09 jun 2014

“Soberanismo y República”

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 23 Comentarios

NI DIOSES, NI REYES, NI AMOS, NI WANKANTANKAS

NI FIFA

Don A quien...:
El apoyo real a la independencia de Cataluña es menor del 40% del electorado. Las encuestas de los partidos nacionalistas y de los medios y los organismos que controlan merecen escaso crédito sobre todo cuando se comparan con la realidad democrática de los referendums y las elecciones celebrados últimamente. Más o menos,los mismos votos favorables que sacara la reforma del estatut son los que obtienen los partidos nacionalistas: aproximadamente, entre un millón ochocientos mil y dos millones. Confrontando esto con el número de votantes en el censo, alrededor de cinco millones y medio, se podrá aquilatar la auténtica realidad de ese "Volk" decimonónico, obnubilado por añosas visiones una patria oprimida.
http://www.congreso.es/consti/elecciones/referendos/ref_cata_2006.htm
http://www.congreso.es/consti/elecciones/autonomicas/resultados.jsp?com=67&fecha=25/11/2012
Le voy a poner un ejemplo de esa manipulación nacionalista de las encuestas. En el Barómetro de Opinión Pública del gobierno catalán (hecha por el Centro de Estudios de Opinión, CEO) del mes de noviembre pasado se afirmaba que un 54,7% de los encuestados votaría la independencia de Cataluña (un porcentaje, por cierto, inferior al 55,7% registrado en el barómetro junio).
En la muestra para ese sondeo estaban notablemente infrarrepresentados los votantes de partidos no nacionalistas, como el PP, PSC y Ciutadans, como se demuestra al compararlo con los resultados de porcentajes de voto de las últimas elecciones autonómicas, de noviembre de 2012. Así, por ejemplo, en la encuesta del CEO se preguntaba a los entrevistados por los partidos a los que votaron en 2012 en las elecciones al Parlamento de Cataluña. Y en los resultados que arroja el CEO, hay tres veces menos votantes del PP que en la realidad, mientras hay casi un 50% más de votantes de ERC (al que el CEO daba como fuerza más votada en unos futuros comicios), y un 30% más de CiU. Si se pondera el porcentaje real de votos de cada partido se concluye que la cifra de partidarios de la secesión es inferior en un 20% al dado a conocer por el CEO (54,7%).

Dicen que los tiempos de crisis son buenos, prometen cambios en la vida política y en sus instituciones, pues no podemos quedarnos parados ante la coyuntura.
Unas elecciones cualquiera, como las europeas, han propiciado que el PSOE se vaya al garete, y otras fuerzas desconocidas por el gran público y temidas por la derecha, salgan a la luz.
Ha caído el PSOE, ha caído el PP, aunque lo nieguen, ha caído el rey, está cayendo CIU, se está desmoronando ante la pujanza de los verdaderos independentistas de ERC. El Gobierno trata de blindar a los corruptos con sus leyes. Claro que la mayoría les pertenecen o pertenecen a su partido. El PP está ciego, no ve más allá de sus narices, y eso es muy malo para un gobierno que pretende gobernar.
Rajoy ha creado esta nueva crisis que estamos viviendo. No hablo de la económica o la crisis de deuda. Hablo de la crisis de identidad política, de su legitimidad. El neoconservadurismo del PP trae consecuencias. Los ciudadanos estamos hasta el gorro de su prepotencia, su forma de gobernar, sus leyes de espalda al pueblo. Solo piensan en los suyos. Por lo tanto, tenemos que cambiarlo, con las demostraciones republicanas, con las cadenas humanas que unen a los independentistas, tenemos que meterles el miedo en el cuerpo con nuestros votos.
Llegarán las elecciones municipales, autonómicas y las generales y entonces veremos si será flor de un día lo que algunos de la derecha piensan. Habrá disgustos, no dentro de mucho.

Tan solo decir, que aquellos como el Sr Bambulo, juegan con los porcentajes para intentar minusvalorar la fuerza del independentismo catalán, le invito a hacer el mismo cálculo con el PP (mayoría absoluta) en las cortes estatales.

La suma de escaños de CIU & ERC es ABSOLUTA en el Parlament, y los catalanes en su MAYORíA estan a favor de la INDEPENDENCIA.

Si no fuere así, ya habriamos votado, o aun lo dudan?

Gracias a todos

Se está emplando, un principio nada democrático, para dilucidar las inquietudes legitimas de los Ciudadanos de decidir la forma y modo de gobierno que queremos, y es el de dar por terminado un debate antes de comenzarlo, aduciendo para ello costumbre en el uso y tradición en algo tan confuso como fue la aprobación, en su día, de la forma de gobierno por interes de las partes, que fueron muchas y dispares.
No resulta nada creible para los Ciudadanos la mafisteciones del partido del gobierno y los de la mayoría de la oposición de que se adquirio un compromiso, sine dia, eterno y absoluto, en la forma y manera de gobierno por mucho que se pactara un acuerdo en los dias previos a la entrada en vigor de la aceptación de la Monarquia , entre otros terminos y en el que su perpetuidad era el prinipal componente del mencionado acuerdo. Nada más lejos de la realidad y de un verdadero trato democrático.

Un detalle a destacar los INDEPENDENTISTAS en todos los territorios son los que van corriendo a VOTAR; no se pierden la ocasión para ir a votar. De igual manera los ANTI-independentistas tampoco se pierden la fiesta. Los que se ausentan son la GRAN MAYORIA (ese 70 a 77 % de los electores) que están MUY POCO preocupados por estos asuntos de soberanía y/o política.

Este asunto de la participación ciudadana merece algún comentario para acotar el significado de la PARTICIPACION CIUDADANA. Para ello algunos ejemplos.
En Cataluña los independentistas son 46% con una participación del 48% de los votantes. Es decir, el 22% del censo electoral (46x48) son y están en plan independentista. Es insoportable que el 22% del censo electoral OBLIGUEN a todos los catalanes a ser INDEPENDIENTES.
En El Pais Vasco, los independentistas confesos son 51% con una participación del 46%, esto es, el 23% del censo electoral. No se puede aceptar que los independentistas pretendan que Euskadi sea independiente.
El movimiento se demuestra andando. Veamos los resultados electorales próximos.

Tenemos Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, Diputaciones, Ministerios y Gobierno Nacional.
Funcionando.
La Jefatura del Estado al margen de los partidos representada por la Monarquía hereditaria.
Una democracia parlamentaria, y un estado de derecho, laico legalmente hablando.
Más o menos como en algunos otros países de nuestro entorno con cara y ojos.
Y una gran base social, formada por toda la población sostenedora, que solo viviendo y trabajando, pagando las tasas y los impuestos sostenemos al estado entero.
El ejecutivo es el gobierno nacional, regional y local.
Y el jefe del estado solo es un garante que con su firma legaliza y da Fe, de que todo lo que se haga responde al principio legal establecido.
Lo que requiere de una solvencia evidente.
Funcionando durante ya bastantes años.
Por los tiempos que vivimos lo que se necesita es transparencia, buena gestión pública, consenso y diálogo, por la sencilla razón de que el tema de gobernar es amplio y complicado.
Es tan importante, que en él vamos todo el mundo presente y futuro incluidos.
La lógica aconseja la prudencia, porque los experimentos a cargo del erario público no suelen dar buenos resultados.
Ya que en realidad todo el mundo somos débiles, caducos, y endebles por naturaleza.
Viendo las peleas por el poder que se dan en todas las formaciones políticas, donde nada es seguro de un día para otro.
Donde los personalismos son malos consejeros y que se cambian de un día para otro.
Es la estabilidad lo que garantiza el avance, aun a costa de los errores y los abusos subsanables.
Desde la plataforma actual que conocemos, y desde los abusos consentidos evitables.
Para arreglar lo arreglable de cara a nosotros y de cara al exterior, que también cuenta.
Como cualquier ejemplo natural, nacemos pequeños y con el tiempo y un poco de suerte se puede crecer y hacerse adultos.
Pero no de un golpe, y menos por el artículo veinte.
Porque no se puede tropezar en la misma piedra dos veces, y no solo por intentarlo, es que resulta muy caro y hoy lamentablemente el horno no está para bollos.
Ni para inventos del TBO.
Que ya tenemos bastante con lo que llevamos al hombro pendiente de solventar.
Que tiene tela.
Con luz y taquígrafos, que no dan abasto deshaciendo el entuerto fomentado, desde que hemos tenido juntos cuatro cuartos para repartir.
Los dedos de las manos se nos vuelto huéspedes.
Y nos hemos visto retratados todo el mundo.
En el espejo.
Solo nos queda tomar nota, y reparar los daños.
Pero sin romper nada más.

PP y PSOE van a perpetuar la dinastía Borbónica. Eso ya no tiene vuelta atrás. Para mi, lo grave del asunto es que el PSOE prometió mucho a los republicanos. Los utilizó, y una vez metido, se olvidó lo prometido. Y ahora votos republicanos van a servir a la ley de sucesión. ¡¡¡ Muy duro !!!
Sobre el debate más puramente analítico Monarquía ó República... ahí he leído bastantes opiniones en los últimos días. Curiosamente los monárquicos no han empleado el argumento que, a mi juicio, inclina definitivamente el plato a su favor. En todo caso, se trata de un debate teórico sin consecuencias prácticas. La suerte está echada y el régimen ha vencido. Solo queda pues, aceptarlo.
Si Felipe VI va a ser bueno, malo ó regular... Va a ser un calco de su padre; o sea, no causará ningún problema, ni tampoco aportará ninguna solución: ni una mala palabra, ni una buena acción. Mientras no se vea amenazado, vivirá y dejará vivir. ¡ Amen !
Sobre el Referéndum... uno de los argumentos monárquicos que más gracia me ha hecho, ha sido deducir tendencias anti-democráticas por solicitarlo. Son alucinantes los giros que se puede hacer dar al ciudadano corriente a base de demagogia y dramaturgia. Por eso Platón en su República era partidario de prohibir el teatro.
En fin Iñaki, que sí, que habéis ganado. Solo queda pues, felicitaros.

La democracia, doña Nely, se ejerce diariamente en todos los rincones de España: escuelas, universidades, ayuntamientos, autonomías...en todo el estado, en definitiva. Al revés de lo que sucede en los países en que ha retornado esa gran mentira del siglo XX (¡ay, don Mahatma, si Soljenitzin levantara la cabeza!), el socialismo salvífico y redentor, los ciudadanos gobiernan a través de sus representantes elegidos, pueden expresarse libremente, pueden desplazarse sin cortapisas por un territorio nacional que es de todos y contar con que las leyes protegen sus propiedades al tiempo que los tribunales les amparan de la arbitrariedad del poder. Sí, el socialismo del siglo XXI ha vuelto con las mismas rémoras del siglo XX para, al cabo, producir los mismos efectos; y lo ha hecho utilizando los mismos procedimientos que empleara en el pasado, creando un mito falso basado en una demagogia intensa sólo que, en esta ocasión, utilizando un nuevo elemento: una memoria débil arrebatada por una propaganda técnicamente más devastadora. Hasta las mismas mentiras que causaran el desastre zapateril se han reduplicado en boca de sus dispersos herederos: no existía crisis como ahora no hay recuperación; el déficit no causaba daños en la confianza que merecíamos como la austeridad no ha producido ahora mejoras en este aspecto; el paro no llegaría al nivel en que lo dejara el socialismo en 1992 como ahora no se reduce el desempleo y aumenta la actividad económica...Es el mismo tipo de falacia continuada que pretende, agitando el trapo rojo como si de una reliquia milagrosa se tratara, cegar la visión de cuanto el antiliberalismo obtuso del socialismo neosoviético está causando en otros lugares, con su palmaria evidencia de caos, escasez, corrupción y pobreza. Bien denunciaba Elvira Lindo este domingo en las páginas de opinión de El País cómo entre la gente de izquierdas se está llegando a perder la consideración por el mero uso del pensamiento independiente:
http://elpais.com/elpais/2014/06/06/opinion/1402052510_021324.html
Pero, al cabo, esa es la esencia de la Gran Mentira, aquella misma que Timothy Snyder expone en toda su crudeza en “Tierras de sangre”, esa misma que la izquierda extrema y cada día más caduca se niega a ver, “manque pierda”, en tanto satisfaga ciertos ánimos de revancha, incluso con tan obsoletas cartas de presentación como suponen el soberanismo étnico y el republicanismo guerracivilista.

Seguiremos discutiendo y manifestándonos mientras la mayoría parlamentaria, que tan velozmente ha diseñado el plan de resituación monárquica por indicaciones de los poderes fácticos, bloqueará cualquier impulso ciudadano para que nada cambie.... aunque impulsen que todo se modifique con mayor antelación de la esperada.

http://casaquerida.com/2014/06/09/la-guerra-del-petroleo-canario-iv/

Creo que la prioridad es ejercer la democracia y que el pueblo decida.

continuación...
situaciones de engaño a la gente para que les vote, siempre con promesas que luego no cumplen, en cuando en cuando regalan una piruleta y vuelven a engañar otra vez con más promesas sin cumplir, cuando se tienen que excusar por algo, siempre echando las culpas a los demás, ellos nunca hacen nada mal, y lo que es más increíble, la gente lo consiente, dejé de votar a los socialistas, pero nunca votaré a los populares, ahora en plena crisis, se ha tenido que hacer recortes, ¿a quién?, a los ciudadanos que no tenemos ninguna culpa de esta crisis, el gobierno rescatan con nuestro dinero a los que han creado la crisis, y no evita a que nos quiten las casas por no poder pagar, por no tener trabajo o se gana una miseria, privatizan los servicios comunes y básicos que nuestros padres han luchado por conseguir, la clase política van ganando posiciones, y el resto de los ciudadanos a menos, cada vez hay menos cultura, hay más ignorancia, mucho egoísmo y poca solidaridad, los políticos que nos gobiernan dicen que no pueden hacer nada, están súper atados, y por sus malas gestiones no son castigados, cambian las leyes para protegerse de los ciudadanos que estamos cabreados, y encima muchos les siguen votando, esto se sale de mi humilde entender de lo que considero que deben de hacer nuestros gobernantes, ahora el Rey abdica, hay un clamor generalizado de que se quiere un cambio, me imagino que hay mucha gente como yo, que no sabemos exactamente que es una república, hay comentarios tanto positivos como negativos de las repúblicas, de las monarquías, como de otros sistemas de gobierno, creo que es un problema de la gente, no de la forma de gobierno, si tenemos que tener un jefe de estado sea republicano o monárquico a mi generalmente me da igual, lo que quiero es que trabaje para su pueblo y no para castas e intereses particulares, lo que tampoco me da igual es que sea impuesto, sino elegido con consulta, y que sea avalado cada X tiempo por la gente si queremos permanecer con el gobernante elegido, o deseamos cambiarlo, si nuestros políticos y gobernantes no lo hacen así, no confío en ellos.
Saludos… Félix.

Nací en plena dictadura, terminé la mili cuando murió Franco, en mi casa nunca se ha hablado de política, al menos delante de mí, aprendí a conocer de política cuando se creó la democracia, no entendía lo de derechas e izquierdas, lo que asimilé fue en la gente un cambio de actitud, que había más libertad de acción, opinión y comportamiento, que antes no tenían, recuerdo en los años de estudios, habían películas que no se podían ver, vi una en la universidad ‘’Lawrence de Arabia’’ que se vio a escondidas, recuerdo haber visto ‘’El Camarada don Camilo’’, en un cine y me di cuenta que era una sesión ilegal o clandestina, que había gente que para hablar se escondía, y ahora en la democracia eso había desaparecido, recuerdo que al principio de la democracia, el partido comunista lo apoyaban los jóvenes estudiantes y con carrera pero yo no tenía idea de lo que era comunismo, la UCD eran gente del antiguo régimen, yo me decliné por el partido Socialista del País Valenciano, me dio más ilusión por las propuestas que ofrecía, al tiempo cuando ganaron con mayoría absoluta, me alegré porque pensé que ahora el momento y la oportunidad de cambiar y cumplir las promesas que hicieron en la campaña electoral, pero poco a poco , vi que de esas promesas, las más relevantes, no se cumplían, entendí que se hicieron cómodos y cobardes, observé que se estaban creando familias, amiguismos, y se peleaban entre ellos por un poder, dejando a los ciudadanos a un lado, me decepcionaron, pero les seguí votando, no quería que la derecha gobernase, ya entendía algo más de derecha e izquierdas, luego gobernaron los populares aquí en la comunidad valenciana, horroroso lo que han hecho. no saben lo decepcionado que estoy, me dan ganas de marcharme de este país, y estoy hablando de antes de la crisis, no entiendo como los valencianos soportamos a esta gente, que para mí son falsos, embusteros, prepotentes, ambiciosos, mangantes, y sin respeto a los que no son de los suyos, he visto

Me voy a permitir una licencia si así lo acepta vuesa merced
.
Después de 39 años de dictadura y otros 39 años de monarquía propongo que los futuros 39 años sean de república.

Si la monarquía en España tiene fecha de caducidad es por sus propios errores: corrupción, clilientelismo y caciquismo. Tres constantes a los borbones en la historia de España....Juan Carlos abdica, sin querer, por ello y su abuelo también salió por causas similares...Felipe???...es presa del IBEX-35 y sus medias, así como de los "amos" de los partidos de la restauración......Creo que España entra en un periodo solo comparable a la DICTADURA PRIMORIVERISTA....,económica y mediática, pues los ejércitos ya no tienen un peso relevante.
La República llegará por propia lógica, pues la organización del estado más acorde con los principios de igualdad, fraternidad y libertad..añadidos a los de multinacionalidad y diversidad.....si queremos conservar el estado como se concibe actualmente: con Cataluña y Euskadi incluidos....., no hay vuelta atrás en este tema.
Solo el republicanismo español supo y sabrá entender la pluralidad y diversidad de los pueblos y naciones del estado....Creo que el gran error de Zapatero fue no entender que no puede haber republicanismo sin República.....es un camino ya decidido....habrá República...por supuesto plural también desde el punto de vista de las ideologías....si no no es democrática, pero con unos principios iguales para todos: LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD......además de los valores laicos, educacacionales, científicos, culturales, diversidad de lenguas y culturas...y los DERECHOS SOCIALES Y ECONÓMICOS..... y con una NARRATIVA común para un estado aceptado por todos sus pueblos....solo desde el republicansimo es posible esto.
Las monarquias europeas están aliadas con los grandes poderes económicos y mediáticos, son lo mismo, su participación en EL GRUPO BILDEBERG, verdadero gobierno del mundo, junto a periodistas, políticos, empresarios.....dificilmente FELIPE se separará realmente de estos poderes, entre otras cosas porque forma parte de él.......
El gran acierto de la REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA ESPAÑOLA ha sido, y es, unir las contestaciones sociales y políticas desde el 15 M, Mareas, 23F, 22M, hasta ahora al republicanismo español....una continuidad en las tradiciones de las luchas de los pueblos por su emancipación: comunitarismo, liberalismo, socialismo, eurocomunismo, ecologismo, feminismo...y enlazarlo con los mmovimientos emergentes......La única organización institucional que puede der respuesta, en mi opinión, de intregración territorial, política, económica y social es LA REPÚBLICA.......y si es IBÉRICA, junto a Portugal, MEJOR QUE MEJOR....en recuerdo y memoria a Saramago....Así será....la veremos más pronto que tarde.

La experiencia obtenida en los precedentes casi 39 años de monarquía, no invalidan a esta como forma de gobierno, ni tampoco ha chocado con la democracia. Hasta hace poco, eso era un hecho. Y una de las claves del éxito del actual monarca. Hasta que recordamos, como es lógico en las circunstancias presentes, que la génesis de una monarquía no es precisamente democrática, ni coherente con valores como, la igualdad, equidad y la libre elección de la forma de gobierno, a la que aspira cualquier sociedad avanzada.
Por otro lado, cuando Rajoy nos recuerda, con su característico plus de capacidad intelectual que cualquiera tiene derecho a organizarse e introducir cambios en la constitución, y lo hace a sabiendas de que su grupo parlamentario es de mayoría absoluta y que cada uno de los diputados tienen tales ataduras partidistas que cualquier otra iniciativa diferente a aquella de la que esos “demócratas” representan, irá directo al fracaso, pues, justo en ese momento, Rajoy nos pone a todos otro irritante reto (con trampa) que el sabe que ganaría. Obviamente, su sugerencia es muy democrática, sobre todo cuando se juega con ventaja. Y, de esta forma, se van sumando detalles al amplio disfrute democrático, del que todos gozamos, hoy por hoy.


Como vemos, no se trata de falta de opciones. Se puede optar por monarquía o república. Siempre que el gobierno le dé curso a un cambio constitucional. Cosa que no hará. Aún cuando, “democráticamente” nos invitaran a intentarlo.
Luego, el debate no es si hacer -o no- un referendum para elegir entre un modelo u otro. El problema es que en este momento, la democracia está bloqueada, porque la sociedad carece de mecanismo por los cuales acceder prontamente, a procedimientos de expresión, vinculantes. Es un problema de carencia democrática.


Y aquí volvemos al primer párrafo. Parece ser que, en nuestra experiencia, y en la experiencia internacional, (salvo excepciones) no ha habido mayores dificultades para conciliar entre monarquía y democracia. Particularmente, suponiendo un adecuado comportamiento del monarca y que la democracia del país en cuestión, sea seria.
El problema surge cuando coinciden simultáneamente, una monarquía (con dificultades de representación ejemplar) y un gobierno neoliberal, autoritario, altamente ideologizado y con carencia de sensibilidad democrática, en todos los sentidos. Una monarquía COMBINADA con un gobierno así, representa una acumulación de carencia democrática poco, o nada, sostenibles.


Más aún si se trata de un gobierno que hace lo peor que puede hacer un gobierno. Eso es, mentirle a los ciudadanos.
ESO, no se hace, bajo ningún concepto. Y al presidente se le dijo claramente, en más de dos oportunidades que ESO, es inadmisible.
No obstante, nos invita a que cambiemos la constitución. Tiene sorna. No obstante, continúan hablando a la gente de una recuperación económica. Sin revelar nada de la realidad que objetivamente, está en curso. Como si once mil millones de euros fueran cambiar sustancialmente las cosas.
Volvemos a lo de antes. El problema que se suma a la situación actual, es el cinismo. Y ESO es incompatible con la democracia. Figúrese, si además se practica en una democracia disminuida. Aquella, en la que han coincidido en el tiempo, monarquía y el peor tipo de gobierno.

Para un "accidentalista" nos interesa fundamentalmente saber qué República. La presidencialista de EEUU y mayoría de países de América Central y del Sur?, Parlamentaría?... No se trata de cambiar a pelo, no?

EL ROTO, nada sospechoso por otra parte, resumía ejemplarmente en su viñeta el meollo de la cuestión. Decía el texto encima de un mendigo joven sentado en la acera:
¿República o Monarquía Parlamentaria?.
"Un puesto de trabajo" - contestó.

Por Publicado por: WitnessLESS | 06/06/2014 10:31:05 en ‘El contumaz pesimismo ciudadano’ por: Iñaki Gabilondo 05 JUN 2014
.
WitnessLESS
.
Asombra tu facilidad para cambiar de referentes. Anteayer el espejo en el que te mirabas desprendía un tufo a republicanismo alemán o americano que tiraba para atrás y, para más inri, lo usabas como arma arrojadiza contra la marea bolivariana antineoliberal
.
No hay nada más caduco que lanzar proclamas en una dirección y, cuando la máxima figura suelta una ventosidad, en la contraria, y nos quedamos tan a gusto porque sentimos que se renueva el aire
.
Ciertamente no me parece una buena carta de presentación que se anuncie la permanencia de la fundación girona con ese aire de suficiencia real incontestable. Las ventosidades de esa clase no se ven pero se oyen, y yo particularmente – con mi modesta suficiencia – no lo veo, ¡ja, ja, ja!
.
Menos mal que después de la independencia de Catalunya se abrirá un proceso de reflexión profundo en lo que quede de España sobre cuál es el futuro que desean los ciudadanos españoles. A la fuerza ahorcan.

La gente no somos ángeles con alas en las espaldas, ni santos canonizados.
Si no que somos personas con todas sus consecuencias, y a Dios gracias, aquí en España con una cierta capacidad y maduración social.
Que nos permite ejercer como ciudadanas y ciudadanos en democracia, cosa que hoy sigue siendo un privilegio, a pesar de todos los pesares.
Sin que los árboles nos impidan ver el bosque.
La ciudadanía de base tenemos claro que no somos parte de ninguna élite.
Y por lo tanto nuestros privilegios solo consisten en ser y sentirnos partícipes de una sociedad digna.
Y en defender los principios de justicia que nos amparan y nos permiten prosperar al amparo de las leyes y de los derechos humanos, universalmente aceptados.
En no perder lo que tenemos, los fundamentos que nos permiten ejercer con dignidad nuestros derechos.
Todo lo demás ajeno a nosotros la ciudadanía, son complementos que nos sirven.
No propietarios.
Ya que es la gente ciudadana la única dueña de su destino.
Y nadie más.
Pero cada cual hace bien en ofrecer sus servicios y sus ventajas, para que en libertad se pueda decidir la opción que mejor conviene.
Desde nuestro grado de madurez contrastada.
A la luz de los últimos tiempos, y de los aconteceres que nos han abierto más aun los ojos.
Sabemos que España no es un cortijo de nadie, que hay unas leyes mejores o peores, una constitución y un parlamento.
Y que aun así se nos han metido goles de todos los colores a la ciudadanía.
Desde unos ojos cerrados incomprensiblemente, por parte de todas las responsabilidades.
Desde los fines de semana caribeños, pasando por la venta del ladrillo a precio de oro, las hipotecas, los desahucios, los despidos de rebajas, el cierre de negocios que son más paro para el estado.
Y lo de trabajar más cobrando menos.
Como solución, desde el secuestro de cuatro años que dura el mandato, en donde lo que importa es quedar bien aguantando el tipo.
La gente no somos líderes políticos, ni empresarios, ni jerarquía católica con privilegios para inmatricular lo que se tercie.
La gente solo pagamos impuestos.
Y desde ahí moralmente estamos en disposición de poder decidir lo que queremos seguir costeando.
Que nos digan cuanto vale y que garantías se ofrecen.
Algo que mejore lo que tenemos y que sea más barato y menos arriesgado.
Porque paro ya tenemos a destajo.

El problema es el discurso paternalista de quienes sí votaron aquellas reglas hace casi 40 años. Esta nueva generación exige su protagonismo, y predigo que Felipe verá cómo sus cargos, responsabilidades y privilegios con al menos modificados en los próximos años. Al tiempo.

La metáfora de la maduración resulta capciosa. Propala la falsa impresión de que, como sucede en el mundo natural, la consecuencia esperable de la evolución de los acontecimientos fuera la constitución de un fruto lustroso y atrayente, alimenticio y gustoso, listo para la cosecha y el disfrute de los sentidos. Sin embargo, ni el soberanismo, ni la república que nos presentan sus partidarios tienen tales características; y tampoco puede decirse que quienes los reclaman en la calle sigan la lógica del árbol sano: crecer desde las raíces fundándose en la armonía del conjunto con vistas a propagar un estado de equilibrio evolutivo con el entorno, que prospere y beneficie al nicho ecológico en el que se asienta. Soberanismo y república podrían ser descritos más bien como epifitos parásitos del árbol constitucional, que le roban y corrompen aquello que lo mantiene en pie, la perfecta interrelación entre sus partes, y que, al cabo, no deparan más fruto que la enfermedad y la degeneración. El soberanismo, la expresión más rancia de un nacionalismo anacrónico, idea caduca donde las haya en un mundo cada día más complejo e interdependiente, verdadero causante de tantos desastres en forma de conflictos, odios y particularismos egoístas, no merece más respeto en sí mismo que la conveniencia de no erradicarlo a la fuerza para que la extirpación de sus malsanos anclajes, que chupan la savia de la concordia, no dañen el tronco por el que ascienden el xilema y el floema que todos creamos. A la república, afortunadamente tan desprestigiada –en razón del referente histórico al que apelan los nostálgicos del guerracivilismo- como para no haber convocado este fin de semana más que unos pocos miles de manifestantes en toda España, no cabe tenerla tampoco en mejor consideración. Un servidor no cree que a soberanistas y republicanos, en su indeseable y retrógrada explotación de lo peor que ha deparado la historia política de nuestro país, quepa tratarlos más que como ejemplo de cuantos obstáculos y patologías diversas hay que superar para conseguir la durabilidad del árbol de la paz y la prosperidad.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal