03 sep 2014

Su suicidio nos mata

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 16 Comentarios

Pues resultó que Puyol también ha sido Casta.

Hanna, de veras que siento su interpretación. En cuestiones políticas perdí la inocencia hace ya tiempo, la tozudez de los aconteceres me han sustraído cualquier atisbo de candidez en mi forma de pensar, lo que no obsta para darme perfecta cuenta de la deriva que va tomando nuestra sociedad. Lo de Pujol , su troupe y sus circunstancias, han hecho mayor daño a nuestra sociedad de lo que cualquiera de nosotros pueda creer y ya llovía sobre mojado. Gracias y saludos cordiales.

Antonio, gracias por responderme. Y lástima, creí que era más inocente su afirmación, observo que no. Le responderé por boca de Forges hoy, en este mismo diario: "Aunque a muchos les gustaría, Pujolunya no es Catalunya". Un saludo.
.
http://elpais.com/elpais/2014/09/03/vinetas/1409733055_474459.html

Hanna, contesto a la pregunta que me dirige: ¿ de todos los casos de corrupción es posible qué, este de Cataluña sea el mas escandaloso?. En mi modesta opinión.sí. Nunca, como en Cataluña, y bajo la batuta de Pujol y cía, se había llegado a la desvergüenza de la utilización de los sentimientos de un Pueblo, a la provocación, y al enfrentamiento con el resto de la nación, con eso del "España nos roba", cuando, según los indicios, los ladrones eran esos expendedores exclusivo de los certificados de catalanismo y del pequeño nacionalismo excluyente.

Llàstima -no escriu gens malament- que estigui obligat a sortir a escena tan borni, coix i tolit com l'Espanya que li cal representar al pobret.

“It ain’t over until the fat lady sings” (la ópera no termina hasta que cante la gorda). Esclarecedor refrán que tiene aplicación al presente caso por el elemento eminentemente teatral que había venido acompañando todos estos años el victimismo nacionalista hasta culminar en la escena heroica de la rebelión “masiana”: gestos ampulosos, lenguaje engolado y semiprofético, mitos a cual más disparatado, exaltación apoteósica de la jeraquía de los personajes… En fin, todo impostación y atrezzo para que el respetable público de la platea soberanista fingiera, a su vez, una cultura que le falta, una capacidad de análisis de la que carece y un prurito de élite histórico-sociológica sin fundamento. Pero la “gorda” ha cantado y su “Addio, del passato bei sogni ridenti” (“adios, sueños del pasado”, dice Violeta entre estertores de tisis y dolorosos estremecimientos por las ilusiones perdidas) ha revelado en pelota picada tanto a la cortesana (bien que añosa y farfullante, más que tísica) como a la cortesanía (en las diversas banderías de izquierda y derecha propias del oasis catalán) y, por ello, el descenso del telón sería casi un acto de piedad para con todo el mundo: tanto para la troupe escénica como para la infatuada concurrencia al espectáculo operático-nacionalista. Pero, aunque la gorda haya cantado ya, de seguro, la mayoría de su respetable público barretinado no se dará por enterada del engaño en que ha vivido entre tanto “sogni ridenti” y negará al director de escena cualquier posibilidad de que termine el espectáculo: ese happening dizque decisorio –aunque más bien irrisorio- de la terciada parte, la más marcial y trabucaire, de la gustosamente servil plebe soberanista.
Pues, en definitiva, tras esta revelación teatral, ¿cuál ha venido a ser la causa de tanta monserga victimista, de tanta exaltación xenófoba, de tanta prosopopeya simbólica, de tanta enajenación de masas orquestada desde la infancia? Esa es la pregunta fundamental que, al parecer, pocos están dispuestos a hacerse en el Principado. La respuesta evidente ya es imposible de soslayar: la causa está en que una oligocracia política y social (porque también atañe a la sociedad catalana responsabilidad no sólo legal sino moral en esta situación) pretendía hacerse con la impunidad que da el control absoluto del poder para, así, intensificar la explotación del “oasis catalán” y su extenso mercado de favores recíprocos. Si Pujol es un impostor, su impostura ha sido y es Cataluña. Quien esto escribe no quiere entrar explícitamente en comparaciones que podrían hacer todavía más penosa para algunos esta revelación pero ya ha habido muchos casos en Europa- afortunadamente decrecientes al impulso del desarrollo de la democracia liberal y sus controles del poder- en que las masas nacionalistas fueran arrebatadas por espejismos de grandeza identitaria. Por esa razón cualquier oposición al retorno del nacionalismo más rancio, decimonónico hasta en la estrechez mental con miriñaque, es una seña de modernidad, propia del Estado inclusivo en que, por fortuna, ha devenido España.


Ricardo, este foro es una especie de retablo de las maravillas a lo grande en lo que concierne a comentarios, ¡cosa de hechiceros, encantadores y magos! Los exponen, los retiran, los vuelven a exhibir, cambian uno por otro de los que enviaste, en fin... ya sabes, tiene que ser los tiempos que corren, malos donde los haya. ¡Ah, Señor, si al menos nos regresaras a aquella seriedad tan nuestra, la cortesía, la palabra respetuosa en lugar de la boba de los correctos, el sentido del honor...!

Antonio, "de todos los casos de corrupción ¿es posible que este de Cataluña sea el más escandaloso"? ¿Podría decirnos por qué? ¿Porque habla catalán? ¿Se trata de cantidad o de calidad lo que lo hace más lo que sea? Porque, si bien con un solo caso de corrupción, cualquier partido va cumplido, no me diga que usted ignora que, entre los políticos del PP muy en especial, lo que asombra es que haya algunos cuya conducta es la que corresponde, y ya, si encima de honrados, son discretos, piensan antes de abrir la boca, llega uno a pensar que no puede tratarse de gente que pertenezca a ese partido.
.
Y esa, pero no solo, es la razón por la que, ahora, más que de la corrupción del PP, de CIU o de Pujol en concreto, -de todo lo cual es de suponer que se están ocupando los jueces, aunque sea a su manera-, debiera tocar hablar, como hizo Iñaki al final de su intervención, de la ley Porcellum, o porcata -así llamada por su propio redactor en Italia, Roberto Calderoni, de La Liga Norte-, de Berlusconi, en 2006, ley que, por cierto, no hizo que ganara, y que pretende imponernos ahora Rajoy para que el PP se perpetúe en el poder. Bueno, toca hablar, y sobre todo, toca impedir algo que ya está siendo considerado pregolpismo por periodistas de diarios digitales y escritores de blogs. Y es que, si se considera en 'lo que vale', se analiza bien, no podría ser calificada de manera más adecuada. En Galicia, la llaman 'a ley do porco de Rajoy', y estremece el solo pensar que no vaya a apearse de ese cerdo el presidente, ya que podría pasar de todo, y hasta podría pasar precisamente que ese fuera a ser el 'detalle' que barriera de la escena política al PP definitivamente, y esperamos que sin más agitación que la propia alegría de habernos librado de un partido que está gobernando con las gónadas, encima de con la desvergüenza propia de un malhechor común con la cara muy dura, o mejor, de la peor catadura.
.
Aquí dejo lo que leí ya hace tiempo, quizá un mes, y que no veo que escriba El País, ni ningún otro periódico de estos considerados prestigiosos. Desmenuza la cuestión como debieran haberlo hecho los más conspicuos periodistas.
.
http://albertocaffarattoblog.blogspot.com.es/2014/07/regeneracion-democratica-que-le-dicen.html
.
Cordiales saludos.

Según los dirigentes de los partidos políticos, No son los partidos los que roban, son algunos que se aprovechan de sus puestos, y visto así cabe la pregunta:
Quién supervisa a estos dirigentes o colaboradores? Nadie los supervisa? Se mandan solos?
Para que sirve entonces el costosísimo tribunal de cuentas?

"Se están suicidadndo y nos van a matar"....magnífica frase del bloguero-periodista......en el día de hoy. Aunque discrepo: no podrán matarnos...NO, antes los echaremos con nuestros votos, seguro....Aunque los votos de las "minorias" mayoritarias, si sumamos a todas elllas, valgan 1/5 de los "mayoritarios", minoritarios si sumamos al bipartito.
"Los partidos no reconocen la realidad"...otra frase brillante de Gabilondo en el día de hoy, las vacaciones le han sentado muy bien.......Los partidos no se quieren enterar de que esto está liquidado y de que ellos mismos son los responsables últimos de la situación, por omosión y acción ......LA CORRUPCIÓN-Pujol: pura hipocresía, si CiU no hubiera apostado por la independencia en Cataluña, el Caso Pujol no existiría.......Podemos relatar todos los "casos" de corrupción en España de los últimos años, y no terminaríamos nunca......La RESPUESTA: enroque....."yo no sabía nada.....no he sido"......Y más leyes para dificultar la diversidad y pluralidad de opinión y representación institucuional de las "minorias mayoritarías"......Ante todo esto hay que decir lo del anuncio: "yo no soy tonto"......ni imbécil, añado yo.

De todos los casos de corrupción es posible que este de Cataluña sea el mas escandaloso: Todos los conocidos, y sufridos, anteriormente, tenían componentes de hipocresía,cinismo, chulería, desvergüenza y mas, mucho mas. Este supera todo lo conocido, a todo lo apuntado hay que sumar el carácter del líder, dando lecciones de catalanidad ( y adjudicando a esta condición una incuestionable e innata ejemplaridad para el resto de los habitantes del mundo mundial). Ahora resulta que nada de eso, que el prócer era un simple aprovechado que usó su mal atribuida honorabilidad para recibir, presumiblemente, importantes mordidas, a la vez que establecía una férrea autodefensa dirigida al magnificado enemigo Madrid.

Ayer se constató sin ningún tipo de duda q la Hacienda Publica es un instrumento de coacción de caracter ideologico.(Lo de redistrbición de la riqueza juassss).
En mi opinión el caso Pujol(Uno más y cuantos quedan por salir a la luz) no es más que un aviso a navegantes(Patronal Catalana) para que se pongan en fila.
La nueva ley que intenta colar el PP no es más que intentar apuntalar lo q se les va de las manos,
Esta ley no va cambiar nada en Catalunya y Euskadi
donde la Hacienda Publica es más eficaz.
Estamos gobernados por el tardo-franquismo,y no lo queremos reconocer.(El PSOE no se entera).
Esta Ley no va a ser la ultima despues de la municipales y
Autonomicas habrá más.(Porque los muertos estamos muy vivos no lo dude)

El discursito de ayer del ministro Cristóbal Montoro, con su característica vocezuela de falsete (como diría Javier Marías), tuvo efectivamente mucho más de ensañamiento político que de cualquier otra consideración o enfoque. Siendo como es gravísimo y repugnante todo el caso Pujol, no es de recibo que un ministro del Gobierno lo utilice como arma arrojadiza para intentar desacreditar el movimiento entero nacionalista de Cataluña (y lo digo aún siendo contrario a sus tesis). Y además, lo mas irritante es que un miembro del Gobierno del PP se muestre tan beligerante con la corrupción en corral ajeno cuando su propio partido es el paradigma de la corrupción en este país. No tiene vergüenza ni tienen arreglo. En otro país, los casos Bárcenas, Gürtel, Jaume Matas, Carlos Fabra y Jose Luis Baltar hubieran bastado para destruir por completo el partido político que los amparaba, porque la sociedad no habría tolerado semejantes atropellos a la buena conducta que se espera de los políticos. Y sin embargo aquí parece como si la cosa no fuera con ellos, que miran altiva y cínicamente hacia otro lado. Ayer mismo, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se jactaba de que en el caso del Madrid Arena al final no hubiese resultado condenado ningún político (de su formación, claro). Parece que es eso lo único que le preocupa a la regidora municipal.

Se nos vino encima la democracia, cuando el traje que llevábamos puesto era un uniforme de comunión diaria, y nuestro andar supeditado al mando era marcial, por no saberlo hacer de otra manera.
Pues España se terminaba en los Pirineos.
Dado el tiempo transcurrido y sin otros estilos posibles de vida, crecimos oyendo decir cosas como aquello de que la calle es mía.
Suya.
Hoy con el voto en la mano, seguimos oyendo las mismas cantinelas, y siempre alrededor de nosotros.
La gente de la calle que pagamos los impuestos a tocateja.
Para que los dueños de la calle se lo lleven doblado bajo el brazo como voceros de mercadillo.
El sudor de la gente.
Y encima estemos contentos.
De ser unos hijos de vecino normales y corrientes.
Asustados por el paro, y por la deuda millonaria puesta a nuestro nombre.
La ciudadanía.
Seamos creyentes o ateos, de izquierdas o de derechas.

desando realmente que de verdad la gente haya aprendido la leccion y vote mas a conciencia que por obligacion.

Resulta vergonzoso la capacidad que tienen los partidos, para camuflar, o relativizar sus faltas: unas veces se sirven de chivos expiatorios y otras simplemente, miran para otro lado, ¿quién tiene la culpa de que eso ocurra?, Creo que son los votantes pero, pienso que están empezando a despertarse.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal