Parejas longevas y felices, ¿cómo lograrlo?

Por: | 01 de diciembre de 2013

81st-wedding-anniversary--012

Foto: The Guardian.

 

Esta semana John y Ann Betar han celebrado su 81 aniversario de boda en Estados Unidos. Son la pareja más longeva de su país. En España Justo Galindo y Lucía Rodríguez alcanzaron el mismo récord el pasado septiembre en Valdelacasa del Tajo; aunque ambos matrimonios distan todavía nueve años del conformado por los chinos Yang Shengzhong y su esposa Jin Jifen, quienes llegaron a celebrar sus 90 años juntos. En la actualidad, alrededor de 50 por cierto de los matrimonios prosperan en culturas occidentales, ¿pero también lo hacen en el amor? Un matrimonio longevo no significa necesariamente un matrimonio feliz, ya se sabe. De hecho, en los años 90 Glenn estudió parejas casadas veinte años atrás y solo el 25 por cierto conservaban o habían mejorado la felicidad alcanzada al principio.

Se puede continuar con una pareja por mil motivos y no ha de ser porque se sientan satisfechos en su relación, necesariamente. Se puede prolongar por los hijos, por cuestiones económicas, presiones religiosas o sociales, por vergüenza o por las bajas expectativas de encontrar una persona mejor, entre otras. Supongo que más de uno habrá conocido o incluso vivido, motivos como los anteriores. Así pues, si el contexto o nuestros principios condicionan la ruptura, ¿qué determina la felicidad? Hace un tiempo hablamos de cinco claves, pero ahora vamos a revisar otro enfoque diferente: la gestión de las tensiones individuales o de las paradojas en la pareja.

Cualquier decisión vital nos enfrenta a la duda de qué hubiera ocurrido si no la hubiéramos tomado. Esto mismo sucede en el amor. Cuando estamos con alguien, se abre el mundo de los anhelos o de las fantasías imaginándonos de otro modo o en otras situaciones. Conforme sepamos vivirlo, seremos capaces de mantener o de incrementar nuestra felicidad. Veamos cuáles son dichas tensiones, según el análisis de Yela y otros autores:

  • Deseo frente a posesión: Como resume el gran Oscar Wilde: “Solo hay dos tragedias en la vida: perder a quien se ama y conseguir a quien se ama”. Y no sé si será así, pero muchos de los “amores desgarradores” que he conocido han tenido la peculiaridad de haber sido imposibles. Desde ese lugar se construyen mundos de posibilidades perfectas, pero irreales. En la medida que se consigue, todo se desvanece. Lógicamente, no había amor, sino movimiento de conquista y poco más. Pero, cuidado, dicho movimiento también puede ser el primer paso para una historia de 81 años. Como les ocurrió al matrimonio Betar. John rescató a Ann de una boda pactada por su padre con un hombre 20 años mayor. Huyeron de su pueblo en Connecticut y marcharon a Nueva York desde donde viven hasta la fecha.
  • Pasión frente a la rutina: La pasión tiene el aliciente de la novedad, de la intensidad. Pero pasado el tiempo, las parejas se conocen de tal manera que llega un momento en el que lo que hay que gestionar es la rutina. No cabe duda que todos necesitamos estabilidad para crecer en otros apartados, el problema surge cuando ésta se convierte en rutina que asfixia. Por ello, hay parejas que generan conflictos de manera inconsciente para encontrar la pasión en ese espacio. Y en dichas espirales perduran (otra cosa es que les haga felices). Así pues, una de las claves es contemplar a la otra persona con mirada de curiosidad, no dejar de sorprenderla o de conocer cómo es, más allá de lo que pensamos de él o de ella. Todos tenemos aristas que incluso nosotros mismos desconocemos.
  • Idealización frente a la realidad: Relacionado con el primer punto, había una frase del gran humorista Gila que refleja esta tensión: “el matrimonio es como el metro, los que están dentro quieren salir y los que están fuera quieren entrar”. Las películas de amor de Hollywood terminan en el gran instante del sí, de la conquista… pero suelen obviar los momentos de cotidianidad, en definitiva, de nuestra realidad. La gestión de nuestras expectativas en este punto es especialmente importante. Como dice Ann Betar respecto al éxito de su pareja: se ha de aceptar al otro como es, que es un modo de reducir la idealización.
  • Compromiso frente a independencia: aquí nos enfrentamos a los dilemas universales de seguridad-exploración; aproximación-evitación. La relación amorosa requiere compromiso y choca contra el deseo de independencia, de no dar explicaciones, de “no sentirnos atados”. Quizá en este punto lo relevante es construir una pareja con los márgenes de libertad adecuados y donde la gestión de nuestra confianza y el miedo resulta fundamental. En la medida que dudemos de nosotros mismos, dudaremos del otro. Por ello, personas infieles pueden ser terriblemente inseguros con respecto a su pareja.
  • Fidelidad frente a deseo de novedad: en este apartado como en los anteriores, es una tensión que puede romper una pareja y posiblemente, la más difícil de gestionar. Cuando uno está enamorado, la pasión anula la motivación básica mamífera de la búsqueda de la novedad. El problema es cuando se lleva tiempo. Quizá el desafío sea una vez más crear la sorpresa dentro de la pareja, dedicarle tiempo y esmero como al principio, no dejarse arrastrar por la comodidad. Es entonces cuando surge el aburrimiento y se inauguran todas las tentativas problemáticas de resolución: infidelidades ocultas o abiertas, represión de la conducta o de los propios deseos…

Estar en pareja significa renunciar a cosas para ganar otras. Cuando uno ama las anteriores paradojas se resuelven fácilmente. Quizá lo difícil sea aprender a amar, a aceptar al otro y a uno mismo en momentos muchas veces difíciles. El amor es una experiencia dinámica, de negociación casi diaria, de profunda generosidad y aceptación, de búsqueda de libertad personal y de respecto hacia uno y hacia el otro. Cuando nos comprometemos, conocemos el punto de partida del camino pero desconocemos los valles, los precipicios o los cambios de deseo de nuestro acompañante a lo largo de la travesía. Sinceramente, creo que el amor es la necesidad más profunda del ser humano y por el que vale la pena vivir, pero como todo lo valioso, requiere dedicación, tiempo, paciencia, respeto y muchas dosis de cuidado.

 

Fórmula:

El amor es una experiencia dinámica, de profunda generosidad y aceptación, que implica gestionar las tensiones y las paradojas a las que nos enfrentamos como personas hacia un objetivo compartido.

 

Recetas:

A continuación recojo un resumen de las recetas de las personas que han participado a través de los canales de Twitter y Facebook ante la pregunta: “Claves para un matrimonio longevo y feliz”. Gracias a todos por las aportaciones. Recojo algunas (y siento dejarme algunas en el tintero):

  1. Objetivos y valores comunes y compartidos: Si no miramos al mismo punto, será difícil que hagamos una travesía adecuada. En este apartado está la capacidad de crear nuevas ilusiones y proyectos de futuro que sigan avivando nuestra necesidad de descubrir (Javier Guardional, Juana Maríeta Bernedo Cornejo, Francisco Ranchal, Joaquín Villena). Una buena idea es preguntar a nuestra pareja sobre cómo se ve en un año, cinco o diez. Supongo que preguntar dentro de 81 años puede resultar un poco excesivo.
  2. Respeto por el otro y por uno mismo: ha resultado uno de los valores más mencionados (Nines Dvicente, Acga García Álvarez, Patricia, Pris, Domingo Gaitero, Germán Fernández, Jotapjota), donde incluimos también tolerancia y el apoyo hacia el otro.
  3. Libertad y generosidad: Como resume Elisa Fega: “Alas para volar y motivos para quedarse”. Conceder márgenes de libertad o como resume Cristina de Fez: “Si te sientes libre, te sientes querido y respetado, valoras lo que tienes y lo deseas siempre”. ¿Hasta qué punto concedemos libertad a la otra persona?
  4. Comunicación abierta: Ann Betar habla de la importancia de discutir todos los problemas con la firme intención de llegar a un acuerdo. Juan Londoño, amigo y experto en comunicación, menciona que ante una discusión, se ha de hablar de hechos y no del ser; y ante un reclamo al menos tres mensajes de aprecio. Senda Psicólogos sostiene la importancia de una comunicación adecuada para no perder la complicidad de ser buenos amigos. Y Gaalad López y Julia de Miguel incluyen en este apartado la capacidad de perdonar, sobre la que hablamos hace un tiempo.
  5. Cuidar al otro: Implica tiempo, generosidad y mucho cariño. Noelia San Emeterio Pacheco lo recoge en una cita muy interesante: “Alguien le preguntó a una ancianita: ¿Cómo se las arreglaron para estar juntos 65 años? Ella contestó: “Nacimos en una época en la que si se rompía, se arreglaba y no se tiraba a la basura”. Carlos Ortiz Sanchidrián y Alberto Asiain incluyen en este apartado el aspecto físico, la atracción que, por supuesto, no se ha de descuidar.
  6. Sorprender: Techu Arranz, experta en desarrollo personal, recoge la importancia, de renovar la mirada hacia el otro, descubrirle cada día y tener la capacidad de sorprender amablemente.
  7. Actitud positiva: donde está el humor, la diversión, el juego… como mencionan Óscar Generoso, María Rosa Flaherty
  8. Quererse a uno mismo: Y es imposible aprender a amar si no nos aceptamos a nosotros mismos y tenemos la fantasía de que el otro nos va a rescatar de nuestras dificultades.  

 

Fuentes:

  • Yela, C et al. “Las dos caras del amor: funciones, mitos, paradojas y renuncias” en Worchel, S. et al. “Psicología Social”, Thomson, 2007.
  • Glen, D. (1991):  “The recent trend in marital success in the United States”, Journal of Marriage and the Family, 53, 261-270.
  • Opiniones tomadas del canal de Twitter y Facebook.

Hay 24 Comentarios

Sin duda completamente cierto, pero yo creo que lo importante es una buena comunicación, he encontrado otro articulo interesante:
http://psicofrikadas.blogspot.com.es/2013/12/es-que-tendrias-que.html

Ya me gustaría llegar a mí así, y con esa felicidad que emanan....

http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

Echo de menos algo que como creo importante escribo: querer quererse. Pienso que si ambos desean quererse encontrarán las otras miles de formas de llegar a quererse siempre. La voluntad es esencial para superar todo en la vida. Recordad: querer quererse.

tulio, enhorabuena!! Con sinceridad eres un ser luminoso, muitíssimo poco comun en todos los tipos de sociedad del planeta. Como tiene suerte tuya esposa, que tengais muchos años de vida, salud y sexo con novedad! És como ganar en la Loteria! Enviiiiidia! Saludos!

Viendo la foto... para mí que están drogados. No digo más...

http://cuidadoconloshuevos.blogspot.com/


Algo pasó con el primer post. No apareció.
¡Guau! Me parece que estoy hacienda de bobo y lo peor es que lo estoy haciendo como un muchacho y no como lo que soy: un hombre maduro y alegre de vivir la vida como un placer.
No sé por dónde empezar…lo intentaré una vez más, no quiero convencer porque ya se ve que soy malo para convencer… solamente:decirles que estoy hablando con mi verdad…¿qué ganaría un hombre como yo tratando de mentir a personas que ni siquiera conozco y que nunca conoceré en la vida real?
No. Esta es mi verdad. Yo no quiero cambiar de parcera. Yo estoy muy contento y feliz con lo que tengo; pero ésto que tengo no me llegó del cielo ni apareció de la nada. Lo construí, mejor dicho, lo hemos construído, porque en el amor somos dos.
Siempre me di cuenta que la monotonía lo mata todo… y es allí donde yo me propuse cambiar, innovar Empecé a modificar mi conducta con mi esposa. Dejé de lado las cosas negativas, lo que nos distanciaba y lo que de ella no me gustaba…empecé a verla cómo es y me concentré, no en cambiarla sino en destacar los aspectos positivos que ella tiene como persona y como mujer. Empecé a verla con otros ojos; empece a decirle más frecuentemente lo que ella significaba para mí y cuán importante era tenerla como esposa, en suma para hacer este cuento más corto…concentré todas mis energías en demostrarle mi amor, decirle las cosas que sentía por ella y que antes no le decía porque yo pensaba que eran obvias. Todo lo que no se dice no existe porque nosotros somos seres de palabras.
Algo así como lo que dice Amado Nervo ¿lo conocen? Es un poeta mexicano. El dice en una de sus estrofas del poema En Paz:
que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.
Y ésto es lo que estoy cosechando ahora.
Debo decir que soy un hombre afortunado, porque mi compañera de tantos años me creyó y me ha seguido el juego hasta hoy. No hay mentiras, no hay fingimientos ni tampoco hay dobleces… pero debo decirles que somos muy felices haciendo el amor…porque fuimos capaces de desterrar la rutina, de innovar, de ser creativos, de ser lúdicos. Me gusta más la palabra juguetón. Y aquí estamos, yo con 67 y ella con 63 disfrutándolo como si nos fuéramos a morir manana.
Siceramente.

Se convierten en compañeros de piso, y punto.

tulio, todo lo que hablas de sexo és verdadero. Pêro llega al fin en 5 años de relacion amorosa. Lo dudo que una mujer casada desde hace 40 años sea capaz de sentirlo como describes con el mismo parcero. Seamos amorales (no inmorales), si cambias el parcero, és possible por una cuestion de fisiologia cerebral y sexual. Ahora, el amor de compañeros y hermanos és cada dia mejor. O no, Soy yo la incompetente. Un saludo!

Catalina:
Nada que implique dolor o sufrimiento en la actividad sexual me motiva; por el contrario, corta mi inspiración y me produce pena.
El sexo para mí es alegría, éxtasis, ternura, pasión incontrolable; deseos de "ser dueño del otro y que también el otro sea tu dueño" meterse no sólo en la piel del otro, sino escarbar en los lugares más íntimos del placer. Abrazarte, comerte a besos, succionar todos los rincones de tu cuerpo; tratar de encontrar tu alma en el más allá de tu cuerpo, tocarse, decirse cosas (no sé si indecentes) porque alguien me dijo alguna vez que "en el amor como en la guerra todo está permitido". Por ello para mí si esposa está de acuerdo lo hacemos simplemente y si a alguno no le gusta lo dejamos.
Si eres feliz en la cama tu día va a ser un buen día. En el desayuno mira a tu pareja con ternura y agradécele con una mirada que tú también estás contenta"
Después ya empieza a pensar cómo lo vas a disfrutar la próxima noche y si después por alguna razón no pasa nada... no te enojes, entiende que tu pareja puede estar un poquito enferma, cansada o simplemnte quiere dormir; así los días son mós placenteros y alegres.

Saludos.

Para tulio: "tengo 67 años y estoy disfrutando a mi mujer con la madurez que dan los años y con la novedad de los 18" Enseñame, por favor. con todos mi respetos, a mi no me gusta el sexo anal, el sadomaso, la lluvia dorada, el sexo grupal, etc, etc ...

"creo que ahora somos más felices que ayer" : De acuerdo!

Para mí lo más importante con mi pareja es satisfacer nuestras necesidades como personas, adivinarnos lo que queremos y de vez en cuando sorprendernos; también es muy importante ser creativo en la vida sexual. Después de haber hecho el amor miles de veces...hagamos locuras y pidamos lo imposible. Pareciera, por los comentarios anteriores, que las parejas son asexuadas.
Tengo 67 años y estoy disfrutando a mi mujer con la madurez que dan los años y con la novedad de los 18. Creo que ahora somos más felices que ayer.
Por último es muy importante que ambos tengan el mismo nivel intelectual.

Me parece que cuando una pareja tiene que enfrentar algún obstáculo importante para la relación (deseo frente a posesión) esa barrera puede hacer mucho para volverla la relación más duradera. Seguramente tendrá que ver con algo a nivel cerebral de tipo adictivo que se activa cuando estás con la pareja, permanece latente cuando hay separación y otra vez vuelve a activarse con más fuerza cuando se supera esa separación ¿qupé opinan?

Creo q si un matrimonio es duradero es porq se cumple el acuerdo q se ha establecido previamente. Si alguien se lo salta se acaba. Si me sorprende q no se mencione la comida, el cocinar bien es un metodo q funciona para q tu pareja mantenga su parte del acuerdo.

Pues sí Venecia, al final el hombre tradicionalmente busca formas de evadirse del matrimonio, y en muchas ocasiones las encuentra, mientras la mujer parece más resignada, esperemos qiue pronto los estigmas cambien y la mujer también pueda encontrar formas de evadirse y no suponga ningún trauma

Nadie va a sugerir que el buen sexo tambien es importante?

Estoy de acuerdo con Venecia!

Me ha gustado mucho el artículo! es diferente a lo que lees diariamente sobre las relaciones de una noche, sobre del si no me satisface una relacion pues pasa a la siguiente y así eternamente. Yo llevo diez años casada, me case muy joven con 22, y el cuento de hadas dura unos años, luego viene tooodo lo que dice el artículo y sí hay que aprender a pasar por encima de la idea de cuentos de hadas que pintan en los cines, hay que aprender a amar incluso en medio de las dificultades, a querer, admirarse y respetarse por encima de los que no nos gusta de nuestra pareja y regocijarse con lo que nos gusta... ahh y claro no perder el humor!

Una pontualizacion: en la epidemiologia de la depression tenemos: grupos más deprimidos
1- mujeres casadas
2- hombres solteros
3- mujeres solteras
4- hombres casados
O sea el matrimonio es mucho mejor para la salud mental del hombre que de la mujer, o sea un largo matrimonio para la mujer se resume: cálate y aguanta!

Llevamos 43 años con mi mujer juntos. Hemos tenidos nuestros más y nuestros menos. Pero creo que hay dos recetas infalibles para mantener la pareja. El humor y la admiración mutuas. Me sigo divirtiendo con las salidas de Inés y ella con las mías. Nos reímos de nuestras diferencias de apreciación con la vida, los hijos y los nietos y ambos nos admiramos en esas diferencias. No imagino mi vida sin ella, y creo que a ella le debe pasar algo parecido!
www.arquitectoweissmann.com

Je,je,je. Se me ha ocurrido que podríamos incluir este tipo de recetas en nuestra sección de recetas secretas, porque no deja de ser algo que prepara uno con cariño y con alma para deleitar al compañer@ durante su vida para lograr estar juntos por siempre, muy buenos consejos http://www.capitanfood.com

Estoy muy de acuerdo con el comentario de José.

Y reir, reir cada día con tu pareja

Parece una lista de cosas que hay que aprenderse y deberes para hacer en casa. Creo que es mucho más fácil que todo eso y que se puede aplicar igual a otras relaciones personales, como la amistad. Según lo veo yo, hay gente tan egoísta que les cuesta ver más allá de su ombligo y así es imposible. Su vida sentimental es una sucesión de fracasos y nadie quiere de ellos ni la memoria. No es que sean psicópatas, o ese sería el extremo, pero algo así. Hay otras personas con las que siempre puedes contar, compañeros, y con ellas va todo sobre ruedas y cuando hay problemas se solucionan a la voz de ya.

Yo creo que la única fórmula es tener mucha paciencia y mucha comprensión http://xurl.es/9ik46

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Laboratorio de Felicidad

Sobre el blog

En el laboratorio de la felicidad analizamos experiencias, recogemos investigaciones y aportamos claves para vivir de un modo más saludable y optimista. Ponemos un microscopio para entendernos un poco mejor a nosotros mismos en nuestra relaciones personales y profesionales y ofrecemos fórmulas prácticas para incrementar nuestras dosis de felicidad en el día a día.

Sobre la autora

Pilar Jericó

Pilar Jericó. Curiosa del ser humano, de las emociones y de las relaciones personales. Es socia de la consultora Be-Up, coach y doctora en organización de empresas. Escritora de ensayos y novela y conferenciante internacional desde 2001. www.pilarjerico.com.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal