22 oct 2015

¿Y los empresarios?

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 42 Comentarios

Cuando un jugador de fútbol pone la zancadilla a otro jugador, el árbitro lo sanciona o lo echa a la calle, cuando un conductor se pasa de velocidad permitida, lo sancionan con una multa, sin embargo a unos (dependen de quienes sean) roban, y no les pasa nada. ¿No hay justicia para ello?, pues cambiemos los jueces por policías o àrbitros.

El intervencionismo de la derecha europea a lo largo de esta legislatura y del tramo final de la anterior en la economía global es lo más destacable de la coyuntura actual que vive nuestro país. Sabedora de que en España se juega gran parte de su poder en el futuro, la secta que se ha reunido esta semana en Madrid ha esculpido durante estos 4 años la crisis de los emergentes hundiendo los precios del petróleo y la gasolina el producto que más nota el consumidor en sus bolsillos. Pasar varias veces al día por delante de varías gasolineras es un mensaje subliminal que acaba calando en el inconsciente y refuerza la sensación de recuperación a diario. A eso le añades varios datos en la misma dirección de recuperación, aunque estén inflados, y a la gente ya le has comido la cabeza (España es después de EEUU y del 6% de incremento del PIB de Irlanda, el tercer país del mundomundial en crecimiento, sin contar a las economías emergentes)
.
Después del 20-D la subida del precio del petróleo y de la gasolina está más que cantada.

El intervencionismo de la derecha europea a lo largo de esta legislatura y del tramo final de la anterior en la economía global es lo más destacable de la coyuntura actual que vive nuestro país. Sabedora de que en España se juega gran parte de su poder en el futuro, la secta que se ha reunido esta semana en Madrid ha esculpido durante estos 4 años la crisis de los emergentes hundiendo los precios del petróleo y la gasolina el producto que más nota el consumidor en sus bolsillos. Pasar varias veces al día por delante de varías gasolineras es un mensaje subliminal que acaba calando en el inconsciente y refuerza la sensación de recuperación a diario. A eso le añades varios datos en la misma dirección de recuperación, aunque estén inflados, y a la gente ya le has comido la cabs y ya tienes

***


don Mahatma 25O2015 14:06:44

SUSCRIBO LA TOTALIDAD DE SU .COMENTARIO.
SIN EMBARGO, VEO INVIABLE LA PROPUESTA DEL PRIMER PÁRRAFO POR PRESUMIR LA EXISTENCIA DE CONFLICTO DE INTERESES.
SALUDOS.

***


OIGA, don Witness, ORDENE ZAFARRANCHO DE COMBATE A SU PROSOPOPEYA ROCOCÓ Y REFUTE LOS DATOS DE ESTE ENLACE :

http://www.20minutos.es/graficos/la-epa-que-encontro-rajoy-y-la-que-dejara-el-20-d-122/0/

Invito a los medios de comunicación serios (los hay) del país, a que sigan lo iniciado por Iñaki Gabilondo: darle nombre y apellido a empresas y personas que han actuado de manera impropia.

La corrupción empresarial es más oculta que la corrupción política (la otra cara de la misma moneda) pero igual de despreciable y dañina. Sus efectos no son únicamente nocivos, sino también muy extendidos. Es una especie de crimen de guerra, ejecutado en la sociedad civil. Ocasiona daños individuales y colectivos, afecta a seres inocentes y erosiona uno de los principales capitales de una sociedad libre: el principio de la confianza. Pervierte la democracia.
Por eso, el concepto sostenido por el PP, de que:
1) tiene que haber una sentencia de un tribunal para poder señalar a alguién es, simplemente, un celo legalista excesivo y manipulador.
La presunción de inocencia no resulta afectada si se señala a los indiciados, porque si estos son falsamente señalados, por lógica, la propia falsedad de un señalamiento indebido, jamás podría ser demostrado. Además, quien señala falsamente deberá resarcir al señalado.
2) El PP pretende que sus corruptos, SOLO tienen la titularidad de sus acciones a título individual, nunca a nombre del partido. Es decir, para el PP no existe el principio de responsabilidad subsidiaria y pretende evadir que cualquier compromiso recaiga sobre el partido, cuando quienes forman parte de el, actúan en calidad de asociado y/o disociado del conjunto al que está ideologicamente vinculado y subsidiariamente aliado.


Es la misma perversión que tiene lugar cuando una empresa señalada de corrupción despide a quienes sobornan o aceptan ser sobornados. Aún cuando, legalmente se demostrara que esos empleados actuaron a título personal y la empresa no ha sido beneficiada con ello, la empresa es co responsable. Por tanto señalable.


En el caso del PP, todo tenemos la certeza (sin sentencia legal) de que el dinero era repartido a los más altos niveles del escalafón organizacional que, a su vez, son los de más bajo nivel de la condición ética.
Igual que en las empresas.
Esos son los que gobiernan: unos de manera directa a través del poder político y otros de manera indirecta a través del poder económico. Ambos mutuamente reforzados.
De ahí la necesidad de desvincular la asignación de recursos públicos del ejercicio del poder político.
En ese aspecto, el poder político podría ser sustituido por una especie de Comisión Ciudadana Rotativa de Asignaciones, quien otorgue. Supervisada por otra Comisión de Verificación Ciudadana Rotativa.


Los partidos políticos deben, prácticamente, desaparecer (cesar todas sus actividades) después de culminadas las elecciones.
Los equipos de gobierno, deben carecer de vinculación con los equipos de organización del partido. Los directores de empresa y cargos de responsabilidad, carecer de vinculación con los dos anteriores.
El flujo de beneficios sociales y recursos públicos carecer de vinculación, con el gobierno, los partidos, los empresarios y los altos cargos de empresas
Partidos como el PP, declarados ilegales de manera fulminante, ante los hechos, las sospechas y los daños ocasionados. Sus responsables apartados de por vida, de responsabilidades que tengan que ver de alguna manera, con recursos públicos. Deben responder penalmente, con sus bienes.
Los empresarios corruptos deben ser procesados en términos penales y, además por crímenes sociales. Las consecuencias de un crimen social, pueden medirse en términos de daños colectivos, estadísticamente computables.

Empresaurio puede ser cualquiera con una idea de negocio, capacidad para afrontar el riesgo y responsabilidad para dedicar tiempo y trabajo a sortear sus obligaciones fiscales y sociolaborales para ser competitivo. ¿Cuáles son las necesidades del Estado? Que haya seguridad jurídica, que el empresauriado le permita disponer de la flexibilidad suficiente para adaptarse a los vaivenes del mercado, que exista un entorno financiero y sociopolítico estable y, en fin, que el empresauriado antipatriota grave su actividad con unos impuestos revolucionarios razonables que no se conviertan en la simple confiscación de gran parte del esfuerzo puesto en la consecución del beneficio social que debería constituir el objetivo de cualquier Estado decente. Si no hay nada de esto o se halla tan limitado que su enunciación patriótica sea simple apariencia, cualquier iniciativa del Estado acaba dependiendo de la arbitrariedad más o menos velada de un empresauriado antipatriota controlado por cerradas nomeklaturas neoliberales partidistas y la ganancia social que constituye el objetivo de cualquier Estado decente, en una concesión o dádiva del empresaurio de turno a quien mejor satisfaga su farisaica avidez
.
Es esa forma de capitalismo llamada por los anglosajones “cronycapitalism”, que convierte al poder económico en aduanero del beneficio social que debería constituir el objetivo de cualquier Estado decente. ¿Quién crea a quién? ¿Quién redacta las leyes y reglamentos?; ¿quién hace del dinero privado un factor decisivo en la vida económica?; ¿quién tiene en su mano los instrumentos para controlar la evolución financiera de la nación sino el empresaurio, muchas veces un simple diletante, como cierto exvicepresidente de gobierno, del FMI, etc., de infausta memoria, cuando no un completo ignaro en materia social a la manera de cualquier espécimen de tatcherista o como cualquier intervencionista por interés de los muchos existentes, especialmente en el Partido Popular?
.
(La extensión de este escrito comienza a ser preocupante, así que mejor dejarlo aquí)

***


don Severian 24O2015 13:25:32

¿ QUISO DECIR EYECCIÓN ?

SALUDOS CORDIALES.


***

***

* don esceptico,
* don Félix Francés
* don lpzab
* don mas - i - mas,
* don ...¿pero por qué no te callas?
* don Severian,
* don Sísifo, el iconoclasta ... y demás hermanos ideológicos:


LA PROBABILIDAD DE QUE UN POLÍTICO SE MANTENGA INCORRUPTO* ES MUY IMPROBABLE.
NI VIVO NI MUERTO ....
BUENO, EN LA CORRUPCIÓN, POLÍTICOS Y EMPRESARIOS SON SIMBIÓTICOS. HASTA LAS CACHAS ...


***

La verdad es que la corrupción habría que perseguirla y penarla bien y sin recortes en la condena, de esta forma la gente se concienciará de no meter la mano. En cuanto a los comentarios de algunos lectores como nosotros, explicar que desde nuestra pyme, no nos hace ninguna gracia que se nos marque como que los empresarios son unos explotadores y que van solo a ganar dinero y exprimir a los trabajadores, pues eso no es cierto y no se debería incluir en el mismo saco a todos, pues en España lo que más abunda son pymes y la relación con el trabajador es como si fuera una familia y respecto al dinero, muchos autónomos montan su empresa por no tener otra salida. Por lo tanto a ver si vamos cambiando el concepto de ser empresario en España, pues este en otros paises es muy valorado, porque nosotros creamos empleo, arriesgamos nuestro patrimonio, hacemos el doble de horas, no tenemos las mismas coberturas que los asalariados (bajas de risa, no paro, indemnizaciones, etc) y en ocasiones cobramos menos que nadie, asique basta ya, por favor y el que no lo vea así, le invitamos a levantar una persiana y lo verá, es muy fácil difamar teniendo un sueldo fijo y no pegar golpe. Saludos.

La corrupción, si ando en lo cierto, no sería más que una consecuencia esperada, la coronación lógica de una serie de hechos y circunstancias, como la ejección de un pus infecto en abandono del tejido pútrido que lo contenía:

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/10/20/babelia/1445352864_987471.html

El impacto de la corrupción es mucho más del 0.03 % del PIB. Ese cálculo está hecho en base a casos conocidos. Ejemplo: A mí me han multado 9 veces en 20 años conduciendo, ¿quiere eso decir que sólo he cometido 9 infracciones de tráfico en todo ese tiempo? No, efectivamente si contaran sólo todas las veces que no he hecho el "Stop" correctamente pasaría de las mil multas. En efecto, si bárcenas robó 1 es porque cospedal roba 10, rajoy 100 y aznar 1000.

Gracias Maragall, por poner el acento dónde otr@s lo ocultaban. Totalmente de acuerdo con su reflexión sobre los empresar@s corruptores. Es una vergüenza que los mayores corruptores empresari@s queden en el anonimato y sigan actuando a sus anchas ¿Por qué los políticos le tienen tanto miedo a los empresari@s corruptores?
Los empresar@s honestos son más que necesarios. El franquismo empresarial cambio su chaqueta, pero no su "modos operandi". Sino somos capaces de hacer la segunda regeneración democrática para limpiar las instituciones democráticas del franquismo caciquil, clientelar y corrupto. Seguiremos soportando corruptos y corruptores.
Gabilondo tus opiniones son lecciones magistrales de decencia y de libertad democrática. Seamos más libres para opinar caiga quien caiga.

La contratación pública es un club heredado del franquismo e incorporado y readaptado a la transición. El club es gestionado por políticos y empresarios en simbiosis y al margen del interés general. La división entre corruptores y corruptos es un error conceptual interesado porque lo corrupto es el club. La incorporación de los nuevos participantes en el club esta condicionada a la aceptación de sus reglas.

Los empresarios son lo que son. Todos intentan ganar dinero porque es su trabajo. Tomemos eso como un vector, porque es lo que en realidad es, un vector que impulsa al empresariado a utilizar todos los canales a su alcance para ganar dinero. El empresario se mueve como se mueve un automóvil. Si no hay señales de tráfico acelerará hasta donde pueda, y como empresarios hay muchos, serán algo parecido a muchos automóviles circulando sin normas de tráfico, ni señales, ni controles de ningún tipo. Los atropellos estarán garantizados, y es lo que vemos.
Al empresariado hay que ponerle normas de tráfico. No sólo por sus atropellos directos, sino porque además todo el sistema económico en su conjunto es imposible que funcione bien así, sin normas de tráfico ni controles de ningún tipo. La crisis actual es en realidad un gran atropello, simplemente.

Su patria no esta más allá de su cartera. La ley es para todos, nadie esta por encima.Si han cometido un delito que devuelvan el dinero distraido y que cumplan con la justicia como todo el mundo. Ha habido miembros del PSOE-PP-.....en la carcel gobernando ellos. ¿Por que no van a ir estos presuntos corruptos de convergencia de cataluña a la carcel. Es que ellos estan por encima de la ley?. Los ciudadanos deciden en funcion de la eficacia de los politicos y de sus politicas es decir de su gestion; la corrupcion no es tolerable la haga quien la haga, en ningun momento, ni en ninguna circunstancia.

Hola Iñaki no estoy del todo de acuerdo con su comentario, creo que de corruptores hay empresarios y políticos, no se pueden distinguir porque esta es una línea muy débil.
Lo grave del caso es que estas personas se están escapando por la corrupción de la justicia, fiscales que no van a fondo, jueces que no se quieren complicar la vida y unos ciudadanos que no tomamos las decisiones reales que nos implican en luchar contra la corrupción. Esta lucha no va de votar cada cuatro años y cambiar los partidos uno por otro, porque de esta manera la corrupción seguirá fuerte y galopando.
Como ejemplo hemos visto la condena a los delegados de Caixa Galicia o al Sr. Blesa que se le ha sobreseído el caso del Banco de Miami. Dentro de dos años esta gente estará galopando de nuevo bien sea como corruptos o corruptores
Si seguimos pensando solo en el voto para cambiar las cosas nos ocurrirá como indica Hanna al final de su comentario
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

El impacto económico de los casos de corrupción, incluso de aquellos con mayores daños al erario como el de los EREs (estimado entre 800 y 900 millones de euros,) no deja de ser, en relación al PIB de nuestro país, muy escaso. En su último libro, Mikel Buesa, catedrático de Economía Aplicada en la U. Complutense, lo estima en apenas el 0,03% anual. La verdadera relevancia de la corrupción ha de buscarse más bien en el efecto sociológico y psicológico sobre la población, en la que se produce un incremento tanto el descontento con el sistema político como la insatisfacción personal de los ciudadanos en el seno de la sociedad. Sin embargo, este descontento tiene limitada influencia sobre el voto por razones no siempre fáciles de entender. Por un lado, la confrontación ideológica crea estanqueidad, cada cuál suele votar a los “suyos” porque la elección del gobernante tiene implicaciones (no sólo asociadas a los plantemientos programáticos sino a los vínculos puramente sectarios) que van más allá del simple aprecio o desprecio por su nivel de honradez; por otro, los votantes son capaces de aquilatar si han recibido compensaciones suficientes del partido por cuyo candidato votan, beneficios a menudo derivados esa misma corrupción.


Por otra parte, la dimensión del poder, su mismo ámbito de competencias tiene un efecto sobre la corrupción. Todos los partidos tienen casos de corrupción en su historia más o menos reciente pero, reparando en su intensidad (número de casos por número de votantes), es posible establecer una gradación: los partidos nacionales, aunque acumulen más imputados y condenados (PP y PSOE son equiparables en este sentido), mantienen un nivel de intensidad parejo; un nivel que se incrementa con los partidos regionales (CiU, CC, PNV) y alcanza su máximo con los que tiene una dimensión local. Tiene cierta lógica porque la mayor parte de la corrupción en nuestro país está relacionada con las competencias de ordenación territorial transferidas a autonomías y municipios, en los que un líder con cierto carisma puede movilizar una red clientelar más o meno extensa en su propio beneficio.


En cualquier caso, la tolerancia hacia la corrupción implica también algunos elementos culturales y coyunturales que propician un redimensionamiento de la percepción ciudadana. Hay una picaresca cotidiana que puede muy bien camuflarse entre la deshonestidad política y que los españoles hallan cada día en variados ámbitos no necesariamente empresariales (médicos que cobran a sus pacientes en dinero negro; técnicos de todo tipo que emplean el material fungible de la empresa o la institución pública para su uso particular; pensiones que siguen cobrándose tras la muerte de sus beneficiarios; servicios prestados por empresas y autónomos sin factura y sin IVA; bajas laborales forzadas e injustificadas; profesores universitarios que emiten facturas falsas para tener dinero de bolsillo; mecánicos que ponen piezas de segunda mano como si fueran nuevas; sindicalistas que cobran por limitar la conflictividad en las empresas; periodistas de medios públicos que reciben sobres bajo la mesa para promover ciertas figuras o para no denigrar a otras; arquitectos que firman informes contrarios a la realidad para promover ciertos proyectos; funcionarios municipales que atascan los expedientes hasta que alguien se aviene a untar la tramitación...y tantos y tantos otros comportamientos cotidianos de abogados, policías municipales, militares, etc, etc,etc, de los que todos tenemos noticia pero que no son noticia en este país nuestro). E inversamente, hay épocas de especial dificultad durante las crisis económicas en que la aparición de casos de corrupción viene a ser relacionada con las penurias que acarrea la coyuntura exacerbando la sensibilidad del ciudadano sobre hechos que, en otras circunstancias,estarían en un plano menos eminente.


El verdadero problema, sin embargo, es que el “ambiente corrupto” tiene un efecto multiplicador. Buesa menciona cómo Pranab Bardhan, economista indio que ha realizado un enfoque economicista sobre la corrupción, señala que ésta es un “fenómeno sujeto a rendimientos crecientes”, es decir que cuanto mayor es su escala tanto más beneficios reporta, de manera que “a medida que aumentan los casos de corrupción, resulta más costoso ser honesto”. Un círculo vicioso del que resulta muy difícil salir una vez que se ha entrado en él.

Para publicado por: maresmenc9 | 22/10/2015 10:21:30
.
Vaya, diría que hasta lo que sigue te censuraron, quizá es que no lo encontraron al caso, pero lo es. Aquí, "los de los negocios", empresarios o políticos, pueblo llano en todos sus niveles, lo saben todo de todos sus colegas y compinches, pero solo hablan desde la barrera, en casa, en la barra del bar, con los amigos, o cuando alguien o algo los baja -porque 'los tiene que bajar'- del pedestal, pero no del todo, por supuesto, finge que los fuera a bajar definitivamente hasta tocar tierra. No me interesa la oportunidad de cuando hablamos, sino lo inoportuno de cuando callamos, el inmundo silencio cómplice que tan bien conocemos.
.
Y Sísifo, muchas gracias por el recordatorio, por ese esfuerzo, estoy contigo en cuanto dices. Y cómo duele la panorámica, creíamos en tantas cosas mientras nos iban recortando las alas unos y otros...
.
Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,
.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
.
Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,
.
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.
.

Muy bien, Iñaki, sin corruptores no hay corruptos. Y no hay mas vueltas al asunto. A los corruptos y corruptores habría que perseguirlos, juzgarlos y entrullarlos, además de tratar que devuelvan hasta el último euro sustraído.
Estamos contaminados con tanta desvergüenza y latrocinio, hasta el extremo de no importarnos por saturación la magnitud del problema y las nefastas consecuencias para nuestra sociedad. Apoyemos a los periodistas que nos están concienciando a base de investigar y destapar los innumerables casos de latrocinio y amiguismo. Gracias a todos ellos por su valor.


****

...¿pero por qué no te callas? 22O2015, 19:06:16

HOY SOMOS DOS, COMO MÍNIMO.
QUIZÁS CON LA INCLUSIÓN EN LOS COMENTARIOS DE TÉRMINOS COMO :

* telepredicador comato, * Podemos ( empeorar ), * Polit Buró,
* Populismo, * Nomenklaturas, * Chavismo, * Venezuela, * bolivariano,

Y SIMILARES, QUE AQUÍ MOLAN MUCHO, CUELE.
SALUDOS Y SUERTE.


***

Se ha iniciado la guerra de medios digitales
.
eldiario.es y su director Ignacio Escolar se encuentran inmersos en una campaña de descrédito tras las informaciones que ha desvelado sobre Correa y la trama Gürtel y que inmediatamente han sido desmentidas por el aludido. Según Ignacio Escolar la información se la entregó en mano el mismo Correa con el objeto de colaborar con la justicia y rebajar sus penas. ¿El PP esta detrás de esta vuelta atrás? ¿Que vinculación de otros medios digitales de la competencia esta detrás de esta vuelta atrás?
.
Toda mi solidaridad para Ignacio Escolar.

Publicado por: txarlibraun | 22/10/2015 18:50:22
Lamento que le haya tocado la china de nuevo. Más de una vez he pedido que se haga saber cuál es la política que se sigue para discernir la conveniencia de publicar un comentario o no hacerlo; oídos sordos hasta ahora. Iluso de mí, hasta envíe una carta a la defensora del lector del periódico: han pasado más de tres meses y aún espero la respuesta...
Don Iñaki, tome cartas en el asunto. Es su nombre el que encabeza este blog.
Un saludo

Cuanta razón tienes Iñaki: si hay corruptos es porque hay corruptores o puede ser al revés, como ha comentado "escéptico". Y coincido contigo en que una forma de romper el lazo es denunciando a esos empresarios que han pagado. Bravo por haber dado sus nombre y el de sus empresas. Pero mucho me temo que lo que has hecho y te honra no vaya a ser un ejemplo a cundir; los medios que llegan al gran público están amordazados por los ingresos publicitarios de muchas empresas y éstas no van a permitir un ataque a su reputación en ellos. Sólo los que no permitan anuncios podrían denunciar a empresas y -lo que es más importante- las marcas con que el público las conoce, pero eso que ya intentara Zapatero con TVE lo han acabado los del PP con muy poca vergüenza. Vamos, que se seguirá culpabilizando sólo a los políticos, como siempre, para que la gente los meta a todos en el mismo saco y se asimile político a corrupto. ¡Que pena!

a Publicado por: Félix Francés | 22/10/2015 15:27:35

Yo he visto el caso contrario, y más notorio porque era una cantidad de poca monta, no llegaba a las 300.000 pesetas de hace dieciséis o dicisiete años.
Un encargo de un político (no se de que partido) a un empresario por un evento pagado con dinero público, y que al concretar términos, el político exigia "su" comisión.
Me acuerdo mucho por el rebote que cogió el hombre cuando me lo explicaba.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal