10 sep 2014

Ana Botella. Nada

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 16 Comentarios

No se crea que la nada se olvida. Deja rastro. El rastro que deja la baba de la inoperancia, del clientelismo, de la falta de decisiones, de dejar aspectos estratégicos en manos de las contratas, del ninguneo de los funcionarios que en el desempeño de sus funciones son apartados para que no hagan sombra a los "clientes" del partido, y de paso eliminar los controles........
Nada no , Iñaki, mucho. ¿5 muertes son poco...?

Bueno, Iñaki; tampoco hay que ser tan negativo y `maligno´ con esta Sra. ; es verdad que como política ha demostrado hasta la saciedad que es una inepta, pero hay que reconocerle alguna valía: su capacidad para hacer el ridículo y hacernos reír de vez en cuando, y esto último, en los tiempos que corren, es impagable... En fin, ya nos queda poco para seguir soportándola. Los ciudadanos de Madrid agradecemos profundamente que se vaya/la echen.

Pero el Alcalde de Jaén, no se va, ni echándolo, y yo creo que es porque tiene familia en el Ayuntamiento y, además perdería su escaño en el Senado, puede ser?

Lo mas parecido al Alcalde de Jaén, José Enrique Fernández de Moya, pero en peor. Nada de nada.

Diego y Hanna, francamente no entiendo nada. Será así por tener que ser así. En el blog TV Harguindey todavía existe una voluntaria libertad de crítica.

Asi que le convence para que ponga a su mujer en ese puesto prometiendole a su vez que movera los correspondientes hilos para que el de el salto cuantitativo de promoverlo a lo mas alto de la esfera y de esa manera su mujer cubrira el puesto vacante al ser por orden jerarquico la beneficiaria....TODO MUY CREIBLE.......eso en el argo de ajedrez se llama mover una pieza sabiendo de antemano tres jugadas por antelacion.......un maquiavelico de cuidado el que diseÑo esa jugada....

Veamos, según leo:
a) El Ayuntamiento de Madrid incrementó su deuda un 17% en 2012
b) El Ayuntamiento de Madrid redujo su deuda un 5,7 por ciento (referido a 2013)
c) "el Ayuntamiento de Madrid vuelve a ser el más endeudado de España" (referido a 2012).
Conclusión, es mentira que Ana Botella haya reducido la deuda (a falta de saber los datos de 2014).

Vamos, que no se ha denigrado a nadie, sin insultarla, en tan pocas palabras. Y estoy de acuerdo. No soy vecino de Madrid, y me alegro por ello.
Botella ha sido alcaldesa de Madrid porque así lo ha querido Aznar. Para el currículo familiar, vaya.
Aznar hizo una maniobra, conchabándose con Gallardón, para ponerla de teniente alcalde. Sabiendo que se postularía a ministro en las siguientes elecciones y, con la presión necesaria, ser propuesto por Rajoy. De tal manera que quedaría vacante la plaza de alcalde que sería sustituido por Ana Botella. Un cambalache que ha surtido el efecto deseado por la familia Aznar. Ya pueden decir los hijos y nietos de los susodichos que su abuelo fue presidente de la nación y su abuela alcaldesa de Madrid. La gestión de cada uno en su cargo ya es harina de otro costal. Importa lo que importa a esta gente estirada y soberbia.
Botella dice que no se presenta a las próximas elecciones porque ya sabía que no sería postulada para el cargo por Rajoy, que es quien da el visto bueno a las listas.
No se habrá conjurado con su marido, ni nada, en esas comidas familiares, contra Rajoy y su política. Aznar lo dijo claramente en Antena 3. Botella no lo ha dicho claramente pero dice y piensa igual que su marido.
En definitiva, un mangoneo más del PP y sus acólitos para la famosa puerta giratoria, o, es que alguien piensa que Botella se va a quedar en casa escribiendo sus memorias.
Botella, además, tiene la característica única de haber gobernado en el ayuntamiento de Madrid, sin haber sido elegida por los ciudadanos y no haber perdido las elecciones en su retirada. Enorme.

Nada positivo, desde luego. Insisto en mi comentario pese a haber sido censurado, diciendo que lo único que ha aportado es una pésima imagen, habiendo llegado al cargo con un currículo paupérrimo.
Alguien así no llega a cargo de alcalde si no es por el dedazo de quien ya sabemos.

En efecto, Iñaki, esta señora se irá sin haber aportado nada positivo a la ciudad de Madrid. Lo cual, por otro lado, ya era perfectamente previsible desde el mismo momento en que fue designada como alcaldesa (sin pasar por las urnas), tras la marcha de Alberto Ruiz Gallardón. ¿Qué se podía esperar de una persona mediocre y más bien torpe, cuyo único "mérito" era el de ser consorte de un ex-presidente tanto del Gobierno como del Partido Popular? Una persona puesta "a dedazo", sin experiencia ni capacidad demostrada.
Lo único que podría decirse en su favor es que sufrió la peor herencia mil millonaria de deuda que Madrid haya recibido nunca, por obra y gracia de su antecesor en el cargo, amigo de las grandes obras faraónicas y carísimas. Tras el paso de ambos por la alcaldía madrileña, nuestra sufrida ciudad ha quedado arruinada ... y francamente sucia.
¿Volverán los ciudadanos de la capital a votar mayoritariamente al PP? ¿Nos habrá contagiado la región de Valencia el espantoso virus del voto al PP, hayan hecho lo que hayan hecho? Prefiero no pensarlo. Aún quedan unos cuantos meses por delante.

Botella asimiló aquella mentalidad femenina adoctrinada por el cine franquista de la posguerra con pretensiones pedagógico-moralistas. Aquellas españoladas, donde parecía que las mujeres representaban al "sentido común" en defensa de una virtud bajo la que subyacía una concepción ultra-simploide del bien y del mal, inspirada en los prejuicios judeo-cristianos más rancios; mientras los hombres, siempre más primarios, perseguían a las libertinas e impías suecas. El pensamiento más profundo de la Botella se produce en el campo de las peras y las manzanas: https://www.youtube.com/watch?v=DFwU4HtQZ5Y
.......
Me produce náuseas también esta gran ciudad, y no sólo esta necia. Ni en una ni en otra hay nada que mejorar, nada que empeorar.
¡Ay de esta gran ciudad! - ¡Yo quisiera ver ya la columna de fuego que ha de consumirla!
Pues tales columnas de fuego deben preceder al gran mediodía. Mas éste tiene su tiempo y su propio destino.
Esta enseñanza te doy a ti, necia, como despedida: donde no se puede continuar amando se debe ¡pasar de largo!
.
Así habló Titiriteiro y pasó de largo junto a la necia y la gran ciudad.
.

"Nada" es el término para la designación de un absoluto. En democracia, los juicios políticos adquieren su sentido mediante el ejercicio de la comparación. Los administradores públicos pueden ser mejores o peores cuando los resultados obtenidos en su gestión permiten aquilatar logros y errores. En el caso de la alcaldesa de Madrid, por ejemplo, cabe decir que sus esfuerzos han obtenido considerable éxito en la reducción de la deuda municipal por comparación con la actuación de uno de sus críticos más desaforados, el hoy primado de los socialistas madrileños, don Tomás Gómez, que colocara, en su día, a Parla entre los municipios con mayor deuda por habitante de nuestro país. Sólo desde una perspectiva demasiado próxima a la visión totalitaria, a la focalización de la mirada desde una intención obsesivamente pre juiciosa cabe incurrir en el abuso de la "nada". La serenidad, la templanza y la moderación de Doña Ana, por otra parte, contrasta demasiado con la exaltación de sus oponentes como para no resultar molesta para algunos.

El paso de esta mujer por la política no merece ningún comentario. Sólo deseamos que desaparezca cuanto antes.
Pero otros acontecimientos ocurridos en el día de hoy invitan a reivindicar un mundo mejor, si es que esto es posible: http://ajgilpadilla.blogspot.com.es/
Un saludo.

La profesionalidad en el ejercicio de un cargo exige ética, en cualquier ocupación que miremos.
Como mínimo.
Y además eficiencia, si se trata de dirigir la coordinación de un grupo social tan importante.
Sumando beneficios y gastos hemos de encontrar números positivos, porque somos la ciudadanía quienes corremos con el pago y el mantenimiento.
Por eso nos asombra tanto el volumen de la deuda.
Que en algunos casos alegremente se ha estirado hasta el infinito a nuestra costa.
Siendo responsabilidad de los gestores y de las gestoras, el intentar al menos rentabilizar al máximo los impuestos cobrados a la gente.
Viendo que al final no nos llega para pagarnos lo imprescindible que es el comer y el dormir bajo un techo.
Hemos de aprender a pedir cuentas.
Cuando se pierden los beneficios en volutas de humo.
Cuando somos gente humilde.

¿Nada? Madrid sin "nada" ya lo dejó Gallardón, empezando por el oxígeno que daban los árboles que taló. Esta cambió los medidores de contaminación para marcar estilo de tramposos, y se rodeó de asesores carísimos, cuando ni Madrid ya, ni yo nos lo podíamos permitir. Solo dejan Casta y caspa.

Los movimientos encaminados a ganar las elecciones al precio que sea, irrita a los ciudadanos: ellos necesitan candidatos sin intereses partidistas, y dispuestos a luchar por su bienestar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal