28 ene 2014

Marea blanca

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 41 Comentarios

A E.C.
Por supuesto que no se debe bajar la guardia, ni en Sanidad ni en ningún otro campo. Pero indudablemente la victoria de ayer debe dar fuerzas y ánimo a la sociedad civil para seguir luchando en defensa de sus derechos y del estado de bienestar.
Hay que seguir presentando batalla, por ejemplo, en el sector educativo. La enseñanza pública española ha sufrido muchos reveses a lo largo de estos últimos tres años, desde que la consejería de educación de la Comunidad de Madrid (con Lucía Figar a la cabeza) comenzase a practicar severos recortes económicos en el sistema de colegios e institutos públicos madrileños. Y esto ocurría en 2010/11, antes de la victoria del PP en las generales de nov-11. A la escuela pública, no sólo se le han detraído recursos y capacidad económica, sino que se la ha denigrado y envilecido desde el poder, dentro de una intolerable política de apoyo a la educación privada y religiosa. Se les han visto descaradamente sus intenciones, y es absolutamente preciso recuperar el prestigio, la dignidad y la capacidad de la enseñanza pública de España, pilar básico de una democracia que se respete a sí misma y mire de verdad por el futuro de la sociedad.

Se culpa de la mala gestión a los funcionarios cuando los grandes gestores de casi todas las entidades son cargos de libre designación. Que no nos engañen, es su responsabilidad y no la nuestra.

Qué razón tiene Casas Viejas, cuando nos advierte del peligro que se contrae al creer que se ha doblegado, en alguna manera, a esa ideología neoliberal representada por Gonzalez y Lasquetty. Una batalla importantísima para la sanidad española no deja de ser un pequeño tropiezo para los negocios neoliberales, que aunque nos sirva de ejemplo sobre que la lucha es útil para algo, puede hacernos perder la tensión: las pensiones, la educación, los servicios sociales, los servicios de seguridad ciudadana...cualquier cosa que se pueda transformar en beneficios es un objetivo para los acumuladores.


No es una cuestión, contra lo que algunos opinan, de eficacia privada frente a deficiencia pública por resolver en sanidad, como he leído esta mañana después que fracasada la tentativa del laboratorio madrileño de privatización del sector; que lo intentó a pesar de hacer demostrado precisamente lo público que, con menos gasto que cualquiera de Europa y menos personal, su calidad y sus resultados eran los mejores. Paree que, para algunos no.


En cualquier caso bajar la guardia cuando las hienas buscan despojos es peligroso. El envite que le han dado a la sanidad, la reducción de personal, eliminación de experiencia, reducción de servicios y precarización de medios, les facilita a los amigos de los de la puerta giratoria el negocio. A veces no es cuestión de ofertar mejor servicio sino de debilitar lo que para ellos es la competencia.


Lo que deberíamos aprender no es que nos estemos enfrentando formas nuevas de hacer que influyen en las nuestras, sino al intento sistemático de hacer desaparecer cualquier otra que no esté representada por poder y dinero. Una que pretende cambiar el modelo social reduciéndolo a nuevas formas de esclavitud, -muchos en la miseria trabajando para unos pocos en la opulencia. La nueva presentación del capitalismo en su evolución tardía, del colonialismo a la “financiarización”: de las colonias dejaron los restos territoriales esquilmados, de la globalización prometen no dejar ni la identidad.

Si que nos ha quedado claro a la gente corriente nuestra responsabilidad y nuestro sentido de ciudadanos y de ciudadanas conscientes.
Y que nuestros gobernantes aun votados en democracia han de estar vigilados.
Porque si los dejamos hacer lo que quieran con el patrimonio social, está visto que prefieren malgastar a rentabilizar lo que tenemos.
Y antes que mirar por el ahorro y el patrimonio social de todos, prefieran privatizar los servicios comunes pagados con el dinero público.
Derivando la tutela de lo público a manos privadas, sin el control de la gestión por quienes debieran.
Los cargos elegidos en las elecciones.
En votación pública.
Lo chocante, es que la ciudadanía ha de salir en bloque para frenar a nuestros cargos electos.
Que es la ciudadanía quienes han de defender lo suyo ante abuso de políticos y partidos que una vez ostentan el poder se consideran libres para hacer y decidir con el patrimonio social.
Es el cambio de época.
La conciencia de la gente en defender lo suyo, ante los gestores transitorios de la política.

Ayer se ganó una importante batalla contra el afán privatizador que inspira la acción del gobierno madrileño de Ignacio González y, por extensión, de todos los demás equipos de gobierno dirigidos por el PP, incluido claro está el de Mariano Rajoy. Hay motivos de sobra para felicitarnos, y al fin se demuestra que la protesta ciudadana continuada, basada en criterios justos y razonables, es sumamente útil.
Yo acostumbro a hacerme las siguientes reflexiones. ¿Son realmente demócratas quienes, desde el poder público para el que han sido elegidos, promueven la privatización de servicios que hasta el momento eran asumidos por la administración del Estado? En primer lugar, si se privatiza algo es porque genera –o es capaz de generar- un beneficio económico, ¿no es así? Entonces, ¿por qué cederlo a la iniciativa privada y sustraerlo al patrimonio común, empobreciendo a éste último? Y, en segundo lugar, cuando el gobernante de turno, sea ministro, consejero o presidente de una comunidad autónoma, argumenta que la gestión privada “es más eficiente” que la pública (lo que no deja de ser una falacia), ¿no está reconociendo a voces su propia incapacidad para administrar correctamente un servicio que le ha sido confiado mediante los votos de los ciudadanos?
Un saludo a todos, y mi más sincera enhorabuena a los profesionales de la sanidad pública madrileña, y también a toda la sociedad civil de esta región.

BRAVO ! aux Résistants de la Santé Publique de la communeauté de Madrid !

"Nous recherchons des leaders qui comprennent que donner plus de pouvoir aux citoyens est dans l'intérêt de tous."
- Clinton -

GRAN DIA ESTE PARA LA DEMOCRACIA. HONOR PARA GAMONAL Y PARA LA MAREA BLANCA Y NEFASTO PARA LOS QUE ENTIENDEN LA POLITICA COMO EL MODO DE EJERCITAR EL PODER QUE EL PUEBLO LES HA DADO LEGISLANDO EN CONTRA DE ESE PUEBLO Y PARA BENEFICIO DE UNA MINORIA. ES POSIBLE QUE SECTORES DE ESTE PUEBLO, CANSADO Y AGOBIADO POR LA DUREZA DE LOS TIEMPOS QUE CORREN PAREZCAN ADORMILADOS, PERO NO JUEGUEN CON ESO PORQUE TODO TIENE UN LIMITE Y ESTE DERECHA DURA LO ESTA SOBREPASANDO.

Estamos ante un cambio de paradigma en las sociedades complejas: los ciudadanos autoorganizados en reivindicaciones concretas vencen......el 15 de mayo de 2011 nace un nuevo sujeto social.....se transforma y transmuta, adopta multitud de "formas": las PAH, las MAREAS, los PREFERENTISTAS.....El sujeto crece y se desarrolla, adopta nuevas formas....transforma la realidad desde la organización.....se hace adulto y conforma mayorias sociales desde la REDES, LA CALLES Y LAS URNAS.
El futuro está por escribir: Marea Violeta, Marea Anti-mordaza, 22M, Elecciones Europeas.....estamos ante una auténtica REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA de los ciudadanos libres, en defensa de los bienes comunes........Edgar Morin lo teorizó, creó el paradigma de las sociedades complejas, y España lo esta demostrando mediante la praxis.....El 22M, en Madrid , se hará visible el nuevo sujeto de transformación social; los nuevos desposeídos: precarios, parados, asalariados, clases medias empobrecidas......SUMANDO.....PODEMOS.

Como bien dice Luis en otro comentario, tanto lo público como lo privado se puede montar bien.
Les dejo, sin embargo, un artículo que defiende lo público. Pinchen mi nombre si les apetece leer sobre las ventajas que tendría nacionalizar las eléctricas.

Hay que continuar saliendo a la calle..
Debemos de defender La EDUCACION, Las PENSIONES, El TRABAJO y
Condenar La CORRUPCION, El NEPOTISMO, pero lo más IMPORTANTE la FALTA DE DEMOCRACIA

Pues claro que hay que arreglar goteras en la sanidad pública. Pero por buenos gestores y no por ladrones. Y esto es lo que se ha dicho en las mareas. Que esto no se negocia, no es un negocio para peperos y similares, se les ha visto mucho el plumero y el pedigree de la parentela y por ahí no pasamos.

Que el plan de privatización del PP en Madrid fuera un disparate no significa que no sea posible gestionar bien la sanidad bajo un modelo privado. Ni tampoco que el modelo público pueda ser muy eficiente.Tendríamos que debatir sobre el modelo sanitario con menos prejuicios. El sistema que tenemos tiene, como todo, cosas manifiestamente mejorables. Habría que revisarlo y abordar los cambios necesarios. El problema es que los responsables políticos no le dedican el tiempo y el esfuerzo que se requeriría para hacerlo bien. Este artículo es interesante: http://www.otraspoliticas.com/politica/%c2%bfsanidad-publica-o-privada

Si se puede. ¿En qué estábamos pensando? ¿Qué se está cocinando? ¿El guiso se llama negocios del Sareb? ¿Privatizaciones? No lo sé, pero sospecho que no podemos leerlo en portada, acaso oculto en letra pequeña. Un hueso que roer mientras se cocina lo importante. Pero parece que las mareas vienen empujando. http://www.elsenorgordo.com/2014/01/cuando-todo-sucedio-en-que-estabamos.html

¡Ya era hora!, el pueblo tiene voz y avisa a los navegantes, que su poder democrático está vigente.

El poder del PUEBLO es mayor que el poder de los gobiernos. Gamonal, Cospedal y ls Sanidad Publica lo demustran. Saliendo a la calle se gana, la APATIA nos MATA!.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal