12 sep 2013

Bah, no fueron tantos

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 512 Comentarios

De acuerdo con Iñaki. La política nacionalista de los partidos españolistas es la de ignorar que en Catalunya existe un fuerte desarraigo por todo lo que huela a españolismo. Rajoy, el PP, lucharon contra la ley que hubiera dado a este país (Catalunya) una manera de vivir dentro del estado imperialista español. Catalunya ahora lo único que pretende es hacer un plebiscito para que los catalanes digamos si queremos ser independientes o continuar bajo el dominio español. Solo eso. Lo curioso de esto es que los mismos que están contra esta aspiración ponen como discurso que Catalunya se arruinaría, que nos echarían de Europa, nos moriríamos de hambre. Señores nacionalistas españoles, dejar que muramos de inanición y miseria, pero será la nuestra; dejarnos aislados del mundo –si es que tanto poder tenéis- dejen de una vez que este pueblo milenario decida su futuro.

El descrédito de la clase política española llegó ayer a su punto culminante. Mientras los catalanes expresaban en la calle sus esperanzas, en el Congreso, con los ujieres recogiendo agua en cubos de plástico y contenedores de basura, el presidente del gobierno se atrevía a desmentir lo que su secretaría general había declarado al juez instructor del caso Bárcenas, y luego... si tú me dices barcenas, yo te digo ere, lamentable !
Si en lugar de hacer Política con mayúsculas se dedican a esto, cómo pueden esperar que los ciudadanos no se desafecten cada vez más de los partidos mayoritarios?
Y qué decir de los jueces, la señora sevillana sacándose de la chistera sus imputaciones, y el pobre juez Ruz que cada vez nos dá más pena de ver cómo le están tomando el pelo ( ó se lo deja tomar).
Ojalá una convocatoria cívica progresista e independiente sea capaz de volver a ilusionarnos, hay mucho en juego.

Señor Gabilondo. Tiene usted razón en lo de "si llegamos a tiempo".
Me parece que no llegan a tiempo, ya no, al menos para mí. Una vez Catalunya sea independiente, y no tengamos que preocuparnos de los ministros Wert, del atraco fiscal, de los ataques a nuestra lengua y a nuestra cultura, entonces nos quedará tiempo de llegar a acuerdos con España: tampoco los vamos a dejar tirados en la cuneta con un "ahí te quedas". Habrá que pactar la deuda, los activos, etc.etc., y España, por fin, encarará el camino de la economía productiva, por decirlo en términos económicos, y les irá muy bien. Mejor separados y amigos que juntos y escuchando insultos. Un abrazo.

Iñaki, estoy viviendo este tema con inquietud desde California, y si te digo la verdad, yo, me callo!!!

Sinceramente y como catalán creo que no hay marcha atrás, y no lo quieren ver ni aceptar. Y lo más gordo de todo este tema es que se piensan que lo han montado los políticos ¡Amigos es el pueblo, arto ya de tanto inepto ciego! Yo no era independista, pero toda esta tropa de gobernantes que no han sabido leer los labios de los catalanes durante tantos siglos nos han ido moldeando como maestros alfareros, en Catalanes Independistas.

Sr. Gabilondo. Ni lo ven ni lo quieren ver. El 14 de septiembre de 2014 hara 300 anos que Barcelona sucumbio a las tropas borbonicas. Dentro de la legalidad espanola o fuera de ella, habra un referendum ese dia (eso ya es imparable). El Gobierno y el resto de partidos no hacen nada para redefinir la organizacion actual del estado, radicalizando las posiciones de los catalanes nacionalistas y del resto de espanoles. Las segundas y terceras generaciones de inmigrantes de los anos 60 y 70, el cinturon industrial de Barcelona, ha abrazado el movimiento nacionalista, Gente que habla catalan con dificultad quiere un proceso de independencia del estado espanol. Y eso no es resultado del adictronamiento de las elites catalanas, es resultado de la desidia del gobierno espanol. Como catalan, espero y seguiremos trabajando para consegir un estado independiente.

No sé, no sé Sr. Gabilondo. Tal vez no quieren darle importancia pero como le den importancia puede ser que se despierte la furia nacionalista española. Imagine que Rajoy u otro que lo sustituya hace lo mismo que Mas, que decida que es tiempo de la política y llevado por la inercia recentralizadora que empieza a ser cada vez mayor en la opinión pública española, busque un enemigo al que culpar de todos los males de España y decida envolverse en la bandera de la nación para combatirlo. (en vez de España nos roba y no nos deja ser como pueblo, puede encontrar un discurso tal que así: Cataluña nos traiciona y quiere destruir a la patria, o una Cataluña engañada por los pérfidos nacionalistas nos traiciona y nos quiere destruir como pueblo) ¿No le daría eso un poco de miedo? ¿Si es legítimo para obtener los objetivos de unos -la independencia- apelar a los fantasmas nacionalistas , no lo sería para otros -la unidad- apelar a los mismos fantasmas pero con otras sábanas: en vez de la senyera estelada la rojigualda con el águila de San Juan? ¿Se imagina a miles de españoles acarreados en autocares para hacer una cadena por la unidad de España igual que fueron acarreados independentistas a completar la cadena a las tierras del Ebro? Tal vez tengamos que agradecer a Rajoy que afronte el reto con sordina. Usted mismo ha indicado que a menudo los movimientos sociales pueden desbordar a los que intentan dirigirlos. Y con todo este lío de las naciones nunca se sabe. A ver si va a aparecer en España un iluminado dispuesto a hacer política con mayúsculas. Un iluminado del tipo de Mas.

Pues no, señor Gabilondo. Se lo pongo fácil en forma de escena en la que intervienen las "dos partes negociadoras". "Tenemos que hablar de este asunto". propone una parte. ¿"De mi independencia?- pregunta la otra. "De la situación"- replica la primera. "Yo sólo hablo de mi independencia; así que si no tiene otra cosa que ofrecer me vuelvo a Cataluña" ¿Entiende ahora don Iñaki cómo están las cosas? .

Pues por eso, Iñaki, pues por eso mismo nos queremos ir, por no sentirnos ni comprendidos, ni representados ni aceptados por estos políticos. Tenemos todo el derecho a decidir y si la mayoría quiere, a vivir a nuestra manera, muy diferente a la actual. Y no nos quieren escuchar, por eso, por ignorarnos, nos queremos ir.
Bye bye SPAIN!

Es una lástima que a los gobernantes de Madrid se le den tan mal los idiomas. Un poco más de inglés para andar por el mundo, portugués para hablar con nuestros vecinos y, sobretodo, uno poquito de catalán, euskera y gallego para entender a la periferia no le vendría mal.

Y esa clase política de vergüenza, que yo estoy de acerdo en que es de vergüenza, ¿De donde ha salido? ¿No es esa afirmación equivalente a la de que la sociedad española es de vergüenza? Yo creo que sí. En parte, esta segunda afirmación puede ser incorrecta, pero la parte que me interesa, es la parte en la que sí es correcta, porque es una parte que no está diagnosticada, ni asumida, y es la parte más determinante. Mientras no se sea capaz de determinar, ni siquiera de imaginar, qué parte de la manifestación catalana es una ola de estupidez, no seremos capaces an absoluto de analizar que parte merece atención y consideración.

Si no se puede usar la fuerza, España no sabe hacer nada Iñaki. Siemppre ha sido así.

« Anterior 1 2 ... 15 16 17 18 19 20 21

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal