26 abr 2016

Noticias del mundo (que sigue existiendo)

Por: Iñaki Gabilondo

Hay 27 Comentarios

Cuando de un tema no se pueden dar pruebas o razonamientos concluyentes y cuando se evita que sobre algo exista un debate, suele ser porque esconde razones inconfesables. Si se está hablando de que el pueblo es soberano ¿cómo se puede plantear que ese mismo pueblo no tenga la información de un tratado que plantea que deje de ser soberano? No nos engañemos, desde el momento en el que una multinacional puede denunciar a un país y comprar a unos jueces el pueblo dejará de ser soberano. ¿Es que ahora lo es? Es bien sabido que un sistema democrático puede ser manipulado para que deje de serlo pero lo parezca.

¿Es que los malos son los de EEUU y los buenos son de Europa? ¡no! son buenos y malos en ambos sitios pero todos ellos tienen un amo común ¡El Capitalismo!, así que llegarán al acuerdo que el amo diga.
 
¡Y punto!.

No hay que ser tan tremendistas, no sólo Estados Unidos impondrá sus normas cuando se produzca, si es que sucede esa unión, la UE también tendrá que decir algo y se llegaran a acuerdos, asi que ni tan poco, ni tanto como ocurre en Europa que tiene una legislación exagerada y muy exigente; habrá acuerdos y puede dar lugar a un bloque que frene la expansión de otros países menos preparados y a poder ser de una forma no cruenta sino de intercambios y necesidades varias.

Sisifo | 26/04/2016 17:13:32
.
Comentarios tan realistas como este se llevan oyendo por los pasillos del hospital años.
.
La normativa estadounidense no exige un etiquetado con la información nutricional de los productos alimentarios. ¡Viva la ignorancia por el bien del crecimiento!, ¿verdad Witness? Vuelvo a la idea que escribí hace dos días: tendremos que volver al mercado de plaza de hace 80años.
.
Crecimiento, crecimiento, crecimiento... Hay expertos que empiezan a hablar del concepto de decrecimiento. Las graficas de población mundial y de extracción de petróleo son paralelas. La extracción de petróleo ya está en caída, el modelo es insostenible. ¿Qué pasará ahora con la población?
.
Pues nada, Witness, que te aproveche el café con leche de vaca hormonada y las tostadas de pan de trigo con organofosforados, ¡comamos basura por bien del crecimiento económico! ¡Lástima que Soria no haya podido hacer fracking en las Canarias por bien del progreso!, ¿verdad?
.
Boas noites

Witness, aunque no he leído al tal Capaldo, yo diría que se refiere a las exportaciones netas totales, es decir, a la suma del valor neto de todas las exportaciones de los países firmantes.
Y digo esto porque si fuera así, no tendría sentido tu enunciado siguiente relativo a la coincidencia de un déficit comercial con crecimiento del PIB en EE.UU, pues como digo lo interesante es ver qué sucede en el conjunto, no en un solo país.
Por otro lado, EE.UU. puede mantener déficits comerciales permanentes porque tiene el monopolio de la moneda de referencia mundial, que es aceptada siempre por todos sus importadores. Y puede crecer, entre otras razones, porque la Reserva Federal puede crear masa monetaria y comprar con ella tanta deuda pública o privada como sea necesario para el crecimiento del PIB. A diferencia del BCE, está obligada a ello.

¿Es más fácil de defender la Reforma Laboral que el TTIP?.
¡Qué dios nos coja confesaos!

Si cosas que son malas nos las venden como buenas ¿por qué el tratado siendo tan bueno hasta nombrarlo es tabú?.
"El gato escaldado del agua fría huye" y más si ya lo han escaldado 100 veces. Ya nos viene otra quemadura.

Yo no sé si el tratado es bueno o no, porque no lo sabemos, lo que sé, es que el secretismo es sospechoso.

Pues sí, ya es curioso lo poco que se habla del tema…
Aquí, en este bendito país, siempre tenemos una excusa para todo; si no es la corrupción que corroe al PePe, son los resultados del Barça- Madrid o, si no es es la primavera super lluviosa en el Norte y escasez de ella en otras zonas, es la mala gestión de la Colau en el metro de BCN.
Del mismo modo, si no es la formación del gobierno que nos ocupa, fueron la ristra de elecciones que tuvieron lugar el año pasado. ¿Oyó usted a alguien de alguno de los grandes partidos hablar del TTIP? No, ¿verdad?. Si evitaron hablar del asunto, con la gran importancia que todo el mundo coincide en suponerle, ¿lo van a hacer ahora? Pues no, claro que no. Los grandes no consideran que el asunto merezca una discusión seria y, al parecer, nadie se pregunta por qué. Los intelectuales del régimen, los tertulianos pluri-enterados que lo mismo opinan del tiempo que lo hacen del precio del arroz en Venezuela, no tienen opinion al respecto, se han quedado mudos.
Concedido que no es fácil crearse una opinion sobre algo que resulta, en esencia, un asunto de alto secreto. Pero es que ni siquiera se plantea la discusion sobre, precisamente, el secretismo de las negociaciones. ¿No es demasiada casualidad? ¿tendrán razón los que dicen que en los medios se habla de lo que los poseedores de los medios deciden que se hable?
De los políticos que deberían supervisar a los que realmente están llevando a cabo las negociaciones ya sabemos que poco podemos esperar, ya lo han demostrado. Seguramente andan conchabados con los poderes financieros y ya han dado el visto bueno de antemano, si no ¿no estarían dando la matraca con las ventajas y beneficios que para la economía va a suponer el dichoso TTIP? En estos tiempos de penurias y altos niveles de desempleo, ¿no estarían prestos a ponerse la medalla y vendernos la mercancía que gracias a ellos vamos a consumir?
No, no lo hacen. Y no lo hacen porque la mercancía es defectuosa y en el futuro nadie querrá verse asociada a ella. Será una de esas plagas caídas del cielo, por arte de magia o porque no había alternativa, eso es lo que dirán. Porque estos tratados para favorecer el libre comercio no van del comercio, y menos del “libre”. Van de cuál es la forma en que canalizamos la (poca) riqueza de los ciudadanos hacia los bolsillos de los poseedores de las grandes corporaciones, los accionistas y rentistas y los que las dirigen y se autoconceden escandalosos bonuses por sus resultados, buenos o malos, lo mismo da. Va de cómo recortamos derechos laborales y sociales y de cómo suprimimos regulación que nos protege de los desmanes de los depredadores sin escrúpulos.
Y después de esta diatriba en contra, la opinión al respecto de algún economista “díscolo” con la corriente dominante de pensamiento al respecto:
http://cepr.net/publications/op-eds-columns/lessons-from-nafta-for-the-tpp?highlight=WyJuYWZ0YSIsIm5hZnRhJ3MiXQ==
http://cepr.net/blogs/beat-the-press/the-question-is-not-free-trade-and-globalization-it-is-free-trade-and-globalization-designed-to-screw-workers
Y last but not least,
http://cepr.net/images/stories/reports/trade-and-jobs-2016-04.pdf
En el que los autores afirman que los modelos que se utilizan para las proyecciones de los efectos de esta tratados no atinan al prever el impacto real que los tratados tiene en los patrones de comercio y tampoco en identificar que sectores de la economía saldrán ganando o perdiendo a raíz de la implantación de este tipo de tratados.
Mientras que en el modelo que defienden los que están a favor del TTP se pronostica un aumento del (¡no se caigan de la silla en la que están sentados!) 0,5% del PIB americano para el año 2030 cuando el tratado esté plenamente implantado, hay otros modelos (como el propuesto por Capaldo e Izurieta) que, por contra, auguran una pérdida de 448.000 puestos de trabajo y un descenso del PIB del 0,54% para el año 2025.
Esto desde el punto de vista norteamericano. Ahora pensemos desde el punto de vista europeo o simplemente desde el general: ¿esas pérdidas o ganancias son una suma cero?¿lo que pierde uno lo gana el otro, o los dos ganan, o los dos pierden? Y si es una cosa o la otra, ¿vale la pena todo el esfuerzo negociador, legislador, ejecutor para conseguir tan magros resultados?¿compensan la pérdida de derechos y la desregulación en protección medioambiental, laboral, sanitaria, etc.? Piénsenlo: un 0,55% del PIB, en el caso de España, son ± 500 millones de euros…menos da una piedra, por supuesto, ¿pero significa eso una gran diferencia, a favor o en contra respecto, de la situación actual?

Insecticida AntiWitt | 26/04/2016 17:56:10
Las promesas del "especialista profundo" me suenan como las del hermano Bush cuando vino a contarnos las "enormes ganancias" que iba a tener España cuando invadieran Irak reconstruyendo la viviendas que ellos derribaran.

txarlibraun | 26/04/2016 17:56:52
Los que protestamos lo hacemos por no conocerlo, los que lo defendéis parecéis conocerlo mucho y estar contentos con ello. ¿No os parece que los que sabéis deberíais contárnoslo a los que no sabemos y así nos contentamos todos?.


El mundo sigue existiendo, sí. Y la lógica ancestral , también:

"La injusticia de hoy, es la violencia de mañana"

Nos vayamos preparando.

Witness,


.
Permítame recordarle que hoy se ha olvidado de sus ya populares mantras habituales:

* Telepredicador comato en alfombra persa.

* Gobierno sensato, patriota y responsable que dirige Rajoy.


RAJOY, NI EN PINTURA NI SIN CABEZA.

El Tratado TTIP es un acuerdo comercial entre EEUU y Europa, sobre el cual no sabemos nada. Es más, los propios eurodiputados no saben la mitad de lo que se está cociendo en ese tratado. Entonces ¿Cómo es posible que haya detractores? ¿Saben algo que los demás no sabemos y se lo callan, o protestan porque es su sino?
No hablo de los que están a favor del Tratado TTIP porque no me imagino a Europa negociando durante años algo que perjudique a la UE, en lo que sea. Eso sí, los detractores siempre estarán ahí aunque no sepan de qué va la cosa. Y siempre estarán en contra porque se trata de algo que desconocen y se negocia con los americanos. Y piensan, si eso es así, los estadounidenses nos la pegarán, seguro.
Con el asunto del acero, Europa está perdiendo mucho dinero y muchos empleos, lo estamos notando ya en España. Ya se han cerrado muchas empresas, con el consiguiente desempleo. China tiene mucho excedente de acero de distintas calidades y trata de inundar el mercado internacional a cualquier precio. Como ya sabemos, el gobierno chino no guarda las formalidades que se guardan en Europa o en EEUU. En China, si es necesario emplear el dumping, se emplea. Vender por debajo de los precios de coste y estar subvencionados por el Estado es una cosa que se hace con normalidad.
Mientras tanto, los puretas de los países occidentales somos tan tontos que mantenemos una disciplina férrea para no perjudicarles. Así nos ha ido con la construcción naval y Corea del Sur, que nos quitaron una cantidad importante de contratos, sabiendo que el gobierno de Corea hacía dumping, y no nos importó. En aquella situación se perdieron miles de millones de euros en contratos y por lo tanto, puestos de trabajo.
¿Queremos que nos siga pasando lo mismo? O ¿Preferimos contrarrestar esas prácticas ilícitas con un tratado de protección?
Quizás, a esos que protestan diciendo que nos irá mal con el tratado, sea necesario aleccionarles y enseñarles la cantidad de personas que perdieron su trabajo porque esos países se saltan a la torera las mínimas normas internacionales. Como ellos no pierden sus puestos de trabajo.....
Obama lo que quiere es cerrar el acuerdo dentro de su legislatura para que figure dentro de su currículo. Es natural en un político que ya está en sus últimos meses de mandato. Pero lo importante es que ese tratado sea beneficioso para ambos y proteja los mercados de ambos.
No veo a los especialistas europeos, que negocian el TTIP, dejarse pisar el poncho por los americanos, a la vez que se perjudica a la Unión Europea. No lo creo.

Publicado por: el Alter Ego | 26/04/2016 17:34:36
Es que como el "especialista profundo" dice que con el TIFUS ese, o el TTIF, que ya me hago un lío, vamos a ganar todos, unos más que otros, suponía que con su Ego por las nubes sería usted de los más apañaditos. Si no fuera así, consuélese porque ya ha decretado el "especialista profundo" que menos, pero que ganar seguro que ganará usted. Felicítemonos por tanto.

@Publicado por: Insecticida AntiWitt | 26/04/2016 17:29:10

Mea culpa !!!!


Todo pretexto es bueno para predicar la buena palabra!!!


Buen documental!

Insecticida AntiWitt | 26/04/2016 16:51:31
Así que se supone que soy un progre rico. Vale, suena interesante y me alegro de conocerme ☺☻

Sisifo, Sisifo, mi admirado Sisifo. Entiendo que la ironía es difícil detectar en el escrito, donde no se percibe modulación alguna de la voz. Fíjese si estoy tan de acuerdo con sus acusaciones que mañana, ¡por fin!, asisto al estreno de la última denuncia de Michael Moore, "¿Qué invadimos ahora?" (Where to invade next), en la Cineteca madrileña, dentro del Ciclo Documentamadrid. Saludos.

@ Publicado por: Insecticida AntiWitt | 26/04/2016 16:51:31


Comamos basura con hormonas y pollos al cloro, a la americana !!!!
Creemos campos de concentracion para cerdos, vacas, pollos, al estilo americano, donde los animales se comen entre ellos y los atiborran de antibioticos !!!!
Gracias a los cuales los humanos son cada vez menos responsivos a los tratamientos antibioticos
Viva la enfermedad universal a la americana y sin cobertura médica !!!!!
Comamos basura que es mas moderno !!!!


Exterminemos a las abejas, con la benediccion de Monsanto !!!!
Propaguemos las malformaciones congenitales, como sucede en Brasll y en Argentina, gracias a los productos toxicos de Monsanto en los campos de soja !!!!


Hagamos de Europa el paraiso de los obesos, como en las Americas !!!!


Dejemos que las empresas americanas compren a los arbitros que nos imponen en los conflictos comerciales!!!


Porqué sera que los españoles siempre opinan de lo que desconocen y no se informan sobre lo que vierten tantasaseveraciones?

Publicado por: el Alter Ego | 26/04/2016 10:40:29
A gorrazos deberíamos correr a progres como se le supone a usted, que debe ser desde un "encorsetado de los mercados" hasta un "exacerbado nacionalista", tal y como define el especialista profundo que le sigue en su comentario. Y que, muy atinadamente, ya anuncia que "como en todo proceso en que el mercado tiene parte fundamental, habrá quienes ganen más y quienes lo hagan menos". Encima seguro que usted será de los primeros y aquí anda, quejándose sin ton ni son. A gorrazos, desde luego. ¡Viva el TTIF!


Y digo yo: Iñaki, que además de informar suele opinar y aun valorar, en este caso, el del Tratado Transatlántico de Libre Comercio e Inversión, que se negocia desde 2013 entre la UE y USA, naturalmente de espaldas a la ciudadanía y a sus representantes elegidos democráticamente, es decir, aplicando el estribillo aquel tan bonito místico-gansteril que decía "¡oh dichosa ventura!, a escuras y en celada", ¿no se pronuncia al respecto? ¿Nos quedaremos, pues, sin una valoración ética y aun pragmática del asuntito? Lástima, ¿no?
.

Pues lo acabas de decir, Iñaki, todo va encaminado a que las grandes multinacionales dominen el mundo y no es bueno, estas son mis preguntas ¿lo podemos evitar?, ¿estamos atados ya, o hay posibilidades para evitarlo?. Ya que es de máxima importancia para los ciudadanos este acuerdo, ¿por qué lo hacen en secreto?, cuando se hacen cosas así, todo indica a peligro, y muy grave, o una de dos, sumisión o rebeldía, las guerras no son buenas, pero me huele a que las hayan por este motivo si no lo solucionamos antes. PD; si fuéramos como teníamos que ser, tendríamos que evitar ese juicio, por dignidad, si no lo evitamos es que estamos sumisos ya.
Saludos… Félix.

Una bandera para la tensión, un trapo rojo que arrastre a las masas, un grito populista que vuelva a dividir el mundo entre buenos (los salvadores de la utopía igualitaria permanente) y malos (los realistas del mercado y la sociedad abierta, siempre en evolución); en definitiva,dejémonos de tapujos, ese es el fondo de la cuestión. No se trata de la consideración de un balance de beneficios y pérdidas sino el planteamiento de un escenario de conflicto que hurte a la visión del ciudadano los fracasos de la izquierda, que haga olvidar, por una parte, a los tres millones y medio de parados que acarreó el gobierno socialista y, por otra, la catástrofe social, económica y política que el podemismo bolivariano plantea como alternativa, velando la corrupción, violencia, escasez, pobreza e involución democrática generadas por el “socialismo del siglo XXI”.
.
Nada mejor para ello, claro que plantear un fantoche abyecto desde el sempiterno intento de convertir a la “destrucción creadora” en un anuncio de la destrucción a secas, utilizando para ello una interpretación sesgada de la realidad. Lo cierto es que el TTPI plantea grandes ventajas para el comercio transatlántico que, según la mayor parte de los modelos económicos, anuncian crecimientos en el empleo, la prosperidad y la disponibilidad de bienes y servicios para EEUU y Europa. Como en todo proceso en que el mercado tiene parte fundamental, habrá quienes ganen más y quienes lo hagan menos, pero todos se beneficiarían de las mejoras en la inflacción y de la ampliación de los mercados; tanto más una economía como la española, cuyas PYMES ven limitada su capacidad exportadora tanto por las barreras arancelarias como –y fundamentalmente- por las no arancelarias.
.
Por supuesto, habrá expertos a favor y en contra del Tratado: unos maximizando los beneficios y otros minimizándolos. Entre los segundos destaca Jeromín Capaldo, un típico economista de la demanda, que se ha convertido en el gurú de referencia de los agitadores de la antiglobalización. Lo cierto es que sus predicciones negativas están sesgadas por la calidad de sus modelos teóricos y por el abuso de presunciones inconsistentes (por ejemplo, entre ellas, que si las exportaciones netas no crecen, la producción no se vería afectada positivamente; algo que se demuestra falso con sólo mirar a EEUU, cuyo muy negativo balance por cuenta corriente no ha impedido en absoluto el crecimiento, la generación de empleo y el mantenimiento de bienestar). Otros economistas, como Bauer y Erixon, han puesto de manifiesto tales inconsistencias. Basta ver los efectos históricos de la integración europea para refutar la mayor parte de los planteamientos de Capaldo: Europa no ha visto el desempleo masivo ni la implosión económica que su informe predice ocurriría como resultado el TTPI.
.
En suma, la mayor ironía de todo esto es que la izquierda siga llamándose a sí misma “progresista” cuando no ceja en asumir posturas conservadoras, que van desde el encorsetamiento de los mercados hasta la exacerbación de los nacionalismos, en esta era en que la sociedad humana ha alcanzado la escala planetaria.

Seguramente la única atención que deberíamos prestar es ir y correr a gorrazos a los negociantes que se están repartiendo el roscón a escondidas.

¿Y como le vamos a prestar atención al 'trágala' del TTIF si se está 'negociando' en absoluto secreto, a espaldas de los que lo hemos de sufrir?, cuando los que están decidiendo nuestro futuro se esconden en rincones oscuros para decidirlo seguramente no nos están preparando un regalito de Navidad con cintas de colores, es más creíble que se estén comiendo a escondidas el roscón de reyes de nuestros hijos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal