23 ene 2014

Nuestro Kapuściński

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 21 Comentarios

A veces uno piensa que la incapacidad que muestran algunos comentarios se produce en un proceso de alienación que limita el espíritu crítico a la nada. Otras veces se hace evidente que no solo es un problema de alienación sino de delirio: en algún punto, la fe incondicional en el amo ha dado paso a la voz interna del Otro, exigiendo el cumplimiento una misión, -la que se lee a primera vista.


El que mejor explica el primer caso es Étienne de La Boétie y su discurso sobre la servidumbre voluntaria, recomendable para entender con cierta consistencia la actitud de los sujetos que son incapaces de distinguir la distancia entre sumisión y libertad. En el otro terreno sin estar en la locura, algunos, exceden los límites de la normalidad y sus argumentos son pura enunciación -el enunciado, incoherente, no pretende justificar nada sino, exclusivamente, derramar su sus propias emociones. Una construcción que, según la psicología moderna se realiza sobre la base del razonamiento motivado: el intento de justificar el deseo por encima de cualquier razón.


Contra la diferencia de opinión se suele luchar con argumentos. Si se piensa que alguien está equivocado más acá del cinismo, aunque sus intereses lo arrastren, las razones suelen la formula. Pero hay un nivel en el que estas no sirven, por qué los sujetos están en otro mundo y ni siquiera, por diferentes motivos, les interesa entrar en el real: pedirle a uno de esos 20 millonarios que posee tanto como el 20% de los españoles se obligue a evitar la esquizofrenia que hay en que una familia viva con un salario de 600 €, está fuera de lugar (no es su mundo), lo mismo que una estructura mental que no ve la realidad, por más que la mira, no pueda hacer nada con ella.

LA ECONOMÍA ESPAÑOLA EMPIEZA A REMONTAR
.
…El PSOE está que trina desde que se han publicado los últimos datos de la EPA. Unos datos que marcan ya un cambio de tendencia en nuestro país, frente a la nefasta etapa heredada del gobierno Zapatero. Por ejemplo, el número de parados en España sigue siendo alto (más de 5 millones), con una tasa del 26%, al cierre del 4º trimestre de 2013; pero se ha reducido el nº de desempleados en 69.000 personas y eso en sólo 1 año (8.400 personas en el último trimestre). Estos datos refrendan lo acertado de las políticas económicas del gobierno de Mariano Rajoy, incluida la última reforma laboral.
.
…Según la EPA, el desempleo sigue azotando con mayor virulencia a las mujeres, aunque hay todavía más hombres en paro. Y 2 datos interesantes: desciende el número de hogares con todos sus miembros sin trabajo, los contratos temporales, así como el número de menores de 25 años sin expetativa laboral. Sin duda, y no nos engañemos, España ha perdido este año un total de 198.900 empleos; pero es la 1ª vez que se reduce el paro de forma anual desde el 2º trimestre de 2007, lo cual nos sitúa antes de la crisis, cuando aún nos hallábamos en plena etapa de la “wonderful life” Zapateril y de las bonitas leyes civiles.
.
…Más datos publicados este jueves. Durante el 2013, el paro bajó en todos los sectores (Servicios, Construcción, Industria y Agricultura), siendo el País Vasco donde se mantiene la tasa de desempleo más baja de toda España y Andalucía la más alta –no sólo de nuestro país sino también de Europa– con un porcentaje del 36,32%. Y eso pese a los 16.000 millones de euros que el gobierno de la Junta de Andalucía recibió el año pasado del gobierno central. Aún así la presidenta del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz, continúa sin emprender las políticas activas de empleo prometidas cuando llegó al gobierno de la Junta en septiembre de 2013.
.
…En definitiva, la economía española empieza a remontar para desgracia del avispero socialista.

Como en toda manifestación de la vida en la profesión periodistica nos encontramos la cal y la arena, la profesionalidad y el oportunismo. Honor para periodistas como Leguineche y como Gabilondo que, sencillamente fueron y son honestos con su deber y, por qué no, el mayor de los desprecios para aquellos que les ciega su ideología y solo son correa de transmisión del pensamiento único. De esos también tenemos ejemplos abundantes hoy en día.

La profesionalidad es necesaria, pero no suficiente para llegar al nivel del que hablamos. Es un diferencial, un valor añadido, que solo pueden aportar ciertas personas. Quizá tenga mucho que ver con la personalidad y la calidad de la ética personal, de sus axiomas básicos.

El comentarista crónicas de guerra un soldado sin fusil héroe de la información el recuerdo por todos los que cayeron en el campo de batalla, mis respetos y condolencia por el señor Manu Leguineche.y aquellos otros

En mi anterior comentario he tenido el error de no poner la palabra (solo), disculpen.

Como ocurre en esos casos, es una lástima que se vaya gente de esa naturaleza, pero hay más personajes vivos como Vd., Iñaki Gabilondo, pero, ¿qué nos pasa?, ¿nos acordamos de los personajes SOLO cuando se mueren?, y de los vivos qué, ¿?hay que reconocerlos cuando se mueran?, pues no, aprovecho esta ocasión para reconocer personalmente al Sr. Iñaki Gabilondo, como un referente de lo que tiene que ser el periodismo. Gracias Iñaki, sigue así.
Saludos… Félix.

Un gran tipo, un vasco que no se quedó en su terruño, que viajó con peligro por todo el mundo y que en sus últimos años escogió un pueblo perdido en la geografía española, un pueblo precioso, Brihuega, donde ha vivido feliz y querido por sus habitantes, lo que demuestra que la convivencia es posible entre todos los españoles. Ejemplo para toda esa gente empeñada en dividirnos

Apreciado Iñaki, sus ojos dicen mas, si cabe q las palabras de admiracion, respeto y cariño q Vd. le dedica a Manu Leguineche.
La fidelidad, asi entendida dice mucho de Vd.
Un saludo cordial desde la lejania.

Permitame q use este post para saludar a Pauline, siempre tan aguda y pertinente.
Vous êtes, Pauline, la conscience. Celle qui, avec peu de mots, cerne la portée des matières traitées.
Nul besoin de Coryphée, quand le soliste sort du lot et ses gazouillis nous éclairent...

De Manu Leguineche, apenas sé que fue un gran reportero de guerra, quizá porque pasé media vida fuera de España. Me pregunto, ya que he leído en varios diarios la pérdida que supone para el periodismo su desaparición, por qué los periodistas que lo alaban no siguen su huella y aplican aquellas experiencias suyas, sus enseñanzas, al campo de batalla que vuelve a ser España, a esta guerra -en absoluto una metáfora-, con sus dos bandos, el del gobierno frente a la ciudadanía, sus perseguidos, sus despojados, sus humillados, sus condenados a la miseria por generaciones, los sometidos a la crueldad de los que poseen las armas de destrucción, los caídos, etc.
.
Sé que es piadoso hablar bien los muertos, y de obligado cumplimiento, si fueron referentes humanos y/o en lo suyo, pero, escuchando no solo a la intervención de Iñaki, me pregunto: ¿no se podría estar en misa y repicando, caso de resultar imprescindible y aun acuciante, como resulta en este momento? Y es que China, por ejemplo, nos queda algo lejos, además de que no parece que el poder chino sea mucho más impresentable que el que tenemos en casa. Y digo China por poner un ejemplo, pero otro bien pudiera ser el eterno 'coqueteo' nacional y ancestral con Catalunya, junto con otros tan o más recurrentes, que olvida -o para olvidar- las responsabilidades y obligaciones más perentorias de un padre de familia, de un padre de la patria y, en especial en el caso que nos ocupa, las de sus cronistas.

Absolutamente de acuerdo en todo el homenaje a Manu Leguineche.
Gracias, Iñaki Gabiondo por expresarlo tan bien.

RIP

Como ocurre en esos casos, es una lástima que se vaya gente de esa naturaleza, pero hay más personajes vivos como Vd., Iñaki Gabilondo, pero, ¿qué nos pasa?, ¿nos acordamos de los personajes cuando se mueren?, y de los vivos qué, ¿?hay que reconocerlos cuando se mueran?, pues no, aprovecho esta ocasión para reconocer personalmente al Sr. Iñaki Gabilondo, como un referente de lo que tiene que ser el periodismo. Gracias Iñaki, sigue así.
Saludos… Félix.

No conozco al periodista, pero que en paz descanse. Sí conozco el trabajo de Iñaki estos últimos y por ello le tomo la palabra.
Les dejo un microcuento sobre los peligros de las ideologías. Pinchen en mi nombre si les apetece leer.

Excelente este homenaje al gran periodista que fue Leguineche. Gracias.

Les perdus, les absents, les morts que fait la vie,
Reparaissent en rêve avec leur voix amie.
- in memoriam -

(No encuentro motivos para modificar este contenido, desconozco las causas de su eliminación)


Pues hay un riesgo en todo esto y es que toda la ética y la profesionalidad que acompaña el reconocimiento de Leguineche, no sirva sino para todo lo contrario de aquello para lo tomó forma. Que llegado el momento mediante la reivindicación de un periodismo como el suyo –puesto que se reconoce su existencia en algún lugar- se encuentre el camino de evitar seguirlo, una especie sacrificio salvador.


He oído sobre su pasado profesional en todos los medios, de un lado y otro de la línea de su periodismo -si es que queda algo- y de su anverso negativo, todos reconociendo la gran labor profesional de este periodista y, desde fuera, sin conocerlo demasiado, lo que a uno le parece todo esto es una traición. En la manipulación de opinión, se puede hablar de la suciedad de los bajos fondos de un entorno, o de un país, y de su administración, si para el sujeto perceptor de mensaje, al final del relato, mediante un “particular” héroe-representación “del universal” se reivindica/niega la perversión contenida en el conjunto.


Esto no puede ser así, porque salvo minorías el periodismo hoy es todo lo contrario de lo que representa Leguineche y su figura, por tanto, debería, si se quiere ser consecuente con su trayectoria, de servir para lo contrario, como una especie de grito de Munch: el reconocimiento dramático de la realidad que nos rodea.

A uno le gustaría que los buenos referentes y los ejemplos ciertos, fueran perennes.
Por eso, a veces, se piensa que hay personas que no deberían morirse. Así ocurre cuando se hace evocación de personas así.

Publicado por: Quemiro | 22/01/2014 13:30:24


Aunque yo creo en la necesidad de denunciar las cosas abiertamente, con calificativos precisos y claros la amoralidad y la deshonestidad con que se mueve el cinismo como conducta social, por la tergiversación que representa argumentar sin consecuencia cambiando el espacio del debate –simulando un fin que se contradice con los hechos- para evitar su eficacia y torcer sus resultados; eso no quiere decir que tenga razón, o la parte de razón que yo creo tener. Y entiendo que, cuando hay pruebas de quien impone reglas que no me gustan, ha demostrado que es consecuente, no tengo otra que aceptarlas y contemplarlas con respeto, aunque me han eliminado varios comentarios, los he corregido, en lo que creía que eran causa de rechazo y los he vuelto a colgar.


Siempre sería preferible, saber cuáles son las reglas para decidir antes de colgar nada si uno está dispuesto a someterse a dichas reglas o cree que es peor condicionarse que participar. De momento, me sirve el prestigio de Gabilondo, aunque entiendo que no se puede decidir por los demás si previamente no se ha determinado el marco.


No te enfades, por lo que argumento, demasiado cuando te censuren algún comentario, siempre hay otra manera de decir algo próximo a lo que se desea explicar.

Iñaki se echan de menos más periodistas como usted en este país

Qué grandeza es todo. gracias

La grandeza reside en la sencillez. No le conocía pero oyéndole, pienso que es un ejemplo a seguir por los colegas, haciendo de la profesión algo verdadero y honesto. El conocer las aberraciones de cerca, quizás le empujaron a disfrutar de los momentos que la vida le ofrecía, siendo consciente de lo efímero que es todo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal