11 ene 2016

Meteorito

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 66 Comentarios

Realmente el estado español es el estado de los catalanes?
No lo parece.
El jefe del estado español rechaza una reunión habitual , protocolaria, con la presidenta del Parlament catalán.
¿Sólo se quiere de los catalanes por su contribución demográfica, financiera, exportadora a la economía del estado español?
Pero, ¿no se quiere de los catalanes su diversidad lingüística, cultural, deportiva, social, histórica?
Entonces no me extraña que la sociedad de la nación catalana tampoco se haga suyo el estado español.

Maresmenc9: a la pregunta que dejas planteada en la entrada anterior, la respuesta es Suso del Toro, ¿verdad? Es que cabo de leerlo precisamente ahora. Y, como lo de Catalunya lo tengo muy terminado en mi limitado cerebrito, me voy con otra cuestión por ir haciendo camino: ¿a que no sabes tú quién dijo: «Mi hija de seis años: "mamá,el traje de la Infanta no es de verdad". No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena. Jamás»?

txarlibraun : ve lo que está pasando, y no lo entiende.

pero, sabe que todo lo que sucede tiene unas causas?
sabe que para dialogar tiene que haber dos interlocutores?
sabe que obviar la realidad no soluciona los problemas?
sabe diferenciar lo que se ha publicado de lo que sucedía?
sabe que negar lo que es evidente es pan para hoy y hambre para mañana?
sabe que lo que le molesta a Vd., lo que Vd encuentra indigno para su tierra, normalmente molestará a los otros, que lo encontrarán indigno para ellos?
sabe que vencer pero no convencer es la semilla para un futuro enfrentamiento?
y , finalmente, tal como dijo aquél, para demostrar buena predisposición , hay que tener buena predisposición (por ejemplo, para demostrar ganas de federarse hay que tener ganas de federarse) ?

Buenas tardes a tod@s,


Hace mucho tiempo que no escribo aquí.

Dejando de lado el nulo sentido de vergüenza de los que llevan 4 años argumentando el 'nada de nada' -un poco a lo Mahatma, esto es, ignorando, evitando, riéndose y paulatinamente cabreándose-, voy a tratar de esbozar lo que acontecerá en el futuro próximo, ya que parece que Gabilondo no sabe o no quiere leerlo acertadamente:


El Parlamento catalán aprobará las 3 Leyes: la de Hacienda, la de Seguridad Social y la de Transitoriedad Jurídica que significa que de un día para otro la legalidad española deja de tener aplicación en Cataluña y es sustituida por un nuevo marco jurídico, la legalidad catalana, con lo que a efectos 'legales' no se produce ilegalidad alguna.


A continuación el TC emitirá sentencias anulatorias de dichas Leyes. Pero no se vayan todavía, en este punto aún no pasa nada.


Pasará el primer día que, fruto de la aplicación de una de dichas Leyes o de todas a la vez, las instituciones catalanas realicen de facto alguna acción -ahora ya sí- de teórica desobediencia a la legalidad española (por ejemplo, y no vamos a esperar mas que unos días, la aplicación efectiva de la Ley catalana de pobreza energética, en su día ya aprobada y que fue inmediatamente anulada por ese teórico tribunal).


A partir de ese momento, en que el Parlamento y/o el Gobierno de Cataluña desobedezca el marco jurídico español dando salida al mandato recibido en las urnas, el Estado español deberá mostrar su jugada: subir la apuesta o seguir en el inmovilismo.


Yo apuesto por lo primero, y se traducirá primero en inhabilitación de cargos, del Presidente Puigdemont, de la Presidenta Forcadell, o de quien sea.
En Catalunya seguirán las sesiones sin hacer caso.
El Estado español enviará a los cuerpos de seguridad a detener a los infractores, seguramente a sus domicilios, no al Parlamento que sería una imagen demasiado fuerte.
Y al día siguiente empezará la desobediencia masiva, organizada, y virtualmente comunicada...
Por ejemplo, con la instrucción de ingresar los tributos a buen recaudo en la tesorería catalana.
Primero un 20% de la población, luego un 30%, luego un 40% en cuestión de semanas...


¿Y qué viene a continuación? La terrorífica inestabilidad:
los inversores internacionales, la Bolsa en picado y la prima de riesgo disparándose.


Pero España no es Grecia...De hecho la economía catalana es ligeramente superior a la griega.
Y si con Grecia llamaron a Europa desde el premier japonés a Obama, ya podéis imaginar con España.
La UE simplemente NO tiene un billón de €uros, y si España cae, el euro cae.


¿Y cómo termina la historia? Con la UE obligando a Cataluña a no dar ningún paso unilateralmente, y a España a sentarse a negociar un referéndum. Y si no lo hace lo organizará la propia UE...


Yo digo que España lo hará, así como una campaña brutal para que gane el No, y lo pienso porque al final, de algún modo España podrá decirnos a los españoles aquello de que 'la culpa no es nuestra sino de otros, que nosotros no queríamos', algo muy arraigado en el histórico español.


Y chicos, gente de bien, y gente que creéis ser de bien pero con las misma pobreza democrática que nuestros principales líderes: GAME OVER.


Total, sólo será un episodio más en la Historia, un ejemplo más de lo que España ha venido repitiendo a lo largo de los últimos 4 siglos: queriendo obviar un objetivo no deseado, España acaba provocándolo y perdiendo.
Alguien deberá proponer en Barcelona cuando todo esto haya terminado, un monumento a Ansar.

Sí, es cierto, el camión catalán se ha puesto en marcha, porque ya tiene un conductor que lo guíe hacia el destino previsto. Ha sido elegido presidente del gobierno de Cataluña un hombre que estaba en tercer lugar por las listas de Girona, propuesto por el cuarto de las listas de Jxsí, o sea, Artur Mas.
El esperpento ha durado lo que ha durado, hasta el minuto final, ahora los actores se ponen los atuendos para la función estelar.
Carles Puigdemont es un hombre de Mas, añadiría, que es la marioneta que Mas ha rebuscado entre sus acólitos para que le representase al cien por cien. Mas no se retira de la política, de eso nada, y queda a disposición de Puigdemont para lo hubiera menester. Si los de la CUP creyeron alguna vez que por cambiar a Mas la cosa se iba a arreglar, es que no sabían con quién se estaban jugando los cuartos. Además, los llamados antisistema, quedan desfigurados completamente por el castigo impuesto por Mas debido a la humillación recibida por éste. Nada podía quedar tal cual, habrían de pagar un alto precio. Y así ha sido. La CUP, prácticamente ya no existe. No pueden votar lo que quieran, dos de ellos pasan al grupo de Jxsí para votar en común y los demás deberán ser represaliados de una manera u otra. Este suspense que ha durado tres meses largos ha tenido un final impensable. Ahora el vehículo ya está en marcha.
El riesgo de ir a unas nuevas elecciones puso a Mas en el disparadero y al final dio el brazo a torcer, muy a su pesar, pero resultó definitivo.
Rajoy y el PP, junto con Rivera, han puesto toda la carga de la prueba sobre los hombros de Pedro Sánchez, como solucionador del futuro gobierno. De tal manera que, lo que no hizo Rajoy en cuatro años lo tiene que hacer Sánchez en unos días, facilitando que Rajoy sea el nuevo presidente. Eso es lo que se llama cinismo puro.
Rajoy bien podría formar gobierno con Ciudadanos (163 escaños), negociando con algún otro partido la abstención a cambio de algo. Pero Albert Rivera no quiere.
Otra solución sería que el PSOE formara un gobierno de coalición con Podemos y Ciudadanos, pero Albert Rivera no quiere. Podemos pone la raya roja, inservible ya, del referéndum. Mónica Oltra ha dicho que ya no es una premisa que no se pueda superar, todo lo contrario. Luego aquí tenemos a un partido que no quiere nada, y es Ciudadanos. Albert Rivera no se moja ni debajo del agua. Quiere estar en la oposición que se vive muy bien y muy tranquilo. Pero se trata de Cataluña, su tierra, y el compromiso de pactar y arrimar el hombro es ineludible.
Ciudadanos puede pactar con quien quiera, o bien con el PP y formar gobierno, o bien con el PSOE y Podemos, y formar una coalición. Bueno, pues no quiere saber nada.¿Este es el partido emergente que ha venido para provocar el cambio? Ahora es el momento de comprometerse y crecer como político, todo lo demás es cuento.
Yendo al asunto de la puesta en marcha del Gobierno de Cataluña, y por añadidura de la desconexión de España, la urgencia de que los demás partidos lleguen a un acuerdo es primordial. Como Rajoy se equivocó por no adelantar las elecciones a octubre, ahora el tiempo apremia y es donde se verá quién es un político de verdad y quién está dispuesto a parar al camión catalán que ya está cogiendo velocidad.
Una curiosidad: He oído decir que Carmen Forcadell, como presidenta del Parlament, estaba dispuesta a trasladarse a la Zarzuela para poner a disposición del rey la firma del nuevo gobierno de Cataluña. Sin embargo, ha debido ser rechazada esa fórmula, recorrida por todas las autonomías, y le han enviado una orden para que no se presente en dicho palacio y lo haga vía e-mail. ¿Qué va a hacer el rey Felipe? ¿Aceptará que un representante del Estado en Cataluña, sea proclamado President para independizarse de su reino? ¿ O no firmará nada?
Cuando Forcadell propuso en el Parlament que presentaría la propuesta en la Zarzuela, algunos diputados independentistas silbaron. ¿Qué ocurrirá? El rey, como jefe de Estado, debe refrendar todas las propuestas de gobierno ¿no? Pero si no lo hace con el de Cataluña, ¿El nombramiento por el Parlament queda sin validez?

Si España adopta una actitud vergonzante y acomplejada ante el desafío separatista de Cataluña, lo mejor es hacer un referendum y que hable la gente. Pero esto de que ellos dan un paso al frente y en Madrid los políticos se echan la culpa unos a otros de lo que está pasando allí, eso no puede seguir. Y si no se cree en la legitimidad de la ley española, pues que les dejen irse. Seguro que viviremos más tranquilos.

Es muy triste ver el concepto tremendamente despectivo que tienen de España muchos catalanes. Y lo poco que creen los politicos españoles en la constitución e incluso diría que en la democracia española, que ya parece incluso que no debe ser democracia, tan mal hablan de ella. En un país que se respetase a sí mismo desde luego los desplantes independentistas se pagarían bastante caro, pero se ve que no es el caso de España ni de sus élites gobernantes.

No conozco el caso de Canadá, pero hablando de Escocia y el Reino Unido, me da la fuerte impresión que tu tratas de engañarnos, como si fuéramos parvulitos. Y me explico: Con anterioridad al famoso referéndum entre la Escocia y el ya señalado Reino Unido, hubo una serie de negociaciones en las que se llegó al acuerdo que formalizó todo el proceso. Esto señores secesionistas ustedes deben conocerlo y también exponerlo, de forma a que el electorado sepa a que tenerse. Lo contrario, osea callar este importante dato, no es correcto. OK..

Ps. pide un referéndum en Cataluña, si quereis que cambie de idea: que el PP, le ofrezca participar en el gobierno del país.

Como siempre justa de fondo y correcta de forma. Bravo Pauline.

Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible
BELMONTELES

@ Publicado por: Pauline | 11/01/2016 11:28:16

J'ai bien peur que ce scénario ne soit le plus nocif/nuisible pour l'état espagnol.


Si une déclaration unilatérale a lieu, le conflit sera servi. Une Espagne sans la Catalogne ne peut payer sa dette.
Si l'Espagne tombe, l'Italie suit et, peu après, la France.


C'est un scénario que la France et l'Allemagne ne peuvent pas envisager.


Quant à un scénario où Rajoy écrase une Catalogne en rebélion avec la loi, les juges et les militaires (Il n'aura pas d'autre alternative face à la détermination du gouvernement catalan)...
J'ai bien peur que ce scénario ne soit pas une option non plus, pour la France ni pour l'Allemagne.


Il ne nous reste que deux options: intelligence politique de Rajoy et, donc, référendum, qui lui redonnerait la main et probablement la solution d'une Catalogne dans une Espagne Fédérale.
Ou une intervention musclée et contrariée de l'UE pour forcer la première option.
Ce deuxième cas détruirait le PP et le PSOE ... et donnerait une opportunité à C's et à Podemos.


Mais je doute de l'intelligence politique de Rajoy qui ne cesse de se mettre, tout seul, dans un piège/un scénario que même les plus optimistes et rusés des indépendantistes n'avaient jamais envisagé...

Imaginan Uds. opinadores que el Jefe del Estado
llame al PS a formar gobierno.
Imaginan Uds. opinadores que el Jefe del Estado
tenga una visión de España distinta a la del PP-C's.
Imaginan Uds. opinadores que el Jefe del Estado
no se moje en la actual situación.
Es dificil de imaginar.
Tanto como que el problema del Jefe del Estado sean
PP-C's.

@Publicado por: maresmenc9 | 11/01/2016 12:17:05

Estem d'accord en tot, amic.
Les nostres ambicions no estan renyides amb el seny, la consideracio y el respecte.

Aixo es el que ens fa diferents. Prenem decisions i avançem, pero aixo no ens impideix estar oberts a diferents tipus de transicio que passin per consultar a la gent.


Si Rajoy fos sincer i li digués a la gent quin es el seu problema, pot-ser que els espanyols entendrien que tot passa per preguntar-nos que volem.


El problema de Rajoy es que una Espanya sense Catalunya, naufraga i no pot pagar el deute abismal que han deixat el seu PP i la seva gestio.


Si ho hagués admés des d'el principi, no estariem parlant d'une eventual aposta per la independència. Estariem parlant de quin encaix (quin concert) se li trobave a Catalunya.


Només la incompetencia de Rajoy ens podia portar a un xoc que posara en ridicul el govern d'Espanya quan intervingui la UE, que no tindra més remei que fer-ho, perquè Rajoy encara no ha entés que quant més amenaçi, més ruptura li serviran des d'el govern català...


Coses de cultures, tarannà i de structures intel.lectuals...

Un estropicio político

La Diada de todas las Diadas fue la de 2012. Hasta entonces, el recuerdo de 1714 cada septiembre no pasaba de 20 ó 30.000 personas, pero en 2012 un clamor mixto arrastró un millón de asistentes entre las estribaciones de los Indignados, y una crisis económica y moral bestial que desató la ignominiosa mayoría absoluta del PP. Pocos días antes, CiU practicaba su eterno surf entre decirse catalanista y no ser independentista. Mas y Duran dijeron que no asistirían a la mani, con unas declaraciones siempre difusas para nadar y guardar la ropa, mien­tras la torpe sempiterna Sánchez-Camacho apagaba el fuego con gasolina diciendo que se cubrían las nóminas públicas por las ayudas del Gobierno central. Duran adujo para su ausencia una sesión en el Congreso, y Mas agitaba su reclamo de un pacto fiscal con Madrid. El día anterior a esa Diada, amenazó literalmente: “No llegar al pacto fiscal alienta el riesgo de independentismo” (ver Hemeroteca 10sep12 de El País). Para Mas, la In­dependencia ha sido siempre un estorbo de clase, y la nombra solo para escamotear su verdadera pertenencia a los intereses de la banca y de la industria. Textualmente, su frase fue: “Si el Gobierno central rechaza la propuesta del Parlament de Cataluña de pacto fiscal 'el camino de la independencia estará abierto'", res­puesta que dijo en inglés a la pregunta de un periodista de la BBC. El lema que se proponía era “Catalunya, nou Estat d’Europa”, y Mas mencionó que en el último congreso aprobó una ponencia en favor del Estado pro­pio. Pero no hizo mención a que solo un día después, sostuvo que “Aspirar a ese nou estat no quiere decir necesariamente ser independentista” (sic). El propio Mas dio en 2011 otro ejemplo de ese surfeo en las con­sultas electorales soberanistas: tras dudar de si debía actuar como ciudadano o presidente en la Generalitat, al final acudió a votar. No hubo fotos del momento ni tampoco las habría de su presencia en la manifestación por­que dijo que acudiría de forma “anímica” (?!). Ante la cuestión del pacto fiscal Rajoy no atinó a decir otra sandez que “No está España para demasiadas algarabías". En realidad, no vio que la frase de Mas no dejaba espa­cio para ninguna en absoluto.

En esa época, se sucedían robos, fraudes y desfalcos que brotaban como bolets de otoño por toda España. La atención desviada hacia Madrid produjo una miopía selectiva para la corrupción local. Con la idea-fuerza “Espa­ña nos roba” los pecados locales merecían menos condena que los de fuera sin atender a que el déficit local también se debe a la corrupción propia. Entonces me pareció que empezaba a surgir un desvío localista. No es que una corrupción sea mejor que la otra, sino que mirando a Madrid no se sopesan adecuadamente las tramas locales, entre las cuales:

- El abominable caso Pujol (trama népota para acumulación de riqueza, con diez o doce causas distintas);
- El caso Banca Catalana (vaciamiento fraudulento de la entidad, finalmente absorbida por el BBVA, y el sobre-seimiento de los imputados -Jordi Pujol y Soley et al.- por falta de indicios);
- El caso Método-3 (espionaje político);
- El caso Palau (desviación de dinero público a los gestores Millet y Montull, y al partido gobernante de la Gene-ralitat, CDC);
- El Caso Pallerols (desvío de fondos de apoyo laboral para el partido co-gobernante Unió, a veces llamado ca-so Treball);
- El caso Mercurio (corrupción urbanística del alcalde Manuel Bustos y otros);
- El caso Millet (causa separada del caso Palau para el cobro de sobornos destinados al partido gobernante pro-veniente de la constructora de la Ciudad de la Justicia o de la Línea 9 del Metro);
- El caso Pretoria (juzgado por el juez Garzón por sobornos municipales con imputados como Dobarco, Alave-dra, Prenafeta)
- Caso Castelfollit (falsedad de documento público por parte del alcalde de Castellfollit de la Roca, Sr. Coromina, para cobrar una subvención para construir el nuevo ayuntamiento);
- Impuesto revolucionario del 3 % bajo cuerda en toda obra pública llevada a cabo en Cataluña…

Sin embargo, la distorsión ha sido siempre considerar más graves los casos de las otras comunidades autóno-mas, y no en la nuestra. No se entendió aquella manifestación como la necesidad de un proceso de regenera-ción generalizado sino solamente como la denuncia de un perjuicio hacia Cataluña por parte del españolismo, interesado y perverso. Empezaba incluso a acentuarse un desvío en la óptica nacionalista.

Al propio Mas, la Diada se lo llevó por delante. Ni él mismo esperaba semejante convocatoria, y entre el centési-mo rechazo al pacto fiscal, su centésimo rechazo a negociar el Fondo de Liquidación Autonómica, su embarran-camiento en un déficit fiscal desatado, y el pavor a unas elecciones sin Plan B para el Pacto Fiscal, se puso al frente del movimiento como adalid a su pesar. Artur Mas es una anguila de profesión y confiaba en maniobrar a posteriori. Igual que ayer, que en su último discurso antes de la investidura de Puigdemont, no se me escapó su última coletilla: “Doy un paso al costado y me retiro… por ahora.”

Sin embargo, la narcosis general es tan, tan sutil que estoy atónito frente al deterioro del proceso catalanista, deterioro a la vez ideológico y del decoro. Estuve muy entusiasmado en los inicios pensando que era un 15-M a la catalana. Pero veo que todos renuncian al debate veraz y cambian de sombrero solo en pos del nuevo esta­do. Groucho Marx decía tener unos principios muy firmes, pero que en caso de que no gustaran, tenía otros. Por eso, veo alarmantes señales de que el sentimiento nacional se sesga cada vez más a una razón étnica, pu­ramente étnica, en que sus participantes aceptan apartarse de sus principios si se puede seguir tendiendo a la independencia, cueste lo que cueste, para que Catalunya pueda cerrarse en sí misma y porque de seguir así, para un catalán no habrá nada mejor que otro catalán. La voluntad pública de aquella Diada hoy se traduce en maniobras políticas espurias y al mejor estilo y todos sonríen para la foto pero es imposible no pensar en el bri­llo de los puñales en cuatro días. Las caras visibles y las voces de este Plan ceden cualquier posición previa para sesgarse hacia lo que parece cada vez más una imagen de tótem, una deidad soberbia, una Tierra Prome­tida. En mi caso, decir Catalunya para los catalanes sin un proyecto progresista se parece mucho a una limpie­za étnica. No hay que ser tutsi o hutu, ni bosnio, ni kosovar, ni tibetano en China o irlandés de una parte o la otra. Decir que alguien es bueno o adecuado por estos desvíos me parece imbécil o inmoral en cualquier parte.

Convergencia se ha apartado de su matriz, un modelo que nunca fue independentista sino un eterno ejercicio de camaleonismo para parecer catalanistas poniendo un pie en las Diadas... pero poquito. Hacia la catalanidad parece que lo deja todo. La CUP se siente antisistema y se opone a los presupuestos, a la Otan, al euro, a Eu­ropa y sin embargo acepta un dirigente convergente que puede ser más independentista quizá, o quizá porque tiene el mérito de haber podido hacerle un feo al Príncipe Felipe hace unos años soltándole una frase interdicta, pero que trae la marca en el orillo de la clase política en la que se ha formado, el partido de derechas que com­parte con Mas radicalmente opuesto a los radicales de la CUP. La CUP dice ver diferencias entre Mas y Puigde­mont: que esperen y van a ver la que les plantan encima. Aceptan un partido genéticamente capitalista por ori­gen y trayectoria, obvian sus mares de corrupción, y hacen la vista gorda con la esperanza de incidir. Pampli­nas, porque en manos de un convergente, el deseado plan de choque va a ser un choque solamente contra Ma­drid y no por un nuevo orden social más justo, más transparente, más progresista. Monarquía o república no son adjetivos y mucho menos, son garantías ni redenciones de nada. Un proyecto de este calado no puede ser un compendio medroso de pensament botiguer. sino un atlas potentísimo de principios reformistas a fondo. No entiendo por qué la palabra revolucionario asusta tanto.

El brote popular de 2012 me hizo creer en un exordio progresista, en una nueva cultura política realmente popu­lar, pero incluso los más libertarios aceptan hoy este giro si va de consuno con una jura de endogamia. Rajoy, pobrecito, repite lo poco que alcanza a memorizar sobre la Constitución y no ensaya nada nuevo. Iceta es un profesional del debate, espera salir ileso de cada round y poco más, y resulta muy poco asertivo. Puigdemont dice que “S'hi deixarà la pell” (“Me dejaré la piel en esto”) pero no hace un anuncio de ningún plan social o de garantías contra la corrupción endémica local. Si su mérito es ser catalán, sigue pareciéndome poco. Junts pel sí se acerca peligrosamente a Junts perquè sí.

No hay mucho más para decir de este despilfarro, aunque sí que necesito recordar estas fotos para explicarme la desazón creciente que siento y observo. Si no hay un debate de provecho y una búsqueda política y funda­mentalmente social, más que fundar una República corren el riesgo de fundir una República nonata. Sin un plan de progreso social, da igual si somos catalanes, españoles o birmanos. Cuando inmigré a Catalunya, no queda-ba con compatriotas ni me interesaba en absoluto hacerlo como plan de curación, pero los elegía aquí si los hu-biese elegido en nuestro país de origen; si no, prefería estar solo o haciendo los amigos locales que conservo y adoro todavía.

A partir de ahora, podrá seguirse un proceso como se anuncia, pero por esta vía de amagos y mercadeos, la Diada de 2012, un hecho que concita tanto sentimiento genuino de tanta gente honesta y que debería enrique-cerse con la diferencia, es un hecho dilapidado adobado con abrazos elegantes, tolerancias forzadas, y silen-cios cómplices.

c.etcheverry-2016
NIE X-0743630-V

OPINIÓN: SECESIÓN CATALANA (Con respeto para las personas) Ningún socio copropietario puede "arramblar" sin más con la parte correspondiente de sus consocios, ni ningún socio puede ser obligado a ceder su parte. ¿ Es que acaso es mentira lo establecido en los artículos 1-2 y 2 de la Constitución...? Pues por qué medios nos regimos, si no, nacional e internacionalmente...? ¿ O la Constitución de repente es pura entelequia...? Saludos.

En cualquier situación de nuestras vidas tenemos que contar con tres factores: la realidad, los deseos y la ley. Tanto en la vida de cada uno como en el funcionamiento de un colectivo, pequeño o grande. Normalmente esas tres cosas no coinciden, no van a la par. Nuestros deseos van por libre, y por delante; la realidad es la que es; y la ley es, por desgracia, necesaria y limitante, y nunca del gusto de todos. En el caso catalán, que cada uno piense cual es la distancia que separa esas tres cosas, porque solo se puede ir hacia adelante cuando esa distancia es salvable. Y esto que digo, que no es más que una obviedad, vale para todos, independentistas o centralistas, catalanes y no catalanes, ricos y pobres, de derechas o de izquierdas. Los sueños y los deseos suelen tener un coste, a veces enorme, y lo que no se puede hacer es tratar de conseguir nuestros deseos esperando que los costes los paguen otros.

Y tu como independentista hablas de libertad y justicia? Amos que ahora nos vas salir socialista. Pero no te olvidas de la Constitución ??

Pauline:
Ce que Romeva a déclaré, il s'est passé dans l'extinte République Txecoslovaquie.
Il y avait un divorce. Les deux parts ont accepté. Rien de grave ou irréparable s'est produit.

Iñakiadicto: Sí , los catalanes somos pragmáticos. Y tal como se ha dicho ayer en el Parlament, en estos momentos hay que dejar el orgullo a un lado, para proceder con dignidad.
(Que no es lo mismo, aunque algunos hidalgos lo crean)

Sísifo: No puedo estar más de acuerdo con Vd.
Mínimo Referèndum. Y aunque no es lo que particularmente me gustaría -yo preferiría 20 meses de proceso constituyente, y antes de 2018 pasaporte catalán en el bolsillo- , creo que finalmente muchos catalanes soberanistas lo aceptaríamos. A la escocesa/britànica, ; a la quebequesa/canadiense.
Por cierto, si la UE interviene "para que no haya males mayores", creo yo que así como va a obligar a Catalunya a no hacer nada unilateral que ponga en peligro el billón de Deuda Nacional del Reino de España, también va a obligar al estado español a aceptar la convocatoria de un referéndum.
Al final, las urnas decidirán. Se llama DEMOCRACIA.

De un nacionalista se puede esperar cualquier disparate así que el hecho de que se haya unido la saga-fuga de Mas a la del nuevo President advenido de los cielos ancestrales tampoco resulta una sorpresa. La legitimidad del Parlament se asienta en el respeto a la Ley en base a la cual se ha constituido; si el Parlament se aparta de la Ley se está negando a sí mismo y a su legitimidad; los votos adquieren sentido cuando surgen del acuerdo expreso de toda la sociedad, de las reglas validadas por una Constitución integradora y solidaria como la española que, por otra parte, en el caso de Cataluña, fue votada en mucha mayor proporción que cualquier iniciativa soberanista planteda con posterioridad.
.
Cualquier institución representativa de una democracia tiene funciones tasadas que no puede exceder, si no es a riesgo de romper la convivencia de manera arbitraria; eso han hecho las fuerzas soberanistas: hacer del reparto desequilibrado de escaños que provoca la regla de d’Hont y del desigual valor de los votos por circunscripciones un sustituto partidista y sectario de la voluntad popular. El 38% del censo de Cataluña no se puede imponer “por la cara”, enmendando a los resultados de las urnas voto por voto, no sólo al 62% restante dentro del Principado sino al 95% de los españoles que consideran lo catalán como algo suyo con los mismos títulos de legitimidad que pueda reclamar para sí cualquier independentista enajenado por la mitomanía, el victimismo y la xenofobia identitaria.
.
Si alguien se aparta de la Ley, cualquier cosa es posible; hasta, por ejemplo, que Mataró, o cualquier otro municipio, barrio o calle se desgaje de Cataluña porque así lo digan las urnas platadas en la calle por media docena de amiguetes dados a la bulla.
.
Por otra parte, el TC es una institución que la propia Constitución, la que los propios nacionalistas se comprometieron bajo juaramento a defender, establece para resolver las dudas y conflictos comunes en toda sociedad abierta a la discrepancia. No es, por tanto, una simple mesa de jurisconsultos, una asamblea patibularia de “revolucionarios” de medio pelo o una sección del Club de Campo pequeñoburgués al que parecen abonados en el partido de Mas y Junqueras. Es un órgano competente reconocido por todas las instituciones del Estado, incluidos todos los gobiernos y parlamentos, al que, además la misma Generalidad en funciones ha recurrido, reconociendo así, incluso tras la declaración de “independencia”, el papel arbitral que luego, en su habitual uso de la agit-prop para marionetas cuatribarradas, con aspavientos de trujaman, le niega. El TC actuará para defender la Ley y es de esperar –aunque de la ambición sin medida de Sánchez y del chavismo antiespañol de Podemos (empeorar) se puede esperar cualquier cosa- que los partidos respetuosos con esa misma Ley de todos y para todos encuentren una forma de consensuar la estabilidad política necesaria para respaldar de manera efectiva sus actuaciones.
.
Produce ciertamente vergüenza ajena y no poca tristeza el que la región española que se decía orgullosamente la más europea y moderna haya descendido, al impulso de fuerzas políticas caracterizadas por la ineptitud gestora y el irredentismo identitario, hasta tal nivel de la enajenación medieval y el paricularismo excluyente.

¿Pero no era Mas el culpable de todo? ¿No era la ciudadanía catalana una masa de obedientes ovejas tras el pastor Mas? ¿No era el pueblo catalán en su mayoría un pueblo abducido por el discurso de Mas?...pues me temo que no y me temo también que España tiene un problema que no se resuelve con una coalición... y si ésta llega, será el hundimiento de ese país llamado España, que por cierto, bastante hundido está debido a la gestión de los que se frotan las manos (PPSOE) pensando que salvan los papeles después de abducir a su pueblo hacia un choque que su legislación no arreglará, sino al contrario, empeorará, por que resulta que a los cobradores del frac que están en Europa, les resulta más rentable Catalunya sin follón y España rendida para que pueda ir pagando aunque no pueda pagar nunca esos billón doscientos mil millones de euros que debe.

Desde el centro del sistema se puede ver como un meteorito
que viene, pero no es un meteorito.
Es una Luna que se va, de las tres que tiene el sistema.

La respuesta también será "operativa y de acción". El día histórico todavía no es hoy... pero ya pronto llega...
Coalición de izquierdas descartada.
Coalición PP-PSOE-Cs o elecciones... Prefiero la primera opción, pero será la segunda.

Dans le meilleur des mondes, le divorce pourrait se dérouler à l'amiable."S'il y a négociation avec l'Etat espagnol, tout sera plus facile;" a reconnu Paul Romeva. Mais si Barcelone décide de forcer la main à Madrid et de déclarer son indépendance unilatéralement, la Catalogne pourrait avoir beaucoup de mal à obtenir une reconnaissance sur la scène internationale.

A CROMAPONS:

Celebro qué tenga su oponión y qué la manifieste; yo también tengo la mia y así la he puesto de manifiesto. Hablar de ello, se debe pues es sano y edificante; criticar las distintas opiniones, NO.
Un saludo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal