21 dic 2015

¿Quién va a poder gobernar?

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 74 Comentarios

juan manuel:
Totalmente de acuerdo contigo.
Sin duda lo prioritario es lo social y económico.
Podemos debe dejar a un lado el referéndum, y negociar sobre la base social y económica de un proyecto de gobierno común. A este país le vendría bien.
Por otro lado, tampoco hay que rasgarse las vestiduras si no ejecuta su idea de referéndum, al fin y al cabo, no creo equivocarme si digo que gran parte de sus votantes no están del todo de acuerdo con lo del referéndum vinculante.
Por lo tanto, que abran los ojos, que dejen de lado el poder que tanto han criticado y que se pongan a trabajar. Mientras esperamos otras elecciones, y nadie asegura que pueda volver a ocurrir lo mismo, mucha gente sigue pasándolo mal.
Aunque un gobierno de izquierdas no les vaya a solucionar el problema inmediatamente, la esperanza hará que vean el futuro con mejores ojos.

Resultados electorales de las elecciones: http://elpais.com/tag/elecciones_generales/a/

El "notajuntismo" que se arrastra del discurso bipartidista, y fundamentalmente por los excesos de mal rollo del PP, conduce inevitablemente a nuevas elecciones. Puede haber buenrollismo en la izquierda, pero Podemos vuelve a poner condiciones imposibles, como hizo en Andalucía, porque le beneficiaría que se convocaran nuevas elecciones en unos pocos meses. Negociar es ceder en algo. Sacrificar algún objetivo no-urgente para poder conseguir objetivos que sí lo son, y que de otro modo no se podrían conseguir. Puede ser un buen motivo para llegar a acuerdos de legislatura. El malrollismo hace imposible un acuerdo por la derecha con el PP, y la estrategia audaz de Podemos lo hace imposible por la izquierda. El voto parece muy volátil en las encuestas, pero tal vez sea sólo un exceso de voto oculto y se dé el caso de que en dos meses los resultados se repitan y tengan que negociar finalmente en una situación similar a la actual. Si lo que importa son los objetivos, pueden negociarse ahora, pero si lo que importa es el poder por el poder, entonces entiendo que en Podemos no quieran hacer posible la negociación. Si Podemos fuera coherente, consultarían eso a las bases antes de tomar una decisión. ¿Podemos busca alcanzar objetivos o busca alcanzar el poder? Que negocien un paquete de objetivos y lo sometan al juicio de las bases antes de llegar a un pacto. Lo contrario sería jugarse los objetivos al todo o nada, o jugar sólo a alcanzar el poder por el poder pero obviando los objetivos. En este momento Podemos tiene una gran capacidad de negociación con el PSOE y podría conseguir un paquete de objetivos más que interesante, especialmente en el terreno económico y en lo social que es lo más urgente.

Don Gude:
Como ud. sabe, los papeles de Bárcenas son un simple constructo autoexculpatorio que el juez del caso desechó por irrelevantes y de los que el PP no tiene más responsabilidad que la debida en quienes dejaran hacer por exceso de confianza. El juez Ruz estableció que la responsabilidad del PP en este asunto se limitaba a la civil por no haber vigilado como debiera a quien fuera su tesorero durante tantos años. Si este fuera el único pero que ponerle Rajoy, bien poco sería en comparación con la magnitud de la responsabilidad asumida durante los pasados cuatro años, en una situación política y económica como ningún otro Presidente del Gobierno ha tenido que enfrentar en los años de democracia.
.
Por otra parte, difícil es definir la ideología de la política seguida en esta legislatura. Si hubiera sido plenamente liberal, los impuestos no habrían alcanzado el nivel que llevara a este periódico a poner en primera página en la semana anterior a las elecciones el incremento de 17.000 millones que los ciudadanos tuvimos que pagar para que las cuentas dejadas por el socialismo pudieran al cabo ser cuadradas; si hubiera sido plenamente conservador, la Ley del Aborto habría pasado al basurero de la historia; y, en fin, si hubiera sido menos democristiano, los copagos en sanidad habrían alcanzado la extensión de los que experimentan cotidianamente los ciudadanos de Suecia o Noruega. El PP no es ciertamente socialista, pero tampoco se puede afirmar que carezca de sensibilidad social un partido que ha salvado de la quiebra a los servicios públicos, recuperado la solvencia del sistema financiero para que los españoles no temieran por sus ahorros y revertido la evolución del mercado de trabajo hasta el punto de ser España el país europeo que más empleo ha creado en los pasados dos años.
.
En relación a sus críticos, tan influidos por la mezquindad de los sentimientos más apegados al prejuicio y la banalidad de los hábitos ideológicos, con relación a Rajoy cabría traer aquí aquella cita del mismo Nietzsche: “Cuanto más nos elevamos, más pequeños parecemos a quienes no saben volar”.

Jose,


"Un gobierno de España tiene que atender la política estatal desde un punto de vista global. Atendiendo a las relaciones internacionales y equilibrios entre zonas del país buscando la mejora general, y a veces esto implica aparentemente favorecer unas zonas frente a otras. (...) Ahora la vertebración del país no es importante".


Estoy completamente perdido, Jose, ahora sí que no entiendo absolutamente nada. ¿Cuál es ese punto de vista global "que implica favorecer aparentemente a unas regiones frente a otras"? ¿Qué hay de global ahí? ¿Trabajadores asturianos del sector lácteo reventando cartones de leche a escala global "buscando la mejora general"? ¿Dónde está esa "mejora general"?


Boas noites.

Jose,


"Un gobierno de España tiene que atender la política estatal desde un punto de vista global. Atendiendo a las relaciones internacionales y equilibrios entre zonas del país buscando la mejora general, y a veces esto implica aparentemente favorecer unas zonas frente a otras. (...) Ahora la vertebración del país no es importante".


Estoy completamente perdido, Jose, ahora sí que no entiendo absolutamente nada. ¿Cuál es ese punto de vista global "que implica favorecer aparentemente a unas regiones frente a otras"? ¿Qué hay de global ahí? ¿Trabajadores asturianos del sector lácteo reventando cartones de leche a escala global "buscando la mejora general"? ¿Dónde está esa "mejora general"?

Jose | 21/12/2015 14:12:09


Tenga la seguridad de que unas nuevas elecciones no van a favorecer al PP ni a Ciudadanos.

Jorge:
Eso sería el suicidio político del PSOE.
No habrá pacto PP-PSOE.

Titiriteiro:
Totalmente de acuerdo.
Es lo que vengo comentando todo el día.
Si han podido ponerse de acuerdo Psoe y Podemos en ayuntamientos, deberían poder ponerse de acuerdo en el gobierno nacional.
Si Ciudadanos se abstiene (que lo hará) o mejor, se apunta, ya sería perfecto.
Si no se apunta, acabará perdiendo lo que tiene, y sus votos acabaran fluyendo de nuevo hacia Psoe y PP.
Pero el pacto Psoe-Podemos necesita dejar de lado de momento el conflicto catalán, y ponerse a trabajar en políticas económicas y sociales ya. Cuando la cosa se encarrille, abordar las reformas institucionales, y después a los cuatro años, abordar el problema catalán.
Si los nacionalistas lo ven igual, se puede hacer una gran legislatura.
Tan sólo hace falta ver la gran oportunidad que tenemos de hacer algo grande con unos resultados fragmentados y que a priori parecen inmanejables.

La única solución, desde mi punto de vista, es que Rajoy, que está politicamente "muerto", se retire y el PP con el PSOE encuetren alguna persona independiente de compromiso para presidente, siempre con un programa que se note el cambio social que es lo que ha votado más del 75% del electorado.

Pues hablando de Nietzsche, yo diría que son tiempos para reflexionar sobre su archiconocida frase "Dios ha muerto".
Ya que no hay ningún bloque ideológico que se haya impuesto sobre los otros, merece la pena pensar si no es mejor abandonar las grandes verdades que cada cosmovisión política pueda tener y tratar de hacer políticas concretas más humildes y transitorias (sometidas al escrutinio y a la rendición de cuentas).
Bastaría definir los fines últimos que se persiguen y que pueden ser compartidos. Por ejemplo, aunque no tienen por qué ser estos, igualdad de oportunidades y libertad de mercado.
A partir de ahí, el cómo se llega mejor a estos fines es cuestión de ir probando sin dogmas qué puede funcionar mejor. Ver qué hay en otros países, ver qué opinan los profesionales, ver si sería aceptable por los ciudadanos.
A mí esto que digo tampoco me entusiasma, pero creo que es la mejor manera de abandonar de una vez para siempre el caciquismo, la corrupción y la intromisión de los políticos en todos los pormenores de las AAPP.
El ejemplo lo tenemos en la reforma que hizo ZP de RTVE, que en términos generales funcionó. Los profesionales del ente gozaron de independencia...hasta que vino Atila Rajoy y nos trajo la modernidad de la que habla Witness.
Y esto es solo una muestra entre muchas de la manera sectaria en que se ha conducido el PP en esta legislatura. Médicos, jueces, científicos, profesores, etc. han sido ninguneados sistemáticamente por este gobierno. Más que los recortes, el peor pecado ha sido la prepotencia de este gobierno, tan incapaz de preguntar y dialogar con los distintos colectivos como entusiasta compulsivo de los R. D. Ley (aunque este último recurso ha sido utilizado con fruición por todos los gobiernos)

Llámame loco, Iñaki: Sánchez e Iglesias podrían ponerse de acuerdo para formar un gobierno estable y contar con la abstención de Rivera para la investidura. Luego, durante la legislatura (complicada), como decía Anguita: "programa, programa, programa"... a pactar puntos del programa con Ciudadanos. La cosa podría tirar para adelante y funcionar.
La necesidad obliga: o entenderse ó nuevas elecciones. Yo no imagino otra forma.
Es hora de comenzar a dejar la demagogia y abrazar el pragmatismo. ¿Qué es lo útil aquí? No dejar el país a la deriva. ¿Es Podemos un partido capaz de responsabilidades de gobierno? ¡Que lo demuestren!
Lo primero: abandonar la idea del referendum catalan. ¿Posible?

***


¿ NADIE DICE / HACE NADA DEL IMPRESENTABLE AUDIO QUE IMPIDE ENTENDER QUÉ NOS OBSEQUIA IÑAKI HOY CON SU COMENTARIO EN LA PENUMBRA ? .

txarlibraun
Si se repiten elecciones en 2 meses, como si se anticipan dentro de un año, tendremos PP de nuevo. El tiempo sólo beneficia al PP.
Aunque no lo parezca demasiado, estamos saliendo de la crisis. Con las ayudas que queramos, pero saliendo.
Todo el mundo conviene en que el PP debe ser castigado, como así lo indican los resultados. Por tanto no debe gobernar, ni Rajoy ni nadie de su 'cuerda'
Por tanto, el Psoe no puede abstenerse, a no ser que quiera suicidarse.
El rey propondrá a Sánchez y aquí es donde se verá la categoría de Podemos y de Ciudadanos. Solo necesita el apoyo del uno de estos grupos y el de algunos minoritarios.
Es factible.
Un gobierno aunque sea en minoría del Psoe será mejor que un gobierno en minoría del PP que dure 1 año. Porque dentro de un año la economía estará mejor y el premio se lo llevará el que esté al mando.
Si fuera Sánchez, pactaría con el diablo con tal de que no estuviera Rajoy al mando este año.Y dentro de un año ya veremos quien tiene la fuerza.

Rajoy vio venir de lejos el miura que se acercaba a toda velocidad amenazando con romperlo todo. Y para que eso no ocurriese adelantó los presupuestos generales para conformarlos a su imagen y semejanza. Ya no habrá que prorrogarlos si hubiese dificultad para conseguir un nuevo gobierno.
El último CIS acertó en lo que obtendría el PP, casi lo que obtendría el PSOE y se pegó el gran patinazo allí donde le convenía al gobierno del PP. Es decir, darle una cantidad exorbitante a Ciudadanos (63-66) porque podría convenirle, ha conseguido 40, rebajando las expectativas a Podemos, también porque le convenía (45-49) Ha conseguido 69.
Con este nuevo tablero las esperanzas de Rajoy se han venido abajo. De haber sucedido lo que el CIS decía el PP hubiese conseguido 123 escaños y Ciudadanos 65. El gobierno de derechas, aunque Rivera dijera lo que dijera con respecto a Rajoy, estaría en condiciones de ser conformado. Pero, hete aquí, que los duendes de la democracia han querido que Rajoy no fuese un hombre feliz con su victoria pírrica. El PP ha ganado, pero ha perdido. Son nada más y nada menos que 63 escaños menos. Eso sí, a 7 millones de españoles les importa una higa la corrupción endémica del PP, o que Rajoy haya mantenido hasta la última fecha la defensa a ultranza de Gómez de la Serna, a pesar de que todos los jefazos del PP hayan pedido la cabeza del susodicho. No importa, no leen los periódicos, no escuchan la radio ni ven la televisión, sólo entienden que son de derechas y es ahí donde hay que votar, punto. Es el más puro voto conservador, el que defiende lo mío, lo demás no importa.
Uno se pregunta cómo hemos llegado a esta situación de probable ingobernabilidad, y por qué.
El culpable no es otro que el mismo Rajoy y sus políticas; puede que por mandato de la troika y de Merkel, no le quitemos culpa.
Esta legislatura ha sido un calvario para muchos millones de españoles. La austeridad galopante, los desahucios, la pobreza extrema, el paro y los despidos sin compasión, las políticas de copago de Rajoy, la LOMCE, las políticas privativas de la Sanidad. En fin, todo un compendio de soluciones irresponsables. Si a eso añadimos el gobernar por decreto ley, sin contar con nadie más, nos sale como resultado la indignación, plasmada en Podemos. Una formación que está dispuesta a cambiarlo todo. Y ahí están los resultados, un enorme triunfo. De 0 a 69 escaños. Casi nada, ayudados un por un hada madrina como es Ada Colau, que puede conseguir en Cataluña lo que quiera.
El error de Garzón con IU, por no saberse alinear con Podemos todavía lo está llorando.
Ciudadanos era el tapado del PP, la marca blanca, que se ha quedado muy rezagado respecto a las expectativas de los sondeos. No puede hacer que gobierne Rajoy con tranquilidad; su mala campaña, desdeñando a parte del electorado femenino, le ha costado un precio alto.
Y el PSOE qué, bien gracias. Si yo fuese Pedro Sánchez pondría el cargo de secretario general a disposición del partido, para que otro/a tenga la posibilidad (Susana Díaz) de justificar las posibles quejas, si las hubiere. El Partido Socialista no puede gobernar. No puede hacerlo porque sería anteponer sus principios a los de otro partido, en este caso Podemos. No puede gobernar porque necesitaría un conglomerado de partidos con ideas totalmente diferentes. No puede ni debe gobernar con 90 escaños.
Entonces qué pasará, pues que Rivera se traicionará así mismo y dejara que Rajoy forme un gobierno que durará un año o así.
Seguiremos hablando del no gobierno.

Witness
.
La idea de Nietzsche era el eterno retorno DE LO IDÉNTICO: amar la vida hasta tal punto de estar dispuesto a repetir cada instante de la misma infinitas veces de modo exactamente igual. Nietzsche no hablaba de un borrón y cuenta nueva, ni de borrar y reescribir la memoria de unos ordenadores como los de Génova, sino de una concepción del tiempo en forma de infinito cerrado, (según Nietzsche, tú y yo ya tuvimos esta conversación infinitas veces y volveremos a tenerla otras tantas).
.
Siguiendo con Nietzsche, hablando de fe en un mesías, justo eso hace falta para reelegir a un candidato que aparece 35 veces en los papeles de Bárcenas. Presumiendo la inocencia de MRJ, ¿es competente para gobernar un país una persona que ni siquiera es competenta para nombrar a su tesorero?
.
Le encanta a la derecha autoaplicarse el calificativo de Centro. - Yo soy El Centro -, se dice la derecha a sí misma. - Nosotros hemos inventado la política de Centro - como los últimos hombres del prólogo de Zaratustra que presumen de haber inventado la felicidad. ¿O tiene miedo la derecha de su propio nombre? Quizá no quiere mirarse a sí misma, tiene mucho que ocultar de su reflejo. Que se mire y que se limpie bien.
.
Esquerrarepublicanos, chavistas, xenófobos, proetarras... Hace dos semanas asistí a un congreso de seguridad, paz y desarme organizado por la USC en el que estaban, entre otros, Federico Mayor Zaragoza y asociaciones de víctimas del terrorismo etarra. Éstas nos contaban cómo se organizaban en secreto reuniones entre víctimas del terrorismo etarra y "víctimas de otras formas de violencia", nos hablaban de cómo todo el mundo está dispuesto a poner punto final en el País Vasco. Pero esto no beneficia a los intereses electorales a nivel estatal.

¡Menudo carajal!
Eso dicen que se dice en la calle Génova acerca de la situación creada después de las elecciones. Yo más bien digo que el carajal es el que ha provocado la calle Génova después de cuatro años de gobierno inmisericorde con las capas más desfavorecidas de la sociedad que, que no se nos olvide, son las que cuentan más ciudadanos integrados en ellas.
El problema es que el castigo infligido al PP no ha sido suficiente. Nos encontramos que, por un par de escaños, el PP consigue retener suficiente poder para obstaculizar cualquier reforma constitucional prometida que demande cualquier otro partido. Ni siquiera, si no me equivoco, es posible reformar una ley electoral que subyace en muchos de los problemas que afectan al sistema democrático sin duda perfeccionable con el que nos dotamos en su momento. Siendo así, se me antoja casi imposible llegar a cualquier acuerdo para desencallar la situación: el PP no tiene apoyos para configurar gobierno; dos de los grandes ya se lo han negado por activa (PSOE, Podemos) y es seguro que no serán los únicos (nacionalistas) y Ciudadanos sólo lo haría por pasiva (abstención). Esto aboca a un gobierno de muy poca o escasa capacidad de acción, a no ser que el PP de un giro tan espectacular como inesperado teniendo en cuenta su escasez de genes auténticamente democráticos.
El PSOE, igualmente, tampoco concita apoyos suficientes: el PP le negará el pan y el agua y Podemos tampoco parece dispuesto a socorrerlo si no es a cambio de cosas que el PSOE no está dispuesto a negociar (referendum catalán). Ciudadanos tampoco está por la labor de ayudar activamente, si acaso, y como mucho, pasivamente absteniéndose. Horizonte igual de negro que el del PP.
Coalición entre ambos, PP y PSOE. Suicidio de éste ultimo, casi con toda seguridad. Pero si ambos fueran generosos, podrían plantear una reforma de la ley electoral (circunscripción unica para las elecciones generales y autonómicas) y quizá, la articulación de una España federal para “desarmar” la amenaza nacionalista (tal como ellos la consideran), y seguidamente convocar elecciones. Maniobra con muchos riesgos para la propia supervivencia de los dos, pero he ahí una oportunidad de demostrar su capacidad de servicio al bien común español tal como ellos lo conciben.
Resumiendo: la argamasa necesaria para consolidar, en este momento, pactos de gobierno con garantías es demasiado blanda; no creo que fraguase y mantuviera los elementos cohesionados durante cuatro años. Por tanto, unas elecciones anticipadas me parecen el futuro más probable. Y ante esta perspectiva, sin esperar más y aprovechando la inercia electoralista de este año, lo más aconsejable son unas nuevas elecciones en el plazo más breve posible. No sería el “fin del mundo”: el nerviosismo de los mercados se da por hecho (ya se ve hoy mismo) pero ¡hey! contamos con nuestros socios y con Draghi ¿no?, y un petróleo baratito que otorga cierto margen de tiempo para que el país recapacite de nuevo y emita un veredicto: bipartidismo o no, lo viejo o lo joven, cambio o estancamiento, neoliberalismo o socialdemocracia del siglo XXI. En suma, PP o cualquier otro que realmente garantice progreso a todos los niveles. No hay más.
Saludos

Witness :
¿Qué opinas que debería hacer Sánchez en la posible investidura de Rajoy?

Si el PSOE tiene todavía algo de cabeza, lo único que puede hacer es pedir la cabeza de Rajoy, a cambio de abstenerse y dejarlos gobernar en minoría.

En el mito del “eterno retorno”, tan poéticamente cantado por Nietzsche, el mundo vuelve al origen para comenzar de nuevo como si nada hubiera pasado, como si la realidad sufriera una remoción completa… o casi porque, si el pasado llega a ser olvido, los fenómenos no pierden la inevitabilidad que viene determinada por el regular funionamiento de las leyes de la naturaleza. Se trata, al acabo, de un reformateo del disco duro de la realidad pero usando el mismo sistema operativo y la misma lógica formal. Los milenaristas medievales esperaban la venida última del Salvador, de aquel que redimiera los pecados de los hombres para implantar el “Reino de los Santos” tras una Parusía final; otro mito que propiciara las más descabelladas utopías medievales y, posteriormente, las más irracionales manifestaciones de la ingienería social del siglo XX. De manera periódica, reaparecen ideas y movimientos semejantes, quizá por aquello que afirmaba Malraux: “la gran fuerza dela revolución es la esperanza”.
.
Sin embargo, el cambio, sobre todo cuando aspira a ser catárquico y traer nuevas evas y adanes, hombres y mujeres nuevos o incluso los “superhombres” de las utopías más destructivas, implica una aspiración al olvido, a pasar la bayeta por lo tenido por sucio o abyecto, como si lo que produce repulsión pudiera ser algo aparte de la condición humana y ser eliminado con un giro completo del tiempo, con una “revolución” o trayectoria circular hacia un origen desde el que lo mejor es “sin la menor duda” posible: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron”. Pero esa esperanza, como saben quienes se niegan a perder la memoria, como recuerdan quienes miran al pasado sin ingenuidad, es ilusoria pues, a la postre, nunca podrá haber un nuevo comienzo,”un nuevo cielo y una nueva tierra”, sino, todo lo más, un regreso al pasado que voluntariamente se quiere ignorar o, por decirlo con mayos precisión, un regreso “del” pasado con sus mismos errores y faltas.
.
Y, en parte, es lo que ha venido a ocurrir en las elecciones de ayer. Ha regresado el guerracivilismo de los socialistas por sus fueros, como si la experiencia de las dos españas no hubiera servido para nada. Ha regresado el utopismo infantiloide de los leninistas, como si las sociedades que pusieran en pie –la más reciente en la Venezuela chavista- no hubieran transformado las aspiraciones a la justicia, la prosperidad y la igualdad en aciagas certidumbres de injusticia, pobreza y privilegio. Ha regresado el nacionalismo decimonónico por sus fueros soberanistas, como si los terruños ancestrales no hubieran culminado en cerrilismo, exclusión y xenofobia anti-ilustrada. Es por estas razones que la derecha y el centro parecen mucho más modernos en sus planteamientos que las eternas consignas de la izquierda impasible a las consecuencias de la Historia…
.
Pero, en fin, todas estas son consideraciones que han de sobreponerse a la mezquina consistencia de la práxis política, al juego por el poder en su más banal trama de serie televisiva.
.
Es curioso comprobar cómo el electorado se ha dividido en dos partes casi equivalentes, tanto en el ámbito nacional como en el nacionalista: el centro- derecha y el centro puro han obtenido un número semejante de escaños (163) que la suma de la izquierda y la extrema izquierda (161); y, asimismo, igual puede decirse de convergentes, peneuvistas y canaristas (15), por un lado, y de esquerrarrepublicanos y proetarras (11), por otro. La paridad queda rota, claro, por otro retorno decimonónico, el irredentismo soberanista. Parece así haber regresado del ayer la misma posición determinante del nacionalismo a la hora de conformar mayorías de gobierno, sólo que ahora ya poco se les puede dar que no llegue a sus demandas máximas: la soberanía particularista, triste paradoja en un planeta globalizado, y el interés crematístico de una clase política corrupta, que ha hallado en el victimismo la excusa perfecta para justificar su ineptitud.
.
Ahí está, afortunadamente, sin embargo, el choque con la barrera de la modernidad constitucional. El único referendum posible que la convergencia de socialistas y chavistas puede ofrecer a los soberanistas catalanes es de tipo consultivo, para el que basta la convocatoria del Congreso de los Diputados, un referendum no vinculante que carece de efectos constitucionales. La situación ampliamente mayoritaria del centro derecha en el Senado sirve de perfecta salvaguarda de la convivencia entre españoles. Por otra parte, el PSOE se halla en un dilema: ¿puede dar pasos hacia la ruptura con la soberanía nacional sin que ello suponga una ruptura dentro de sí mismo? Si no es capaz de identificar en los enemigos de la modernidad que forman el frente chavista-independentista a su verdadero enemigo y combatirlo con la resulución del que aspira a una sociedad en “progreso” hacia el futuro, es de temer que su propio fin provenga de la incapacidad para sobreponerse a la perplejidad.
.
En cualquier caso, habrá que agradecer a Rajoy, hombre de estado al fin, que haya hecho aprobar unos Presupuestos Generales del Estado que garantizan un periodo suficiente de estabilidad económica como para permitir la sosegada evaluación de la realidad salida de estas elecciones. Un rasgo más de su categoría como patriota constitucional y político dotado de un poco corriente sentido común.

DE LOS GOBIERNOS EN EL XXI.- Se observa y prevé que las situaciones de aquí en adelante respecto de los gobiernos en general, es que se van a dar situaciones muy volátiles, muchos cambios, giros y modificaciones imprevistos. Por tanto, todos los grupos en los parlamentos tendrán opción a pactar cuestiones concretas con el gobierno vigente, e incluso de recoger objetivos propuestos por asociaciones civiles demandando cuestiones concretas. De modo que, la estabilidad del pasado, habrá cesado de forma natural, por lo que deberemos acostumbrarnos a la inestabilidad de forma similar a como hemos ido adentrando la estabilidad que ahora concluye. Tras el 20D, y puesto que la renovación consistirá en que lo conservador se reconvierta o desaparezca, tendría sentido que se permitiera - sobre todo por parte del centro-izquierda - la investidura del candidato del PSOE como fuerza mayor de dicha escala - pactar un Gobierno en minoría sobre la base de sucesivos pactos puntuales con todas las demás fuerzas. Se trata, obviamente, de algo muy nuevo, pero de una flexibilidad positiva y necesaria para la participación e inclusión de la ciudadanía en las sociedades del XXI. Si se optase por unas nuevas elecciones, la tendencia ya la conocen ustedes. Estamos en tiempos de actualización, de cambios necesarios. Saludos.

Muy buen punto de partida lo que propone Kronos 007, pero según mi modestas opinión , denigrar, culumniar o difamar es tan malo como la corrupción propia, que en muchos casos solo pretende echar estorbos para sus incofesables fines.

gana el p.p.por la ley electoral si fuera mas justa,o sea que cada escaño tubiera el mismo valor para todos seria otra cosa el p.p.siempre ha dicho cuando no le iban bien algunos resultados que havia mas gente que pensaban lo contrario (huelgas)de 5,millones salen 2,400,000,pues decian que mayoria que no,8votaciones catalanas 48%)que una mayoria o sea el 52% a dicho que no. Pues ahora el 70% a dicho que NO ASI QUE APLICARSE SU RECETA.

Pasamanos:
Por supuesto lo primero la gente y sus problemas.
Pero solucionar los problemas de la gente implicará tomar decisiones a nivel de economía. Ahí seguro que se podrán establecer acuerdos entre partidos.
A partir de ahí, se evoluciona. Cuatro años para salir de la crisis. Después, será otra batalla, y otros contendientes o no.
Gude:
Los nacionalismos son localistas por definición. La solución en España no pasa por atender en este momento los localismo, desde mi punto de vista. Un gobierno de España tiene que atender la política estatal desde un punto de vista global. Atendiendo a las relaciones internacionales y equilibrios entre zonas del país buscando la mejora general, y a veces esto implica aparentemente favorecer unas zonas frente a otras.
Bajemos un nivel: en cualquier comunidad autónoma tenemos provincias, y sus habitantes pueden considerar que el gobierno autónomo favorece más a una que a otra, pero como no hay partidos provinciales estas reclamaciones no aparecen. En el momento que dentro de una comunidad autónoma aparezca por ejemplo Partido Demócrata de Alicante, reclamando lo que sea porque se siente desfavorecido frente a Valencia ¿Qué haremos? ¿y si pide la independencia de Alicante?.
Por eso digo que ahora la vertebración del país no es importante. TENEMOS COSAS MÁS IMPORTANTES QUE SOLUCIONAR.
Negociar con los nacionalismos por supuesto que no es una catástrofe, y habrá que estructurar de nuevo el país.... pero cuando la gente tenga lo que necesita para vivir.

Para situarnos seria necesario aclarar que:
La contradicción principal en este país es el sistema.
La que aparece en primer plano son las condiciones
de vida de la calle.
PP-PSOE y sus medios tienden a confundirnos.
La que aparece en primer plano no es solucionable
sin resolver la principal.
Podemos en mi opinión la situa claramente,para poder
ir avanzando.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal