13 ene 2016

La izquierda maldita

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 46 Comentarios

Soldado

Tal y como está la izquierda en la actualidad, ¿no sería mejor distinguir entre la izquierda moderada, llámese socialdemocracia, y la izquierda radical? En este caso creo que esta izquierda radical, que no ha sido capaz de condenar las tramposas actuaciones del presidente de Venezuela, sí que es una izquierda maldita e inmadura con la que haríamos el ridículo en Europa.

La palabra estabilidad en sistema enfermo tiene connotaciones negativas pues subyace la imposibilidad de intervenir al enfermo. Estabilidad en el régimen al que llevaron PP y PSOE, es impunidad, desigualdad, cercenamiento de derechos, ppobreza... Mejor inestabilidad viva y consciente que permita abordar la limpieza de la democracia y la recuperación de derechos .

Por no hablar de lo caro se que se ha cobrado Cataluña la supuesta estabilidad brindada (trabajando para sus propios intereses de tapadillo).

Tiene gracia eso de que "Pero que nadie lo olvide. Durante 40 años de democracia Catalunya ha dado estabilidad -y mucho dinero- al estado español". Parece que el autor de tan feliz comentario olvida -o ignora, por presunción de inocencia- que Cataluña se ha beneficiado de 300 años de privilegios reales que garantizaban una política arancelaria -ergo proteccionista-, muy beneficiosa para los intereses industriales catalanes y terriblemente perjudicial para los intereses económicos del resto de país, proveedora de materia prima y de mano de obra a precio de saldillo. Pero queda mejor vender la moto de la industriosidad del catalán, su genio innovador y sus ingentes esfuerzos por europeizar España. Pura fachada, propaganda victimista gafapasta y nada más. En cuanto existe una posibilidad de que el resto del país se ponga al mismo nivel y goce de las mismas condiciones, Cataluña exige la independencia.

***

Witless 13E2016, 11:33:34, ME ESCRIBE:


….. quizá la maldición de la izquierda proceda de que mientras ud. desea fervientemente que a quien esto escribe se le retire la palabra, un servidor jamás ha deseado ni pedido que algo semejante para ud.


A LA INTEMPERIE CONTINUA MI COMENTARIO . QUIENQUIERA LEERLO PODRÁ VERIFICAR QUE ESA ACUSACIÓN ES TAN GRATUITA COMO FALSA. E INOCENTEMENTE BAJUNA.

Esta vez Catalunya, -el Parlament, el Govern de Catalunya, los diputados catalanes del Congreso- ya no estarán por la labor de "regenerar-europeizar" España.
Tendrá que hacerlo la sociedad española.
Pero que nadie lo olvide. Durante 40 años de democracia Catalunya ha dado estabilidad -y mucho dinero- al estado español.

"O inventan otra España o cada cual monte su república". Suso de Toro. eldiario.es - 13/01/2016
.
.

-A ver, Fernández, haga el favor de leer el comienzo de ese tema de Historia.
.
-“El año 2016 comenzó en aquel reino con el juicio a una infanta por corrupción, entre las pruebas presentadas apareció la implicación directa de la Casa Real en los asuntos juzgados. Desde el Estado se ejercieron todo tipo de presiones para que la infanta fuera absuelta.
.
El Gobierno de entonces estaba en funciones y era el de un partido que estaba siendo juzgado por corrupción sistémica. El propio presidente del Gobierno mismo apareció implicado en el juicio de la trama, recepción de sobres de dinero negro, destrucción de pruebas…
.
Sin embargo, aunque ese Gobierno en funciones saliente, además de estar manchado por la corrupción, había realizado políticas marcadamente antidemocráticas y antisociales, las pasadas elecciones no habían deparado una victoria a los partidos enemigos de esas políticas. Todo era incertidumbre acerca de cual sería el nuevo Gobierno.
.
Al tiempo, una parte del territorio del reino declaraba solemnemente que comenzaba a construir su república propia. El Gobierno, a través de su ministro del Interior, aseguró que la Guardia Civil garantizaría la continuidad y la unidad del reino”.
.
En un futuro seguramente no habrá libros de historia así, ni clases así, ni probablemente 'Historia' así tampoco. Pero algo parecido sería el relato de un episodio como el que está viviendo el Reino de España si lo que vivimos hubiese acontecido hace cien o cincuenta años. Y el siguiente episodio habría sido el clásico golpe de Estado.
.
Afortunadamente para nosotros, hoy es muy poco probable. No es que nos protejan EE.UU. o la OTAN, que nunca tuvieron empacho en apoyar o incluso fomentar golpes de estado, como vimos en su día con Franco o acabamos de verlo en Ucrania. Una mayor protección es estar en la Unión Europea, donde sí hay otros miramientos y garantías. Pero lo que realmente nos evita esas molestias es una realidad histórica distinta. Hoy no existen tanto las soberanías nacionales garantizadas por guardias civiles en la frontera y ejércitos golpistas como el poder absoluto de los mercados financieros, que deponen gobiernos, intervienen la economía de los estados y roban y someten a las ciudadanías.
.
Sin embargo, ante tal panorama, impensable hace cinco años, la vida política continúa como si tal cosa, que si la Mesa del Parlamento, que si la Abogacía del Estado, que si un bebé en el Congreso, que si a los republicanos catalanes los dejaron sin asientos…(Aquí no pasa nada, ministro, deje a la Guardia Civil tranquila). De todos modos, aunque la situación de la política en España muestre tal fracaso e incapacidad no parece tanto dramática cuanto ridícula. De hecho, el nuevo Parlamento promete trasladar allí el espectáculo que reinó en los últimos tiempos en las cadenas de televisión privadas. A falta de verdadera política y realidades, buenas serán esas sesiones coloristas llenas de efectos y sorpresas.
.
Es evidente para cualquier observador externo que el Reino de España diseñado como continuación del franquismo es un proyecto que ha llegado a su fracaso. Sus instituciones, desde la Presidencia del Tribunal Constitucional hasta abajo, están ocupadas y contaminadas por facciones políticas, principalmente por la derecha españolista, y sus partidos, así como la ideología dominante en la sociedad, impiden solucionar sus problemas y sus contradicciones internas.
.
El paradigma del fracaso es la Casa Real y el Rey. Puede gustar o no el proyecto político del Parlamento catalán, el juramento… pero cuando el Gobierno, en nombre del Rey, evita el agradecimiento al President saliente y cuando el propio monarca se niega a recibir a la presidenta del Parlamento catalán lo que acaba de decir es que expulsa moralmente a los catalanes de su reino y que él mismo no se reconoce como rey de los catalanes. La imagen de un rey en su palacio perdido entre oropeles y pan de oro en su mensaje de fin de año parece cada vez más ajustada.
.
No pasa nada, el espectáculo continúa. Pero esto es un fracaso completo, desde hace cinco años España carece de cualquier referencia política o humana compartida que no sea la selección de fútbol y de cualquier proyecto de convivencia colectiva. O inventan otra España o cada cual monte su república.
.

Hola, amigos. Iglesias tiene una visión chata y pobre del PSOE. Una cosa es pactar para que PATXI LOPEZ presida el congreso y otra para que se haga un gobierno con el PSOE. Yo entiendo muy bien las lágrimas, besos, abrazos y emociones entre la gente de PODEMOS. ¿Quién les iba a decir a ellos que iban a llegar al Congreso? Nadie, viendo las acampadas y sentadas en la Puerta del Sol de hace unos años, simplemente. Pero ahí están. Y ya están pidiendo demasiado: Lo lógico es que se unan con el PSOE para dejar afuera a RAJOY y que gobierno un socilista. Mientras tanto, Iglesias, que es un buen aprendiz, que haga cuclillas para más adelante. Si quieren, PUEDEN gobernar. Que se olviden de sus compromisos con los PUJOL y los MAS y apoyen a PEDRO SÁNCHEZ. No es la maravilla, pero siempre será mejor que RAJOY, MONTORO, COSPEDAL y demás desechos del PP.

¿Qué hubiera ocurrido si en cualquier medio hubiera aparecido la noticia de que el PP votaba con la ultraderecha francesa en el Parlamento Europeo para acabar con el Euro?;
http://www.libremercado.com/2016-01-12/iglesias-le-pen-y-grillo-se-unen-en-bruselas-para-acabar-con-el-euro-1276565343/
¿o que el líder de la derecha elogiaba a un correligionario dictatorial en los mismos términos ditirámbicos que un islamista radical?;
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/03/130306_venezuela_chavez_iran_ahmadinejad
http://politica.elpais.com/politica/2014/10/10/actualidad/1412964357_862003.html
¿o que el partido de Rajoy se negaba a apoyar la liberación de presos políticos de un estado autoritario?;
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/03/12/actualidad/1426156705_160690.html
¿o que un estado caracterizado por la desigualdad en el trato a la mujer y por un gobierno teocrático sin libertades civiles financiaba bajo cuerda la actividad propagandística de los populares?;
http://www.elconfidencial.com/espana/2016-01-12/la-udef-investiga-a-podemos-por-financiarse-con-5-millones-de-euros-entregados-por-iran_1134208/
http://www.elconfidencial.com/espana/2016-01-13/la-policia-investiga-pagos-directos-a-iglesias-de-la-productora-financiada-por-iran_1134689/
Habría un escándalo entre las izquierdas diversas, empezando por la guerracivilista de siempre, y Rajoy sería insultado como mínimo con el calificativo de indecente. Pero resulta que se trata de la bendita izquierda extrema del telepredicador comato sobre alfombra persa la que ha protagonizado esos comportamientos y, por lo tanto, merece el beneficio no sólo de la duda sino de la benevolencia comprensiva. En fin, la gauche divine c’est comme ça.

La izquierda, puesto que cuenta con más votantes en general que la derecha, suele gobernar en los periodos alcistas de los ciclos económicos. Cuando sobreviene una crisis, muchos votantes de izquierda castigan de una u otra forma a su partido y es entonces cuando entra la derecha.
De suerte que parece que la derecha gestione bien por mero efecto óptico. Entra en periodo de crisis y sale en periodo de crecimiento.
Pero concretando, en periodo de Aznar se incubó la burbuja inmobiliaria, lo que detrajo recursos a otros proyectos de inversión más sostenibles. En el de Rajoy han sobresalido el rescate a los acreedores privados extranjeros y la devaluación interna que tantos estragos ha causado a los grupos de población más necesitados.
Pero hay algo que le falta a los partidos de izquierda y que no sé definir muy bien. La derecha parece tener claro lo que quiere, digamos que mantener los privilegios a las élites dominantes y tirar de salarios e impuestos bajos hasta donde socialmente sea soportable.
Pero, a riesgo de equivocarme, da la sensación que los partidos de izquierdas pretenden más parar los pies a la derecha (lo que ya es meritorio) que proponer un conjunto de medidas autónomo y bien estructurado.

Iñaki, no te olvides de Cataluña.
En qué consiste el Federalismo? Recuerdo ya hace años, 82, al profesor Jose Maria Maravall.
Tampoco nos podemos olvidar que en el primer día de legislatura campeaba a sus anchas en el hemiciclo el "comisionista" Gomez de la Serna

Todos sabemos que las catástrofes económicas vienen siempre por el mismo lado, por el lado del capitalismo salvaje y especulador. Al igual que las guerras, siempre vienen del lado de las derechas extremas. Pero la izquierda política se ve incapacitada, sin saber por qué, no culpar con insistencia que los males para la sociedad vienen regularmente desde la derecha. Se puede comprobar.
Sin embargo, la derecha política cree que es la única capaz de arreglar el desaguisado que provocan, y lo hacen con mano dura precisamente contra los que no tienen nada que ver.
Ahora ha habido unas elecciones en España que, según algunos partidos políticos, han sido las elecciones del cambio. Muy bien, tienen razón. Los partidos que acuñan esa máxima son precisamente el PSOE, Podemos y Ciudadanos. Los tres creen a pies juntillas que Rajoy no debe volver a gobernar, que ha llegado el cambio y todo eso. Pues bien, pónganse manos a la obra y acuerden un gobierno de concentración entre esos tres partidos. Pero ya tenemos a dos de ellos que están de acuerdo en no negociar. Podemos y Ciudadanos están juntos en cambiar la realidad española por otra mejor. El primero no quiere negociar con Ciudadanos y quizás tampoco con el PSOE y el segundo no quiere negociar con Podemos y tampoco con el PSOE. El Partido Socialista sí quiere negociar con los otros dos. ¿Qué hacer entonces? ¿Nos habremos equivocado los electores en dar la confianza a políticos de segunda que no están preparados para cambiar el país y mejorarlo? Puede ser.
Los tres partidos mencionados están de acuerdo en el 80% de su programa, el otro 20% se puede aparcar o limar y ceder. Veamos: ¿Están de acuerdo los tres partidos en que es necesaria la regeneración democrática? Sí. ¿Están de acuerdo el PSOE, Podemos y Ciudadanos en que es necesario formar un gobierno de progreso que equipare las desigualdades existentes en este país? Sí. ¿Están de acuerdo en que es necesario cambiar las leyes que provocaron esa desigualdad, como la Reforma Laboral, la Sanidad, La Educación, y otras reformas sociales? Sí, seguro. A Ciudadanos se le dice que el contrato único es el despido libre y que se olvide de momento. Además están de acuerdo en que es necesaria una reforma fiscal progresiva, negociando la cifras. En la economía podrían encontrar dificultades porque hay opiniones encontradas pero se podría llegar a acuerdos, todo es negociar y pactar.
Bien, si tenemos todo eso en cuenta, ¿A qué se debe que no quieran sentarse ya de una vez a formar un gobierno? Por qué dice el portavoz de Ciudadanos que con Podemos nada de nada. ¿Nos habremos equivocado al votar a estos partidos emergentes? Da esa sensación.
Cambiar la política ramplona de derechas que Rajoy nos trajo como la panacea que salvará a España de la hecatombe, es relativamente fácil. Solamente pasa una cosa: hay que querer.
Podemos se mosquea con el PSOE porque se ha quedado sin representación en el Senado, por el gesto de darle al PNV un puesto, y añade que será difícil que Podemos y el PSOE lleguen a algún acuerdo.
Pues si esto sigue así, ahora que hay una buena oportunidad de cambiarlo todo, como predijeron los de Podemos y Ciudadanos, los votantes tomaremos una decisión, si es que hay otras elecciones y volveremos al bipartidismo. Puede que sea la única solución al problema de formar gobierno.
¡Ah! y los políticos de segunda división que se vayan a casa.

Ha vuelto a pasar, los fachas se han apoderado de la palabra España y solo nombrandola, todo les esta permitido. Igual que en la guerra civil, igual que durante el franquismo, El Rivera va y solo con esa palabra pacta con el PP y hunde todos los sueños de regeneración que podrian tener sus votantes, al pactar con el artido de la corrupción, con el PP. Volvemos a la caverna, desde Catalunya ya vemos que cada litigio con los tribunales se transforma en una negativa cerrada a cualquier cosa, aunque sea en lo deportivo, en lo ambiental, en lo admnistrativo, todo es NO. Gracias Alberto Rivera sin ti eso no habria sido posible, ahora te tocará tragar y con tus silencios darás impunidad a tantos y tantos robos que tus amigos, los del PP han vaciado las cajas de nuestros impuestos. Y esta era el cambio que predicabais.que decepción.


La principal diferencia entre la derecha y la izquierda españolas no se encuentra en el ámbito de la ideología (aunque también exista, claro) sino en el de la práctica política. En general, la izquierda cree que todo aquello a lo que se aplique la voluntad puede ser transformado indefectiblemente para mejor; la derecha, en cambio, sabe que la voluntad llega sólo hasta el límite de lo posible. Esta distinción acarrea consecuencias y no sólo en cuanto a la manera de gobernar sino en cuanto a la relación con el cuerpo electoral se refiere.
.
La izquierda concibe al elector como a un feligrés al que hay que mantener en la ilusión de una potencia irreal capaz de todo lo bueno, de un ente utópico (el socialismo santificado) al que se debe fidelidad porque está dotado de las cualidades de la magnanimidad y de la supremacía moral; resultado: la demagogia se convierte en estrategia inveterada que pone el parangón de lo óptimo entre sus principios pero, a la vez, desfigurando toda alternativa capaz de mayor eficacia con un maquillaje sectario. Cuando está en el poder, la izquierda se gasta un dinero que no hay (déficits desbocados), denuncia con hipocresía defectos que en ella misma abundan (corrupción y diletantismo), cierra los ojos ante las persistentes fallas de su gestión (paro, desigualdad y pobreza) y, al cabo, con la mejor intención de boca, causa la peor catástrofe de facto (la España del 92 y del 2011 o, referencia pertinente por la existencia de Podemos (empeorar), la Venezuela de hoy mismo). Luego, ha de venir la derecha para ajustar la visión del gobierno a las precisas dimensiones de la realidad. Una realidad además que, en sus peores taras, ha sido engendrada por aquella concepción irracional de la izquierda, huera de pragmatismo y afanosa por extender su control social, aun a costa de la prosperidad de la nación.
.
La cuestión es que, como corolario inevitable, cuando la izquierda está en la oposición no puede abandonar el rito de su divinidad laica, no puede dejar de apelar a la demagogia socialista porque a ella debe gran parte de su apoyo electoral y, así, ignora hasta las más palmarias evidencias de sus desmanes (las cuentas manipuladas de la pasada legislatura; la falsa robustez de nuestro sistema financiero; la escasa idoneidad de nuestro sistema educativo; la fomentada deslealtad corrosiva de los nacionalismos,etc ) porque sabe cómo manipular a una parte de la población emocionalmente afín a esa utopía salvífica y angélica -pero falsa como toda ficción propagandística- que dice representar.
.
No es, por tanto, extraño que lo que Rajoy pueda exponer como principio europeo y modernizador, o Wert impulsar como reforma de una situación constatada como mediocre, o Montoro administrar en función de la evolución de las disponibilidades presupuestarias pueda ser atacado e incluso vilipendiado como si la realidad no existiera. E incluso se pueda llegar a tildar esa administración pragmática de una situación en objetivo trance de empeoramiento (como la que recibió el gobierno popular) como un retroceso cuando lo cierto es que la transición de lo malo a lo óptimo pasa primero siempre por la consolidación en el ámbito de lo posible antes de propiciar esta ya evidente recuperación de nuestro país, que aún necesita de estabilidad suficiente para consolidarse.
.
Por esa razón, todas las grandilocuentes declaraciones sobre el cambio que afloran en boca de Sánchez, o del telepredicador comato, o de cualquier levosoberanista enragé suenan a autoindulgente miopía a la hora de contemplar ya el zapaterismo desatroso al que el primero desea retornar , ya el catastrófico chavismo sobre alfobra persa que el segundo pretende implantar, ya el taiferío medieval que la mentalidad cavernaria de cualquiera de esos nacionalistas decimonónicos ansía regir explotanto la xenofobia y el victimismo.

Como de costumbre, Pauline muy acertada. No hay de qué.

Imaginemos por un momento que varios países de la Unión Europea, entre ellos España, ceden sus ejércitos para formar un ejército común, y que posteriormente ese ejército le declara la guerra a España y se dedica a bombardear los barrios obreros de nuestras ciudades. Es imposible, ¿verdad?.
Imaginemos ahora que varios países de la Unión Europea ceden los poderes de sus bancos centrales para formar un banco central común...

Brillante como siempre, Sr. Iñaki! Es cierto que necesitamos cambiar el chip con respecto al pensamiento sobre la izquierda, una izquierda coherente como la que muchas veces reclamaba Pablo Iglesias del PSOE, como la de Felipe González del 82 al 86, no la despilfarradora de los 90s además de corrupción y "saqueo". que nos cominó a hacernos planes de pensiones porque no había pasta para las jubilaciones. Han pasado casi 20 años de eso, y no hace mucho con otro gobierno socialista volvimos a una crisis mundial que no supo gestionar ZP. Y ahí está la palabra, gestionar. Que tanto González como ZP no supieron gestionar, ni la del 94 ni la del 2008. Hace falta gobernar con coherencia, pero respetando las partidas sociales mientras se pueda. Otra cuestión es la extrema izquierda, que como extrema que es y radical, quiere dumpear el sistema económico del país con argucias que nos harán salir del sistema actual. No es perfecto pero es el que hay. Otro, sin consenso europeo, no es posible. Todos los países europeos excepto Grecia tiene gobiernos moderados, y resulta que Grecia es el peor que está. Tampoco es culpa de Syriza, o como se escriba ese partido. Pero de lo que dijo a lo que hizo al final, no hay punto de comparación. O la extrema izquierda nos engaña o en un futuro seremos todos soberanos del soviet supremo.Puede que sea una exageración, o no tanto. Solo hay que leerse el programa político de la extrema izquierda: Quiere nacionalizar a saharauis automáticamente, a latinoamericanos con un año de residencia, legalizar al okupa, legalizar el cannabis, decirle a los dueños de una empresa que deben regalar electricidad y gas a los mas necesitados, quiere regalar 600 euros al mes al que no trabaja ni quiere, y subir el irpf (único para todos) al 45%, como en los países nórdicos, etc..Yo no se, pero creo que se puede rescatar un país creando ETT públicas (no solo el INEM), con pequeñas empresas creadas por el estado, y cediéndolas a los trabajadores para que las trabajen, y no regalandoles pasta porque sí, ni aumentando la población española incoherentemente para que aumente el gasto social (mas renta básica, ,mas camas de hospital,...) y tengamos que cubrirlo con mas impuestos aún..porque el dinero saldrá de algún lado supongo..el euro, tenemos el euro y es común a muchos países.

Totalmente de acuerdo con su análisis, Iñaki. Creo que la izquierda olvida fácilmente lo que, por la sociedad española, ha venido haciendo: mucho y bien. Con sus errores, también, pero errores como consecuencia de la actividad que desplegó y de los riesgos que asumió en sus años de gobierno; no por la inacción, el afán del recorte, o el irritante " dontancredismo", tan al uso en estos últimos años. Ya se sabe, el que se mueve corre riesgos, el inmovilista pocos y siempre a título de inventario o al de la herencia recibida. Y menos con el recurso repetido, hasta la saciedad, de las culpas ajenas. La izquierda puede mostrar un enorme bagaje de aciertos, los mismos que lograron lo que Alfonso Guerra anunciaba sobre "una España que no la reconocería ni la madre que la parió". Algo que se cumplió para bien, ¡vaya si se cumplió¡. Y eso, los que tenemos suficiente edad y buena memoria, lo sabemos y lo vivimos.

Hola, amigos. Tendré que reproducir como pueda lo que por no sé qué artes de la computación salió por otro lado y se perdió. No importa. Decía yo que me alegraba de que alguien ponga las cosas en su sitio porque lo que han merecido el PARTIDO POPULAR y su RAJOY, con su gobierno, ha sido una herrumbrosa medalla de hojalata. De acuerdo. Pero es que nos darán más de lo mismo si llegan a repetir gobierno. El pueblo español se merece mucho más que la corrupción y la incompetencia del PARTIDO POPULAR y su RAJOY. Es hora de que esa gente joven que ha accedido al Congreso dé una batalla que valga la pena.

lugares comunes.....
me aburres...

Pauline....les preteurs des hommes s appellent financiers.....faut il les elever a politiques?....ou plutot devrions nous faire en sorte que la realite s adapte au vraies saisons?

Ha ganado las elecciones el pp. Oía yo siempre decir que "el pueblo español es muy sabio"...bueno la gran mayoría, pues si, es muy sabio en telecincos, antenas, sálvames, comer grasas saturadas, bares, vinos malos, trajes de famosillos/as, furbo nacioná y tantas y tantas cosas. Sin embargo, en leer, estudiar, educar, aprender...eso no. Este perfil es el que conviene y facilitan las derechas e izquierdas rancias españolas y desgraciadamente para España, esa situación no la arregla ni Catalunya.

Y no hay nada más aberrante que la izquierda nacionalista secesionista, cuando el internacionalismo es fundamental en las izquierdas.

Lo más triste de todo es que el PP ha vuelto a ganar, y para ello le han votado las personas que han visto como sus familiares o ellos mismos se han quedado sin trabajo, como se ha ido deteriorando la sanidad pública, o como la educación favorece lo concertado ante lo público, por dar algunos ejemplos. Pero ¿cómo es esto posible? Yo creo que es debido a la habilidad del populismo de los dirigentes de derecha, al hundimiento de psoe por su anquilosamiento, a la desaparición de los sindicatos dependientes de las subvenciones, a la falta de líderes de verdad que miren por el interés del país en serio, a la efectiva propaganda de la derecha y, sobre todo, a que el verdadero poder del mundo es del dinero y que quien lo posee se siente mejor que la mayoría que no lo posee, y que el origen de muchas fortunas está en las guerras y en las desgracias ajenas. Las seres que somos esencialmente humanos sabemos que la riqueza la producimos todas las personas y los recursos que este planeta nos da, pero quien posee el capital piensa que esta idea es de los rojos que le quieren quitar SU dinero..

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal