19 nov 2013

Cataluña, nuevo capítulo

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 75 Comentarios

Cataluña es la Comunidad Autónoma que más recursos dedica a gastos inútiles o prescindibles: 45 embajadas en el extranjero, ubicadas en los edificios más caros de las ciudades, que se dedican a difamar a España; subvenciones millonarias a escuelas y universidades del sur de Francia; 28 centros de catalán en el extranjero a los que no acude nadie; doblaje de películas que paga la Generalitat; agencia de meteorología; los sueldos de los políticos son el doble que la media nacional; miles de fundaciones que no sirven para nada; cinco canales de TV públicas... La lista de gastos prescindibles sería infinita, todo ello sin contar los innumerables casos de corrupción política.

O mundo pegando fogo e estes espanhois querendo se destruir mutuamente, "asim caminha a humanidade" Pasme!!!!!

Para dar una idea de lo que supone el gasto del Parlament en aportaciones a los partidos, basta con decir que representa el 25,1% del dinero total que destinaron los 17 Parlamentos autónomos por ese concepto (poco más de 206 millones). Muy por detrás del Parlament se sitúa la Cámara andaluza, que gastó en ese trienio cantidades anuales que oscilaron entre los 11,4 y 10,8 millones. A gran distancia se sitúan las Cortes de Castilla-La Mancha y la Asamblea de Madrid, con un gasto anual superior a los cuatro millones de euros. (El País, 18-11-13)

Invito a todo el mundo a pasear por cualquier lugar de Catalunya. Que miren sus balcones y hablen con sus gentes. Caminen, hablen y vean. Después de hacerlo, veran que no es una aventura, ni un sueño de nadie.
Reflexionando se daran cuenta de lo que les explican es mentira. Moverlo todo para que nada cambie. Eso es España. No vieron ayer a Rouco?, hoy a Aznar, hace unos dias a Felipe...desde aqui Gabilondo, desde alla Herrera: todos de acuerdo en algo QUE NADA CAMBIE.

El Parlament es la institución española que más aportaciones anuales realiza a los partidos políticos para que se puedan financiar. La Cámara catalana incluso gasta más dinero en ese concepto que la suma del que destinan el Congreso y el Senado. Los datos están extraídos del último informe de fiscalización realizado por el Tribunal de Cuentas y referido al periodo de 2009 a 2011. En esos tres años, el Parlament destinó 51.840.886 euros a financiar a los partidos, con cantidades anuales que oscilan entre los 14,2 millones de 2010 a los 19,7 en 2011. (El País, 18-11-13)

CiU, IU, Chunta Aragonesista, Partido Aragonés, Iniciativa per Catalunya, Bloque Nacionalista Valenciá, Amaiur, Geroa Bai, Bloque Nacionalista Galego y Coalición Canaria ofrecen los mayores desfases o saldos negativos a finales de 2011, según el Tribunal de Cuentas. (El País, 7-11-13). CIU SOPORTA UN SALDO NEGATIVO DE 10,1 MILLONES DE EUROS y UDC de 11,2. IU UN TOTAL DE 12,9. (El País, 7-11-13).

Solo en los últimos cuatro años, los más duros de la crisis económica, Cataluña recibió del Estado español, léase de la Seguridad Social, 6.400 millones más de lo recaudado en dicha comunidad para financiar sus prestaciones. (El País, 29-10-13).
De las 17 comunidades autónomas, únicamente tres territorios (Baleares, Canarias y Madrid) tienen un resultado de superávit, destacando el de Madrid, que asciende 1.190 millones de euros. En una hipotética independencia, los primeros perdedores serían los pensionistas catalanes, que verían rebajadas sus pensiones a la mitad, en el mejor de los casos. En el peor, su desaparición.

EL GOBIERNO AUTONÓMICO DE ARTUR MAS, EL MÁS CARO DE ESPAÑA Y CON MÁS CONSERJERÍAS Y DIPUTADOS (135). CUANDO SEAN INDEPENDIENTES, NO TE DIGO. Artur Mas cobra el doble que el presidente del Gobierno nacional, Mariano Rajoy, un total de 144.030 euros brutos al año. Una cifra que supera el sueldo base de Su Majestad el Rey. El sueldo de los consejeros catalanes también es sustancioso: 108.576 euros anuales. Y todo ello sin contar secretarios generales o sectoriales (84.078 euros), los directores generales (80.589 euros) y demás cargos de confianza, asesores, etc. Hasta ahora, el número de altos cargos, eventuales y personal directivo de la Generalitat ascendía a 523 (incluye entidades del sector público). El Alcalde Barcelona cobra 140.000 euros. Andalucía tiene once consejerías, y País Vasco, Madrid, Galicia y Comunidad Valenciana, ocho. Baleares y Castilla-La Mancha, siete.

Sólo dos brevísimos apuntes. En primer lugar, me alegro de que el PSC aclare (¡por fin!) su postura y se alinee con las tesis del PSOE. Esa coincidencia de criterios con respecto a la cuestión soberanista catalana era indispensable, aunque llega con bastante retraso y, precisamente, su falta ha contribuido mucho a debilitar la fuerza del socialismo en todo el Estado. A nivel interno, que debatan todo lo que quieran y consideren necesario, pero de cara a la sociedad es imprescindible mantener un solo criterio en un asunto tan capital.
En segundo lugar, estoy muy de acuerdo con Iñaki en que este proceso hay que manejarlo con mucha cautela, con generosidad y con elegancia. Si el camino del soberanismo que emprendieron con tanto entusiasmo Artur Mas y Oriol Junqueras se eriza de tantos obstáculos que ellos mismos (es una hipótesis, ojo, porque aún no lo doy por hecho) comprenden que se encuentran en un callejón sin salida, se cometería un grave error de sensibilidad política celebrar a bombo y platillo en el resto de España el fracaso de esta aventura. El más leve indicio de humillación podría dar al traste con cualquier movimiento posterior de aproximación. Me parece muy importante destacar esto, y creo estar en línea con lo expresado por Iñaki.

Canovas del Castillo: "Español es aquel que no puede ser otra cosa"

Sabemos que los políticos españoles son parte de los problemas que nos acechan constantemente. Lo políticos catalanes no se salvan de esta coyuntura. Añadiría más, los políticos catalanes que hay ahora en el Parlamento De Cataluña son los peores posibles porque están engañando al pueblo catalán con conocimiento de causa.
Ahora vemos cómo el PSE da marcha atrás en una reivindicación que ha llegado a pedir que se quiten a Euskadi y a Navarra, el Concierto Económico y el Amejoramiento del Fuero, respectivamente. "Como yo no lo tengo y no me lo quieren dar, que se lo quiten a los demás, aunque lo tengan por derecho propio y esté reconocido en la Constitución". Sí, así son los políticos, si me hundo que hundan todos conmigo. Tanto Pere Navarro como Artur Mas, como Jonqueras y los demás están engañando a los catalanes, que han jurado defender. El sueño de la independencia es eso, un sueño, muy bonito si no se cuenta la cruda realidad de lo que supondría la salida de Cataluña con su independencia al hombro. No lo cuentan porque no se atreven, porque si les contasen a los catalanes lo que de verdad supondría la independencia, se les echarían al cuello. A veces los sueños se cumplen, pero la mayoría de las veces no.
Las próximas elecciones en Cataluña probablemente las gane ERC, con su líder, Jonqueras, a la cabeza. Si forma gobierno con los que comparten su sueño, Cataluña estará perdida, será ingobernable, porque solo habrá una temática: ¿Para cuándo la independencia?
Fin del capítulo treinta y .........

Sr Iñaki, puede estar ud. seguro de que la linea trazada por
el gobierno del PP sigue tan extremo la Cataluña
independiente es un hecho.
no se puede ahogar de tan impune y vil manera y con tan
malas artes a toda una nación como es la Catalana.
le recuerdo el planchado del Estatuto,el vilipendio a la lengua
la cultura y la sanidad , los recortes en bienestar social
e incluso en el deporte ¿como no se va a sentir desafeccion ? ha llegado pues, muy estimado el momento de decir "Adiós a España".

Considero que los sentimientos, el sentirse parte de una comunidad con rasgos identitarios propios es algo incuestionable e incontestable, y es absurdo argumentar en pro o en contra, para atraer o para disuadir. Pero lo que ha "evidenciado ahora la crisis económica", en realidad, es que vuelven a recrudecerse los "argumentos" (porque siempre han estado ahí) con los que se quieren justificar los sentimientos, más para atraer que para disuadir. Aunque visto con detalle, y a tenor de las encuestas de opinión en Cataluña, parece que los argumentos económicos también sirven para disuadir, en la medida en que el apoyo a la independencia disminuye si se plantea el "Pacto Fiscal" como una meta probable. De modo que uno no puede dejar de sospechar que "alguien" en Cataluña esté en realidad jugando con los sentimientos de los catalanes haciéndoles creer que lo que se muestra como un fin, la independencia, es en realidad el medio para forzar la verdadera meta; el pacto fiscal y la autonomía financiera de Cataluña.
Cosas que debería saber un catalán antes de decidir nada: http://cort.as/5d6M

Vaya por Dios. Borran los comentarios ágiles e inteligentes y dejan tochos de esos de 'era el universo una nebulosa en la mente del Señor cuando' ... ¡España, tu nombre es una losa insoportable! Tienes el rostro estúpido de la cólera de Franco, de Aznar, de Guindos, de Montero, de Aguirre, de Wert... incluso la de Glez. ¡Queremos aire, queremos respirar!

Hace algo más de un año, en este mismo rincón de comentarios, cuando se analizaban los rescoldos de la diada de 2012, ya advertí en estas líneas que el problema que se planteaba no era la independencia de Cataluña, sino la gestión de la frustración que se produciría el día después de la evidencia de que el proyecto era inviable. Algo más de un año después observo con agrado que Gabilondo ha interiorizado la premisa que escribí en su día.

Ahora Gabilondo vuelve a preguntarse qué será lo que venga con una gran masa de población catalana frustrada (como si de conseguir su objetivo no hubiera otra gran masa catalana sumada a una mayor masa de españoles frustrados de ver disgrerarse su identidad nacional) ante un revés que no por anunciado no deja de herir a los fervientes independentistas que todavía hoy se muestran desafiantes y orgullosos en su proyecto imposible....

Recordad estas líneas en unos años, cuando os digo que el próximo reto de la política en Cataluña será la aceptación y gestión de la diversidad. Una parte importante de la clase política catalana, y de su propia ciudadanía, deberá salir tarde o temprano de la espiral de polarización identitaria en la que se ha embarcado y aceptar que no existe un único pueblo en Cataluña expresando una única voluntad al margen de las interrelaciones fraguadas durante generaciones con el resto de territorios de España; sino múltiples identidades compartidas, intereses cruzados y conflctos antagónicos dentro de la propia sociedad catalana. Mirarse al espejo requerirá caer en la cuenta de que la gestión de la diversidad es el alma misma de la democracia, y no el salmo machacón y uniforme del "derecho a decidir".

Quizá entonces, después de varios lustros perdidos, la política y sociedad catalana recupere el pulso que le ha hecho históricamente el motor económico de España... hasta entonces nos aguarda mucho tiempo perdido; y la más que segura digestión pesada de la frustración, que unos utilizarán para apalancarse y atrincherarse en discursos que en un momento dado puedan hacerse sentir legitimados para la violencia a sectores del soberanismo (que retroalimenten la violencia de los defensores del centralismo); mientras otros observen la fractura social como una garantía para mantenerse varias décadas en el poder alimentando el conflicto.

Pero que os pensais? Que somos tan tonto que nos decis que no y nos iremos pa casita con el rabo entre las piernas? Venga, vamos!!!! Ofende el trato....preparaos y apretad el culo porque esto se va a poner MUY interesante!!! Jajajajaja

No ha pasado nada que no supiesemos que pasaria. Aun tiene que care ICV. Los problemas que estan surgiendo ya sabiamos que saldrian.....hace muchos meses que se hablan....simple,emte, quemamos etapas para que al final nos quedemos ante unas elecciones plebiscitarias o un referendum ilegal...pero hay que ir haciendo todos los pasos no por España, que ya nos importa un pimiento, sino por tener todo el peso legal y moral ante Europa y el mundo. Muchas gracias al PP, PSOE y resto de contertulios Españolistas: cada vez complen más las predicciones que hemos hecho y cada vez dan mas fierza a la convicción de que a esto le queda poco y estallara como un grano de pus, que es lo que es.

Sr. Monsenyor, los ciudadanos consultados por Sigma Dos para EL MUNDO tienen pocas dudas: SOBRE EL FUTURO DE ESPAÑA VOTAMOS TODOS. El 76,4% considera que en la hipótesis de una posible separación de Cataluña todos los españoles tienen que tener voz. Una mayoría que, además, se refleja en porcentajes muy similares en todos los segmentos de población analizados. Los jóvenes son los más rotundos, con un 80%. También hay acuerdo mayoritario (68,3%) en no mejorar la financiación de Cataluña para que se sienta más a gusto dentro de España. La opinión de los consultados tiene que ver con el sentimiento de que la pertenencia a un grupo social, a una nación, no puede ni debe negociarse así, es decir, comprándose. Opinión a la que me sumo y que comparto plenamente.

Lo triste es que los independetistas no os dais cuenta ,que con vuestra independencia a Espana solo le queda como salida una guerra economica,que quizas luego provoque una de las ot.ras.
Por que vamos a ver si el 30% de la produccion electrica nacional esta en Extremadura ,como la voy a se.guir comprando a una empresa catalana ,que se llama Sevillana Endesa dejando un iva alli sin contraprestacion alguna?

La verdad Sr. Gabilondo es que visto lo que ocurrió con el Estatut y con la manipulación de que fue objeto por parte del TC la realidad es que la mayoría de los catalanes nos sentimos obligados a pertenecer a España y estamos hartos. Y no importa lo difícil que sea el camino pero creemos que tenemos más futuro como pueblo y como identidad sin vosotros que con vosotros. Partidos como el PP nunca han llegado en más de 30 años de democracia al 20% de la población y el PSC tiene muy poco futuro visto como llevaron en su momento a la Generalitat a donde la llevaron. Las urnas ya se encargarán del PSC y si al resto de los españoles os asusta la democracia allá vosotros. Un pueblo que quiere irse se acabará yendo. Y si realmente queréis saber cuánto os queremos, abrid la puerta de casa y sabedlo, porque para lo único que os servimos es para pagar facturas y no tenéis el menor respeto ni por nosotros ni por la democracia. Seguid creyendo que vivimos en sueños porque la sensación que tenemos es que los dormidos sois vosotros o así os lo hacéis, esperando que pase el ruido. Odiamos ser españoles porque ese es el resultado de vuestro trato hacia nosotros y así no queremos continuar por mucho que lo pretendáis imponer. Esa es vuestra obra.

Aznar elogia en sus Memorias II al expresidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana (?). Obviamente, en esas memorias, el País Valenciano se llama Levante español. Lo aprendió de aquello que decía: Costas, las de Levante...
.
«Cambiar el signo político de Levante español representaba para el centro-derecha un gran reto, y conseguirlo fue una operación histórica que suponía un valioso factor de equilibrio general en España» (aquí, debe sonar el chunda, chunda). Aznar considera que el vínculo promovido durante aquellos años entre Madrid y València «contribuyó a fortalecer una posición propia frente al acoso del expansionismo nacionalista radical desde Catalunya y al propio nacionalismo dentro de València». Asimismo, reconoce que «en los años noventa, el Partido Popular no tenía prácticamente ninguna base de poder político desde la que hacer esa operación» y atribuye el mérito de haberlo conseguido a «la capacidad, la determinación y el tirón electoral de personas como Zaplana en València y Ramón Luis Varcárcel en Murcia». Vincula los triunfos políticos del PP con la «espectacular transformación económica y social» de lo que el PP llama la Comunidad Valenciana (¡Y vaya transformación económica y social, sí, señor!)
.
Hoy, la obra está por fin rematada, el PP devoró la comunidad (¡oh, si hubiera podido hacer lo mismo con Catalunya!), le queda terminar de hacer la digestión: el broche de oro es precisamente la petición del indulto para uno de los suyos, uno que operaba en Torrevieja.
.
Aznar representa l´obsessió dels politics del nacionalisme radical castellano-espanyol per a assimilar als valencians (amb els catalans, res a fer), desdibuixar-nos, convertir-nos en bons castellans de l´est (=levantinos), despersonalitzats, submissos i provincians. Destruir l'història del Regne de València dins de la Corona d´Aragó durant 500 anys, fer que oblidem la nostra autèntica història, cultura i llengua per a tindre una visió de Castella. Separar el Regne de València del Principat de Catalunya, històrica i culturalment vinculats. Convertir a València en una provincia més que no es puga distingir de Murcia, Albacete o Conca. I per a executar aquestes polítiques, què millor que triar un politic originari de Cartagena, la màxima aspiració del qual era viure a la Castellana de Madrid... 'forrarse', que fue, según su propio decir, lo que lo condujo a la política, objetivo ampliamente alcanzado, como lo alcanzó el resto de políticos valencianos del PP. Eso es España, pero Catalunya es muy otra cosa, jamás tendrá futuro en Catalunya un partido -o lo que sea eso- como el PP.

La fustración no es nueva, la repulsa de los catalanes a ese sentimiento y la ayuda de su crecimiento por parte del colectivo político español, llevan, sin lugar a dudas, a una definitiva separación entre españa y catalunya muy por encima de propagandas sean o no políticas, dice un participante en el foro (Jose Carlos Cruzado Alonso): "No me preocupa el futuro de España y Cataluña si se separan de buena ley. Seguro que ambos Estados sabrán medrar y llegar a acuerdos positivos y eficaces para ambos. Lo que me preocupa es el futuro de ambos si no lo hacen. ¿Qué será de nosotros, si no te puedo llamar hermano sin escupirte a la cara?"...este señor ha descrito la situación de futuro perfectamente...a mi entender, el problema reside que esa situación no es de futuro, es presente.

Las sucesivas elecciones van a dar la medida real de qué queremos los que vivimos aqui; hayamos nacido nosotros o nuestros padres en otro lugar. Van a acabar enfrentando definitivamente a buena parte de la sociedad unos con otros y seran malditos los politicos que ayuden a ello, se llamen Aznar, Junqueras, Guerra o Mas.
Estan Vds, para unir y fomentar el entendimiento entre los que habitan un pais, ya sea España o Catalunya, y no el enfrentamiento con soberbias y demagogias.

Lo siento, pero discrepo. El proceso ha empezado y no hay marcha atrás. Que el PSC se descabalgue sólo quiere decir eso, no que el proceso vaya muriendo. Hoy el PSC en Catalunya no pinta casi nada. Las generaciones de catalanes que no vivieron el franquismo no tienen miedo de expresar su catalanidad, como si lo tenían sus padres por aquello de "por si acaso que no se enfade nadie".Las nuevas generaciones de catalanes le exigen a la administración (el estado) que los respete, que para algo pagan impuestos, y que si no ya nos hacemos uno que nos sirva. No, el proceso puede tener altibajos, y tal vez haya que esperar a que el PSC desaparezca del mapa político, pero no va a haber marcha atrás, y el estado español está ya muy rezagado para dar una respuesta convincente.

En eso consiste la política, en la manera en que los problemas de convivencia de los ciudadanos son resueltos en libertad. Pero parece que no, que lo ideal es la gestión “pospolitica” en la que simples gestores determinan cuales son las condiciones particulares en la que los grupos han coexistir, incluida la percepción indentitaria. En lugar de abrir el debate a las diferentes posibilidades de entendimiento entre identidades que aboquen una dirección acordada, -cómo no-, se establece previamente que se acepta por identidad y cuales son los limites en los que se ha de realizar –cada nacionalismo, central/periférico- haciendo imposible el encuentro, al establecer previamente, unos y otros dirigentes, los limites de su opuesto.


Desde ahí, cada quien, encastillado en una idea de nación que no deja sitio a ninguna otra, se dedican a estimular sentimientos de negación de la contraparte, que imposibilite lugares intermedios y/o de coexistencia, que emerjan en el devenir de algo distinto, fundamentados en que es el otro el que quiere borrar el tuyo: a los centralistas en la quiebra de lo "uno" por la constitución lo nuevo y los a independentistas en eclipse de lo propio frente a un único otro.


Y como esta presente, en el proceso, el miedo a ser barrido como identidad como efecto del deseo propio reflejado en el otro, quienes carecen de valor para asumir el debate abierto con todas sus consecuencias, los manipuladores encuentran el terreno abonado para cerrar filas entorno sus fundamentalismos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal