24 sep 2014

Gallardón, un náufrago sin isla

Por: Iñaki Gabilondo

  

Hay 16 Comentarios

Que decir en general de la clase política, realmente existe una gran decepción ciudadana.
Sólo móvidos por sus propios intereses, sin autocriticas y pareciera sin intención de mejorar, y lo peor cuando sientes que te toman el pelo
Quizas debieran contar más en sus proyectos con las opiniones de las personas que trabajan día a día en esos sectores respecto de los que legislan, que se ven afectados por dichas leyes que aprueban.
Pero en fin ellos siguen en su mundo de apariencias, de plantear reformas sin un verdadero analisis y consideración de las circunstancias, con la mirada puesta en los votos.
En mi humilde opinion se están cargando y sin mucho esfuerzo la justicia, ahora mismo patas arriba.
Lo de las tasas sin comentarios, esto sólo puede ser propio de quien no conoce la justicia para nada, y me pregunto entre tantas leyes que discuten , que hacen, que reforman, por qué no redactan un tipo del codigo penal donde con mayor dureza se castige rotundamente la corrupción de los politicos que tanto dinero a costado a los españoles.

"El Gobierno informó a la Iglesia antes de anunciar la retirada de la ley Gallardón".
.
"La cúpula de la Conferencia Episcopal se enteró de la decisión de Rajoy de aparcar la reforma de la ley del aborto el jueves pasado".
.
"El presidente del Gobierno lo habló con Ricardo Blázquez tras una misa por Emilio Botín".
.
"El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se entrevistó por sorpresa con Rouco Varela, y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría se encargó de explicarlo en el Vaticano".
.
La estrategia del Gobierno es restablecer el diálogo roto con la Conferencia Episcopal, que por su parte se compromete a no apoyar las protestas de los antiabortistas.
.
¡País este de títeres y de cristobitas!

lo de este pollo ha sido de traca, aunque xon mucha experiencia no se como ha sido tan "tonto" de dejarse hacer en el PP y ser el cabeza de turco para que sigan haciendo de las suyas.... no lo entiendo
http://inversionesforex.hol.es/conceptos/ventajas-de-una-cuenta-demo-en-forex/

El insultador profesional, Jiménez Losantos, tiene ya el apodo para el ex-ministro de Justicia, Gallardemos. Al cabeza visible de Podemos le viene llamando Pablemos desde hace tiempo.
Bien, la gran noticia de la dimisión de Alberto Ruiz Gallardón es una buena nueva que todavía no hemos asimilado del todo.
Gallardón era aquel chico a cuyo padre y mentor preguntaban: ¿Ud es el Gallardón de derechas, no? A lo que el padre contestaba: "No, ese es mi hijo". Y tenía razón. Alberto Ruiz Gallardón quería ser presidente, igual que Fernando Tola, pero no encontraba la fórmula. Como presidente de la Comunidad de Madrid culminó un trabajo para el cual había sido propuesto. Le ofrecieron la alcaldía de la capital, puesto más importante que el de presidente, y aceptó. Arruinó las arcas de la ciudad dejando una deuda fabulosa de 7.000 millones de euros. Pasarán algunos siglos para que esa deuda quede resuelta.
La ambición del pequeño Gallardón no llegaba, trepaba puestos pero estaba lejos lo que él quería, que era la presidencia de la nación. Hizo un cambalache con Aznar para que la mujer de éste fuese alcaldesa de Madrid y él mismo ser ministro. Parece ser que Rajoy picó el anzuelo y le colocó de ministro del ramo que más conocía y que le venía al pelo en su transformación a Dr. Jekyll. Justicia.
Ahí empezó a asomar la patita de su ideología extremista de derechas. Engañó a todos. La Reforma del CGPJ. La Ley de Tasas que pretendía apartar al pueblo llano de la justicia gratuita (sólo saldrán bien parados los que tengan dinero), la Reforma del Código Penal, un desastre, la anulación de la Ley Universal, una metedura de pata de las que hacen época, dejando en libertad a narcotraficantes confesos y luego después tratando de localizarlos para encarcelarlos otra vez porque se habían cometido errores. Diosss. Por último, el encargo del propio Rajoy para que reformase la Ley del Aborto dándole un nombre imposible de memorizar.
Pues bien, todo esto enemistó a todos los cuerpos de la justicia (jueces, fiscales, secretarios/as, abogados, magistrados,etc.) y a todos los ciudadanos, sin excepción, contra el ambicioso ministro Alberto Ruiz Gallardón. Ha sido, con diferencia sobre el segundo, el peor ministro de Justicia que ha tenido España en toda la democracia. Es otro récord de difícil superación.
El desaguisado al que ha contribuido será muy difícil de restablecer y llevará años conseguirlo. No se puede hacer peor. Hoy, en Radio Euskadi, decía el Consejero de Justicia del Gobierno Vasco que ha sido muy mal ministro. Y daba datos precisos del daño que ha ocasionado a lo largo de su corto mandato.
Ahora bien, los ciudadanos hemos conseguido que este tipo se haya ido. En los blogs, en artículos periodísticos, en la calle, saliendo a protestar, en todos los sitios hemos puesto nuestro granito para conseguir que se fuera. Ahora nos queda el que hasta ahora ha sido su jefe y promotor en la Reforma del Aborto, que no es otro que Rajoy. Pero a éste habrá que echarle con la papeleta en la mano.

Hoy, sobre la dimisión de Gallardón:
.
Salvador Sostres, en El Mundo: "Un socialista menos.
Por lo menos ha dimitido, que otros ni eso. Se va un carcamal, un casposo que nunca creyó en la libertad. Se va un socialista que siempre creyó más en el Estado que en el individuo, que tuvo más vanidad que principios y más ego que talento."
.
Alfonso Ussía, en La Razón: "El tonto «bien». Es el más tonto de todos los tontos. El tonto de lo que antaño se definía como «buena familia» o «familia conocida». Se trata de una especie recurrente que no está en peligro de extinción. El tonto «bien» se caracteriza por su esnobismo de izquierdas. Resulta original en las cenas y es habitualmente requerido."
.
Editorial en Libertad Digital: "El adiós de un político sobrevalorado y pésimo ministro. Alberto Ruiz Gallardón puso ayer fin a su carrera política después del sonoro fracaso de su gestión en la reforma de la ley del aborto. El hombre del consenso, el político que caía bien a la izquierda, el único capaz de concitar el apoyo de las demás fuerzas políticas a las propuestas del PP, salió este martes del Ministerio de Justicia por la puerta de atrás, despreciado por los adversarios y abandonado por sus compañeros de Gobierno y de partido."
.
El señor Witness en el blog: zzzzzzzzz.

Gallardón fue víctima de la educación que recibió en su casa.
La victoria no es solo de las mujeres, es de las familias y de la sociedad en su conjunto.
El PP no ha sido capaz de hacer nada de su programa, ni empleo, ni crecimiento, ni evitar la brecha entre pobres y ricos, ni estimular el cosumo, larguísimo etcétera. Ni siquiera reformas ideológicas como la del aborto.
Por que como ya he dicho otras veces, el PP no es un partido de ideologías, si no un partido de poder y para el poder.
Sus votantes más enfadados, los de la derecha real, deberían plantearse otras opciones, como VOX, no puede ser que un partido aglutine votos que van desde el centro progresista hasta la ultraderecha.

Siempre que sorprendió que Gallardón nos fuera presentado por el grupo PRISA como "centrista". A mí siempre me pareció un soberbio sin ideología. Lo único que quería era el poder, y demostró con creces poder pasar del centrismo a la ultraderecha según le conviniera. Su dimisión es una de las primeras buenas noticias que nos trae este tiempo terrible. Espero que hayas otras muchas dimisiones y una gran patada al PP en las próximas elecciones. Porque ellos lo valen.

tanta paz lleve como paz deja,y que le sigan otros cuantos que falta nos hace,ejemplo. El de interior, Educación, Sanidad,ect.ect. Un saludo. Iñaki

Pues ojalá que se haya ido de la política para siempre, aunque Iñaki, prudentemente, se teme que no sea así. Estamos acostumbrados a que, en las películas de terror, el malvado del que se pensaba que ya estaba fuera de combate resucite de nuevo y propine un susto de muerte a los protagonistas.
Bromas aparte, en la reseña biográfico-política que realiza hoy nuestro anfitrión, echo de menos una referencia a la gestión de A.R. Gallardón como alcalde de Madrid. La deuda descomunal que dejó, como "herencia" envenenada, a su sucesora, a los que vengan y al conjunto de los madrileños me parece que pide a gritos una exigencia formal de responsabilidades. Un gestor de los dineros públicos no puede de ninguna manera tirar la casa por la ventana, acometiendo obras de tan gran magnitud, para luego irse de rositas y que "los que vengan detrás, que arreen". Este sujeto ha sido el paradigma del derroche de recursos públicos en España (SIETE MIL MILLONES DE DEUDA MUNICIPAL), y creo que debería responder por ello.

Gallardón se pensó que era un gallardo gallo, en un gallinero donde las mujeres son solo simples gallinas objetos del placer del gallo, al que solo le interesa su gallardía. Nunca pensé que este político fuese realmente un politiquero con tan poca sesera. Pregunto... ¿por que´no se preocupó del problema de las violaciones de niños y niñas y del desamparo y el hambre que padecen millones de niños y niñas en este mundo satánico? ¡Basta ya de jugar tanto al gato y el ratón¡.

Solo dos cosas me vinieron a la mente, al saber la renuncia de Gallardon: 1) cuanto perjuicio puede ocasionar a un país, un pésimo gobierno: sumen la cantidad de personas, horas, energía y dinero, dedicadas a algo que jamás debió ser planteado. Súmese, la alarma social, la incertidumbre y la angustia del colectivo femenino. Súmese toda la energía, el tiempo y el esfuerzo que, por esta razón, han sido cesados en la búsqueda de soluciones a otros problemas más reales. 2) lo segundo que recordé, fue el comentario de I. Gabilondo sobre la productividad de un gobierno que jamás debió llegar a serlo. Ver http://blogs.elpais.com/la-voz-de-inaki/2014/09/15/

CON EL PERMISO DE NUESTRO ANFITRIÓN, me gustaría anexar (repetir) algunos comentarios sobre su video blog de ayer, debido a la importancia enorme de ese tema, al margen de su desvinculación respecto al tema de hoy. Si es así, gracias de antemano.


El Panel Inter Gubernamental para el Cambio Climático (IPCC), ha hecho un esfuerzo absolutamente formidable en la prognosis y de estrategia sobre este fenómeno global. En ciertos círculos se conoce mucho sobre este tema. Y continúan trabajando.
Probablemente el reto más exigente es y seguirá siendo, trasladar ese conocimiento y sensibilidad, al grueso de la población mundial.
Se justifica de sobra el esfuerzo.
No mucha gente sabe el impacto de una variación de p.e. 0,5 grados de temperatura, sobre la naturaleza. No digamos 2 o 3 grados, sobre el inmenso equilibrio alcanzado por esta, a lo largo de millones de años.
En mi opinión, ahora, tanto como tener conciencia de los fenómenos físicos desencadenados por algo así, dada la premura de la situación, toca en paralelo, divulgar las consecuencias en términos de impacto humano. En el día a día de la gente. En términos de, la más que probable escasez de bienes, el incremento de precios y costos, el aumento de enfermedades y su impacto, los desastres sobre nuestras viviendas y entornos familiares, volatilidad de los riesgos por zonas y metereologia propias, posicionamiento ventajista de las multinacionales en torno a las nuevas e inesperadas necesidades humanas, requerimiento de una nueva cultura educativa en nuestros pequeños e incluso, hasta la universidad, el reto inmenso de una distribución racional del agua y su desvinculación de oportunismos mercantilistas...........y así una lista cuasi interminable de cosas.
Obviamente, la sociedad tenemos que contar con gobiernos que piensen más allá del déficit fiscal. En otras palabras.....que piensen.
En cierto sentido, al elegir las personas de gobierno apropiadas, estamos contribuyendo a luchar contra las cercanas consecuencias del C.C.
Por extraño que suene.

A Gallardón sólo le quedaba una vela en medio de la tarta y se le ha consumido. Le han abandonado todos los diputados. El presidente y él se habían encontrado sin saber bien qué decir. Nada que descubriese lo que siente, que a Rajoy le salió perfecto y que el parecía tan feliz. ¡ Nada ! como que hace mucho tiempo que a Gallardón le cuesta sonreír. Ahora quiere correr en libertad. Quiere encontrar su sitio.
.
Para Gallardón fue una broma del destino. Una melodía acelerada en una canción que nunca acaba. Ya tuvo suficiente. Necesita alguien que comprenda que está solo en medio de un montón de gente. ¿Qué puede hacer?
Correr en libertad, sentir....
Como un naufrago en el mar...
Quiere encontrar su sitio.
https://www.youtube.com/watch?v=q9ajHV-5dls

El Sr. Gallardón, como otros muchos personajes, no tienen carácter, por eso algunas veces triunfan sin saber por qué, pero al final fracasan, eso se debe por esa falta de personalidad y convicciones propias, van a salto de mata según piensa en ese momento o van asesorados a saber por quién, o reciben presiones externas, por desgracia el problema es generalizado, no tenemos políticos con talla, se dice que rectificar es de sabios, sin embargo, no rectifican, no entienden que se equivocan, su orgullo pesa más que la opinión generalizada de los demás. Sí, hay que dimitir, por ese motivo y por otros como si no se cumple lo prometido, o que el traje le viene ancho, o se le descubre que roba o engaña a los demás, o… muchas cosas más, pero por qué no se estudia y se analiza la realidad del clamor de la gente y se busca un consenso entre todos y rectifican lo que ahora se pide por ejemplo, la constitución, los estatutos, las leyes, el sistema electoral, la autonomías, etc., la vida cambia y rectificar e ir hacia adelante es de sabios, y sabios hay bien pocos.
Saludos… Félix.

Un bon naufrage évite une bataille navale.

Gallardón pudo ser un político original, pero creo que no supo mostrar esa originalidad, siendo él mismo en todos los momentos, creando la confusión de no saber qué decisiones se correspondían con su percepción, y cuáles eran manipulaciones.
Sin embargo, se puede admirar su elegancia, por el hecho de demitir de todos sus cargos y asumiendo él, toda la responsabilidad; ejemplo que deberían de seguir muchos de nuestros políticos.

Se decia, ayer por la tarde, en algunos circulos de opinión de los medios de comunicación que habia que celebrar la dimisión de Gallardón y celebrarla como un exito de las mujeres, y yo, aplaudo estos comentarios si más. Al mismo tiempo pido al Sr Gallardón, aún sabiendo que no me hará el más minimo caso, que les pida perdón a las mujeres por el mal que les ha causado y por las ofensas que gratuitamente les propino durante estos años que fue el Ministro estrella de difafarlas y ofenderlas en lo más profundo de ser, llegando a llamarlas "ASESINAS", POR ALGO QUE A PARTE DEL TEMA MORAL, QUE ES MUCHO APARTAR, era legal, la ley estaba de su parte cuando abortaban; y no se si será delito dedicar estos adjetivos, maxime si es por un Ministro, cuando se está cumpliendo la ley.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal