13 may 2014

¿Son lo mismo el PSOE y el PP?

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 58 Comentarios

Yo estoy convencido de que PSOE y PP no son lo mismo. En este país todos los avances sociales y las libertades han venido de la mano del PSOE y, por contra, toda resistencia al cambio, toda esa benevolencia ideológica hacia lo que representó históricamente el franquismo son las señas de identidad del PP. Por supuesto que el PSOE debe regenerarse y corregir errores, pero el problema es que la socialdemocracia en su conjunto debe plantear una alternativa a nivel internacional frente a los que nos están imponiendo la ideología neocom como la única posible.

El comentario de Hanna, el que me precede de las 17:14:41, se va a caer como las hojas de los árboles en otoño. Dulcemente y sin hacer ruido...

Los bancos perdonan las deudas de los partidos políticos no es exacto, Utopiacarmona, nos las cargan en cuenta a los ciudadanos, que pagamos hasta el último céntimo y con la vida si preciso fuere. Y los partidos son amables con sus amigos. Y así, por destacar un caso de entre los milicientos, Soraya Sáenz de Santamaría renegoció con los bancos la deuda de tres mil millones de El País. Y si os construís el silogismo completo alguna luz se os dará por añadidura, buen pueblo de Dios.

Juzguemos: La deuda de los cuatro grandes partidos, PSOE, PP, CiU y PNV, con los bancos asciende a unos 200 millones de euros, pero éstos devuelven muy poco porque es normal perdonar la deuda a los partidos que están en el gobierno o renegociarla en condiciones muy ventajosas para ellos. En 1996 Caixa Galicia perdonó al PP casi 300 millones de las antiguas pesetas. En 2004 Caixa Cataluña perdonó al PSC unos 6,5 millones de euros y 2,7 a ERC. En 2006 el Banco Santander y el BBK perdonaron al PSOE una deuda de unos 30 millones de euros. En junio de 2011 el Congreso rechazó que la deuda hipotecaria con un banco pudiera saldarse con la entrega de la vivienda. Votaron en contra PSOE, PP, CiU y PNV. De modo que...¿A quién representan los diputados del Congreso? http://cort.as/3Es2

Iñaki, el debate se hará aunque no sea hoy y será portada en los periódicos y en los informativos, cada día más clónicos, igual que el PP y el PSOE. Isaac Rosa, a quien admiro tanto como a ti, dice que no son iguales. http://www.eldiario.es/zonacritica/PP_PSOE_bipartidismo_6_259384097.html
Sobre la corrupción, qué envidia de Israel: http://internacional.elpais.com/internacional/2014/05/13/actualidad/1399967618_345890.html
Incluso leí que el presidente del Bayern, en Alemania, tan mala, ha ido a la cárcel, por defraudar impuestos o cualquier otra minucia para el estándar moral español y/o catalán.

¿Veis cómo nos engañan? ¿Veis cómo no se puede hablar en casi ningún sitio, por no decir en ninguno? ¿Habéis visto cómo acaban de censurar el artículo de una periodista íntegra que no depende de nadie porque está en el paro, y lo está por lo mismo, por haber sido capaz de trabajar con toda libertad ? ¿Veis como nadie quiere sino su propio vaya yo caliente y j***** la gente? Esa es la libertad de que disfrutamos, la dignidad de los mejores y toda la esperanza que nos queda, al parecer.

Algunos de los comentarios que leo están en la misma línea que el de viaje_itaca 13/05/2014 9:35:39, que es, a mi parecer, quien usa menos palabras y mejor sintetiza lo que hay y sin necesidad de paños calientes. Es más, si no hubiera gobernado el PSOE tal como lo hizo, si no fuera lo que es, el gobierno actual del PP habría sido imposible a todas luces. Este país sería otro.
.
Os dejo -el ratito que lo deje durar Censuracéntorix- lo mejor que leí sobre el momento 'histórico' actual.
.
http://periodistaparada.blogspot.com.es/2014/05/juan-luis-cebrian-y-el-pais-del-pacto.html
.
Salut.

Hola, amigos. Se cuenta anecdóticamente que la diferencia en Colombia, entre liberales y conservadores, consistía en que los conservadores iban a misa a las doce del mediodía y los liberales lo hacían a las seis de la mañana. O también hay otro dicho: "olivos y aceitunos todos son unos". Eso mismo creo yo que se da entre los del PARTIDO POPULAR y los del PSOE. Claro que en el discurso, en el bla, bla, bla político, las diferencias son notables; pero a la hora de la verdad, a la hora de repartir la marmaja, las diferencias son mínimas: florituras de lenguaje, tono y arandelas, pero en el fondo, la misma cosa, tal como se ha mostrado y se sigue mostrando en la tal crisis económica de la que supuestamente estamos saliendo.

PP y PSOE tienen en común la letra "P" la P de la peste política. Ambos han convertido la política en un deporte, en un sucio deporte, donde los árbitros son simples payasos. y donde el público, que asiste a esas payasadas, solo interesan los disfraces. ¿Es popular el PP? ¿Es socialista el PSOE? Lo peor es la ignorancia política de ese público drogado por un eterno bla bla. No les interesan los verdaderos principios democráticos de la ética social... libertad, igualdad y fraternidad.

No son lo mismo, por mucho que se compare y se diga. Una gran diferencia está en las políticas sociales que hace el PSOE muy diferentes a lo que hace el PP.--- y hay otras también----pero------!!!

SI

Es mucho más fácil que las cosas funcionen mal que que funcionen bien. Normalmente habrá una sola manera óptima, y millones de posibilidades de fracaso. Cuando sucede el milagro del éxito, no solo las circunstancias fueron propicias, sino que además, los protagonistas actuaron con coraje y sabiduría. Cuantas más personas involucradas en una obra, más dificultad existe para que esta salga adelante. Las relaciones entre pueblo, poder y príncipes fueron bien descritas por Maquiavelli y de su lectura, por muy torpe que uno sea, se extrae al menos una conclusión clara: es un equilibrio complicado.
En una democracia el poder bascula entre los príncipes (burgueses/capitalistas/barones cada uno use su término preferido según su propia ideología) y el pueblo. Genéricamente denominamos a ciertos sistemas políticos como "democracia". Sin embargo, cada sistema "democrático" lo es en muy distinto grado. Como he dicho antes, una democracia perfecta es muy difícil (imposible), ya que involucra virtualmente a toda la población. Sería por tanto el sistema más complejo posible. Un sistema donde un solo individuo ejerce su voluntad sin cortapisas estaría a mi modo de ver las antípodas de la democracia (descontada la anarquía por utópica). A mi juicio, para que se de una democracia que merezca tal nombre, la población debería (como condición sine qua non) disponer de un nivel de información y conocimiento similar a la de sus representantes. O sea, en la medida en que los representantes políticos manejan información y conocimientos que son ajenos a la población, así será su capacidad para la manipulación.
En España, la mayor parte del tiempo que no es trabajo se dedica a fútbol y cotilleos. La población está muy lejos de conocer, ya no digo los entresijos del poder, tan siquiera la superficie. Por tanto, es altamente manipulable y esto conduce irremisiblemente a la decadencia. La degradación de la democracia española ha llegado a tal extremo desde su fundación, que hoy día la concentración de poder es tal que los individuos que mueven los hilos se pueden contar con los dedos de las manos. El PSOE no ha vivido ajeno a esta degradación, sino que a formado parte co-sustancial de ella. Podría poner mil ejemplos, pero creo que por simbólico elegiré este: Zp eligió a dedo a su sucesor.
Finalmente, ¿son lo mismo PP y PSOE? Mateo 7:17: "por sus obras los conoceréis". El lector interesado puede conocer aquí sus obras:
http://www.sisonlomismo.es/

Es sabido por todos, que el PP mantiene una sistemática y enfermiza insistencia en compararse, a través de los años, continuadamente con el PSOE. Todos sabemos que para dar cabida a ese afán son, incluso, los primeros en promover la idea de que el PP y el PSOE, son lo mismo.
Ahora, han lanzado esta historia de una coalición entre ambos. Obviamente, una vez más el PP confunde y manipula a la gente. La lógica señala que, nadie más interesado que el PSOE en NO contaminarse, para nada, con el PP. Ni siquiera para una reforma constitucional. Para eso, existe todo un abanico de partidos pequeños (que no enanos intelectuales) que aseguran una diversidad y pluralidad mucho mayor, en esa tarea.


El PSOE es un partido con más de 125 años, que tiene entre sus logros, haber puesto a este país en el siglo 20. El PP, a su vez, es un partido que salió de la mano de un exministro de Franco y, que en los últimos 25 años ha ido dejando una huella de si mismo, acumulando una historia de asalto a lo público, de corrupción indetenible y de una incompetencia singular, para solucionar de manera justa, los problemas del país.


En mi opinión, el PP le ha causado al país mucho más daños que beneficios. Con creces. Por eso, pienso que la tolerancia democrática, tan necesaria y conveniente en todos los ámbitos de la vida, resulta inaplicable al PP. La democracia no puede permitirse anidar aquellas corrientes que, no solo se aprovechan de ella, sino que también la revientan. O lo que es igual: progresivamente la carcomen desde a dentro.
Es una cuestión de salud y supervivencia democrática, evitarlo. Y ESO, ya no es solo algo que tenga que ver con la erradicación de la conducta indigna y continuada de un partido. El fortalecimiento de la democracia, tiene que ver con todos. Con la gente. Con las instituciones.


Claro que son diferentes. Mucho más allá de los malabarismos y piruetas verbales de alguno, que trata de explicar que una coalición encarna la supuesta conveniencia de ¿ambos? partidos, en aras de conservar estabilidad y apoyo social. Como si eso, hasta el momento, hubiera sido motivo de gran inquietud, sobre todo para quien gobierna en mayoría absoluta.
Al día de hoy, son unos (adivine quien) los que insisten en hacer ver “la recuperación”. Lo cual, de inicio, ya habla por si solo. A la gente, no le agrada percibir que un gobierno le miente. ¿Es eso conservar la estabilidad y el apoyo social?


Definitivamente, a pesar de las luces y sombras del PSOE, son partidos muy diferentes y el PP trata de ganar méritos comparándose. Una coalición con el PP, sería un suicidio para el PSOE, si lo viéramos tan solo desde el tacticismo político. No decir nada del suicidio ético. He escrito, en algunas oportunidades que sería muy provechoso para el país que un partido como el PP español, fuera proscrito de la vida política, por 35 o 40 años. Estoy convencido de que la regeneración democrática tendría una oportunidad de oro, durante ese lapso.
Debo decir, que no soy, ni seré votante del PSOE.

Todo dependerá del debate. La parte del pp eh psoe son un día izquierdistas y otro derechista, dependiendo que chaqueta lleven, en pleno derecho democrático.

Efectivamente, es lo que necesitamos saber:
1,. propuestas de cambio (frente a Angela Merkel y Bundesbank),
2. políticas a corto, medio y largo plazo a proponer y defender en Bruselas
3. Resaltar las políticas sociales y económicas para el pueblo español que se traduzcan en puestos de trabajo y mejores prestaciones docentes, sanitarias y sociales.
Eso esperamos, pero de verdad !!!!

Por Publicado por: Luis Pérez | 13/05/2014 10:43:14
.
Precisamente hay unas elecciones ahora, para cambiar de un gobierno europeo de derechas a otro de izquierdas con el Partido Socialista Europeo al frente
.
Que cambie estatutos, como el del Banco Central Europeo, entre otros. Ese es el sentido de que gobierne el Partido Socialista Europeo en Bruselas y de que en un futuro cercano lo haga el PSOE en Madrid (donde sea su sede) y en Moncloa
.
Puesto que el PSOE no es lo que la palmaria distorsión que WitnessLESS hace de él, hasta el límite de lo posible – estaríamos buenos que considerándolo así fuese partidario de coaligarse con algo así – el PSOE que salga elegido en ese futuro cercano, te garantizo que tendrá fuerza más que suficiente para ir sólo al frente para resolver los problemas del país.

Que sí, Marhuenda, que sí. Que para ti la perra gorda.

Es cierto, como dice Iñaki Gabilondo, que el PP y el PSOE vienen de tradiciones históricas distintas. Pero también lo es que, gran parte de sus diferencias se perciben cuando llegan a gobernar en el uso que hacen del gasto público. La cuestión, entonces, es qué puede hacer el PSOE (o cualquier partido de izquierdas) cuando el nivel alcanzado por la deuda obliga a reducir como sea el déficit público. En la situación económica actual, dependiendo como dependemos del Banco Central Europeo y de los mercados, ¿hay realmente margen para una política distinta? En ese contexto, ¿qué significado tiene que gobierne un partido de izquierdas como supuestamente es el PSOE? Recomiendo este artículo:
http://www.otraspoliticas.com/sin-categoria/%c2%bfle-queda-algo-que-aportar-a-la-izquierda

Los socialistas europeos de Martin Schülz, con Elena Valenciano (PSOE) en el debate de esta noche en TVE, propondrán un giro radical a la actual situación, estableciendo una clara distancia a lo que ‘la troika Marca Alemania’ ha venido definiendo estos últimos años, que se ha demostrado absolutamente impotente para resolver los profundos problemas que ha acabado generando en el corazón de Alemania, ya no digo de Europa, en la línea que el PSD (el partido del candidato a la Presidencia de la Unión Europea, el alemán Martin Schülz) empieza a marcar, porque la lectura objetiva del resultado de las elecciones internas alemanas no es otra que la fuerte oposición que ‘la Marca Alemania de Merkel’ ha generado dentro de sus fronteras, ya no digo en Europa
.
¿Todavía necesitáis más pruebas de que no son lo mismo?

Lo mismo con distintos papeles, poli bueno poli malo.

La principal diferencia entre la derecha y la izquierda españolas no se encuentra en el ámbito de la ideología (aunque aquí también existe, claro, aunque el demostrado fracaso de la izquierda tradicional esté despojando a esa palabra, "izquierda", de contenido, que no de sentido) sino en el de la práctica política. En general, la izquierda cree que todo aquello a lo que se aplique la voluntad transforma la realidad para mejor; la derecha, en cambio, sabe que la voluntad llega sólo hasta el límite de lo posible. Esta distinción acarrea consecuencias y no sólo en cuanto a la manera de gobernar sino en cuanto a la relación con el cuerpo electoral se refiere.
La izquierda concibe al elector como a un feligrés al que hay que mantener en la ilusión de una potencia irreal capaz de todo lo bueno, de un ente utópico (el socialismo santificado) al que se debe fidelidad porque está dotado de las cualidades de la magnanimidad y de la supremacía; resultado: la demagogia es estrategia inveterada que pone el parangón de lo óptimo entre sus principios pero, a la vez, desfigurado con un maquillaje sectario. Cuando está en el poder, la izquierda se gasta un dinero que no hay, denuncia con hipocresía defectos que en ella misma abundan, cierra los ojos ante las persistentes fallas de su gestión y, al cabo, con la mejor intención de boca causa la peor catástrofe de facto. Luego, ha de venir la derecha para ajustar la visión del gobierno a las precisas dimensiones de la realidad. Una realidad además que, en sus peores taras, ha sido engendrada por aquella concepción irracional de la izquierda, huera de pragmatismo y afanosa por extender su control social, aun a costa de la prosperidad de la nación.
La cuestión es que, como corolario inevitable, cuando la izquierda está en la oposición no puede abandonar el rito de su divinidad laica, la Utopía, no puede dejar de apelar a la demagogia socialista porque a ella debe gran parte de su apoyo electoral y, así, ignora hasta las más palmarias evidencias de sus desmanes (las cuentas falseadas de la pasada legislatura; la escasa robustez de nuestro sistema financiero; la mínima idoneidad de nuestro sistema educativo; la fomentada deslealtad corrosiva de los nacionalismos,etc ) porque sabe cómo manipular a una parte de la población emocionalmente afín a esa utopía salvífica y angélica que dice representar.
Cuanto con la izquierda fuera decadencia en la pasada legislatura, con la derecha se está convirtiendo en recuperación; así que no, no es lo mismo la izquierda que la derecha en cualquier circunstancia. Otra cosa es que un país ha de ser gobernado dentro de un clima de concordia y tranquilidad; en ausencia de un claro ganador electoral, las coaliciones más deseables son las que garantizan una mayor estabilidad y apoyo social. PP y PSOE tienen frontera común en un ámbito en el que se sitúa la mayoría de los ciudadanos y por eso, entre todas las posibles, esa es la coalición que debería ser más deseable más allá de los intereses de partido; demasiado claros, por cierto, en el caso de los socialistas.

El modelo político en España, como en otros países sel entorno, está pensado para la alternancia. Es un modelo bipartidista, pero en épocas de crisis del sistema socioeconómico, el modelo se viene abajo, lo que genera inseguridad y desasosiego. La emergencia de otros grupos no da respuesta ni al modelo premeditado, ni a la sociedad. La abstención creciente es el camino.
http://ajgilpadilla.blogspot.com.es/2012/10/la-ruptura-de-la-alternancia-un-posible.html

¿A los otrora gurus del progresismo ¿no se os desmontan esos lemas de "somos diferentes" cuando veis que esa Angela Merkel ,de la que tanto despotricais porque es la que segun decís impone el programa al PP,gobierna en coalición en Alemania con el SPD?

Buenos dias caballeros, se han preguntado alguna vez porque el aspecto de todos los ricos del mundo es tan parecido. La respuesta es muy clara, el dinero, los hace a todos iguales, visten bien, hablan bien y todo lo que les rodea exhala prosperidad y buen gusto. Pues con los politicos , igual, cuando les sonrie la fortuna, se parecen como gotas de agua.

El neoliberalismo es el neoliberamismo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal