20 ene 2016

Industrialización 4.0

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 20 Comentarios

La respuesta a tu pregunta Iñaqui es No.

Los trenes siempre recorren su camino, los pueblos deciden si se montan, España fue de las primeras en retomar una Renta Básica Universal, esperemos que no sea el último país europeo como casi siempre debido al conservadurismo de lis politicos, la iglesia y también de los medios de comunicación, estos últimos tendrían que estar apoyando la alianza de los partidos de izquierda.

Completamente de acuerdo con el comentario del Sr Gabilondo... un país como siempre en la cáscara de las cosas. Y así, sin hacernos las preguntas de qué queremos ser de mayores, pues no vamos a ningún lado. Preguntas que nos debemos (todos) hacer como ciudadanos, para también exigirle después a nuestros gobernantes que se las hagan. No podemos seguir con una natalidad cada vez menor, con población por tanto cada vez mayor, y así con todo. ¿Por qué gobierna Merkel en coalición en su país a diferencia del melocotón post-electoral que tenemos aquí? Porque unos y otros, unos partidos u otros saben que hay ciertas cosas con las que no se juega, ciertas cosas a las que los alemanes no van a renunciar (pondría aquí también algunos países nórdicos) y se ponen de acuerdo en eso, aunque difieran en otras cosas. Aquí tenemos a un Sr Rajoy, más tieso que un conejo deslumbrado por los faros de un coche, y un Sr. Sánchez que olvida que los españoles no le encomendaron gobernar, y que va a pactar con aquellos que reducirán al PSOE a la mínima expresión, y si no al tiempo. Y qué de pactar con el PP? Tan raro suena? Seguro? Porque a muchos nos suena peor que pacte con Podemos, la verdad. Bien explicado y con estrategia de no dejar que De Guindos nos apruebe la Infame Reforma Laboral Part II, entre otras, pues haría que unos no camparan a sus anchas como lo hicieron y otros tampoco. Pero ya sabemos que esto es un reparto de sillas en su más pura expresión y lo demás es postureo y mandangas, como las de llevarse el bebé al Congreso, que me parece reírse de todos los españoles. Qué tomadura de pelo de unos y de otros. Qué país de pandereta, así no vamos a ningún lado y seguiremos siendo eso, país para que los abueletes alemanes vengan a jubilarse, en lugar de tomar el ejemplo de Repsol, Zara y tantas otras que también hacemos bien y replicarlo, invertir en la universidad, en ciencia y en conciencia. Pero no vale lamentarnos, cada uno en su labor, en su trabajo debe dar ejemplo, y luego en casa, todos debemos hacernos la pregunta ¿Qué queremos ser de mayores? ¿Los camareros de Europa? Yo he trabajado en el extranjero, y he visto que los españoles aparte de profesionales no tienen nada que envidiar a la formación que se da en otros países. Allí se van a casa TODOS a su hora, sin comidas largas ni negocietes sobre el almuerzo... Negocios en horas de negocios, comida rápida y a casa pronto, que hay que disfrutar del ocio y de la familia... Saben que el equilibrio es necesario. Aquí hemos perdido ya hasta la dignidad. Horas infames improductivas con un 22% de paro en la calle. El cortoplacismo español es de traca y eso tiene mala solución, mientras no nos hagamos la pregunta. Las mismas multinacionales que operan aquí operan en Suecia. Por qué allí a las 17.00hrs están todos en casa y aquí a las 22.00 tienes las oficinas con gente? Aquí no lo haremos mientras no se legisle. El español cambia si le tocan la cartera. Así que habrá que proteger la maternidad, la natalidad, etc. etc. e impedir que se abuse de los trabajadores, que luego además de dar gracias por tener empleo, no verán a sus hijos ni en el desayuno. Qué país, y cómo hemos perdido la lucha de padres y abuelos. Sin salir con antorchas, ni desempolvar guillotinas.

¡Despierta España! Tenemos que cambiar URGENTEMENTE nuestro sistema. Miedo me da el país que vamos a dejar a nuestr@s descendientes. Yo soy bastante viejo y no me importa "pingar las patas". Hij@s nuestr@s no os dejéis robar el futuro. Nos han engañado. Ni la "amañada" Constitución, ni el sistema de representación popular juegan a nuestro (ni vuestro) favor. Una vez más nos han vendido humo.
Salud y República.

txarlibraun | 20/01/2016 18:30:27
Le aconsejo que lea este artículo de hoy en este periódico. La huella de la corrupción en España. Un millar de políticos con causas judiciales pendientes. Juzgados desbordados. Un 95% de ciudadanos convencidos de que el sistema favorece la impunidad. Retrato de una de las peores lacras del país...Y un consejo, no diga cosas que parece ser desconoce, España ni en acero ni en construcción.

El Foro de Davos es una reunión de los empresarios más importantes del mundo junto con una cantidad de políticos que se acercan a comprobar qué piensa el empresario de la situación mundial
Pero ¿Para qué sirve el Foro de Davos? ¿En qué nos beneficia a los ciudadanos que los grandes empresarios se reúnan? ¿Se toman decisiones que nos afectan?
Tenemos que estar allí, desde luego, encontrarse por los pasillos con los magnates y preguntarles cómo lo ven ellos. Hay que estar en todos los sitios donde se cuecen ideas, proyectos, opiniones. ¿Y qué más?
Hace muchos años, cuando en España se trabajaba manualmente, llegaron rumores de que la robotización, la llegada de las máquinas de control numérico y otras, nos arrebatarían los puestos de trabajo. Se decía que cuando llegasen esas máquinas lo que antes hacíamos diez personas, una máquina lo haría sola. Estábamos perdidos, el paro subiría, el desastre estaba próximo.
¿Qué ocurrió? Nada, que nos adaptamos perfectamente. La industria del automóvil fue la primera en implantar los robots automáticos en el proceso de fabricación y nunca ha habido menos paro que cuando esas máquinas llegaron.
Los puestos de trabajo que una máquina industrial robotizada puede quitar se crean para fabricar esa máquina precisamente. Hemos pasado del arado a la moderna cosechadora y nos ha ido bien. Los precios de las materias primas se han visto abaratadas precisamente por la mecanización de los procesos. Y hemos sido competitivos.
Comenta Iñaki que España, o bien no cogerá el último vagón de la nueva revolución industrial o bien seremos atropellados por la locomotora. No estoy de acuerdo. España se ha enganchado al modernismo siempre que éste se ha presentado. Hemos llegado a ser el décimo país más industrializado del mundo, ahora, probablemente hayamos bajado unos cuantos puestos como resultado de la crisis y de que otro países, como China, India, etc. nos han superado en producción. Pero España siempre ha estado ahí.
¿Hay futuro para España? Pues claro que lo hay. Lo importante es entender que es necesario el cambio en los sistemas de trabajo y en la modernización de los mercados laborales, así como en las empresas. Ya están naciendo otras con ideas de última generación. El cambio del sistema productivo es fundamental.
España exporta bien, tiene calidad en ciertas producciones industriales ( Bienes de equipo, industria de la automoción, maquinaria, producción de acero al carbono e inoxidable, etc.) así como en materias primas agrarias. Tiene ingenierías de muy alto nivel que trabajan para otros países. La construcción en España es de las mejores, con materiales de mucha calidad, que, por cierto, deja mucho que desear en países limítrofes y muy avanzados de Europa.
No seamos pájaros de mal agüero. España tiene futuro, claro que sí. Pero no es suficiente decirlo, hay que mejorarlo.

Davos discute la Industrialización 4.0. Un mundo feliz como el que creó Aldous Huxley con sus alfas, betas.... Recomendaría la lectura o relectura del libro para intuir el mundo que la humanidad y su razón fabrica.

¿Cuál es el grado de unión entre educación, economía y sector digital en este país? ¿Hasta qué punto resultan atractivas las profesiones digitales para los jóvenes, en los aspectos personal y económico? Claramente, los investigadores se están largando de este país por falta de demanda y bajos salarios, mientras en el extranjero disfrutan de mayor reconocimiento social y económico.
Para los habitantes de países en desarrollo la digitalización supone la superación del factor geográfico y la posibilidad de competir en el mercado laboral.


Sobre otra noticia del día, y perdón por salirme del guión, un breve inciso: Pactar con Vs Pactar contra.
Al final van a ser los pactos PP-C's para vetar a grupos parlamentarios los que acaben constituyendo un gobierno de izquierdas, con tal de que los barones del PSOE demuestren no ser iguales al PP.


Para Don Fernando.
Una evolución no lo es si los avances no repercuten sobre los pueblos. La utopía es indispensable para seguir un camino de progreso y conocimiento, y la resignación expresada en frases como, " la tecnología siempre ha estado al servicio del capital" no ayuda a tomar consciencia de que los cambios son posibles. Para ello lo primero es modifiiar los valores desde la escuela, y la mentalidad de la gente en aras de concebir una existencia con comodidades derivadas del avance tecnológico, que permiten muchas posibilidades con poco esfuerzo y facilitando el estudio sobre nuevos descubrimientos, en todos los campos imaginables "para quienes tengan esas inquietudes". Lo más difícil de conseguir "pero no imposible" es que la acumulación de toda clase de bienes, o privilegios se erradiquen.

Me temo que, ante el tema que hoy plantea Iñaki, mi opinión al respecto pueda ser malinterpretada por supuestamente retrógrada o contracorriente. Vaya por delante que siempre he admirado y he sido partidario de los avances científicos y del conocimiento, en todas sus áreas o esferas de desarrollo, y estoy convencido de que dichos avances han de difundirse siempre a la sociedad en su conjunto, y a los jóvenes en particular, a través de la educación. La cultura y la ciencia deben llegar a todos, como la luz del sol.
Ahora bien, creo que a nadie se le escapa que los avances tecnológicos aplicados a la industria y a casi todas las áreas productivas tienen sus riesgos, que no pueden ni deben ocultarse. Las nuevas tecnologías, la automatización de todo tipo de procesos, las aplicaciones informáticas que se difunden con gran rapidez en el mundo actual, contribuyen a la destrucción masiva de puestos de trabajo. No hace mucho oía al profesor Santiago Niño Becerra comentar que en China ya se han fabricado edificios enteros utilizando impresoras 3D, imagino que por piezas que luego se ensamblarán fácilmente como un gigantesco puzzle. Esto es una realidad incuestionable, y al mismo tiempo muy preocupante, por las negativas implicaciones laborales que tiene. Y argumentar que el progreso tecnológico, aunque destruya puestos de trabajo, crea otros nuevos, es una enorme falacia, porque la proporción en que esto pueda suceder es insignificante. Nunca se crean tantos puestos nuevos como los que desaparecen, y ahora menos que nunca.
Este progreso sería fantástico si quienes se ven o se van a ver desplazados por las nuevas tecnologías (a la larga, casi toda la población activa) siguiesen gozando de los medios económicos adecuados como para llevar una vida plena, viendo cubiertas no sólo sus necesidades básicas, sino también pudiendo dedicarse al deporte, al ocio, al enriquecimiento cultural, a viajar, a cuidar primorosamente de su jardín, etc. Pero todos sabemos que ese utópico panorama no es así, en absoluto. La tecnología productiva avanzada está sobre todo al servicio del capital, por la sencilla razón de que elimina gastos (en recursos humanos principalmente) y hace más y más rentables sus negocios.
Esta es la tendencia a nivel global, y a mí no me gusta nada. ¿Qué quieren que les diga?

¿España? ¿en la hora actual? lo siento pero no puedo evitar una sonrisa, mezcla de tristeza y prevención, este país perderá el tren y mirando como se escapa le arrollará el siguiente...ejemplo, el partido que ha llevado al país a un estado de miseria, vuelve a ganar las elecciones...total a España no la salva ni Catalunya.

Yo he sido una persona que siempre ha estado en constante movimiento, quizás porque no he sido estable y siempre he buscado nuevas formas y he deseado superar lo anterior, antes se podía hacer, pero ahora no, si dejas una actividad o trabajo está más difícil y caro el emprender otra actividad o conseguir un nuevo trabajo, ahora las empresas, las que quedan, están casi igual que hace veinte años, con maquinaria más vieja y con menos trabajadores, porque los beneficios que hayan obtenido en su momento lo han empleado en invertir en BOLSA y no en renovación, creyendo en el beneficio rápido al menor coste, la bolsa es un peligro en el que han caído muchas empresas y personas, no todos saben bien comprar y vender, y cuando se ha descapitalizado y han querido invertir en sus empresas nuevamente han tenido que recurrir a los BANCOS que a su vez los han ahogado con intereses, esa rueda nuestros políticos no han sido capaces de ver y poco a poco estamos atrapados en un sistema anti productivo en el cual solo se benefician unos pocos. Eso contribuye a la falta de interés y ganas de hacer, por eso estamos atascados, si tuviésemos un gobierno que apoyara más a las empresas y personas que crean trabajo y productividad esto podría mejorar, pero unos gobiernos que se conforman con las limosnas y puertas giratorias que ofrecen esas grandes empresas a cambio de beneficios fiscales para ellos, un país no se sostiene de ello, por eso han ahogado a los que realmente pagamos, o sea, a los creativos y productivos.
Saludos… Félix.

En mi opinión el beneficio(Principio básico del capital) ya no está en Industrializar.(Los tratados de libre comercio lo exprimirán al max.)
Ahora el beneficio está en las personas,y su proyecto de vida,el tiempo de tu vida acumula valor económico.(Puedes vender tu futuro)
La industrialización es el vehículo,el negocio tu estilo de vida.

Como alguna vez he oído decir a Iñaki, España me da un poco de miedo. Él se refería a las tensiones perennes de las `2 Españas´, pero yo le tengo miedo también a esa pereza que tenemos, a esa negación de la realidad que siempre practicamos a nivel de sociedad. Sin compararnos con otros países y siendo todos un poco autocríticos.. ¿Somos una sociedad madura? ¿DE verdad los años que tuvimos de `progreso económico´ desarrollaron e hicieron más competente la sociedad. Siento decir, y yo me incluyo, que demostramos constantemente ser unos paletos. NO estamos preparados para un nuevo mundo porque todavía no estamos preparados para este, somos muy lentos y no sabemos todavía ni quienes somos ni adonde queremos ir. En el mercado laboral somos un ni quiero ni puedo. Queremos tener un mercado liberal pero lo llenamos de trabas. Solamente hay que ver a los representantes de los empresarios y los sindicatos para darnos cuenta que no vamos a ningún lado. Perdón por el tocho

Visto lo visto, ¿quién se cree que tantos avances van a beneficiar a la mayoría de la sociedad? Como siempre, siguen vendiéndonos motos y nosotros las compramos. ¿Cuál es el resultado de la actual revolución tecnológica? Aumento de la desigualdad, paro, esclavitud laboral, aumento del consumo... No nos engañemos: actualmente, la inmensa mayoría de las nuevas tecnologías la gente las utiliza para cotillear y ver vídeos en youtube. La sociedad del conocimiento, que es la que nos podría salvar, aun está muy lejos. Mientras, las empresas de tecnología siguen vendiéndonos motos, como la de que hace a los niños más inteligentes con solo utilizar sus índices en vez de desarrollar el manejo de la mano, la herramienta más avanzada que hay en la naturaleza, sin tener en cuenta los problemas psicológicos que pueden causar. Todo es por el mercado. Hace años decían que escuchar a Mozart desarrollaba el cerebro del bebé: ¿y por qué no Beethoven o Falla? Nos creemos todo y así nos va. Avances sí, pero para mejorar la vida de todos, no para que se sigan enriqueciendo los brokers y los bancos.

Industrialización 4.0?
Cuando el beneficio de seguir creciendo,llega a sus limites a nivel global.
El beneficio está en la crisis,en el negocio de la crisis,ahí los cazadores de beneficio se mueven como pez en el agua.
Vivir en permanente crisis,es mas rentable económicamente.

Una excelente percepción de la actualidad, donde las nuevas tecnologías han sacudido contundentemente las reglas establecidas. Todo avance produce algún desajuste pero siempre en beneficio de lo positivo. Bienvenidas sean las mareas de la juventud que despiertan a las castas anquilosadas, y las invitan a cambiar de mentalidad en aras de una visión global, donde el progreso tecnológico permita un desarrollo equilibrado de igualdad en la producción de alimentos, y la erradicación de toda acumulación de bienes, o de privilegios. Donde toda persona pueda vivir agradablemente, y con esas circunstancias desarrollar el conocimiento necesario para ir menguando nuestra ignorancia.
Los valores se enseñan dese la escuela, o con el ejemplo, y es evidente que en nuestro país nos han educado para ser el mejor y el más fuerte, caiga, quien caiga, por lo tanto el cambio arrollador que se avecina resultará más difícil de asimilar. En este momento "las luchas encarnizadas por el poder lo muestran".

Industrialización 4.0, el nuevo desafío.

Decidir sobre sí nuestro Estado va a ser capaz de coger o no este nuevo tren es tener que decidir, en primera instancia, sobre algo qué para muchos, al menos lo es para mí, es una primicia, es algo desconocido.
Decirnos sí vamos a coger este nuevo tren de la modernización, porqué se trata de esto…, ¿NO?, cuando no hemos sabido subirnos a los anteriores y cuando nuestra gente, la joven principalmente, está marchándose a otros Países en busca de trabajo, tendrán qué cogerlo allí, como vamos a subirnos a algo qué desconocemos y, que además, quien coño se va subir, ¿los jubilados y los pensionistas, los dependientes tal vez o los parados de larga duración qué ni tan siquiera han tenido ayudas para reconvertir su preparación?.., pues aquí no va quedar otro tipo de gente como esto continúe igual.
Me lo expliquen por favor. Qué es eso de la INDUSTRIALIZACIÓN 4.0 QUÉ TANTO REVUELO ESTÁ CAUSANDO ENTRE LOS PAÍSE EMERGENTES, o a lo peor, es eso, que como no somos un país emergente no nos toca, ni entender lo qué es y mucho menos tener qué cogerlo.
Otro mal día amigos y eso qué ya pasamos “el peor día del año”. Siempre nos quedara la SALUD, qué remedio, bueno, también podemos confiarnos a la virgen de la “fabulosa” ministra Fátima.

Un gran debate de envergadura nacional que tiene en la formación de nuestra juventud, en la actualización y en el reciclaje de nuestra población el tendón de Aquiles.
Unas arenas movedizas la educación, que patinan ya con el profesorado olvidado que se nos queda antiguo, desde unos planes de estudio cambiantes cada año.
Desnortando a enseñantes y alumnos.
Para terminar sin saber lo necesario en la actualidad que pide la obra nueva, para crecer rápidos hacia un futuro muy distinto, que no está por los ripios consabidos del siglo XIX que aun estamos afilando.
Vencidos aquí por unas ideas añejas de una mano de obra barata de peones de albañil o de servicios, cuando lo que se necesitará mañana serán técnicos capacitados para resolver las propuestas futuras.
En las nuevas tecnologías.
Una España de tres velocidades, la periférica, la industrial y los servicios, desde una gestión política de bote pronto que sigue dejando a la gente obsoleta con los brillos de unos políticos de relumbrón.
Ellos.
Perdidos en apuestas ilusionantes antes que en asegurar y en afianzar las bases de las futuras generaciones.
Sin mirar alrededor, como se preparan los que hoy aun consideramos atrasados.
Solo es cuestión de un ajuste de reloj, para que esos que nos llegan con lo puesto hablando tres idiomas nos dejen fuera de la carrera.
Descalificados y mudos.

Hola a Todos: Si ,España y los jóvenes españoles siguen a la cola de las nuevas tecnologías, el porque? Creo que tiene que ver mucho con el hambre, y me refiero al hambre de superación personal de ganarse la visa haciendo algo distinto y aprovechando y sacando partido a las nuevas tecnologías, que vienen eliminando puestos de trabajo desde que se incorporaron al mundo laboral. Renovarse o morir, y o nos subimos al carro, o seguimos fabricando botijos, eso si botijos 2.0. Es mas fácil aprender a usar las nuevas tecnologías porque ¿Que tienen en India ten los países latinoamericanos que no tengamos aquí? aparte de hambre lo tenemos todo, y a lo mejor es ahí donde esta el problema.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal