29 ene 2014

¿Rasguños o desgarros?

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 36 Comentarios

Yo creo que la crisis interna del PP es una consecuencia lógica de la pérdida de apoyo electoral. No me importaría ver una escisión en el PSOE también, de la parte más izquierdosa, para que convergiera con otros partidos de la izquierda.
Les dejo un microcuento sobre el estado del mundo. Si les apetece leer, pinchen mi nombre.

Me temo q la Espana q conocimos hasta ahora se esta diluyendo. Menos mal!
Lo mas divertido sera la cara q les va a quedar a los q nos mangonearon durante casi 40 anyos (parece ser el ciclo de la Espana moderna)! Y ellos... sin enterarse...
Adios con el corazon, q con el alma no puedo...

Los problemas internos de los partidos consolidados, no les importa mucho a los ciudadanos. Mientras se pelean entre ellos, surgen nuevas voces de candidatos jóvenes, con discursos prometedores que quizás convengan para ilusionar a los votantes.

Con esto de las voces discrepantes en el PP vivimos una extraña paradoja. Por una parte, defendemos que la democracia implica libertad de opinión y, por otra parte, consideramos extraño que en el seno de los partidos, que son las organizaciones que protagonizan el ejercicio de la democracia, exista esa libertad de opinión. Entendemos que lo normal es que esa libertad se ejerza de puertas para adentro, que no lo veamos los ciudadanos. ¿Tan peligrosa es la libertad de opinión? ¿Para qué la queremos entonces? Yo creo que deberíamos reclamar un ejercicio mucho más en serio de la libertad de opinar lo que cada uno crea. Recomiendo este artículo:
http://www.otraspoliticas.com/politica/libertad-de-opinion-para-que

Lo mismo que el sistema productivo español se basaba -contra la mentira oficial de un mercado laboral rígido- en salarios baratos y contratación precaria, y la estructura empresarial base se constituía en un principal de especuladores del pelotazo que despreciaba una buen estructuración productiva de rendimientos crecientes; un no hacer nada servía para crecer en un mercado “demandante” a ritmos del 3%. La política se sostenía con gestores que habían llegado a ella para enriquecerse del gasto público, invirtiendo en aeropuertos sin aviones y aves edificios sin uso, para más tarde encontrar trabajos millonarios con los mismos a los que les concedían las obras. Y aunque no todos sean iguales, no hemos visto las denuncias de los honrados, a pesar de que eran muchos, muy frecuentes y descarnados los ataques realizados contra el erario público.


Ese es el contexto de la cohesión del PP (y otros que ahora no vienen al caso), y del respaldo electoral firme que jamás pierde pie. Que le sirvió para alcanzar una mayoría absoluta con la que ha podido incumplir sistemáticamente su programa electoral cuya realización ha servido para laminar a la ciudadanía mediante un proceso de excepción, como el de los decretos leyes, hasta convertir la situación en un caos en el que, El FMI, Bruselas y Berlín, piden más reforma laboral (más de los mismo) mientras ellos , nuestros representantes, nos presentan el mejor de los mundos posibles.


En estas condiciones, hasta la alineación basada en la identificación ideológica tiene que perder pie. Es imposible dejar de percibir, a poca capacidad crítica que se tenga, el mayor fracaso de Europa, (nuestro paro juvenil supera a Grecia y nuestras diferencias sociales a países que cuya tradición democrática se acaba en la caída del muro de Berlín) Esto no puede ser interpretado como la promesa del continente. Que nos cuenten a la misma vez, que es necesario hundir el trabajo y los salarios más de lo que están, que nuestro ministro de hacienda, y el presidente del gobierno, nos ofrecen como el ejemplo para todos.

Estoy completamente de acuerdo con el asunto de que la falta de un plan de oposición por parte PSOE, está permitiendo que el PP actué con total libertad de movimientos y rellene el espacio dejado por el PSOE con una oposición interna como si mariano y aznar no fueran del mismo partido.
Lo de vox para mí está claro, hay que recuperar la abstención de los desencantados por la derecha, al final sumaran para mantener la mayoría.
En el fondo estrategias, para conseguir el poder, y mientras la deuda sigue subiendo y el empleo no se recupera, ¿Dónde va este dinero?.

Observando el recorrido de nuestra sociedad española en los últimos años, con casos notorios y palpables de desafueros inconfesables.
Podemos concluir que algunas personas se han quedado sin fuelle y cortos de tiro, quienes aun llevan los mismos trajes de antes, los mismos guiones aprendidos.
Y por eso ante los recientes descalabros documentados y confesos, se han quedado sin discurso.
O sin palabras.
Cosa que no se puede tolerar por algunos.
Los buenos del todo, y de comunión diaria ya no arrastran voluntades, contaminados por casos reales y no ficticios, de mala gestión pública, o de fraude.
Parece que quienes solo entienden España como aquella grande y libre, prefieren volver por sus fueros y recuperar los estandartes olvidados.
Intentando hacer volver el tiempo hacia atrás con las garantías de toda la vida.
Las de antes, aquellas del tortazo.
Donde no se puedan empañar los nombres con causas por faltas administrativas de tres al cuarto.
Donde todo esté bien atado.
Intentando un resurgir cual ave fénix por el imperio hacia Dios, hoy y aquí.
Amarrados al móvil y a la información cibernética, sin detectar la hora que marca el reloj.
El reloj, en todo el planeta.
Por otro lado quienes son conscientes del cambio, se distancian de la maquinaria obsoleta oliendo la catástrofe inminente, para al menos salvar los muebles.
Salvar la cara, o lo salvable.
Para recuperar el aliento.
A sabiendas de que el hoy o el mañana nunca se parecerá al ayer, mayormente por culpa del móvil.
Y de la gente actual y actualizada, que llama a cada cual por su nombre sin cortarse un pelo.
Y en la calle.
A gritos.

Iñaki Gabilondo siempre tan sensatos en sus actuaciones,intentando no dejar de ser objetivo y huyendo de las definiciones categoricas en sus afirmaciones, porque no son de recibo;la duda es su compañera , porque no puede uno decir que está en la verdad cuando todo es muy complejo e imprevisible.Por eso en el tema del PP,parece que hay problemas ,pero el tiempo dirá.;muchas veces la prensa nos informa tendenciosamente y sin haber "buceado" lo suficiente.
Lo que si es veradad,es que este PP debiera tener conflictos en aras de una derecha civilizada,pero no,si Rajoy es derechona todos lo que le quieren derribar procede mas de los aledaños de la extrema derecha.Seguiremos"con el tufo" del franquismo sociológico mucho tiempo aún ,lamentablemente.
Buen dia,apertas agarimosas
http://intentadolo.blogspot.com.es/2014/01/es-la-hora-de-la-izquierda-social-y.html

Dos partes:

La Primera, la de la Hivernacion del Psoe, cierto, lamentable y preocupante..., ya que está copiando aquello de Mariano Rajoy de "NO HACER NADA PARA QUE SE PUEDA HACER ALGO", y, la verdad ya son demasiadas las cosas que se parecen entre ambos partidos y lideres.

La segunda: la posible des articulación o desaparición de ciertos "energúmenos" del PP de la vida política, perfecto y admirable. ojala desapareciesen muchos más y comenzamos de una vez por todas a ser sensatos en lo que se refiere a querer prestar servicios a los Ciudadanos por parte de ciertos..me reitero..energúmenos que mejor estarían en su casa.

Yo creo que la frase "Morir de éxito" puede ser aplicable en este caso.
El oso hibernando (incluyo a los sindicatos), puede ser prudencia para no hacer ruido ante una hipotética auditoría global de cuentas para todos y en todos los rincones impulsada desde el exterior (quizá).
Siento mostrar esta desafección política, pero no tengo motivos para lo contrario.
La transferencia de personas entre partidos, quizá responda simplemente a iniciar algo nuevo. El poder real parece estar la ciudadanía, y que nadie dude que nos respetarán tanto el lobo como el oso, incluyendo al león.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal