03 jun 2014

Renovarse y acelerar

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 51 Comentarios

Pacto siciliano secreto entre los Fabrizio y Tancredi. Gatopardismo. "Cambiar algo para que nada cambie"

La fiesta se acabó para los mayores. Como somos personas educadas les acompañaremos a la cama y les dejaremos que nos cuenten alguna de sus batallitas. Pero o o la ponemos la música nosotros ahora o cerramos el garito. No queda otra.

Como siempre, los grupos y líderes de la izquierda tan despistados.
1.- Parece evidente que si reclaman un referéndum con tanto entusiasmo es porque no se les pasa por la cabeza que lo vayan a perder; lo que, sin duda, sucedería.
2.- El problema, la cuestión, no está en monarquía o república. La solución adecuada es Democracia. La Democracia excluye a cualquiera de las dos.
Véase: http://gulliverlavoz.es/pagina%202.htm

me adhiero totalmente al comentario de; agillpadilla.blogspot.com.es

"Había una vez...." Entiendo el comentario de Iñaki, eran unos tiempos en los que alguien tenia que hacer algo para establecer unas nuevas reglas del juego, y ahora toca que alguien nuevo, plantee otras porque los tiempos son otros, y el equilibrio esta roto.
Los españoles han crecido, madurado y muchos de ellos se preguntan si es posible hacer las cosas de un modo distinto, más justo, más equilibrado y coherente pero sobre todo con los pies en la tierra, ya que cuando recibes el pasaporte por ejemplo y lees aquello de "Reino de España" piensas inmediatamente en un cuento infantil o en una serie de televisión, y el cachondeo cuando estas en América en donde no entienden que sigamos manteniendo este sistema semi-feudal y estemos tan tranquilos.
Son otros tiempos repito.

Vaya, Iñaki, qué decepción. La monarquía no debe renovarse, la monarquía ha quedado obsoleta. ¿Para qué sirve? ¿Qué aporta a la sociedad, aparte de portadas a revistas rosas? Me temo que has perdido un lector/espectador.

respuesta para algunos: si hay que cambiar en les duela , la derecha ha armonizado a su gusto todos los cambios relizados por la constitucion y el psoe ha ayudado, ahora como antes es el momento de armonizar con el pueblo que es el que paga los platos rotos(errores), que en nuestro nombre se cometen, es hora de crecer como ciudadanos con un poder que nos apoye y no sea solo la banca, las acciones o la iglesia y el futbol, nuestra bandera, sino, nuestros jovenes, nuestras leyes y derechos por delante de las ambicones de algunos colocados...simplemente libertad y derechos a cambio de sacrificio e involucracion del ciudadano en la vida de españa.

La Troika ha estrujado al Estado como a un limón, y como es lógico le crujen las cuadernas y tienden a romperse por el punto más débil, la Corona, Cataluña...
Si no hubiera habido crisis no estaríamos discutiendo estas cosas. El problema es el desempleo, la pérdida de derechos económicos y ciudadanos, la reforma ultraconservadora del Gobierno del PP, etc, pero todo tiene su origen en la falta de demanda interna que es lo que produce el desempleo.
¿El problema es de la estructura del Estado o es de la Troika? ¿El problema es de España o es del Gobierno de Angela Merkel que ha impuesto su santa voluntad al resto de países?
El problema es el austericidio, es la falta de demanda interna.
Estamos dando muchos palos de ciego y ni uno va a la causa de la crisis, que no es española sino europea. ¿Es el momento de abrir el melón de la república o de la independencia de Cataluña o es el momento de luchar contra el desempleo?
Cuando hay un problema, lo que hay que hacer es resolver ese problema, no resolver otros que no son causa sino consecuencia del primero. Hay que ir al núcleo del problema, a la causa original. Hay que resolverlo en Europa y hay que resolverlo para todos los europeos, porque el problema de la falta de demanda interna es de toda Europa, es de todos los europeos.
Pero es más fácil meterse con la Corona (que no pinta nada), o con la unidad del Estado (que no tiene nada que ver con la crisis), del mismo modo que hay quien acusa a los inmigrantes, al espacio Schengen, o a lo malvados que son los griegos cuyos bebés han tomado el biberón por encima de sus posibilidades.
El problema es la falta de demanda interna en toda Europa, promovida por el Gobierno de Alemania para asegurarse de que sus bancos cobran lo que puedan de lo que prestaron en la fase desregulada que generó las burbujas. Dinero que fué prestado, por cierto, con su consabido multiplicador bancario, o sea, que no prestaron tanto como dicen y han cobrado más de lo que dicen respecto de lo prestado realmente.
La Troika ha estrujado al Estado como a un limón y le crujen las cuadernas, como a los demás estados de la Unión.
¿Qué melón hay que abrir? ¿Hay que cambiar España o hay que cambiar Europa? ¿Y cómo se hace eso?
Estamos dando palos de ciego.

Si señor, una nuva transición de aquella transición liderada que fué, por el ahora rey abdicante. Una nueva transición que ha de pasar como aquella, por el harakiri que se hicieron entonces los parlamentarios sentados en el sillón, que si eran de una dictadura personal, ahora son de una dictadura colegiada y democratica. Y como democrática que es, deberìa hacerse el harakiri disolviendose y convocando un referendum donde se pueda votar lo que se quiera, que es lo que se hizo entonces, y gracias a aquello se puede volver a hacerlo hoy, sin ruido de sables y sin sediciones al sistema establecido como el del 18 de julio de 1936. A rey adicado rey puesto. Gracias don Juan Carlos.

Totalmente de acuerdo Alvaro, este es el momento de los que nacimos durante la Transición. Tanto por una cuestión de responsabilidad como de necesidad. Los que todavía andamos por aquí, los que sí que podemos considerarnos, en buena medida, pertenecientes a una generación sólidamente formada (sin las chorradas psicologistas que vinieron con la ESO y demás engendros), hemos conocido lo que es tener una carrera profesional más o menos sólida, abruptamente cercenada por la irresponsabilidad de unos pocos. Así que, como no tenemos nada que hacer, pero sabemos de sobra qué hacer y como hacerlo, la cuestión estriba en el grado de resistencia que oponga el Viejo Régimen. Pero esto es imparable.

Pienso que, más bien, lo que debemos llevar a cabo primero es desacelerar y reagruparnos. Después, pensar un poco; sobre todo en el bien común.
Siempre he creído que, al contrario de las del norte de Europa, las gentes de este país son muy sociables, pero poco solidarias. Buena muestra de ello es que cuando las cosas van mal, cuando se presentan las dificultades, cada grupo, con alguna característica o criterio peculiar, tira en dirección opuesta a la de los otros, convencido de tener la solución. Solución que ineludiblemente viene a coincidir con los intereses particulares del grupo y no con los intereses generales de todos.
Lo que está sucediendo en este país me resulta preocupante. Cada día se parece más a esas situaciones, tristemente reiteradas en nuestra historia, en las que el conjunto de los elementos cohesionados se dejaban arrastrar por unas irracionales fuerzas centrífugas, que acababan por sumergirnos a todos en un profundo drama social.
Parece ser que, como somos incapaces de ponernos de acuerdo, nos sentimos abocados a aceptar resignadamente la autoridad despótica.
¡Qué lamentable falta de sentido común!

Hemos abierto la puerta desde la prensa a toda clase de voceros y aplaudimos el retorno del guirigay político preconstitucional que ya se nos había olvidado: republicanos, monárquicos, vascos, catalanes, etc, etc...cada uno por su lado. Creo que en España no tenemos verdadera cultura democrática, y de la otra nos va quedando poca. ¿Tendrá que venir otro salvapatrias a poner orden?

Hay que ser muy conservador para no pedir una renovación profunda de nuestro estado, empezando por la corona, figura prescindible y que puede desempeñar un ministro elegido. Es ahora cuando debe hacerse, o al menos preguntarnos, por que los ciudadanos españoles necesitamos reanimarnos a nosotros, nuestras casas, ciudades y al final, nuestro Estado.

Cambio generacional urgente e imprescindible. Los que vivimos la muerte del general Franco tenemos demasiados colmillos retorcidos (en el más favorable de los casos, otros lo vivieron como su gran oportunidad para su propio beneficio). Es el momento para un rearme moral y deben liderarlo los que ahora ronden de 30 a 40 años. Y los que tenemos más, debemos ofrecernos para colaborar en lo que necesiten pero dejarles que elaboren y desarrollen su estrategia.

El primer gran paso que hay que realizar es la ruptura del discurso del miedo. En aras no se si de un buenismo insconciente, de un discurso de Estado posibilista o de la simple desidia, se han ido arrastrando malas artes tanto en el discurso (vía medios de comunicación) como en el ejercicio de la política (por parte de todos y cada uno de sus actores principales, partidos, sindicatos, Iglesia, banca,etc...). Tal es así, que mientras las cifras cuadraban se seguía abundando en ciertos disparates (políticas educativas perversas, inacción de los mecanismos reguladores de la economía, revisionismo histórico, etc...) que nos han explotado en las narices por la irresponsabilidad de aquellos en los que no nos ha quedado más remedio que confiar la Cosa Pública. Al final no queda otro remedio que provocar la ruptura desde abajo, con aplomo, con responsabilidad pero sin vacilar.

Una vez más, felicitaciones Iñaki, muy certero, muy agudo. Totalmente de acuerdo.
Escuchar el otro día a Felipe González hablar de "Podemos", hizo que mi memoria recordara, salvando las distancias de persona y fatiga, cuando el ya Rey Juan Carlos le ofreció una silla en una recepción a Girón de Velasco, que vociferaba en los medios de comunicación de entonces. Si tienen que venir tiempos nuevos con nuevos interlocutores, agradeciendo los servicios prestados, a quien los haya prestado. Y el que se haya aprovechado de los ciudadanos que lo devuelva y lo pague.

Querido Iñaki: En 1976-1980 los de nuestra generación sabíamos perfectamente bien de dónde veníamos y a dónde queríamos ir. Ahora sabemos bien de donde venimos (salvo algunos ignorantes que no quiere saberlo y niegan la realidad). Pero no sabemos a dónde queremos ir. Muy agradecido si con tu gran sabiduría nos iluminas un poco, si nos das tus recetas concretas sobre el paro, el secesionismo vasco y catalán, la forma de estado, etc. ¿Te gustan las de Podemos? A lo mejor, si las personas críticas concretáis vuestras alternativas tenemos que decir lo del chiste, ya sabes: ¡Virgencita, no hagas ningún milagro y dejanos como estamos! En cualquier caso, visto lo visto, me parece que el respeto a la Constitución y a la legalidad vigente es una buena idea. Golpes, ni los de Tejero, ni los de Mas, Lara e Iglesias. Agur.

Es verdad que necesitamos una nueva Transición, para reinventar o simplemente reajustar lo que no funciona bien en nuestro sistema político. La entronización del príncipe Felipe podría ser, como dice Iñaki Gabilondo, la oportunidad. Pero la clave es que necesitaríamos de una nueva generación de políticos, no contaminados y con las ideas claras sobre lo que conviene hacer. Y ¿cómo y dónde se forman esos políticos? ¿Dónde están las "fábricas" de las ideas y de políticos que necesita este país para los próximos 20 años? Recomiendo este artículo, que leí hace tiempo: http://www.otraspoliticas.com/politica/%c2%bfque-politicos-para-el-2030

Creo en efecto que el Rey es el ejemplo que deberían de seguir, las demás instituciones, sin dramas, ni revuelo sino, comportándose como verdaderos demócratas, siendo conscientes de que existe un nuevo tiempo y no deben de ignorarlo.

pedrot | 03/06/2014 9:40:39
¿Existe algún cambio de lo actual A LA DERECHA?

"Los que hablan de lo mal que se hizo la transición, tienen ahora ocasión de demostrarnos cómo deben hacerse las cosas". Para empezar, ¿no crees que lo más justo, y sobre todo lo más democrático, sería hacer un referéndum previo sobre la forma de Estado y también sobre el principio de autodeterminación para resolver de una vez por todas las cuestiones catalana y vasca? ¿Qué mayor legitimación podría haber para los fundamentos de una "Segunda Transición" que el voto directo? Yo creo que esa es la mayor deuda pendiente que tiene el Estado español con sus ciudadanos. Si algo tan fundamental como la forma política del Estado viene impuesto desde "arriba", ¿cómo cabe imaginar que el resto de la "casa democrática" se construya en condiciones?

Iñaki, no sé por que se plantea todo cambio como una mejora...hay cambios a peor...y si cambiamos ¿hacia donde queremos ir?...Algunos países como Reino Unido, Franca o EEUU basan su estado en la estabilidad y en la seguridad...esa es su fuerza...Planteas una serie de problemas siempre con soluciones de izquierda ¿es esa la única vía? Solo se puede cambiar al estado confederal, al laico extremo, al de fronteras abiertas, al de partidos populistas......si es para eso, no conteis conmigo

¿ Lo prioritario a día de hoy ?, con la que ha caido sobre nosotros al decidir abdicar el Monarca y tras el resultado de las elecciones Europeas del 25 M, amén de todo lo acontecido desde que la crisis se intauro en nuestras vidas y que está marcando seriamente nuestro estilo de vidad. Los Ciudadanos deberiamos Renovarnos, además de portar las riendas, demandando los cambios que precisamos, empezando por el respeto hacia nuestras personas y hacia nuestros anhelos. Ya va siendo hora de que quienes dicen que "nos representan" dejen de hacer lo que les venga en gana e nombre de los Ciudadanos. No sería mal comienzo, sin prisa pero sin pausa, demandarle al próximo Mandatario, que según parece, está YA todo acordado para su nombramiento y, que será Felipe VI, que UN BUEN COMIENZO EN SUS RELACIONES CON LOS CIUDADANOS sería la convocatoria de un Referendum de reafirmación, o no..., de la Monarquia, ya que los Ciudadanos NO QUEREMOS ESTAR AL SEVICIO DE NADIE SINO QUE QUEREMOS MATENER EL ESTATUS DE CIUDADANOS, con lo que ello conlleva, al menos así lo demanda el que suscribe el siguiente relato.
Hagamos que la segunda "transición" o la próxima "renovación" sirva a los Ciudadanos de este País, Estado..... ,o lo que decidamos NOSOTROS que sea.

Los pactos sociales, no nos engañemos, siempre consisten en la cesión de las fuerzas inmovilistas para sobrevivir parcialmente antes que ser derrumbadas por la fuerza de la historia. Y antes de que eso ocurra oponen todas sus armas, que es lo que está haciendo con actitudes como esta abdicación pactada, de cara a autoreforzarse entre el bipartidismo y una jefatura del Estado profundamente antidemocrática. Quieren sellar el poder real, y precisamente eso les lleva a cometer traspiés. El tiempo dará esas claves.

http://casaquerida.com/2014/06/02/la-corona-sale-al-rescate-del-bipartidismo/

Reducida la monarquía a lo simbólico nadie podrá asignarle la representación de la meritocrácia, la igualdad de oportunidades ni de la igualdad ante la ley. Visto que vamos tan desesperadamente despacio espero, volvieldo a lo simbólico que en la toma de posesión al menos no haya símbolos militares, ni religiosos y esté también la bandera de Europa. Como pide ser representada nuestra constitución de hace un tercio de siglo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal