10 nov 2015

Desobediencia

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 52 Comentarios

Yo veo que Cataluña esta creando una revolución por medio de la escusa del independentismo, para encubrir los verdaderos problemas que tiene que es la mala gestión, el despilfarro que tienen, como creando embajadas de Cataluña, los ministerios Agencia Catalana de la Juventud, Agencia Catalana del Agua, Consorcio para la Conmemoración Linguística de la Costa Brava, Consorcio para la Normalización Linguística, y muchos más....

para el noticiero :

Estoy de acuerdo en el 99% de lo que dice. Es así, España se pondrá a jugar en la Champions de los países con calidad democrática cuando acepte la realidad de una nación en su sino que no está cómoda políticamente. Tiene ejemplos donde mirar, Escocia, Quebec.


Para ElRoto (si me lee)
Repito lo que dije ayer: cuando afila su carboncillo para criticar las desigualdades sociales, las paradojas de nuestro sistema, lo encuentro muy agudo.
Cuando interpreta el conflicto Catalunya-España, lo encuentro muy romo. Básico, parcial. Cambie el color cuadribarrado por el rojigualdo, y en la inmensa mayoría de los dibujos, el sentido "chauvinista" sería el mismo.
Vaya unos, los españoles para dar lecciones de nacionalismo.
Por ejemplo, si Jorge Lorenzo cuando gana levanta la rojigualda es patriotismo constitucional, si Piqué cuando gana levanta la cuadribarrada es nacionalismo enloquecido???? Se ve el diferente rasero, muchachos.

Pero bueno, es mi opinión.

¿Qué tienen en común Corea del Norte, Cuba, la antigua URSS y Venezuela? Que todos son pobres menos sus dirigentes. China dio un vuelco desde que dejó Hong Kong y Macao con su régimen capitalista. Todos queremos la igualdad del ciudadano económica y legal. Que un médico cobre lo mismo que un barrendero, excepto en la política. Coincido con el Sr. Trasnochado en que el socialismo, históricamente cuando se ha implantado, siempre ha estado viciado por sus dirigentes. El problema no es el anticapitalismo y su dogma. Solo hay uno, y se llama "ser humano". Inaplicable para ser justo.

"Siete puntos sobre el interminable debate catalán". Ignacio Escolar. eldiario.es
.
.
1. No, un 47,8% de los votos no es margen suficiente como para iniciar unilateralmente un proceso de secesión en Catalunya. Ni siquiera es porcentaje suficiente como para reformar el estatuto de autonomía, que exige dos tercios del Parlament; los números no dan. El independentismo tiene la mayoría absoluta en escaños para gobernar y el derecho democrático –incluso la obligación– de exigir un referéndum donde todos los catalanes puedan votar. Pero iniciar de esta manera un ruptura unilateral, ignorando en el camino a más de la mitad de los catalanes y rompiendo con la legalidad, es una huida hacia adelante de una coalición antinatura, incapaz de pactar siquiera algo tan básico como quién presidirá la Generalitat.
.
2. Es cierto, los independentistas tienen razón cuando acusan la cerrazón antidemocrática de Mariano Rajoy. El presidente saliente no solo es uno de los principales padres del actual problema catalán desde sus años de líder de la oposición, cuando intentó que Javier Arenas ganase las elecciones en Andalucía alimentando el odio anticatalán (y al menos en las urnas fracasó). También es el máximo responsable desde el Estado español de no haber sido capaz de dar una salida política en cuatro años. Cuando llegó a La Moncloa, el independentismo estaba en el 24%. Se ha duplicado, y gran parte de este éxito soberanista es mérito de Mariano Rajoy; el bombero pirómano en acción.
.
3. El independentismo catalán ha sido, de largo, el movimiento social más masivo y de mayor calado de todos los que se han vivido en la historia reciente de España. También uno de los más pacíficos y democráticos. La respuesta que han dado las instituciones españolas a esta protesta no ha estado a la altura. El discurso del miedo, el desprecio a los disidentes y la cerrazón a cualquier diálogo ha alimentado esta movilización. Sin embargo, el orden de los factores que hoy plantea el independentismo catalán –primero la creación del Estado catalán y la ruptura con la legalidad española, después el referéndum– no es tolerable en términos democráticos y pisotea los derechos de más del cincuenta por ciento de los catalanes. Tampoco vale como excusa que al otro lado esté alguien tan poco dado al diálogo como Mariano Rajoy; afortunadamente, puede que le quede muy poco tiempo en el sillón.
.
4. Lo digo una vez más: la ruptura de España sería dolorosa para todos; también ruinosa. Ya somos ciudadanos de segunda en esta UE y no vamos a ir a mejor con una nueva frontera que nos haga aún más irrelevantes en un mundo globalizado donde el tamaño sí importa. Dentro de Europa, la verdadera soberanía hoy reside en los mercados, en el BCE y en Alemania: seguirá estando ahí sin importar si España se rompe en el camino. Y el independentismo mágico tampoco va a lograr un unicornio para cada ciudadano catalán.
.
5. La convivencia entre Catalunya y el resto de España está dañada. También está gripado el propio sistema político catalán, atorado en un debate imposible, donde ya ni siquiera se puede formar un gobierno con más eje que el discurso nacional. Es una relación que hoy ya no se puede recomponer sin recurrir a la democracia y aceptar el resultado. Hay argumentos más que de sobra para oponerse a la secesión, pero ninguno de ellos puede pasar exclusivamente por la defensa de la letra de la ley, ignorando la voluntad popular. Mandar a los tanques, a la Fiscalía, a los Mossos o a la Guardia Civil no va a arreglar la situación: esta espiral de confrontación donde ambos nacionalistas juegan a ver quién da más solo puede agravar un choque de trenes que ya no es teórico, que se ha producido ya.
.
6. Si España quiere seguir siendo una democracia, más tarde o más temprano los catalanes tienen que poder votar porque no es sostenible a largo plazo cualquier otra opción cuando casi la mitad de los catalanes quieren irse y más del 80% pide que al menos se les deje opinar. ¿Que el resto de los españoles tienen algo que decir? Claro. Tienen derecho a negociar las condiciones de ese referéndum –o de una hipotética ruptura–, pero en un divorcio la decisión de irse es siempre exclusiva de quien se quiere separar. Así se hizo en Escocia. Así se hizo en Quebec. Así debería ser aquí también.
.
7. Ninguna de las dos mitades en que ha quedado partida la sociedad catalana tiene derecho a imponerse sobre la otra mitad. Pero para zanjar de una vez este debate –al menos por unas décadas– es imprescindible votar.
.
10/11/2015 - 20:47h
.

Jajajajajajajaja!

Este blog es un fiel reflejo de la sociedad: dialogo de sordos...
Cada uno va a la suya...


Eso es España: haz lo que digo porque tengo razon... Eso es la democracia española :=)!

A ver si así vale
.
Desobediencia.... Desobedecer al TC es una medida muy contundente, de acuerdo, y más con un resultado electoral tan ajustado. Pero la pregunta es ¿hasta dónde es tolerable la obediencia? Este país padece un exceso de obediencia patológico, crónico, agudizado en esta última legislatura por un sistema de decretazo y unos tremendos casos de corrupción impune Marca España.
.
Mientras tanto Endesa fiscaliza en Madrid los beneficios que genera en Galicia a base de cargarse los montes.

Para maresmemc9
Un editorial no es una opinión más. Es la opinión de la empresa editora del periódico y va a condicionar bastante sus contenidos futuros. En definitiva, otro empresario que se pronuncia.

El último, por hoy.

Dos cositas:

1a. Agradecer a ElPaís (y a su censor) el hecho de dar carta blanca a los lectores que opinamos, y sobre todo a los que tenemos opiniones contrarias a su línea editorial. Creo recordar que en todas las semanas que llevo enviando mensajes, bastantes, únicamente no he visto publicados dos de ellos. Una proporción mínima.

2a. Constatar que en el dibujo de hoy de ElRoto, -una evidente crítica contra la manipulación social hecha por los ideólogos del catalanismo- sencillamente hay que cambiar el color de la bandera cuadribarrada , por una de rojigualda, y el mensaje es el mismo.
Quiero decir que, veo un entreguismo muy parcial, en este tema del soberanismo catalán, por parte de un intelectual del dibujo, al que sigo y seguiré, cuando ponga el acento en los aspectos tenebrosos de la sociedad actual, pero al que recomiendo una información más objetiva e imparcial sobre Catalunya.

Para Rafael.

La Vanguardia es un referente de calidad periodística. Buenos informadores y buenos reportajes.
Es verdad que tiene influencia política y social... pero no tanto. Fíjese, el candidato más acorde con los editorialistas de La Vanguardia era Duran i Lleida. Y ya ve, ningún diputado, los votos obtenidos, a la papelera.
LaVanguardia tiene unos 500.000 lectores diarios, y Duran i Lleida obtuvo 100.000.
O sea que muchos también leemos ese periódico, por su calidad intrínseca, también por la diversidad de firmas , tanto en favor como en contra de la independencia. Pero dicho esto, también tenemos criterio, y sus editoriales son una opinión más, pero sólo una más, de las que vamos obteniendo.

Saludos.

Mi admirado Iñaki, es la primera vez que te escucho reconocer que con estos fanáticos independentistas el diálogo es imposible y bien claro que han dejado constancia de ello en su proclama de desobediencia. Algunos ya lo sabíamos y a pesar de tus llamadas continuas al diálogo, propias de tu bonhomía, no se podía porque los secesionistas jugaban al todo o nada. Ahora toca apagar el incendio de estos pirómanos y defender nuestro estado de derecho. Ya bajará el soufflé.

Trasnochado, por cierto
Sobre la tiranización del socialismo, no voy a negar la historia, pero sí le voy a comentar las ideas que exponía el polémico Pérez-Reverte sobre el socialismo en un artículo la semana pasada:


A lo largo de la historia se comparó, con razón, a Stalin con Hitler. En consecuencia también se comparó comunismo y nazismo. Pero esta segunda comparación no es aceptable. Los principios del nazismo son la desigualdad y el sometimiento de las clases bajas a las razas superiores. En cambio, el socialismo se basa en igualdad legal y económica para todos los individuos.


Toda idea puede ser retorcida hasta su demonización. El nacionalismo se puede retorcer hasta emplearlo como justificación para el terrorismo, pero el nacionalismo no es terrorismo. La religión cristiana se puede retorcer hasta crear grandes redes de pederastia, pero el cristianismo no es pederastia. El socialismo es otro ejemplo.

Trasnochado,
Oligarquía. Un 47% no es una oligarquía, tampoco la mayoría, es prácticamente la mitad. Y dejad ya el 47% vosotros que rechazasteis el referéndum. San MRJ (MRB) es plenamente inocente, por supuesto, lo que sucedió fue que los independentistas se clonaron, o se reproducen por mitosis, verdad?
La ley y el derecho... Derecho a moldear la ley para que al gobierno le siente como un guante.
La relación Stalin Rusia actual es igual a la relación Franco España actual gracias al PP

¿Creemos que un Estado y un gobierno central, con su Parlamento y sus partidos políticos, pueden permitir que una parte de ese Estado se desgaje porque una declaración de independencia se haya aprobado en un Parlamento autonómico, no con mayoría de votos, y se quede la cosa como si no hubiese pasado nada? ¿Creen los catalanes independentistas que con sólo decir en el Parlament que a partir de ahora no se obedecerán las órdenes o resoluciones que vengan desde el Gobierno central o del TC?¿ De verdad creen que va a ocurrir eso?
Está claro que los secesionistas están convencidos de que eso va a ocurrir, pero dependen totalmente de todo lo que se dictamine en el Tribunal Constitucional. De no acatar las órdenes pueden ser suspendidos de sus funciones; si son multados, como van a ser, ellos dirán que no pagarán porque se creen libres de no hacerlo pero se les retendrán de sus cuentas bancarias las sanciones económicas a que hubiere lugar. Los funcionarios públicos no tienen dos bandos y no sabrán a cual quedarse, no. Sólo tienen un bando porque son funcionarios del Estado, no son funcionarios de Cataluña. Por lo tanto, tienen que acatar las órdenes que emanen de las autoridades más superiores. Sí, los mossos de escuadra cobran del Ministerio del Interior, pero además tienen que acatar las órdenes que les vengan desde ese ministerio, no del consejero del interior catalán, que además, está en funciones; el gobierno catalán no se ha formado.
La presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, que dice que no acatará ninguna orden que venga del Estado español ni del TC, podrá ser suspendida de su funciones y reemplazada por alguien que nombre el Estado o en su defecto el gobierno central. Y así sucesivamente con cualquier funcionario.
Sabemos que toda esta descabellada situación ha sido programada por Artur Mas y ERC. Éstos ya eran independentistas, de siempre, pero Mas no lo era. Se ha convertido al secesionismo a raíz de su penosa gobernabilidad de la crisis económica, que ha metido a Cataluña en el fango de la deuda y del impago.
ERC necesitaba a alguien, al tonto útil, que se suele decir, para llevar a cabo sus expectativas, y lo encontró en la desazón del propio Mas que estaba siendo vilipendiado por su malísima gestión política. Mas tragó con la propuesta de ERC y ahora es el mismo Mas quien está en la picota, mientras ERC mira para otro lado. Ezquerra Republicana de Cataluña se ha salido con la suya y no era otra cosa que poner al país catalán al borde del abismo para que les diesen la razón. Han conseguido que un partido como CDC les apoyase en ese viaje peligroso y han contado, sin quererlo, con un partido antisistema que les ha venido como anillo al dedo. Claro, Mas al verse inmerso en esta carrera descabellada, se ha propuesto a sí mismo como el conductor del vehículo que llevase a Cataluña a la independencia. Pero eso parece ser que no va a ocurrir, vamos, si la CUP no cambia de parecer, que todo puede pasar.
ERC ha puesto a Cataluña, con la ayuda de Mas, en la picota. Pero el gobierno central ni las instituciones legislativas y judiciales no pueden permitir que una minoría catalana pueda subvertir el orden establecido democráticamente y someta a una mayoría amplia a sus deseos megalómanos.
Digan lo que digan los secesionistas los votos por ellos conseguidos, después de conocer las votaciones varias que se han venido sucediendo, aproximadamente el 65% de los catalanes no les apoya. Es decir, sólo un 35% son los que quieren la independencia, si contamos el censo electoral. Es importante contabilizar a los que se abstuvieron, porque no dijeron que sí a la independencia explícitamente.
Con estos números, ¿De verdad creen los independentistas que cualquier gobierno nacional, en su sano juicio, les va a permitir que se salgan con la suya, y que no les pase nada?¿Están tan seguros de que van a construir un Estado catalán de buenas a primeras sin que nadie se oponga y si se oponen, no hacerles caso? ¡Qué equivocados están!

A ver si acierto a la segunda.
Lean el editorial de La Vanguardia, parte del cual ya ha aparecido como comentario del siempre lúcido Witness (incluye un link al editorial completo). Pide una rectificación a la proclama independentista del Parlament y lo hace criticándola en términos muy duros. Ni que decir tiene la influencia de dicho diario en buena parte de la sociedad catalana, especialmente en la que vota al Sr. Más. Al final va a tener razón el Sr. Aznar con eso de que antes de que se rompa España se romperá Cataluña.

Publicado por: Hanna | 10/11/2015 16:25:01
Imposible concretar tanto y tan bueno en doce líneas de comentario. Enhorabuena. Y a ver si de una vez, desde nuestra "altura intelectual y económica", giramos nuestra mirada hacia nuestros "pobres" vecinos peninsulares y, con humildad, copiamos esa unidad de acción de la izquierda que ha conseguido tumbar al gobierno del Rajoy portugués y plantar cara a tanta injusta exigencia de las troikas de turno. ¡Qué envidia! ¡Menudo disgusto se llevaría el de la viga!

***


don Gude 10N2015, 15:05:20 LAS INICIALES DE LA PERSONA A LA QUE PRESUNTAMENTE ALUDE USTED SON MRB; CAMBIARLAS O DESORDENARLAS ES UNA INVITACIÓN PARA QUE EL PERSONAL SE DESPISTE, SALVO QUE SEA ESA LA INTENCIÓN.
SALUD.

Buenas tardes, Iñaki! He estado estos días siguiendo paso a paso los desvaríos del Parlament Catalán, y visto sus video blogs además de los comentarios de varios tertulianos fijos. No hay nada peor que perder la empatía (y aún más perdiendo la simpatía), pero ya lo dice el dicho, no hay persona más ciega que la que no quiere ver. Intento ponerme en el lado independentista, desde varios frentes, mirando sus números económicos, su historia, a su gente que he convivido 5 años gloriosos en la ciudad condal, y sigo sin ver que hace de malo el conjunto del Estado español en contra de Cataluña. Todas las hipótesis y estudios me llevan a la conclusión de una sola palabra: Nada. ¿El ciego seré yo? ¿Es posible que se me haya pasado algo por alto, y solo veo que unos políticos elegidos por una minoría (oligarquía), vayan a declarar la independencia porque sí?. Eso es lo que yo veo. Da igual los sueños y quimeras que deseen ese porcentaje menor que la mayoría quiera, ya que yo hace varios años también tenía sueños como por ejemplo hacerme rico, pero la única manera de hacerlo era, o robar un banco, o que me tocase el euromillón o bien una suculenta herencia que nunca tuve. Se puede soñar de mil maneras, pero en ninguna cabe romper la ley. La ley es la norma suprema por la que ha de regirse un pueblo, porque cuando no hay ley se produce la anarquía. No puede utilizarse una barra de medir de acorde a nuestros sueños ya que la realidad es mas dura de la que la barra nos dice. Un político no debe mentir nunca, o por lo menos si lo hace, justificar porque lo ha hecho. No puede decir "no hago lo que he prometido porque no he podido" y quedarse tan ancho. Debe decirle a su pueblo, al que pertenece su cargo político, los porqués de no cumplir con lo prometido en la campaña electoral. He hecho números, y coincido con algunos economistas de que a partir de febrero de 2016 subirá el IVA general un punto, el IRPF dos puntos, y los impuestos al tabaco, alcohol, y lujo tres puntos. También vaticino la bajada a la mitad del IVA cultural. Tanto lo de Cataluña como en el resto de España se reduce a una cosa, liquidez. El Gobierno catalán ha despilfarrado dinero en cosas inútiles y ahora pide mas dinero al Estado Español (2300 millones). Artur mas ya no es creíble, y la CUP lo sabe. A la CUP le saldrá rentabilísimo el volver a convocar y votar en unas elecciones porque el no envestir a Artur Mas es la mejor campaña electoral de toda su historia. Ahí se ha ganado puntos. Si hay otras elecciones en Cataluña, vaticino que Junts pel Sí, volverá a ir por separado (ir cada uno con sus siglas) todos los partidos que lo componen aunque con un compromiso común de seguir con la ruta independentista condenada al fracaso. A veces, la gente crea una montaña de cosas con simples soluciones, pero eso el lo que pasa cuando trabajas en coalición, y por eso creo que irán por separado cuando se convoquen nuevas elecciones. Es como lo que ha dicho Bruselas con la devolución de la cláusula suelo desde el principio de la hipoteca. Yo soy partidario de que solo la cobren aquellos que ya han liquidado la hipoteca y siguen perteneciendo al mismo banco como cliente, mientras aquellas personas que aún tienen el crédito hipotecario sería descontar de su saldo vivo el importe a devolver y si este fuera mayor devolver la diferencia. Eso significaría una pérdida por reducción de beneficios pero mantendría mas del 75% de su liquidez, aunque seguro que lo repercutirán como deducción finalmente en el Impuesto de Sociedades, pero esta es otra historia. Lo que quiero dar a entender es que a veces las soluciones son mas sencillas de las que parecen y también a veces, se debe tener un consultor o consultores externos no vinculantes que evalúen la situación si es sostenible o insostenible. Y eso es lo que debieron hacer los catalanes antes de aventurarse en esta obra dantesca que se escenifica en el Parlament Catalán. Cuando viví en Barcelona, pude contemplar la cara amable de Cataluña, y es una comunidad muy bonita para vivir y emigrar a pesar de sus limitaciones en varios sectores por el idioma impuesto. Hay gente que se llena la boca con la palabra democracia cuando aún mucha gente no sabe lo que es, o que significa. ¿El derecho a decidir? Si, muy democrático parece pero no hay consenso si deben decidir todos los españoles o solo los catalanes, o solo los catalanes independentistas. No está claro. Pero como no está claro, la soberanía nacional reside en el pueblo español, y por lo tanto, es el pueblo español el que decidirá el futuro de su territorio. Si, SU territorio, ya que al parecer, los catalanes quieren privar de SU derecho a decidir a aquellos que por derecho democrático pueden hacerlo. ¿Haría una consulta a nivel nacional sobre Cataluña? Se diluiría aún mas ese 47% de independentistas, y al final para qué. Es tan útil como votar si queremos enviar un misil nuclear a Plutón y que estalle ahí. Porque si en algo se tiene que convertir España es en algo que haya sido antes, por derecho histórico, cosa que no se encuentra la Comunidad Catalana, y Junqueras si no me equivoco sabe mucho mas de esto que yo. Quiero decir abiertamente que no me gusta la izquierda radical porque es una especie de dictadura que ha vendo siempre mal cuando se ha aplicado, desde Venezuela de Chávez (en paz descanse), hasta el gobierno de Lenin y Stalin en la URSS, pasando por el régimen represor chino de los años 60 y del actual norcoreano, creo que nunca en la historia la izquierda radical ( como lo son también Podemos, CUP, PCE,..) han hecho nada bueno para la sociedad en general. Volveríamos a los oligarcas que se benefician del propio régimen mientras los demás ciudadanos se mueren del asco. Para terminar, recomendar la película "La conspiración de Noviembre" ¿No les suena familiar estos días?. Buenas tardes.

Don cromopons:

Como recordará, la Constitución fue votada a favor en Cataluña por el 62% del censo electoral y la reforma del Estatut sólo por el 35%. Ahora pretende ud. que sea tomada como la única respetable la opción identitaria expresada por el 31% en la movida del 9N o el 38% del 27S, tanto monta: el mismo entre 1,8 y 2 millones de ciudadanos abducidos por “las cuentas y los cuentos de la independencia”, tan bien resumidos por Josep Borrell en su último libro. La minoría nacionalista no puede pretender imponerse a la mayoría de Cataluña y mucho menos a la inmensa mayoría del pueblo español por el simple hecho de hacer más ruido, mostrar la devoción por una concepción política malsana y trasnochada (el nacionalismo irredento) y ser carne de cañón de una oligarquía inepta que lleva décadas deformando a las nuevas generaciones con la falsificación histórica, el victimismo y la xenofobia.


En pleno siglo XXI, hay que haber descendido a la mentalidad del Kindergarten para dejarse atrapar en las redes de la propaganda que promueve el regreso al siglo XIX, cuando no al medievo. Cuando alguien dice "yo soy una excepción, así que conmigo no vale lo que vale para todos" está poniendo las bases para que otros hagan lo mismo y para que nadie pueda dirimir las diferencias sino con el peso de las armas. En cualquier caso, fueron las propias fuerzas soberanistas las que quisieron dar a las elecciones autonómicas un falso matiz “plebiscitario”, un sí o un no a la independencia, y lo cierto es que el “sí” sólo lo defendían las fuerzas que consiguieron ese 38% del respaldo de la población con derecho a voto.


Al cabo, se trata de una contienda entre la modernidad de una España de todos y la obsolescencia de una Cataluña reaccionaria: : la España constitucional incluye a Cataluña, la Cataluña nacionalista excluye a España; la España constitucional distribuye solidariamente en función de las demandas de los más necesitados de ayuda, la Cataluña nacionalista niega que las autonomías menos prósperas del Estado merezcan la solidaridad de la kiristoracia soberanista que malgobierna a los catalanes con muy amplias competencias;la España constitucional ampara, protege y alienta todas las culturas tradicionales que hoy conviven armónicamente en el Estado, la Cataluña nacionalista segrega,amedrenta y persigue a cuantos ciudadanos no quieren aceptar la exclusividad etnizante con tintes xenófobos que practican las fuerzas soberanistas.

@Publicado por: Hanna | 10/11/2015 14:42:21
Excelente!
Cuanta estupidez...
Menos mal que han cambiado...

Imagina com eren abans!

Uno de los mantras que mas se han oido tiene que ver con la no aceptación de la votación del 27-S . Aún hoy he oido a gente decir que la mayoria de los catalanes no quiere la independencia y eso me da miedo, no saben perder y cuando eso sucede la sangre corre por las calles. Es toda una parodia de las malas, los negacionistas se cogen a un clavo ardiendo, ahora pretenden que unas elecciones se consideren un referendum, precisamente ellos que lo prohiben, pero se callan de lo que se hubieran inventado si se hubiera logrado mas de un 50%, seguro que entonces argumentarian otra cosa.

A Mahatma, no se complique la vida amigo, no se caliente mas la cabeza, de solución solo hay una, un referendum, precisamente lo que no quiere la parte represora, pero que todo el mundo, menos aqui, considera que seria lo correcto, si este fuera un pais democratico, que por si tiene alguna duda, no lo es, ya ve hoy lo que pasa no?.

Leo comentarios de cierto nivel y me atrevo a introducir que cuando admitiremos que el Derecho a Decidir hubiera hecho a los españoles mas libres y que no habria indepes con ese Derecho, pero sí alguien que por aqui escribe tiene razón al decir que nos quieren estúpidos y cobardes, con encefalograma plano como fotografia de nuestro intelecto. Nos estan bombardeando con lo del Pujol, alguien cree que esto es casual? de la Gurtel alguien ha oido algo? y resulta que el que capitanea toda la represión es el mismo cuyas iniciales marcaban los sobres de dinero negro del Barcenas.pobre pais.

Pero, día tras día, se permiten en el videoblog comentarios machacones, a modo de tormento chino, de quien, portavoz -probablemente remunerado en especie o en contante- del poder, se niega a ver la viga en propio ojo, pero que no se cansa de señalar la paja en el ajeno. Comentarios pétreos que desde hace años no modificaron un solo matiz. España eterna. Eternamente cainita con el hermano, al que odia o envidia, o quizá mejor, odia porque lo envidia. Y jaleados y arengados por discursos similares, que a día de hoy prevalecen en la mayor parte de televisiones y radios, buena parte de la ciudadanía votará PP o Ciudadanos, su réplica o remake, en el mejor de los casos, PSOE, más de lo mismo, en realidad, mientras las izquierdas, como de hábito, desoyeron aquella petición reiterada de que se unieran cara a las próximas elecciones para plantar cara al espanto de una pesadilla próxima a repetirse.

"Se decide romper paulatinamente con España –una declaración unilateral de independencia encubierta– y se mantiene en puntos suspensivos la gobernación del país. Este es el mensaje que el Parlament de Catalunya está a punto de enviar a los organismos internacionales, a las cancillerías europeas, al Gobierno de España y a toda la sociedad. Ruptura y poder vacante por falta de un mínimo acuerdo entre la mayoría.


Hay mayoría parlamentaria para proclamar esa virtual ruptura mediante una moción retórica, hiper­bó­lica y mal redactada, y no parece haberla para formar gobierno. Hay mayoría para la huida hacia delante y no la hay para una gobernación coherente. Esta es la fotografía del 9 de noviembre del 2015, jornada que pasará a la historia de los errores de Catalunya, con el agravante de la parodia. Una pequeña, triste y desla­vazada simulación del Sis d'Octubre de 1934, que puede poner en riesgo la autonomía de Catalunya, la amplia corriente de movilización social en favor del autogobierno registrada estos últimos años, y la propia autoestima de los catalanes. Bastaba observar el rostro de los miembros del actual Govern de la Generalitat durante la votación. Rostros graves, muy preocupados y encerrados en sí mismos. El semblante del presidente en funciones, Artur Mas, describía perfectamente la situación. No fue ayer un día alegre. No lo fue para gran parte de los ciudadanos de Catalunya. Sólo los diputados de la Candidatura d'Unitat Popular transmitían felicidad. ¡Con sólo diez escaños y el 8,2% de los votos han logrado arrastrar las aguas del Parlament hacia su molino! El grave error táctico cometido por la coalición Junts pel Sí y muy particularmente por Convergència Democràtica –el partido que ha gobernado Catalunya durante 28 de los 35 años de autonomía–, consistente en tramitar una resolución maximalista y rotundamente inconstitucional a cambio de nada, lo puede acabar pagando el conjunto de la sociedad catalana. No es inteligente. No es justo. No es necesario. No fue eso lo que se votó el pasado 27 de septiembre."

http://www.lavanguardia.com/opinion/20151110/54439704455/por-la-rectificacion.html

Pues eso.

@ Publicado por: Gude | 10/11/2015 15:05:20

Los que pierden son los ciudadanos...


Y la democracia española sigue buscando élites e intelectuales que saquen a los ciudadanos de la ignorancia, el borreguismo y construyan una democracia integradora que no se vea sacudida por el mismo seismo cada siglo varias veces, de una vez por todas...


Pero este analisis es para ciudadanos con intelecto... especie en vias desaparicion en la peninsula desde Ortega y Marañon...


Franco consiguio lo que se proponia: unas élites fondonas y acomodaticias, sin escrupulos ni dignidad ni decencia, unos intelectuales, con encefalograma plano, asalariados de una u otra tendencia y unos ciudadanos borregos que votan siempre lo mismo....
Impidiendo asi todo cuestionamiento de la sociedad española tal y como la desearon la Iglesia y conservadores siempre....


Siempre respetando la ley...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal