08 dic 2015

¿Quién ganó el debate?

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 74 Comentarios

A pesar de facilitarnos un debate bronco, quizás porque algunas se juegan mucho. No cabe duda de que se hablo de temas muy preocupantes para la sociedad española, trabajo, salarios infimos de miseria, contratos temporales, recortes avismales en sanidad, educación, justicia con tasas judiciales, Ley mordada, derechos ciudadanos que hemos perdido, bienestar social que nos han quitado. y se habla de creación de empleo como si la personas resultáramos agraciadas con un contrato de trabajo temporal de unas semanas y cobrando un salario mísero, con jornadas interminables y con la posibilidad de que hoy no le hayas caído bien al jefe/a y mañana te diga que prescinde de tus servicios.
Tenemos que recuperar todo cuanto nos han robajo y quitado. Al ciudadano de a pie no le vale las cifras macroeconómicas de nuestro país sino la economía domestica que es pesona en su mauyoría.

El debate lo perdieron los dos, el socialista se creia que sacando la corrupcion iba a ganar votos y acabó con Rajoy en la piscina de barro. Penoso que el socialismo no haya traido para Madrid a la presidenta andaluza y nos haya puesto esto, no lo veía como lider pero despues de ayer mi voto ya no lo tiene

El perdedor es Pedro Sanchez, que dio un espectaculo lamentable...... a no ser que ya tenga el pacto con podemos y ciudadanos y la estratagia fuera undir al PSOE para despues hacer un gobierno de tripartito.

Esta claro el debete lo gano Paqblo Iglesias y Albert rivera porque estos dos han hecho el ridiculo.
Mayormente Pro Sanchez que hizo del debate una pelea callejera Lamentable

Ninguno de los dos candidatos de este último debate a dos me convence para que le dé trabajo. Para empezar, no sé de dónde sacan datos tan dispares de cosas tan importantes que usaban el uno contra el otro, lamentable.

Sánchez no explica una acusación que Rajoy le reitera más de diez veces, "explíqueme en qué no le dejo ser madres a las mujeres" y el Sr. Sánchez sólo dice "usted ya lo sabe"....¡Pues yo no! Y seguro que muchos españoles y españolas tampoco. Si lanzas una cosa así para hacer daño, le debes una explicación y a todo el mundo que escucha porqué se dice eso...luego a ver cómo se defiende.

Sánchez le copia a Pablo Iglesias la frase: "tranquilo Rajoy, no te pongas nervioso". Parece que no tenga personalidad y copie de cada uno lo que le conviene, porque de Rivera también le copia en el discurso final el "cuento con vosotros, cuento con ustedes".

Rajoy tiene un problemón interno de corrupción en su partido, fruto de años y años de malos hábitos que ahora por suerte están saliendo. Hasta que no limpie lo podrido, jamás confiaré en ellos. También la desastrosa LOMCE que sólo va a empeorar los resultados de los alumnos en la educación, ya que premia la competición y los que no llegan a unos estándares....a FP a hacer un grado como mucho y que tengan suerte.

Leido los comentarios tan marcadamente ideologicos de los comentarista, deduzco que en este pais jamas ira adelante hasta que la mente de estos comentaristas madure o la evolucion natural de su especie los supere en inteligencia y la pilleria pierda la batalla a la inteligencia.

Vergonzoso el espectáculo de tres. Rajoy Sanchez y el moderador. Los periodistas acostumbrados a pedir responsabilidades a los demás deberían abandonar su acostumbrada defensa entre ellos y exigir que un moderador (por decir algo) que permitió el espectáculo y fuer incapaz de controlar la situación asuma también sus responsabilidades y se vaya a su casa y no nos haga pasar tanta vergüenza ajena.

De ida y vuelta

España tiene una tendencia a lo polar. “Blanco o negro” en España es “O blanco, o negro” de manera excluyente. Moros o cristianos, rojos o nacionales, monárquicos o republicanos, bando leal o bando sublevado. Bandos, bandos por todas partes en un “nosotros y ellos” perenne. Ingla­terra sufre hoy la misma presión demográfica y por su seguridad que el resto de los países del en­torno, pero durante décadas, durante siglos, fue un ejemplo notable de sociedad multicultural. In­cluso con toda su carga de tradición y rigidez, ha sido notablemente flexible para absorber la car­ga cultural de lo nuevo. Borges dijo que explusando a árabes y judíos España perdió todo lo mejor que tenía.

España ha sido eterno rehén de la neofobia. Cambio y novedad han supuesto siempre un tizón de peligro en vez de un acicate de curiosidad. Mientras los vecinos transitaban un pensamiento cada vez más libre, más analítico, más dialéctico, una sombra larga y siniestra instaló en España prime­ro la muerte, después la caza de brujas, más tarde hizo germinar el miedo, posteriormente ejem­plificó con los símbolos de masacrar al vencido, y al final hizo carne la censura (...y por tanto, devino en invisible). Como en tantas otras cosas, probablemente lo último que descubra el habitante del fondo del mar sea el agua.

Es difícil predecir en qué hubiera acabado la II República, pero todavía más, es difícil analizarlo a la española. De apuntar cualquier hipótesis de qué hubiera podido ser, rápidamente se aborta cualquier fantasía subversiva porque no se debe jugar con cosas muertas. En numerosos debates he visto cómo se apuran ideas para suprimir una suposición sublevada que imagine si finalmente la República se hubiera moderado solamente con democracia, con modernidad, y con debate. Al margen de que nadie me acuse prematuramente de ninguna simpatía por ese movimiento con arraigo profundamente laico y social (que como se puede adivinar, ya adelanto que lo prefiero a cualquier rictus oligarca o clerical) lo que me asombra es que no se pueda jugar a las hipótesis de los “futuribles del pasado”: ¿Y si la II República se hubiese sesgado hacia movimientos sociales que la propia sociedad hubiera rechazado democráticamente? ¿Y si se hubiera acentuado una tendencia modernizadora que la propia sociedad o la cultura no hubieran podido absorber? ¿Cuá­les hubieran sido las derivas libres para reponer el equilibrio si el propio sistema se hubiera depu­rado para poder seguir adelante?. La II República tenía capacidad analítica, marcada como estaba por las corrientes filosóficas y dialécticas de la época. Pero ante el verbo sublevado y creativo, ba­las a repetición.

La falta de imaginación con que se arrancó de cuajo aquellas tendencias es de sobras conocida. Todavía se analizan poco y mal, generalmente a media voz, las reacciones adversas de toda aquella atrocidad. Porque además de atroz resultó sórdida y las secuelas ni se hicieron esperar ni acaban de irse nunca; quienes la defienden no se permiten la permeabilidad de ver el todo. En la tendencia polar, los defensores del oscurantismo no quieren analizar las consecuencias perver­sas, todo lo que no se pudo controlar de la naturaleza salvaje de sus actores y que creen poder eludir simplemente al no nombrar. Entonces se polariza el análisis porque quienes lo defienden, lo defienden a todo o nada. Es posible que poder mirar aquellas heridas brutales se haya polarizado también entre la extraña operación de rescate de lo español de Ortega y Gasset y el lúcido pesi­mismo de Unamuno. Personalmente, yo prefiero la oscuridad de ver un panorama oscuro a la os­curidad de no ver. Las revanchas de los vencedores cobraron mil formas, como substituir la Insti­tución Libre de Enseñanza de la República por el nacionalcatolicismo que lo anegó todo, sin darse cuenta de a qué lobotomía se ofrendaron ellos mismos. Insistían en que Dios es 1 y 3 y te metían preso si respondías que como resultado, bien mirado eso era 2.

Hoy, cuando oigo que se pretende saber quién ha ganado un debate de los candidatos presiden­ciales, me espeluzno. Es la eterna operación inveterada de reemplazar el análisis por la contien­da, el diálogo por la esgrima, la atención por el boxeo. España todavía es una sociedad maravillo­samente abierta al monólogo. Si lo pensamos, los pocos periodistas que han dejado más escuela e incluso simplemente a quienes se recuerda más son precisamente los que hablan menos, y que cuando lo hacen, se pronuncian pausados y sin gritar, incluso al margen de sus perfiles políticos: Pedro Ruiz, Cayetana Guillén C., Évole, Gabilondo. Figuras públicas que tampoco griten hay po­cas y curiosamente, son las que más elijo para escuchar más atentamente. Resulta delicioso en­tender que nuestros mejores amigos son los que nos entienden cuando uno calla.

Cuando he preguntado por aquella etapa, ya me han rugido varias veces que “¡La República hu­biera acabado en un caos!”. Como conocía poco de todo aquello, me vi sometido a hacer mutis por el foro. Hoy no sé mucho más, pero sí sé a qué temen quienes me mandan a callar cuando no quieren ni oír hablar del asunto. Entre muchas lecturas fragmentarias, parciales, a trozos, no pude menos que recalar en algunas de las ideas de la Segunda República Española. En su espíritu de Constitución, se establecía claramente las propuestas del principio de igualdad de todos los espa­ñoles ante la Ley; proclamar a España como República de trabajadores de toda clase; establecer el principio de laicidad; separación entre la Iglesia y el Estado; eliminación completa de la religión de la vida política; elección y movilidad de todos los cargos públicos, incluido el Jefe del Estado; una sola Cámara democrática sin una segunda Cámara de aristócratas o privilegiados; principio de un único el poder legislativo ejercido por esa sola Cámara; expropiación forzosa de cualquier tipo de propiedad, a cambio de indemnización para su utilización social; nacionalizar los servicios públicos; declaración amplísima de derechos y libertades; voto universal desde los 23 años, tam­bién femenino; reconocimiento del matrimonio civil y el divorcio...

Incluso modulando o moderando los riscos que seguramente producen urticarias neoliberales con eso de las expropiaciones y de las nacionalizaciones, lo que la Constitución republicana proponía no parece mucho peor que todo lo que vino luego. Sin embargo, el análisis o es polar, o no es: si ataco, entonces descarto todo; y si defiendo, pues escojo todo. Creo que no hay que forzar mucho la sesera para saber con quien quisiera uno tener que vérselas, si con Manuel Azaña o si con Pri­mo de Rivera. La propia República también tuvo sus vaivenes, y la traición de Alejandro Lerroux acercándose a la derecha católica para revertir los avances sociales y culturales conseguidos has­ta entonces hubiera acabado reordenando el movimiento, sin duda. El terror a que el futuro se es­tableciera por sí solo adelantó el peso de los sables. Lo que parece que aterra en España es el carácter abierto y dialéctico del devenir. El pensamiento español es ansioso, y no tolera bien tener que esperar y observar hacia dónde pueden acabar yendo las cosas.

Por eso, oír hablar de quién “gana” un debate me parece particularmente grave. Máxime si quie­nes se atribuyen la victoria lo hacen solamente por suprimir al adversario, o lo que es peor, por su­primir el carácter dialéctico que puede tener cualquier acuerdo con él. Es muy difícil pararse a oír al otro si lo que alienta es la idea de que “No sé de qué se trata, pero me opongo”. Es un clásico que la mayoría de asistentes a debates ya comience a menear la cabeza al primer tercio de la ex­posición de los demás. O son todos videntes, o padecen de una sordera selectiva.

El retraso de España para entrar a la modernidad se arrastra todavía. Llevo treinta años aquí y mi sorpresa fue enorme al ver que había llegado a un país en que la España rural estaba muy, muy cerca. No es más que una observación. La España pre-moderna fue encarcelada durante 40 años de sombras, represalias militares y ortopedias mentales, pero existió y quedó en numerosos posos y raíces. Muchos de aquellos perseguidos llevaron simiente a la América latina donde tuvieron mu­cho predicamento político, social o editorial. Quizá yo pueda verlo porque aquellos perseguidos llegaron a un país como Argentina que por ese entonces era infinitamente más moderno. Quizá me ahoga ver que muchos españoles fueron expulsados de una España a la que negaron la con­dición de lanzarse a ser moderna entonces, mientras fue precisamente en esa época en que Ar­gentina, irremediablemente, empezó a serlo cada vez menos.

no a durado ni un minuto solo decia que peparecia que iñaki pedia el voto para el p.s.o.e

perdon quise decir Marta.

Despues de ver el video y leer algunos comentarios. Solo dos cosas 1ª mata estas totalmente equivocada los que an undido a la ciudadania dejandola en la miseria a sido el gobierno del P-P sino ver los datos del ministerio de haciendo 2/10/2015.
2º señor Iñaki me parece entender que esta pidiendo el voto para el P.S.O.E. o acaso me confundo dices que Iglesias fue el mejor (pero que no esta preparado para gobernal9 por lo tanto segun tu el preparado es Pedro Sanchéz. nada mas un saludo.

Nadie se ha dado cuenta del ninguneo que hicieron todos los candidatos a Pablo Iglesias?

" a exigir la independencia de una forma agresiva", vaya criterio!! segun ud los 11 - S han sido agresivos? y no se ha roto ni un vaso? y la respuesta del gobierno enviando a los jueces es una respuesta pacifista? Con esta forma de ver la cosa no has solución posible. mejor irse.

«... aunque no soy feminista, sí que dio un toque de feminidad» ¿Qué tienen que ver los toques de feminidad con el feminismo? Y, además, Sáenz de Santamaría, ¿un toque de feminidad? ¿Y eso? ¿A qué viene? Y, por otra parte, ¿acaso ha olvidado usted quién es esa mujer? Pues nada menos que la vicepresidenta, ministra de la presidencia y portavoz del gobierno de este país, el que se lo cargó al tiempo, ¿recuerda?, y gobierno salido de un partido, el PP, que es exactamente la corrupción hecha carne. Y me voy a planchar las camisas del padre de mis hijos, que hay un montón esperando por mí...

Pude ver el debate un poco a trompicones, como nos ocurre a las madres de familia cuando a esa hora vamos preparando o terminando de preparar lo de la cena; estoy muy de acuerdo en todo lo que ha dicho Iñaki Gabilondo pero no le daría tanta importancia a que no haya venido Rajoy al debate, creo que en estos casos que no son oficiales puede subdelegar en la persona que el crea conveniente y me parece muy bien que lo haya hecho en Soraya, que aunque no soy feminista, sí que dio un toque de feminidad e inteligencia a un debate conducido todo por hombres. Por otra parte me dá la impresión que aunque cada uno de ellos se encuentra o hizo ver su papel, en el fondo, al menos en algunos de los puntos que se trataron está, en cierto modo, de acuerdo; y digo esto , por ejemplo, con el tema de Cataluña, este tema histórico, del que siempre se ha hablado, luchado, etc...cuandp parecía que estaba tranquilo poprque todos nos ocupábamos del País Vasco, pues resulta que en poquísimo tiempo, con un cierto halo de tranquilidad con los vascos, los catalanes apurados por Mas y los independentistas comienzan a exigir la independencia de una forma agresiva; esto por supuesto lleva a una parte de la sociedad catalana, que no se siente independiente de Cataluña a encontrarse bastante mal e incluso a sentirse tensa por la situación; por eso siempre he pensado que la independencia de ataluña va a ser un hecho irreversible tarde o temprano, sin embargo estas cosas pienso que no se pueden hacer asi, de la noche a la mañana, porque lo único que traen consigo es la exaltación e irritabilidad de una sociedad dividida que puede dar lugar a malas consecuencias; por eso pienso que aunque cada uno de los candidatos, pudiera estar en su papel, la propuesta del PSOE es de las más acertadas en este sentido, es necesario que el cambio de una España con Cataluña a Una España sin Cataluña se haga poco a poco, para que dé tiempo a todo, a nivel político, administrativo, educativo, etc...y, lo más importante, para que dé tiempo a que la gente se vaya mentalizando poco a poco, y no haya conflicto entre las personas allí en esa tierra. Me parece que fue uno de los puntos más importantes del debate; en lo demás me gustó el que se hablara del Senado como una Cámara que debe tener un papel activo en la política del país y, sobre todo, me gustó la intervención de Pablo Iglesias cuando recordó todos y cada uno de los aspectos que habíamos o aún estamos pasando por la crisis para que no se nos olvidaran y fuéramos serios en nuestros planteamientos. Aunque a priori pareció un poco flojo, pensando sobre él resultó interesante.

Puesto que, para la mayoría, Pablo Iglesias fue el ganador del debate decisivo del 7D y, a su vez, éste hizo continuas referencias a lo bien que sonaban los discursos de Pedro Sánchez, creo que el ganador fue Pedro Sánchez, que articuló mejor que el resto de contrincantes cada una de sus intervenciones
.
Al margen de comentarios innecesarios sobre la inclusión de imputados en las listas o sobre Grecia, Pedro Sánchez se mostró más sólido, más convencido, más seguro de las recetas que necesita este pais y demostró mayor conocimiento que el resto de oponentes aspirantes a opositores en el Congreso de los Diputados
.
Al margen de valoraciones interesadas más en convertir la política en espectáculo que en el interés de ser un servicio público que busca de verdad la sociedad de bienestar, frente a todo aquello que la amenaza, medio ambiente, política exterior con mayúsculas (no la que pasó de rondón ayer sobre lucha antiterrorista global y recortes desde Bruselas) hay un único y ganador claro en la lucha de ayer, Pedro Sánchez, la seguridad de un líder tranquilo en la exposición, la demostración de su consolación, que se ha hecho más y más palpable desde las elecciones catalanas.
.
Espero que en el debate de la Academia se ponga más énfasis en la política exterior, en la "construcción" europea, el BCE, emergentes y demás crisis venideras y un poco menos en el business, el marketing o el coaching
.
Espero al mejor Pedro Sánchez, el del último Debate sobre el Estado de la Nación.

El PP seguirá hundiendo su zarpa en nuestros corazones
y cuando esa fuerza muestre síntomas de flojera ahí estará
le PP 2.0 (C,s).

Pues yo creo, que por desgracia, este debate, lo que ha hecho es afianzar mas si cabe, al electorado del PP. España (y me da pena decirlo), es un país muy cortito. Hay mucho miedo, mucha caverna y un nivel cultural a todos los niveles que roza el ridículo. Independientemente, del desastre de legislatura ruinosa, sin precedentes, en mi opinión, que ha protagonizado, el PP, ha conseguido lo que quería. Mostrar a la Srta. Rottenmeier, la cual para los cavernícolas demuestra la solidez, los "cojones" a lo legionario, y a la vez, gracias a su ligera juventud, comparada con Rajoy, le ha ahorrado, el ridículo espantaoso, que habría hecho (no sólo por su aspecto, que también), en un debate con tres contrincantes, mucho mas "actualizados", y que van al doble de velocidad que él, en todo. Pero, la realidad es que da igual lo que diga Soraya o deje de decir. Si la mayoría del electorado del PP le da igual si ponen a una escoba de candidato...ellos van y le votan... . El PP, para nuestra desgracia, atraso y ruina, muy probablemente, seguirá hundiendo su zarpa en nuestros corazones 4 años mas, que se nos harán como 4 Edades en el calendario del Señor de los Anillos. Ojalá me equivoque...

***

don Pablo Antón 08D2015, 19:40:53


¿ SE REFIERE A ....limita cualquier transferencia de voto desde la parte más templada y racional de la ciudadanía hacia la más visceral y casposa que representa Podemos (empeorar).....?


¿ ACASO A ..... Rajoy, tiene ya ganada a gran parte de la población porque es esta, la más consciente del mundo en que vive, la que percibe lo cerca que ha estado nuestro país de transitar el aciago destino que ha tenido que sufrir el país del "amigo Alexis" de Podemos (empeorar) ?


¿ AL IMAGINATIVO CONVECINO QUE LLEVA AÑOS OBSEQUIÁNDONOS DIARIAMENTE CON IDENTIFICADORES RETÓRICOS COMO: telepredicador comato,
Inmotivado victimismo de los independentistas… nomenklaturas bolcheviques, aura de rebeldía primaria, polit buró, agit- prop, …..?

¿ O EL ATORMENTADO: ……del atavismo encerrado en el minúsculo espacio del ego…. en ese estado de trance casi autohipnótico, donde cualquier desplazamiento queda limitado por la redundancia del vaivén hacia y desde un deseo-miedo, sin posibilidad alguna de consumación …..?


Claudia 08D2015 19:05:12 CONMOVEDORA TU INGENUIDAD DE NOVICIA AQUÍ. SALU2.

Soraya. La sacerdotisa del debate, Sor Aya, hablando en nombre del señor MRJ. Rictus gélido, religioso, porque fe y sumisión es lo que hace falta a estas alturas para creer en el PP. La viceaspirante tuvo que aspirar el mal olor del puro B que MRJ se estaba fumando en su casa B mientras contemplaba su amado plasma. La vicedebatidora tuvo que pasar por la batidora del "Luis, sé fuerte" y las portadas de los periódicos. Y el rictus religioso se rompió, como le pasa al hielo cuando se acerca al fuego.
.
Iñaki, ese algo frío de pez que le pesa a Sánchez... diría que es la sangre. Sánchez no es un animal político, no es fácil, desde luego. No tiene madera de actor, se nota que está interpretando un papel, todos interpretan un papel, por supuesto, pero la clave es esconder el papel y lucir al personaje. Sánchez no se luce.
.
Rivera el bailarín estuvo bastante menos lúcido que en otras ocasiones. En cuanto sacó una vez más su resonada propuesta de contrato único con limosna complementaria salarial los dos lobos de su derecha (escénica, se entiende) se lo comieron en dos mordiscos. Y ahí se nos vino abajo el hombre.
.
Iglesias no ha cometido esta vez su fallo más habitual. El fallo de Iglesias suele ser la oscilación, con discursos variables que van desde la RRevolussión hasta una izquierda moderada insuficiente para sus seguidores. Muy buen ataque, y buena defensa. Iglesias no fue ni de hielo, ni de sangre fría, ni de cera.
.
A Alberto Garzón lo eché mucho de menos, es un político sólido y un buen argumentador.

Soraya. La sacerdotisa del debate, Sor Aya, hablando en nombre del señor MRJ. Rictus gélido, religioso, porque fe y sumisión es lo que hace falta a estas alturas para creer en el PP. La viceaspirante tuvo que aspirar el mal olor del puro B que MRJ se estaba fumando en su casa B mientras contemplaba su amado plasma. La vicedebatidora tuvo que pasar por la batidora del "Luis, sé fuerte" y las portadas de los periódicos. Y el rictus religioso se rompió, como le pasa al hielo cuando se acerca al fuego.
.
Iñaki, ese algo frío de pez que le pesa a Sánchez... diría que es la sangre. Sánchez no es un animal político, no es fácil, desde luego. No tiene madera de actor, se nota que está interpretando un papel, todos interpretan un papel, por supuesto, pero la clave es esconder el papel y lucir al personaje. Sánchez no se luce.
.
Rivera el bailarín estuvo bastante menos lúcido que en otras ocasiones. En cuanto sacó una vez más su resonada propuesta de contrato único con limosna complementaria salarial los dos lobos de su derecha (escénica, se entiende) se lo comieron en dos mordiscos. Y ahí se nos vino abajo el hombre.
.
Iglesias no ha cometido esta vez su fallo más habitual. El fallo de Iglesias suele ser la oscilación, con discursos variables que van desde la RRevolussión hasta una izquierda moderada insuficiente para sus seguidores. Muy buen ataque, y buena defensa. Iglesias no fue ni de hielo, ni de sangre fría, ni de cera.
.
A Alberto Garzón lo eché mucho de menos, es un político sólido y buen argumentador. A MRJ lo echo de más incluso cuando está ausente.

Don Jesús:
Lo mismo mismito decía Chávez y mire donde ha acabado el ensayo del "socialismo del siglo XXI": en una apoteosis de la pobreza, la desigualdad,la escasez, la violencia y la corrupción. Las frases huecas y el disimulo ideológico son las armas sempiternas de la demagogia y el populismo: "la conquista de los cielos", "la casta", "la vieja política" y demás zarandajas para desavisados. Cuando Chávez subió al poder había violencia, ahora hay más, había pobreza, ahora hay más, había corrupción, ahora hay más... No es extraño que Pablo I. declarara a Chávez "inmortal" porque es desde el espíritu de ese engaño fundado en el descontento, carente de más programa que el eterno retorno al arbitrismo estatal practicado por los más ineptos y peor formados que puede comprenderse cómo Podemos...empeorar.

Don Jesús:
Lo mismo mismito decía Chávez y mire donde ha acabado el ensayo del "socialismo del siglo XXI": en una apoteosis de la pobreza, la desigualdad,la escasez, la violencia y la corrupción. Las frases huecas y el disimulo ideológico son las armas sempiternas de la demagogia y el populismo: "la conquista de los cielos", "la casta", "la vieja política" y demás zarandajas para desavisados. Cuando Chávez subió al poder había violencia, ahora hay más, había pobreza, ahora hay más, había corrupción, ahora hay más... No es extraño que Pablo I. declarara a Chávez "inmortal" porque es desde el espíritu de ese engaño fundado en el descontento, carente de más programa que el eterno retorno al arbitrismo estatal practicado por los más ineptos y peor formados que puede comprenderse cómo Podemos...emperorar.

Pablo Iglesias sin lugar a dudas. Pedro Sanchez utilizo los descalificativos continuamente con la intención de imponer sus criterios a toda costa, yo creo que fué el peor de todos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal