19 nov 2014

España no es país para jóvenes

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 29 Comentarios

La solución es fácil. Que el tercer mundo se homologue con nosotros ( calcadito) y vereis como baja la natalidad y dejan de tener ganas de saltar el Estrecho o cruzar Jalisco. Eso sí, luego todos viejecitos y mucha fecundación in vitro.
Estimado Witness: la inmigración que viene, se procrea, pero los de tercera generación mucho menos que los de primera y segunda. Eso, en el caso que su integración socioeconomica (prosperando en la escala social) sea exitosa. En el caso que no funcione, tenemos la güetización al estilo de las banlieues parisinas o los downtown suburbs americanos. Y eso, señor mío, son problemas gordos. Ya en Roma hay ánimos calientes al respecto. En cualquier caso, simbolizan un fracaso: la incapacidad de realizar una aculturación efectiva en los inmigrantes. Si ellos entran en mucho número, fracasan o terminan como fuerza de trabajo barata a secas, compitiendo con la autóctona. Y eso habla de un modelo económico extensivo, donde la consideración por la fuerza de trabajo ( humana) es poco menos que banal. De todos modos, estoy abierto a escuchar propuestas tanto de usted como de otros foreros, sobre cual sería el modo óptimo de afrontar el difícil equilibrio economico y social relacionado con la inmigración, y las perspectivas de una Europa que envejece rápidamente. Les recuerdo que la generación del baby boom fue muchísimo más numerosa que todas las posteriores. En un principio, es un proceso natural. Otra cosa es que la contracción se note. En un principio, de no ser por la inmigración, sería incluso apetecible salarialmente para las generaciones posteriores. Basta estudiar la profunda transformación sociologica y economica de la Europa inmediatamente posterior a la Peste Negra del siglo XIV, hubo una gran transfusion poblacional a nivel local y un movimiento economico inusitado: los terratenientes subian los salarios para atraer una fuerza de trabajo escasa, y el comercio tendía hacia unas redes más profusas de intercambio. En esa época se cimientan los movimientos telúricos que acabarían resquebrajando el orden feudal, que parecía inmutable.

Mahatma | 19/11/2014 21:09:22


En donde dice: "....solo no solo sostiene..."
Debe decir: ".....no solo sostiene...."


Hayek, padre intelectual del neoliberalismo y, defensor de la ausencia de intervención del estado en la regulación de la actividad privada, decía:
“El sistema solo funciona bajo la condición de que el individuo tenga la disposición de adaptarse a los cambios y procesos, de someterse a convenciones que no serán los resultados de una planificación racional. [ el individuo debe estar dispuesto a] subordinarse a las consecuencias de los procesos que nadie ha planificado y que, posiblemente nadie entienda”

Hayek explica también que:
“Aunque por la amenaza del hambre [un individuo] se sienta obligado a aceptar un empleo que le disguste y por un salario muy bajo y se sienta a la merced de otra persona dispuesta a emplearlo, no existe coerción ni por parte de esta persona ni por parte de la sociedad en el sentido planteado”

En su Estudio Económico 2014, la CEPAL, una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas, impregna con acento neoliberal, la puesta de la carreta delante de los bueyes, diciendo lo siguiente:
“Para lograr la sostenibilidad social se requiere que la población acepte mayoritariamente las pautas básicas de crecimiento económico existentes, tanto respecto de la producción como de la distribución. La evidencia histórica indica que ese apoyo no necesariamente se obtiene por el hecho de que se alcancen unas tasas de crecimiento económicas elevadas. Por ejemplo, durante los años setenta varios países centroamericanos lograron altos niveles de crecimiento, pero desde la sociedad surgieron profundos cuestionamientos sobre las estructuras económicas, sociales y políticas vigentes y se reclamaron transformaciones profundas.



En un aporte de autocrítica continúa diciendo:
Magis y Shinn (2009) argumentan que la sostenibilidad social se fundamenta en cuatro principios: el bienestar humano, la igualdad, un gobierno democrático y una sociedad democrática. Estos principios son claves en el largo plazo.

Y seguidamente confirma:
La OCDE (2012) argumenta que la cohesión social –un concepto relacionado con la sostenibilidad social. Se basa en tres componentes, a saber, la integración social, el capital social y la movilidad social, y que esta cohesión solo no solo sostiene las pautas del crecimiento económico, sino que incluso tiende a impulsar a este. Martinez Franzoni y Sanchez-Ancochea (2012) plantean que la integración social requiere de un doble proceso que pasa por EL MERCADO LABORAL y por las POLÍTICAS SOCIALES, los dos mecanismos de la sostenibilidad social, el cual se caracteriza como “sostenibilidad sociolaboral”.

……………………en efecto, la sostenibilidad social se basa en buena parte en la percepción subjetiva de la posición individual, su relación con el resto de la sociedad y las perspectivas futuras”.


¿puede haber incremento de población en ausencia de las seguridades mínimas necesarias, en la sociedad española?

Muy acertado el tema que comenta hoy Iñaki.
En 1900 la población mundial era de 1.700 millones de habitantes; en el año 2000 era de 6.200 millones, hoy (2014) estaremos en los 7.000 millones y se prevé que para el 2025 sea de 8.500 millones de personas. Solo en cien años la población aumento en 4.500 millones de habitantes, lo que nos da una idea de cual será el crecimiento hasta el año 2100.
Queda claro que hay que tomar medidas ante este crecimiento incontrolado. Si uno mira gráficos y proyecciones lo primero que le viene a la mente es que la especie humana se ha convertido en una suerte de virus o cáncer para el planeta que habita. No tenemos depredadores naturales, y las enfermedades que nos diezmaban como especie ya no lo hacen como siglos atrás.
El problema es más grave de lo que parece, hablamos de la supervivencia del genero homo
Saludos.

http://sinalmanicorazon.blogspot.com.es/

Don JM:
Más que un gazapo es un sobreentendido. En todo caso, puede ud. seguir el curso paralelo de ambos índices con facilidad:
http://www.datosmacro.com/demografia/natalidad/espana

Sr.witness me sorprende Ud.
Que no sepa la diferencia entre Fertilidad y Natalidad.
Tiene Ud.unos gazapos imperdonables.

Hace décadas que España experimenta un envejecimiento de la población, hasta tal término que nacen menos personas que las que mueren. Aunque no es un problema único español, es un problema de los países desarrollados con rentas per cápita altas. Aunque las parejas se casan y trabajan ambas la tendencia a tener hijos es baja y prefieren disfrutar de la vida, viajando y gastando en calidad de vida. En Inglaterra esto tiene un nombre desde hace muchos años, se llaman DINKs (Double income no kids) Doble ingreso ningún niño.
Se llega al punto de pensar que los hijos son una carga insufrible y que, como se dice, la vida es corta y hay que aprovecharla; sin darnos cuenta que la esperanza de vida cada vez es más alta ( 82 años en España) y los problemas de pensiones y sanidad se van agravando.
Todo esto se sabe, sin embargo, ningún gobierno ha tomado cartas en el asunto porque cualquier solución- léase el cheque bebé de Zapatero- resulta ruinosa para las arcas públicas y tampoco favorece la procreación.
Sólo queda una solución y es la inmigración, pero claro, le ponemos las cortapisas suficientes como para que, los que verdaderamente quieran instalarse en nuestro país, tengan que saltar unas vallas donde se desuellan la piel.
Además está la crisis económica, que todo lo complica. El caso de los ecuatorianos que venían a España a prosperar, se ha convertido en todo lo contrario, españoles que van a Ecuador porque en este país nuestro no hay nada para ellos.
Muchos jóvenes de los que emigran a países europeos, aunque lo estén pasando mal, dicen no volver a España porque no resulta atractivo para sus intereses.
Como digo, llevamos décadas así y los gobiernos no hacen nada, piensan que haciendo algo sale más caro que no haciendo y van dejando la herencia para el que venga detrás.

Don Juan, don Frenando, don Mahatma y otros:
Está uds. desenfocando el asunto al tratar de introducir el componente ideológico o meramente político. No es una cuestión de que haya mayor o menor protección social, o de que a las familias les sea más o menos fácil llevar adelante la cría de los hijos, o que la coyuntura económica sea más o menos pujante. No. Hay una clara correlación inversa entre el Índice de Desarrollo Humano de los países y la tasa de fertilidad de las mujeres: cuanto mayor es el desarrollo, menor es el número de hijos por mujer hasta que, en el nivel del IDH alrededor del 0,85 (por encima del cual se halla, por ejemplo, a España con el 0,869 y una tasa de fertilidad del 1,48 por mujer) los nacimientos quedan por debajo de la tasa de reemplazo. Incluso se da el caso de que la tasa de reemplazo se pierde con niveles menores del IDH sin que en ello intervenga el tipo de régimen político o de estructura de la desigualdad (Cuba, por ejemplo, férreamente socialista, con in IDH menor que España, 0,815, tiene una fertilidad aún menor que la española, 1,46).
http://en.wikipedia.org/wiki/Fertility-development_controversy
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%8Dndice_de_desarrollo_humano
http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_sovereign_states_and_dependent_territories_by_fertility_rate
La inmigración desde países con menor IDH y con mayor fertilidad contribuye a incrementar la fertilidad del país que recibe al inmigrante, pero este efecto no se prolonga más allá del tiempo que lleve la asimilación familiar al nuevo entorno.

Primero el nido y después los polluelos. O sea, primero la vivienda y después los hijos. Desde mucho antes de la crisis los jóvenes no tienen acceso a la vivienda debido a los altos precios por la burbuja inmobiliaria (una burbuja se produce por una falsa ilusión de demanda que en realidad no existe). Y llegada la crisis los jóvenes ya ni siquera tienen acceso a un mal trabajo. Efectivamente, a medio plazo tendremos un gran problema demográfico, hasta ahora sólo paliado por la inmigración. Y las soluciones que están dando a la crisis no permite esperar ninguna mejora, sino más bien un empeoramiento contínuo. Si España es el país con menos jóvenes, es porque también es el más burbujero. Hay que decirlo así, no tenemos empresarios, tenemos burbujeros. No tenemos demanda interna, tenemos ficciones de demanda generadoras de burbujas. Las viviendas seguirán vacías, y desde luego las pocas que se vendan no las comprarán nuestros jóvenes. Así que de nacer niños nada de nada.

Conclusión: No es país para jóvenes,y para viejos?
Tengo mis dudas.por este camino.

ANEXO a lo anterior:AQUI invertimos los fondos de las pensiones en deuda publica nuestra.
Para poder pagar los intereses de los Fondos de Pensiones
del Mercado.

Si,y gran parte de lo que llamamos MERCADOS que son
los que están dirigiendo la economía Mundial,son fondos
relacionados con las pensiones,
En nuestro país,la mayoría de jóvenes nacen con su futuro
hipotecado.("somos solventes=pagamos nuestras deudas").
Tener hijos? para pagar deudas?
A burro muerto cebada al rabo


Lo más triste es que España no es un país para viejos tampoco. España no es un país idóneo más que para los que están por encima de la ley, que son unos cuantos.

Buenas Iñaki,


El invierno demográfico está llegando, y lo peor no es que esté por llegar, sino los escuálidos ahorros que hemos acumulado para ese invierno. En vez de ahorrar hemos acumulado una pila de deuda, deuda que son los ahorros de jubilados alemanes y franceses.


http://laproadelargo.blogspot.com.es/2012/04/deuda-y-desequilibrios-iia-espana.html

En tu comentario de hoy, Iñaki, tocas una serie de problemas muy graves y de gran trascendencia. Algunos nos afectan muy directamente a los españoles, y otros implican al mundo entero. La economía global, el reparto de la riqueza, el nivel de bienestar y la demografía se encuentran profundamente desequilibrados. Y el capitalismo ciego y depredador de recursos naturales, que sólo se mueve por la expectativa de maximizar los beneficios a corto plazo, no contribuye en modo alguno al reequilibrio social, ecológico y económico. Más bien todo lo contrario. De todo ello hablo con mayor extensión en el último artículo de mi blog personal, porque son grandes problemas que tiene planteada la humanidad entera y que me preocupan profundamente.
Por lo que a España se refiere, ¿qué puedo decir? La baja tasa de natalidad no es más que una consecuencia perfectamente lógica de la situación de crisis económica que atravesamos. Los padres jóvenes, ¿cómo se van a plantear traer más niños al mundo, si ellos mismos están viviendo en condiciones de enorme inestabilidad y precariedad laboral? ¿Y qué futuro a largo plazo aguarda a estos mismos jóvenes que ahora mismo luchan por encontrar un hueco en el mundo laboral, del que salen y entran continuamente, con salarios tan exiguos? Teniendo en cuenta las escasas e irregulares cotizaciones que realizan a la Seguridad Social, ¿qué les va a quedar de pensión de jubilación en el futuro? La crisis que empezó en 2007/08 y todas las medidas que se están tomando desde el Gobierno (incluidas su tristemente famosa reforma laboral) están sembrando las bases de un escenario de miseria del futuro, y la verdad es que produce escalofríos. Se han bajado los salarios con mucha rapidez, se ha facilitado el despido de grandes masas de trabajadores, se han trasladado muchos procesos productivos, administrativos y comerciales a países lejanos. Todo ello para que a los empresarios (según decían) les resultase más rentable su actividad. Pero todo ello está resultando catastrófico para la economía real y la sociedad españolas. ¿Están ciegos los políticos que dirigen este país?

Hola, amigos. Se trata, pues, de un dato triste: España, país de viejos. Bueno, tienen derecho a seguir viviendo, a vivir bien, a disfrutar de su ancianidad en buenas condiciones de salud y asistencia social. Se lo merecen. Lo grave es que al mismo tiempo el Estado, el actual gobierno en particular, no se preocupe por brindar posibilidades de trabajo, de futuro a muchos de los jóvenes que se van, solo porque en España no ven perspectivas de una vida decente.

Al igual que el control de impacto del cambio climático y, de la misma forma que el manejo de la seguridad energética, la evolución demográfica futura de cualquier país, debe ser motivo de planificación de muy largo alcance. Pero, planificar no es compatible con el afán de darle curso a lo inmediato, como dice I. Gabilondo.


Las inequidades causadas por el neoliberalismo están en la raíz de muchas corrientes que determinan y controlan la sostenibilidad sociolaboral. Y si esta, se convierte en precaria, (el mercado laboral español es dramático –más de lo que la mayoría piensa-) entonces nos dicen que eso se debe a que las políticas neoliberales no han sido aplicadas con suficiente intensidad. Simultáneamente, si a Ud. le han educado toda la vida, en la idea de que a mayor actividad económica, obtendrá mayor bienestar, pues, la trampa está servida.
Mientras Ud. entrega su vida a palabras como “competitividad” y “productividad”, es decir, entrega su impulso personal al propósito de que otros puedan ganar más dinero, Ud no puede tener un proyecto de vida en el que la formación y levantamiento de una familia, sea el núcleo fundamental de su ahínco.
Y si lo hace, es a duras penas. Sostener una familia es costoso. Quedarse en estado, es peligroso para la estabilidad laboral.


A modo de ejemplo, voy a citar las famosas palabras de Mónica Oriol: «Prefiero contratar a mujeres menores de 25 y mayores de 45 para evitar embarazos». Obsérvese la franja de edad. España no es un país de jóvenes ni para los jóvenes. La presidenta del Círculo de Empresarios sabe a que se refiere. Gracias a personas así, se ha hecho la “reforma laboral”. Y se insiste en que hay que profundizarla.
Nuestra realidad socio económica está supeditada al modelo político económico imperante, en muy buena medida. Hasta que se haga algo al respecto.

Por necesidad y no por generosidad, Europa tendrá que abrir las puertas a esa masa de jóvenes que las están empujando.
El mestizaje es inevitable por mucho que les pese a algunos.

Tan negativo es tener muchos hijos como tener pocos, ¿no puede haber un término medio?, es como las plagas, plagas de jóvenes o plagas de viejos, no es bueno. Es lógico lo que nos está ocurriendo a los españoles, antes una familia vivía con un sueldo pero ahora no puede vivir ni con tres sueldos, ¿dónde está el problema?, esa es la cuestión.
Saludos… Félix.

La retraite, qu'est-ce que c'est, sinon la permission officiel de rouiller.

Porque nos desgarramos las vestiduras, si esto ya se veia venir desde hace muchos años atras, (Cuando empezó la llamada democracia) Todos los gobiernos que ha habido desde entonces hasta ahora, no han apoyado la natalidad directamente, y cvuando eramos jovenes que veiamos cómo se destruia España con las malditas reconversiones hasta dejarla desolada y sin trabajo ¿Quien quiere tener hijos, y que futuro les espera? Todo esto lo empezó el P$OE y lo esta acabando el PP, que ahora va a tierra quemada dese que entro Rajoy.
Ahora España esta carcomida y hay que cambiar todas las infraestructuras y empezar de nuevo, vamos quitar lo que no ha servido para nada, y meterlo donde corresponda meter, sin complejos ni perjuicios.
Ya que estos que se llamaban patriotas, han demostrado ser todo lo contrario, mas bien unos vende patrias, para dejarnos tan pauperrimos, cómo si estuviesemos en el sglo XV.
Yo hablo por mi y por los de mi alrededor de amistades, que hemos pasado de ser clase media alta a la miseria.

El problema de la natalidad afecta a todo el mundo desarrollado independientemente de su grado de protección social o de la situación de su coyuntura económica.
Basta comparar la natalidad de España con la de otros países para percatarse cómo los altos niveles de bienestar proporcionados por el estado no tienen un efecto directo sobre la natalidad. Y esto es válido para todas las culturas: Suecia, Italia, Japón… Todas se hallan en mejor situación económica y tienen IDH más altos que nuestro país y, sin embargo, todos tienen un índice de nacimientos por debajo de la tasa de reemplazo, muy semejante al de España.
España/ Suecia
http://www.datosmacro.com/paises/comparar/suecia/espana?sector=Nacidos+por+cada+1000+habitantes+por+a%C3%B1o&sc=XE25#tbl
España/Italia
http://www.datosmacro.com/paises/comparar/espana/italia?sector=Nacidos+por+cada+1000+habitantes+por+a%C3%B1o&sc=XE25#tbl
España/ Japón
http://www.datosmacro.com/paises/comparar/espana/japon?sector=Nacidos+por+cada+1000+habitantes+por+a%C3%B1o&sc=XE25#tbl
El problema tiene difícil solución y probablemente deba incluir factores sociológicos y psicológicos que exceden cualquier consideración política. Lo cierto es que el mismo efecto de envejecimiento poblacional está asociado a la transformación de la estructura familiar tradicional propiciado por la modernidad y que, en todas partes, con la prosperidad económica y el bienestar, los hijos pasan a ser de un seguro para la vejez a un engorro para la juventud.
¿Cuál sería, por tanto, la estrategia a seguir? ¿Permitir que los pobres del Tercer Mundo vinieran al mundo desarrollado con sus hábitos tradicionales aún sin modificar y, al mismo tiempo, dejar que, en sus lugares de origen, perduraran las condiciones de necesidad para que nuestro desarrollo económico y nuestra mentalidad hedonista no llevaran allí los efectos envejecedores del Primer Mundo? ¿Habría que dejar al Tercer Mundo en la pobreza para que nos suministrara periódicamente una cosecha de trabajadores baratos y una generación de nuevos niños y niñas?
En un plazo no muy lejano, las pensiones para la vejez van a suponer un volúmen inabordable de gasto social para los países ricos. Acaso sea posible encontrar paliativos para cuanto irremediablemente ha de acontecer pensando en ello sin demagogia ni falsas ilusiones en en soluciones milagrosas pero el fondo del problema, el envejecimiento asociado a la prosperidad y al tipo de mentalidad que ésta produce, carece de solución económica o política. Nadie puede ser forzado a tener hijos si no encuentra en la familia un acicate distinto al meramente utilitario y, en la vida humana desde su concepción, un valor respetable y querido por encima de cualquier otra consideración.

No, no es país para jóvenes.
Tampoco es economía para jóvenes, ni para viejos.

Desde los gobiernos, "aconsejados" por le FMI, se decía hasta hace unos 5 años que la natalidad era baja y que el envejecimiento de la población era un problema. Pues bien, ¿ahora alguien nos sigue alertando acerca de dicha situación? ¿Verdad que no? Ya no psupone un problema de repente.
Cristine Lagarde ya dijo hará un par de años que sobraba población. ¿A qué se debe este cambio de parecer? Antes la población estaba envejecida ¿y de repente sobra población?

No ha habido un solo político en este país que lo comentara y/o explicara razonadamente (como todo el esta democracia de 'fast food'). Tienes que buscarte tú tu propia información y razonamientos para entender lo que se supone que debería ser masticado por nuestros políticos. Transparencia CERO.

Antes había necesidad de mano de obra para producir PIB. Sin embargo para producir el mismo PIB hoy no se necesita esa misma mano de obra, al contrario, se necesita todavía menos. Por lo que el envejecimiento ya no supone problema.
La automatización, las impresoras 3D, la informatización de la industria, el grafeno, los nanomateroales... y cuando en breve llegue el procesador atómico la tendencia se multiplicará en intensidad exponencialmente. ¿Pero alguien lo explica? No.
Que la población envejezca no importa ya.

¿Verdad que sí se preocupan de advertirnos de que las pensiones están en peligro? Para así hacernos aceptar reformas laborales. ¿PEro es el único problema que afrontamos? No. Solo se plantean abiertamente los problemas que requieren de reformas en favor de intereses privados. ¿Acaso se ha pensado en subir los impuestos a los que más ganan para asegurar las pensiones en el futuro? ¿Verdad que no? Porque no favorece a esos intereses privados. Por ejemplo, ¿se habla del tratado de libre comercio? ¿Verdad que no?

Mi tesis es que solo se advierten de los desafíos futuros cuando quieren obtener reformas en nuestro estado del bienestar. Todo está relacionado, son vasos comunicantes. Aunque siempre estarán los que vean simples teorías conspiranoicas en mis palabras. Gracias a ellos llegaremos hasta el final del proceso, llegaremos hasta el fondo del proceso de decadencia.

Nuestra juventud marcha al galope hacia otros países en donde se les ofrezcan posibilidades de crecimiento y estabilidad, donde puedan disponer de lo imprescindible para formar una familia y tener hijos.
Lo que se dice en la defensa de la vida ciudadana en nuestra constitución. Esa es la defensa verdadera de la vida real y no la de pandereta y alboroto.
Con un mínimo de garantías para ser personas normales en un mundo moderno y desarrollado, para crecer dentro de una estabilidad civilizada.
Países que priorizan el desarrollo social, la estabilidad dentro de un orden civilizado en el que pueden asentarse las personas jóvenes y encontrar salidas a sus vidas y capacidades o profesiones dentro de trabajos suficientes y dignos, se llevan la ganancia limpia de lo mejor que tenemos para garantizar el futuro.
Nuestra juventud formada.
No es una limosna lo que piden, es un derecho para poder ejercer como ciudadanos normales de los que se hacen los países y las naciones.
Hombres y mujeres en democracia y desde la libertad, no desde la inseguridad diaria de no saber si mañana tendrán trabajo, o se quedarán en la calle.
Desahuciados de sus casas, como es corriente hoy verlo de forma penosa aquí en España.
En favor de las grandes corporaciones, que serán quienes a no tardar tendrán que encargar para la gante, todas las compras de productos de consumo y la adquisición de los bebés importación.
Por la pobreza generalizada perseguida con ahínco.
Ya que aquí nos estamos quedando bajo cero, acuciados por una situación de penuria colectiva.
Cobrando menos y trabajando más, era el slogan.
Y aunque sea a tiempo parcial, o cuando llamen para algo en la cola del paro.
De cualquier cosa, hoy se es mecánico y mañana se es panadero o repartidor de gaseosas.
En un deterioro galopante de destrucción de la calidad de la formación, la profesionalidad y la capacidad personal de aguante.
La juventud es la primera en salir pitando de semejante caza de brujas a nivel país.
Y solo quedamos la gente mayor.
Porque no podemos salir por pies bien lejos, ya que tenemos que cargar con todo el gasto la gente de base, los únicos que pagamos a hacienda.
Además.
Sin tarjetas negras para gastar en viajes o cacerías.
Ni el dinero necesario para ejercer como ciudadanos normales con proyección de futuro.
No queremos tener brotes verdes, queremos hechuras de país serio en donde podamos sentirnos orgullosos de vivir como personas.
En el siglo XXl en el que estamos, aquí en España.

La bomba demográfica es uno de los mayores desafíos que tenemos. Pero en general sorprende ver la dificultad que tienen los gobiernos para adoptar medidas a largo plazo bien meditadas y la cantidad de cuestiones fundamentales para el futuro que, en cambio, se deciden improvisando. Recomiendo este artículo: http://www.otraspoliticas.com/politica/%c2%bfnos-gobiernan-pensando-en-el-futuro

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal