenanza durante un ensayo por haber tropezado y derramar un vaso de agua en el suelo del escenario... ¡es tan difícil verse a sí mismo!... ¡enhorabuena a esos políticos que nunca dimiten o al banquero de turno, que se retira con 88 millones de pensión...!... ¿realmente un hombre cree que vale eso... que ha ganado eso...?... ¿alguien ha asesorado tan bien últimamente a la banca, a su banco, a los clientes de su banco, a la sociedad al fin y al cabo, para retirarse con un premio de 14 mil millones de pesetas?... dinero de gente que puso su dinero a tiro de un banco que desahucia viviendas de hombres engañados por los halagos que le hizo su banco haciéndole creer que podría con todo... y especula aún hoy con el llanto de las Pymes españolas dejando hundirse al país antes de volver a arriesgar ellos un nuevo error, un nuevo ridículo....
Hoy muchos políticos miran al banquero con envidia, la mayoría de ellos no podrán superarle...

El nuestro es un tiempo de gravísimos problemas que requieren grandes soluciones y precisa de grandes estadistas que estén, como mínimo, a la altura esos grandes depredadores que, con enorme “profesionalidad” y precisión han fabricado un escenario como el actual, propicio a los enormes beneficios, y para los que el daño la ruina colectiva es un efecto colateral asumible y les trae sin cuidado. La lista Forbes, que aumenta a ritmo tan vertiginoso como el paro o el hambre, se erige en faro capaz por sí solo de alumbrar el estado actual de las cosas. Para los “mil millonarios” que en ella están y los cien millonarios que aspiran a entrar, la actual crisis es una gran oportunidad. No hace falta salir de nuestras fronteras para comprenderlo. Tenemos aquí bandadas domésticas de buitres sobrevolando la Sanidad, los canales autonómicos o la Educación sin que nadie espere que su objetivo, su preocupación, sea mejorar la salud, la preparación de nuestras jóvenes generaciones o la pluralidad informativa.
Y a veces sucede que coinciden en el tiempo los profesionales del desguace con dirigentes como Sarkozy, Bush, Berlusconi, Merkel o Rajoy … y entonces se produce la tormenta perfecta al desaparecer el contrapeso capaz de colocar a las personas como sujetos de especial protección. No se trata ya de saber si quieren y no saben o simplemente no les importa. A algunos desde luego que no … como a Lamela, Güemes y cualquiera de los miembros del pudridero valenciano. Qué están en la política para forrarse lo han ido dejando claro, cada uno a su manera. El problema es que la política se nos ha ido llenando de charlatanes, de insultadores profesionales, de reproductores de eslóganes y chascarrillos …. y de registradores en la reserva; y ahora que necesitamos gente capaz de hacer sus propios análisis y diseñar estrategias revitalizadoras, planes de viabilidad para emergencias ¿Con quienes contamos? ¿Con González Pons? ¿Con Mª Dolores de Cospedal? ¿Con Rafael Hernando? ¿Con Ana Mato? … ¿Con un presidente que ni siquiera entiende su propia letra?. ¿Qué esperar de alguien que elige a un “lehman brothers” para mejorar la competitividad colectiva?
Estamos en manos de segundas y terceras espadas, hombres y mujeres de partido ocupados en la prevalencia de su formación como vía para la suya propia. Hombres y mujeres que, de cuando en vez, son premiados con un puesto demasiado visible para sus limitaciones. Entonces se destacan con “la dieta del pollo” para combatir el mal de las vacas locas, … o con la ducha fría y los yogures caducados como fórmulas magistrales de ahorro, … o con los hilillos de plastilina para solucionar catástrofes medioambientales. Y le damos la llave de la hucha a un Montoro que hace nada rezaba y conspiraba por el desastre general y hoy se ocupa en descubrir palabros nuevos, esdrújulos a ser posible, para explicar lo inexplicable.
¿Esperamos realmente que esta banda promueva pactos en nuestro beneficio? ¿De verdad creemos que los que llevan décadas presentándose como los más guapos y mas listos van a compartir esfuerzos con aquellos a los que llevan décadas acusando de bobos solemnes? Es pedir peras al olmo, …. Como esperar ver a Paco Camps paseando con un chándal de Carrefour.
Son lo que son, y sirven para lo que sirven. No me cuesta trabajo imaginar que si cualquiera de ellos hubiese sido parte del “Proyecto Manhattan”, todavía se estaría discutiendo quien se lleva el contrato de los tornillos …. Y todos, como ahora, hablando alemán.

Don b:
Un servidor no le respondió porque creía haber incluido dentro de las posibles fuentes de financiación necesaria la reforma de la Administración, que muy bien podría incluir esas propuestas que ud. señala. Ciertamente tenemos un administración del Estado cara e ineficaz y una fiscalidad compleja y llena de vericuetos que no consigue, a pesar del teóricamente alto esfuerzo fiscal, sino muy limitados volúmenes de recaudación. Sin embargo, el problema en este año ymedio ha estado en que, tras la pasada legislatura, España quedó en una situación casi desesperada en cuanto a la credibilidad de sus cuentas y a la predictibilidad de sus ingresos y era perentorio alcanzar cierto grado de estabilidad en ambos conceptos para evitar males mayores. Sólo puedo esperar que en la segunda parte de la legislatura el gobierno emprenda, por fin, esa línea que ud. indica, que a un servidor también me parece la correcta.

En que piensa el gobierno pues sencillamente ,piensa en acojonar al ciudadano para que pues sencillo en aborregarles ,para cuando los amigos del capital quisieran imbertir en este pais y el ciudadano este desesperado para tener un puesto de trabajo pagarles un sueldo tercer mundista ,para que las empresas sean mas conpetentes daran trabajo alos deseperados la cuestion es bajar sueldos ,de esta manera ellos los gobernantes seran omejor dicho se aputanran este tanto yo ecreado puestos de trabajo mentira usted a arrollado al ciudadano iles ametido el miedo en el cuerpo y de esta manera tendremos un pais aborregado y adiestrado

mizo | 30/04/2013 12:35:21
Exactamente, en mi opinión "esa" es la punta de la madeja de hilo: el cambio de la Ley Electoral.
Eso si. Realizada con la menor participación posible de los partidos tradicionales.
Si fuera posible, sin ninguna participación. Suena radical, pero es lo necesario. Debería ser el producto final de un amplio consenso entre la sociedad y los partidos minoritarios.


Sería, quizás el mejor inicio del desatascamiento, al menos en la parte política. Y un espaldarazo para la sufrida democracia española.

Rajoy nunca propondrá un pacto a escala nacional pues es él quien debería liderarlo. Y Rajoy como es un tipo mediocre, no sabría que hacer. Tampoco es un lider, es uno que pasaba por allí...

Permitan que disienta de la afirmación de que el PP no sabe qué hacer. Los dos partidos saben muy bien lo que hay que hacer pero es difícil luchar contra el entramado de intereses que domina en los dos partidos(no hablo de los otros por ser inoperantes pero también están en la misma situación). Haría falta un liderazgo fuerte(ya que la ciudadanía no hace su parte,que es exigir) para cambiar por ejemplo la ley de partidos con listas abiertas incluso en la elección de los cargos, que daría un giro a toda la situación.Hay que empezar por ahí para abordar otras cuestiones de importancia que pondrían al pais en el camino de las democracias avanzadas. Dudo que haya grandeza de miras en ambos partidos.

Tan sólo una reflexión más. Harían falta cosas tan simples como el reconocimiento de los errores propios, la humildad, el rechazo de posturas radicales, partidistas y antagónicas, el saber escuchar a los expertos, la visión de Estado, el destierro definitivo de ese estúpido lenguaje del "y tú más", etcétera, etcétera. En realidad, es bastante sencillo...... ¡pero qué difícil!

Estoy bastante de acuerdo con lo expresado por Iñaki y poco puedo añadir a sus comentarios, perfectamente resumidos en sus propias palabras: pacto de Estado, necesario (yo diría más bien imprescindible), pero inverosímil.
La España de los años 78 y 79 fue capaz de llegar a unos grandes pactos entre todas las fuerzas políticas, económicas y sociales, porque concurrían un serie de condiciones que ahora no se dan. A lo dicho por Iñaki, también yo añadiría que el Rey ya no es el mismo, y me duele reconocerlo. Tampoco es el mismo el nacionalismo catalán, al menos el representado por CiU, que durante muchos años ha contribuido de manera bastante constructiva a la gobernabilidad del Estado, y sin embargo ahora está embarcado tercamente en una aventura independentista de muy incierto futuro. Las cosas pintan mal, pero la urgencia de llegar a un gran pacto por la economía y el empleo crece cada día que pasa. ¿Qué ocurrirá al final?

Se saldrá de la crisis, por supuesto. No hay mal que cien años dure por más que algunos lo prolonguen con remedios equivocados. Lo importante es cómo se saldrá de la crisis. No ya considerar la cuestión crucial de que existen otras políticas más efectivas que la austeridad suicida que paraliza el crecimiento, como empiezan a reconocer desde organismos tan poco sospechosos como el FMI, fatalmente equivocado en su día sobre el multiplicador de la incidencia de la austeridad sobre el crecimiento, sino que incluso los propios mercados empiezan a penalizar a aquellos países cuyas políticas de austeridad ahogan su crecimiento.
Siendo esto importante la gran cuestión es decidir sobre que parte de la sociedad recaerán los imprescindibles esfuerzos y sacrificios necesarios para equilibrar la economía. Aun dentro de esta nefasta política de austeridad los gobiernos siguen teniendo cierto margen para establecer de dónde recortan y de dónde ingresan. Ayer pregunté a Witness por qué no se adoptaban ciertas medidas (fraude fiscal, SICAVs,empresas públicas inútiles, senado, diputaciones,etc.) y no me respondió. Parece que desde este gobierno se prefiere recortar en I+D, educación, sanidad y pensiones y recaudar con impuestos que afectan fundamentalmente a clases medias y autónomos.
El discurso del Rey en Navidad habló de que en esta crisis todos deberíamos compartir sacrificios y no deberíamos dejar a nadie en la cuneta.
Las políticas de este gobierno harán que salgamos de la crisis con una desigualdad social mucho mayor de la que había antes de entrar en ella. Y ya antes España era uno de los países de la UE con mayores desigualdades sociales.
La desigualdad social no es sólo cuestión de justicia social, que también, sino que está demostrado que cuanto más igualdad social hay más crece la economía, como constatamos en países nórdicos, porque aumenta el consumo interno y se reactiva la economía y las empresas del país.
Este gobierno está, con todos y cada uno de los decretos-ley que aprueba, ahondando aún más las tremendas desigualdades sociales hasta el punto de que saldremos de esta crisis con millones de personas que simplemente vivirán el resto de sus vidas en situación precaria mientras grandes empresas y fortunas, tanto nacionales como internacionales, se benefician de las condiciones laborales, legales, que se están poniendo en este país.
En definitiva el PP está haciendo de este país lo que siempre ha hecho la derecha cada vez que ha gobernado, tanto en democracia (rara vez) como en otros regímenes (más a menudo).

Para realizar un Pacto para el empleo, para las pensiones, o para lo que sea, es necesario, indispensable, la convergencia de intereses y muy mal lo tenemos cuando el partido en el poder solo tiene interés en servir a la plutocracia, pensando que los votos ya los conseguirá cuando termine la legislatura, cuando el principal partido en la oposición, en lugar de tener un interés tiene muchos de acuerdo a los ambiciosos líderes que buscan el poder, ahora tambaleante por incompetencia supina, cuando las otras fuerzas de izquierda, diseminadas en cientos de organizaciones no saben que quieren y mucho menos por donde ir para conseguirlo. Si, verdaderamente, lo tenemos muy mal para conseguir un pacto real.

nada mañana todos al medico de cabezecera, y diazepan para todo el mundo uno a la mañana mientras leeemos LA RAZON, y otro por la noche despues de ver noticias 2, y asi hasta final de legislatura, con algun aliento de floriano y una alegria de pons, que viva españa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal