23 dic 2013

El aborto y la marca España

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 71 Comentarios

Para Witness de FAES (personaje, grupo o lo que sea. Para simplificar: "W").
Este foro se basa diariamente en los comentarios de Iñaki Gabilondo, persona de reconocida moderación, inteligencia, sentido común y que nos introduce con su comentario en un análisis de la situación actual, en la que se están produciendo toda serie de tropelias, abusos, desmanes, nepotismos y un largo etc. que, desgraciadamente y como siempre, sufren/sufrimos los más débiles. Y entendiendo como más débiles a esa generación de jóvenes que se les está dejando sin futuro y al resto de la sociedad que nos están hurtando los derechos más elementales.
Puede ser que haya algún matiz al comentario de Iñaki, pero siempre la idea, su exposición y oportunidad, son acertados. Por eso, ciertos comentarios que la propia dinámica que una sociedad sana y desarrollada debería tener superados, chirrían tanto, tanto que molestan por manidos y sectarios.
Dice W que contestemos a sus argumentos. ¿De que argumentos habla?. Sus argumentos son esos chascarrillos y simplezas, que la derecha más reaccionaria, heredera de Trento y de las dictaduras de la primera mitad del pasado siglo que asolaron Europa (y que en España nos duró hasta 1975) maneja machaconamente para justificar lo injustificable?.
W puede sentirse muy cómodo como paladín de esas incoherentes simplezas, allá él y su conciencia si no es capaz de otra cosa, pero sería bueno que se quitara la venda de los ojos, mirase a su entorno e hiciera un análisis sencillíto (tampoco le vamos a pedir más) de la realidad de esta sociedad.
Por eso contestar a nada, a un vacío de ideas, a una sarta de comentarios mil veces oídos, ya da pereza.
W, sus comentarios atentan contra la inteligencia de los participantes de este foro. Por eso, por la salud intelectual de sus integrantes y por la sanidad del mismo, le ruego, le pido, parafraseando a uno de sus lideres de cabecera: ¡¡¡¡ MÁRCHESE SEÑOR W".
W, llévese sus comentarios a esos medios, a esos canales de TDT, tan afines al poder, donde los recibirán con el brazo en alto y los pondrán en el cuadro de honor.
Corto y cierro.

Don Eduardo:
Lo que expongo es simple biología elemental, escrito en el lenguaje sencillo que cualquier bachiller de ciencias puede entender. No se necesita de todo un aparato bibliográfico porque corresponde a la simple visión desprejuiciada de una serie de hechos ya establecidos, ni siquiera novedosos. Lo que sorprende es cómo todavía pueda haber quienes,-abstrayéndose de datos de dominio corriente, científicamente correctos- sostengan una interpretación tan alienante de lo humano que les lleve a desechar lo que ellos mismos fueran: una realidad concreta, en nada ilusoria que pudo ser reconocida de la misma manera en que lo somos todos cuando pasamos por el estadío de embrión. Porque, sí, también ud. fue un embrión; realidad material con la cual, supongo, sus actuales -y erradas- opiniones no le impiden identificarse desde el momento en que agradece a su progenitora no haberlo tomado por un simple amasijo celular perfectamente prescindible.

Witness, dices que no, pero a continuación demuestras que sí.
Sigues sin querer admitir que defines la esencia del ser humano con supuestos que están fuera de la experiencia.
" la fisiología humana que comporta ese proceso de reconocimiento resulta un hecho objetivo y no opinable", cierto, pero...¿Y?¿He dicho yo lo contrario?
Que tú quieras ver la esencia del ser humano en la característica de "reconocibilidad" humana en el cigoto y en el proceso que lo patentiza es una postura arbitraria.
¿Y si en un futuro, a partir de un cabello, pudiera formarse un ser que según todas las características anatómicas pudiera ser reconocido como humano (o confundido con uno, por no presuponer nada) sin necesidad de ningún endometrio?
"Una cosa es afirmar que sea un ser humano y otra que sea una persona" Hace falta un mínimo de honradez para mantener un diálogo válido. Yo no había introducido ninguna variable psicológica, sino anatómica. La formación (o deformación) del cerebro es una cuestión puramente biológica.
En cuanto a que tenemos el cerebro característico de la especie humana porque somos seres humanos, pues bien. Pero en cuanto a un individuo concreto, por el cual se llega al sujeto de derecho, se trataría de establecer o reflexionar en torno a si es o no es condición necesaria para ser ser humano el tener un cerebro humano.
Dejo al margen la reflexión ya más especulativa sobre la posibilidad de que fuese condición suficiente.

Don Marcos:
Es un error conceptual suponer que la bellota y el roble adulto pertenezcan a dos realidades diferentes; funcionalmente, corresponden a dos estadíos de desarrollo y dos tipos de interacción ecológica distintos pero no a dos entidades separables e independientes, no sólo porque una y otra están enlazadas en una línea filética específica sino porque conviven en el medio que comparten. Cada una de ellas establece sus relaciones con el entorno pero esas relaciones son siempre función del hecho material de un misma base genética en funcionamiento y, por tanto, definitoria del ser vivo con unas características determinadas. La bellota tiene mantiene las relaciones ecológicas propias de la especie a la que pertenece no a las de otra cualesquiera.
Por otra parte, la epigénesis tampoco es un proceso característico de una etapa particular del desarrollo; al contrario, actúa desde el mismo momento en que el funcionamiento del genoma empieza a ser modulado por el entorno:
http://www.sciencedaily.com/releases/2013/05/130509123647.htm
De esta manera, dos embriones gemelos con una misma constitución genómica, son ya diferentes al cabo de poco tiempo, porque cada uno acarrea sus propias interacciones a lo largo del desarrollo y, así, es "otro" ser humano.
No se trata, en suma, de que haya una interpretación "emocional" de la realidad biológica porque, como digo, es la misma fisiología humana del endometrio femenino la que reconoce qué es un ser humano y qué no lo es. Ni un trozo de piel, ni un espermatozoide, ni cualesquiera otra agrupación celular de procedencia humana - ni de otra especie, por supuesto- puede superar este criterio puramente objetivo.

Poor rejected babies...For the rest of their lives. All babies should be desired...

https://www.youtube.com/watch?v=gmhRm_92L_8

Witness:
Usted ha llegado a la Verdad. No sé si merece la pena hablar con una persona que ha sido iluminada, pero vamos a intentarlo.

1.) Usted dice: "Desde el momento de la concepción, esa identidad de especie y de individuo queda establecida y nada ni nadie puede transformarla en una identidad diferente." Pero usted no nos dice en qué estudios se basa. Usted no cita a ningún científico, y entonces debemos entender que se fundamenta en sus propias investigaciones. Y si usted ha conseguido demostrar esto, ya no nos queda más que darle la enhorabuena por el Premio Nobel que usted debe albergar en sus estanterías. Dicho esto, ¿Usted de verdad piensa que usted mismo sería usted mismo si usted hubiera sido depositado en una isla desierta? ¿De verdad usted piensa que la identidad viene definida por la genética y que “nada ni nadie puede transformarla”?
2.) Usted dice: “Si el embrión fuera un ser vivo genérico o indefinido, el endometrio de cualquier otra especie placentaria podría recibir su anidación llevando a término un xenoembarazo sin problemas, pero tal cosa no ocurre. “. Pero, ¿qué nos quiere decir con esto? ¿Qué prueba esto? Una ballena también es específica, y su embrión no puede ser anidado en una vaca.
Usted se disfraza de científico, retuerce la ciencia y sólo toma como verídicos y objetivos los estudios (no citados) que a usted le interesan. Usted deseaba encontrar un dogma en la ciencia. Y lo ha encontrado. No me sorprendería que usted nos intentara convencer de que la pobreza es un problema genético.
La vida en potencia está en todas las partes de su cuerpo que contienen su ADN. Por ejemplo, en cada uno de sus espermatozoides, y no por ello usted celebra funerales cada vez que uno de ellos no llega a su destino.

Menudo atraso en el bienestar social, en la planificación familiar. Esto ataca la libertad individual del individuo en sí y del individuo futuro. Si alguien responsablemente decide abortar porque sabe que no podrá criar a ese futuro niño debe poder hacerlo. Esto va a traer consecuencias muy graves de infelicidad. Aquí huele a dictadura rancia.

No Sr. Witness, lo que usted dice es un error y se basa en otros errores. Primero porque pretende colocar la taxonomía en el objeto, en vez de lo contrario, una sutileza argumentativa un tanto pintoresca. La entidad por nacer es clasificable como ser humano a partir de sus características como tal, que pueden ser amplias en el caso de un sujeto en desarrollo, pero no tan absolutas como que una bellota sea equiparable a un roble. Un feto no es clasificado directamente como Homo Sapiens, es clasificado como “feto de Homo Sapiens”, sencillamente por no poder considerado de forma absoluta como un individuo del mismo. La naturaleza completa del ser humano se constituye tras el parto, no tras la fecundación; son las acciones que culminan con la separación de un conjunto de órganos y tejidos del cuerpo de un ser independiente en desarrollo las que determinan la clasificación humana sujeta a derecho. Las características genéticas son condiciones necesarias, pero no suficientes para la constitución del ser humano, lo que causa que un dedo no sea un individuo o un cerebelo suelto no lo sea tampoco. Segundo, porque el hecho objetivo de un encaje fisiológico de tejidos en formación no determina en absoluto la asunción de individuo en el sentido epigenético. Puede que sea una pista, pero no lo determina. De otra forma, un trozo de piel criado en una cápsula de Petri podría ser considerado humano, establecido por identidad. El error, en todo caso, es de percepción y de interpretación de la misma: como mecanismo adaptativo, el ser humano adulto elabora una afectividad psicológica previa hacia el no nacido, pero la presencia de este fenómeno, que conduce a atribuir un significado emocional al feto por parte del individuo, y que prepara para los cuidados tras el parto, no otorga al sujeto no nacido ninguna característica de sujeto de derecho, del mismo modo que no por estar emocionalmente ligado a un familiar recién fallecido, el finado permanece con los derechos de un vivo. Usted y otros de su parecer se ocultan en la zona gris de la emoción psicológica (valga la expresión) para considerar que eso ya otorga criterio racional y científico para asimilar al no nacido al individuo completo, pero es un ilusión, un asunto de interpretación de los propios sentimientos, un pretender que lo que se desea o se piensa aparece como realidad inmediata , y además completa para la toma de decisiones de carácter normativo al resto de ciudadanos. La asimilación de sujetos no nacidos a sujetos nacidos como objetos y sujetos de derecho equivalentes es, no solo arbitraria, sino contraria a la razón. Si se oponen al aborto, adelante, traten de convencer a todas las personas en situación de que la postura que ustedes defienden es mejor, pero no la impongan a la fuerza ni traten de añadir un extra de dolor y miedo a quien aborta, que ya su situación es bastante dura. Lo contrario es una crueldad innecesaria.

Don Jorge:
En parte, a su comentario ya ha respondido anteriormente un servidor en otro post. La diferencia entre el ser humano y la persona es que ésta es un ser humano dotado de consciencia. El establecimiento de predicados psicológicos no puede ser acometido ni siquiera en aquel momento en que los proabortitas colocan arbitrariamente las fronteras de la humanidad. Un chimpancé tiene la mentalidad de un niño de dos años; sin embargo, nadie diría que se trata de un ser humano. Si la existencia de cierto grado de consciencia no es definitorio de la humanidad, entonces la realidad que funda esta cualidad ha de ser anterior y mucho más concreta, propia del individuo y de la especie de la que todos formamos parte. No se trata, por tanto, de que el cerebro funcione de una u otra manera, ni de cuándo lo haga, sino de que la función cerebral que nos caracteriza está asociada a la base material por la que se constituye como tal singularidad humana: la información genética que permite la ubicación del ser humano dentro del ámbito de la naturaleza y, al cabo, dentro de la sociedad que en ella se inscribe; esa cualidad humana que queda establecida en el momento de la fecundación. Lo que la ciencia nos dice es que somos parte de nuestra especie biológica desde el momento de la concepción y no después. No se trata de algo que pueda ser interpretado de una forma u otra; como dije, es algo que la propia fisiología humana producto de la evolución reconoce por sí misma, independientemente de su opinión de ud., o de la mía. La fuerza de este argumento es que no depende de una interpretación ad hoc; es constatable y verificable y no fruto de una idealización más o menos interesada.

Es tradicional que en Navidad y para el Año Nuevo formulemos deseos, pues mi deseo de todo corazón es, que el PP desaparezca de la faz de la tierra, ojalá se cumpla, aparte de recuperar mi felicidad, recuperaremos la marca España que nos merecemos.
Saludos y Feliz Navidad. Félix.

Para Publicado por: Witness | 23/12/2013 14:04:15
.
Entrar en 'argumentaciones' como las suyas, Witness, es lo mismo que rezar un rosario o hacerse una paja... Bueno, no, al menos hacerse una paja constituye un acto de saludable catársis. Quienes se prestan a discutir asuntos de esta naturaleza con ustedes tienen la batalla perdida; ustedes son piedra de la misma naturaleza que aquellas con las que edificaron el Vaticano, los palacios, los castillos, los bancos, las bolsas, las fortificaciones, las murallas, las leyes contra la humanidad, las fronteras, etc., de cuantos viven a cuerpo de rey a costa de los demás, aparcados el entendimiento, las luces de la razón, la sabiduría, la humanidad y hasta el amor a los hermanos. Las palabras de todos ustedes son las de un ventrílocuo de feria expectante de favores, sonrisas complacientes, palmaditas y monedas, lo que les echen quienes se erigieron en amos por la fuerza, en casos como el suyo incluso en amos de sus mentes y de su corazón. Y bien satisfechos ustedes.
.
Personalmente, ni de broma les entraría a ese juego; así que, siga intentándolo, pero ni sueñe con convencer a nadie medianamente sano y normal, hace tiempo que hemos remontado las canciones y los bailes cínicos e hipócritas, los aquelarres de sus tribus.
.
Para las personas, aún capaces de pensar y de sentir, pese a tanto, en un país tomado por una banda de extraterrestres bendecidos por la secta católica -siempre bendijo lo que bien le vino-, lo mejor de lo mejor que encontré acerca del asunto en el espacio virtual. Que ustedes lo disfruten:
.
«Recupero hoy un texto anterior. Porque no había día mejor o, mucho más exactamente dicho, peor, para ello.
.
El día en el que el estado laico y aconfesional, según reza en su frontispicio, firma un nuevo Concordato, de facto, con la iglesia católica y con los autoproclamados propietarios y administradores, también de facto, del sexo femenino, pues no otro nombre ni pretensión cabe podérseles atribuir.
.
Visiten nuestro nuevo siglo XIX, podría ser el subtítulo de la ominosa producción, que no, no es una comedia, por desgracia, pero como sí parece por lo inverosímil. Siéntanse como en la vida real de entonces, podría seguir el reclamo o, por mantenernos dentro de su mismo espíritu de modernización y progreso, como en un experimento de realidad aumentada.
.
Carta abierta, pues, a mis compañeras de especie, de uno que discrepa de las pretensiones de sus, hoy de nuevo, amos legales, dueños y propietarios de los frutos de su vientre, Jesús.
.
.
Muy señora y muy apreciada amiga mía:
.
Hoy tiene usted un importante trabajo por hacer, por su propio bien.
.
Tome usted dos agujas de punto o de ganchillo, una aspiradora de pilas e introduzca todo ello en su bolso.
.
Diríjase al alma mater del futuro ministro, el ministerio.
.
Póngase ante sus puertas. Ábralas con decisión y de par en par, son flexibles.
.
Entre sin miedo. El vestíbulo es cálido, oscuro y húmedo, bastante alargado.
.
Verá al punto dos escaleras vagamente helicoidales, a izquierda y a derecha. Tome la de la derecha. Es estrecha, larga, sinuosa y empinada.
.
Terminará frente a una salita de formas vagamente esferoidales, lo que podrá comprobar por la forma exterior de la pared. Fuerce la cerradura de su puerta con una de sus agujas de punto. Son estas un instrumento multiuso. Y como las hoces y las guadañas de nuestro tatarabuelos, también pueden servir para el menester de ejercer el libro albedrío, venido el caso de verse obligadas a ello. Déjela allí atravesada.
.
Pase adentro. Verá una habitación pequeña, silenciosa, caliente y confortable. En su centro observará un sillón gestatorio.
.
El ministro en incubación es un pequeño esferoide rojizo y de aspecto trivial. Lo encontrará adherido con gran firmeza al terciopelo del asiento. Esta es una característica invariable de su especie.
.
Tome la segunda aguja de punto y pinche la forma. Verá cómo salen de ella decrétulos, ordénulas y mandátulos aún a medio preformar. Aguante el asco por la vista de estos monstruos y aberraciones, a los que ya Goya llamara sueños de la razón, abominables incluso antes de habitar cualquier futuro caletre. Venza su repugnancia y píselos con energía.
.
Y tampoco titubee, no se agobie: en esta fase, el zigoto o ya feto del futuro propietario de sus ovarios de usted no tiene todavía uso de sinrazón, no ha aprendido a concatenar desordenamente, a concluir de antecedentes que no se siguen, a mezclar churras con merinas, a besar, genuflexo, anillos episcopales, a mandar esbirros a su casa si no pare usted a su mandato, a firmar sanciones y requisitorias y ni siquiera a empezar a jugar con liberticidios, tan propios de la infancia, en particular los de la infancia democrática.
.
Quítese también de la cabeza esa fábula de que, sin embargo, ya está impregnado del élan vital de la sacra estatalidad. Es propaganda de parte. Y ni siquiera está aforado todavía el mandocantano.
.
Saque el aspirador del bolso. Acciónelo y aspire con cuidado hasta dejar impoluto el suave terciopelo del sillón. Guarde de nuevo la aguja y el aspirador. Salga de la habitación. Recupere la segunda aguja de la cerradura. Guárdela igualmente, podría necesitar más veces sus instrumentos.
.
Cierre la puerta y deshaga el camino andado. Salga a la calle y a las luces de la razón.
.
Diríjase de seguido a la sede de la firma Constitución, Derechos & Asociados y presente la factura por su trabajo. Si pusieran dificultades para su pago, hágase acompañar de algunos millones de personas. Esto agiliza los trámites de forma invariable.
.
Cóbrela y no omita ingresar el impuesto que esta devenga en una sucursal cualquiera de la acreditada comercial Del César & Del César. Cuenta con oficinas en todas partes.
.
De esta manera pagará la tasa para ejercer sus derechos y reclamarlos, este como tantos otros, esos mismos que ha demostrado usted exigir, saber ejercer y conservar.
.
Disfrute de su recuperada libertad».
.
http://albertocaffarattoblog.blogspot.com.es/2013/12/carta-abierta-instrucciones-para.html

La España de Fray Emilio Bocanegra, 400 años atrás, quieren recuperar según ellos, aquella España donde en su imperio no se ponía el sol, a diferencia de que aquel oro que espoliaban a los indios americanos en guerras religiosas, robando a familias primogénitos para sacrificio de las mismas. Hoy, el sudor de los tatatatataprimogénirtos se lo llevan (Blesa y compañia) a tierra de comanches.

Witness:
La ciencia es un método gracias al cual puede usted vivir como vive, y puede publicar este comentario desde su casa, entre otras muchas cosas. Gracias a ella no estamos en la edad media. La ciencia se basa en hechos, comprobables. Lo que usted opine "piense" o razone" importa poco o mas bien nada. Y sobretodo los demás no tenemos bajo ningún concepto que lidiar con las consecuencias de lo que usted opine. No no los puede imponer no hay derecho, es una injusticia inhumana.

La ciencia dice que "En las etapas iniciales del desarrollo embrionario (antes de las 12 semanas), cuando aún no se ha constituido el sistema nervioso, el embrión no es una persona. Es solo un puñado de células humanas que están embarcadas en un proceso de desarrollo; puñado que no sabe de su existencia, no tiene conciencia de sí mismo, no piensa, no quiere, no tiene planes, ni siente nada". Un puñado de células, como un dedo, o las que usted pierde todos los días de su piel, por ejemplo Si usted pierde un dedo deja de ser usted?. Le amputan el "alma". El "alma", por llamarlo de alguna manera, la conciencia, necesita un sustrato biológico. También el dolor y el placer.

"Lo que hace que demos un valor especialmente importante a un ser humano es que le podamos atribuir una gama de predicados psicológicos que tienen que ver con la conciencia. Esto sólo se da después de que ha aparecido el sustrato biológico que posibilita estas propiedades, es decir, el sistema nervioso central, y más específicamente la corteza cerebral. Como afirma el neurobiólogo mexicano Ricardo Tapia: “hasta las semanas 12-13 no hay aún corteza cerebral, sino apenas la llamada placa cortical que le dará origen (...) el feto humano es incapaz de tener sensaciones conscientes y por tanto de experimentar dolor antes de la semana 22-24”".

Si cree que la ciencia se puede equivocar, no es exacta... Bien pues habrá que preguntarse que tal 16 semanas en vez de 22, u 8 en vez de 12 por ejemplo, por estar completamente seguro, sin atisbo de error. Pero no nos imponga las nefastas consecuencias de sus creencias, que son eso, creencias, y suyas, no las de todos.

Por favor, no intente someter a la ciencia en base a sus creencias u opiniones, que las consecuencias las pagamos todos, no usted. Es libre de hacer usted en su caso lo que le parezca.

Don Severian:
No, Sr. mío, lo que digo es que el ser humano tiene una realidad concreta, existencial, que se constituye con la fecundación. En ese momento, el ser humano queda establecido como miembro de nuestra especie porque es reconocido como tal por ese nicho de la evolución que es el endometrio femenino; la fisiología humana que comporta ese proceso de reconocimiento resulta un hecho objetivo y no opinable. El embrión constituye una base biológica fundada en la identidad de especie y de individuo, que se integra en una cadena ininterrumpida de acontecimientos que van desde el cigoto hasta el organismo decrépito.
Una cosa es afirmar que sea un ser humano y otra que sea una persona; para esto último, es necesario que se adquieran los componentes psicológicos de la personalidad, pero éstos no surgen de la nada sino de la misma constitución genética del ser humano. No somos seres humanos porque tengamos cerebro y sensibilidad sino que tenemos el cerebro y la sensibilidad característicos de nuestra especie porque somos seres humanos.
Don Rafael y don Manuel:
Muy bien, adelante; estoy esperando la refutación de la argumentación que planteo. La simple descalificación que uds. hacen no demuestra otra cosa que su incapacidad para articular una línea de pensamiento coherente.
Don Pajas:
Al contrario; porque se está eliminando a una realidad concreta, que ya existe materialmente en el tiempo con unas características determinadas, es por lo que la argumentación que un servidor plantea no es bizantina sino estrictamente racional. No estamos hablando ni de almas, ni de consciencias psíquicas, ni de otro tiempo que no sea el momento preciso en que se perpetra el homicidio prenatal. Es precisamente el hecho de que haya tanta desinformación sobre este asunto, tantos prejuicios ideológicos y tantos intereses espurios dispuestos a manipular las evidencias más elementales lo que impide ir más allá en la calificación del comportamiento de quienes puedan creer de buena fe,erróneamente, que el aborto no acaba con una vida humana indefensa, tan indefensa como pueda estar en cualquier otro instante del desarrollo temprano del individuo.
Don José Luis:
¿Dónde ha puesto un servidor a Dios por referente?:¿dónde ha hecho un servidor mención del pecado?;¿dónde ha mencionado el alma? No está ud. contestando, como tantos otros "progresistas", sino a sus propios prejuicios.

OPUS amasan pasta y meten las narices donde no deben

Después de la bajada de los salarios más bajos, después de la subida de impuestos, taxas, ivas, electricidad, agua, después de hacer pagar los medicamentos a los más pobres, después de cancelar cualquier ayuda a la natalidad y la ayuda a la dependencia, esta ley es un atentado más contra esas familias que dicen defender, es una ley injusta que intenta que los más pobres, los más desfavorecidos se hundan todavía más, es un intento más de manipular la vida de los demás, de crear tantos obstáculos para que las personas no se puedan defender. Somos el hazmerreir de Europa eso esta claro.

No se esfuerce Iñaki ¿que le importa a estos integristas retrógrados de cerrado y sacristía la Marca España? El aborto es pecado y punto, eso es todo. Y sí, hipocresía y falsedad, porque ya no pueden esgrimir este argumento deleznable y risible, puesto que la sociedad ya no lo admite, y tienen que disfrazarlo y ocultarlo bajo la parafernalia de falsarios derechos de humanidad, que anteponen y dan preeminencia a una entelequia sobre una persona, para así poder destruir más facilmente los auténticos Derechos de los seres Humanos, que ellos ignoran y desprecian. Eso es todo.

Son curiosas las conclusiones a las que llega Witness; acaba tachando de reaccionaria a la izquierda. Habla en su argumentario de "ayuda postnatal" incluso. Bueno, si eso es lo que piensa el PP ¿por qué montó aquel escándalo cuando el gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero aprobó el "Cheque bebé"? Era una ayuda destinada sobre todo a aquellas familias que decidían abortar por problemas económicos aún deseando esa maternidad. Y la liaron parda, con gritos en el Parlamento, insultos, descalificaciones; recorrieron todas las tertulias de la TDT-party vociferando e injuriando... Sacaron el repertorio completoy no pararon hasta la derogación de la medida.

Ahora el PP obliga a culminar el proceso de gestación pero no contrapone ayuda alguna, obliga a gestar fetos con malformaciones graves pero se carga las ayudas por dependencia y no permite abortar a una mujer si no es mediante la presentación de dos certificados médicos que acrediten que la maternidad le produce una "enfermedad mental"; con lo grave que es esto último a la hora de obtener la custodia en caso de divorcio.

Esta actitud que muestra Witness se llama fariseísmo, el mismo que muestra el Partido Popular en cada uno de sus actos de gobierno. Porque es de la secta de los Fariseos de la que estamos hablando siempre que nos referimos a la Iglesia Católica. Y, de esta forma, la cúpula del OPUS se convierte en los descendientes directos de los mercaderes que Cristo expulsó del Templo.

Max Pradera nos regaló ayer, en Twitter, un pensamiento con mucho peso:

"Un embrión llegará a convertirse en persona igual que yo llegaré a ser un cadaver. Eso no lo convierte en un niño ni a mí en un muerto".

Y tiene razón.

Si estudiamos la historia del catolicismo con espíritu neutral, veremos que su Dios es uno de los más sanguinarios que han existido. Según sus adeptos, y sus libros, todo eran castigos divinos, holocaustos de infieles, destrucciones masivas, sacrificios en la hoguera. En el siglo XVI, por ejemplo, en la Piazza Nabonna se cocía a fuego lento en una mezcla de aceite y trementina a los herejes. Dios iluminaba al patriarca de turno y este arrasaba Jericó, o Él mismo se encargaba de destruir Sodoma y Gomorra con su Ira divina, o enviaba un diluvio que acababa con todos los habitantes de la tierra salvo con Noe y su familia. Esta es la base de su religión. El pensamiento de Cristo no se halla presente en uno solo de sus dogmas:

"Dadme un solo dogma justo y me uniré a ellos".

Pues son estos, que hasta finales del siglo XIX estuvieron realizando autos de fe en las plazas públicas, los que hoy nos intentan imponer su moral obviando su doble rasero. Tan católicos y creyentes como son, se olvidan siempre de los mismos Mandamientos:

7º.- No hurtarás.
8º.- No dirás falso testimonio ni mentirás.
9º.- No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10º.- No codiciarás los bienes ajenos.

Y, por supuesto, de las Bienaventuranzas ni hablamos; hace tiempo que olvidaron el sermón de la Montaña, uno de los mejores mítines de la Historia. Eso sí, de los pecados capitales no dejan uno solo por perpetrar. Pero con un "Yo pecador" y varios golpes de pecho asunto concluido y a otra cosa mariposa, que ya me confesaré el domingo que viene y obtendré, de nuevo, el perdón a mis fechorías.

Y la mujer a dictado del varón y a su servicio, como lo manda la Santa Madre Iglesia. Nos olvidamos siempre que el tronco del que parten las dos principales religiones es el Padre Abraham. Y, con palabras distintas, en lo tocante a la mujer las dos dictan exactamente lo mismo: en casa y la pata quebrada.

¡Dios suyo, qué largo se me está haciendo el franquismo!

Y así nos va.

Witness, pues a mí me parece que lo que precisamente propones es una entelequia en sentido estricto, pues no dices más que que la esencia del ser es el llegar a ser. Un conjunto de células con toda su plena información de cómo desplegarse y duplicarse para convertirse en un ser acabado es ya de suyo el propio ser acabado por cuanto tiene esa potencialidad. Lo quieras o no, estás haciendo un supuesto acerca de en qué consiste un ser humano o un ser en general, supuesto que queda, por propia definición, fuera de la propia experiencia física.
De alguna forma hemos de poder preguntarnos por el ser del ser humano a través de conceptos y enunciados. Por ejemplo, hay otra corriente que define el ser humano por sus capacidades intelectivas, por el desarrollo o conservación del cerebro.
No es que tu argumento carezca de coherencia interna, es que carece de honestidad al no reconocer el carácter arbitrario de los supuestos de partida. Y sospecho que toda esa terminología científica que tan hábilmente empleas no sirve más que para tratar de ocultar con capas de léxico especializado tu verdadero punto de partida: el carácter divino de la concepción.

"Un embrión llegará a ser humano lo mismo que yo llegaré a cadaver. Eso no lo convierte en un niño ni a mi en un muerto". Lo leí ayer en Twitter, de Max Pradera. Reconozco que es un tema complejo, tanto que la decisión, acertada o no, creo que corresponde a la madre, y en mucha menor medida, al padre. Fuera de ese ámbito me parece bochornoso un tutelaje gubernamental, social o religioso en una esfera que gira entre lo íntimo y lo privado, pero nunca en lo público. Dejad a cada una decidir qué es lo mejor para ella misma. En mi forma de verlo, un feto, dentro de una mujer, es parte de esa mujer, fuera de él no sobreviviría; son uno). En estos temas creo que es mejor no obligar a nada; la que no quiera abortar que no lo haga, y la que sí, que disponga de todas las garantías médicas y sociales necesarias para cumplir su voluntad.

Repelux | 23/12/2013 11:56:21. Pero no ves que ellos también tienen que velar por nuestra moral porque somos unos zafios, incivilizados e incapaces? Lo hacen por nuestro bien.

¿Cómo podíamos imaginar que la mayoría absoluta, la utilizarían para el retroceso de la sociedad, de una forma tan mezquina y radical?, En la actual marca España, se refleja lo más rancio, retrógrado, e hipócrita, de unos gobernantes autoritarios y prepotentes.

La "Marca España" avanza magnifícamente: en lo social ya estamos a la altura de Bulgaria; en lo económico a la de Estonia;en las libertades estamos entrando en la órbita rusa y en los derechos de la mujer con Polonia. Todos estos países como sabemos de gran tradición democrática, donde los derechos individuales y políticos brillan por su ausencia.

Un argumento interesante de verdad. No lo había pensado. Pero me gustaría aportar un par de detalles respecto a los ultracatólicos y a los pro vida. ¿Por qué se preocupan de las pérdidas de no nacidos por el aborto y no están en la calle dando guerra por las muertes de niños por hambre o pobreza, o por la muerte de gente en las calles por el frío?
Hasta que España no se sacuda las pulgas (y la caspa) de este rebaño de "enfermos morales" no será un país libre de verdad... Lástima Gallardón. Parecía inteligente.
http://jesarribas.blogspot.com.es

Manolo Tolosa - "Rajoy y Mas en secreto " etc. Estamos hablando aquí sobre un asunto de vida y muerte. Dejemos al lado los sectarismos de cada uno, por favor.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal