¿Cuándo te sacrificas demasiado por tu pareja?

Por: | 15 de febrero de 2015

Compromiso_amor

Te esfuerzas por agradar a tu pareja, te vas adaptando a sus planes, renuncias a cosas tuyas por estar con él o con ella… pasa el tiempo y de repente, un día, tenéis una discusión o, sencillamente, tú no te sientes bien. Es en ese momento en el que una pregunta te surge con fuerza: ¿Cuántas cosas he dejado de hacer por mí? Puede que sean cosas sencillas, como no haber ido a algunas fiestas o no haberte apuntando a ese viaje de fin de semana con amigos. O puede que se traten de decisiones más complejas, como haberte mudado de ciudad o haber comenzado una convivencia con sus hijos. Pues bien, si te ha ocurrido, tranquilo, tranquila: forma parte de los estragos de la química del enamoramiento. Cuando caemos en manos de Cupido, vemos todo de “color de rosa”. No nos importa renunciar a nosotros porque sencillamente, él o ella se convierte en lo más importante. Sin embargo, las hormonas van descendiendo su baile y poco a poco nuestra mente comienza a “resucitar”. Es entonces cuando tiramos de una balanza interna y sopesamos. Y si el resultado no es muy favorable, de la manera en la que sepamos gestionarlo dependerá la continuidad (o la cantidad de discusiones) con nuestra pareja.

Antes de nada, aclaremos algo: cuando decidimos, renunciamos. Si nosotros queremos estar con alguien, es lógico que tengamos que renunciar a otras cosas que hacíamos de solteros o con nuestras anteriores relaciones. Ahora bien, el problema surge cuando en una pareja siempre hay una de las partes que está continuamente cediendo con tal de agradar al otro. Si eso ocurre, deja de ser renuncia para convertirse en sacrificio. Y un sacrificio en una relación tiene un precio demasiado alto para los dosCuidarte a ti es cuidar también a tu pareja. No te engañes con frases de: “si me da igual”, “total”… Todo ello, te puede llevar a un enfado silencioso que de repente un día explota. Por dicho motivo, intenta frenarlo a tiempo. Veamos algunas claves:

Identifica cuáles son tus necesidades

El amor es muy bonito, pero este no existe si es a costa de dejarte tú la piel. Haz un listado de qué es importante para ti: aficiones, actividades, amigos, visitas a la familia… Valora en los últimos tres meses cuánto has hecho de todo ello o cuánto habéis compartido. Hay personas que se mimetizan con el otro y llega un momento, en el que no saben ni qué es lo que realmente desean. Si te ocurre a ti, acude a tu infancia o a tu adolescencia: ¿Qué te gustaba hacer? Quizá de ese modo alcances algunas respuestas. Y si el motor por el que no tienes en cuenta tus necesidades es el miedo al abandono, ten en cuenta algo: no vivas una relación de pareja a costa de renunciar a ti mismo o a ti misma. El precio es demasiado elevado y un amor así, “no es amor, sino obsesión” (como decía la canción hace años) o egoísmo por la otra parte… Todos tenemos el derecho (y la obligación) de defender nuestras necesidades sin hacer daño a la otra persona. Anular dicho derecho es matarnos a nosotros mismos de manera silenciosa.

Da espacio a sus necesidades

Una relación es un juego bidireccional. Él o ella también necesitan su tiempo. Identifica qué le gusta a tu pareja y aunque te cueste, dale ese espacio y evita todos los juegos de chantaje emocional, tipo “qué lástima que no estés aquí” o no te llamo porque te lo estarás pasando muy bien con tus amigos o amigas. Al igual que nos merecemos cuidarnos, nuestras parejas también necesitan hacerlo. Cualquier forma de culpabilidad o de chantaje encubierto es un terreno minado que no suele acabar bien.

Negocia

No todo es blanco o negro. Existen fórmulas mixtas. Si tu pareja quiere que vayáis a tal sitio y no te apetece, puedes aceptarlo a cambio de algo. Sé creativo o creativa. Existen miles de opciones para salir los dos ganando. Pero cuidado, que no sea siempre el mismo quien cede. 

Compensa

Los seres humanos tenemos una balanza interna en la que medimos qué hacemos por alguien y recogemos lo que el otro u otra ha hecho por nosotros. Si comenzamos una relación con una mochila demasiado pesada (cargas familiares, difícil situación laboral, hijos pequeños…), hemos de ser sensibles e intentar compensarlo de algún modo con otras decisiones, detalles y con un sincero agradecimiento. De este modo, conseguiremos equilibrar nuestra balanza.

¿Vale la pena?

Hay personas que hasta con sus amantes se sacrifican. No te engañes jugando al solitario y sé sincero contigo mismo o contigo misma. Si crees que es una relación que no tiene mucho futuro, no hagas grandes renuncias de las que luego te vas a arrepentir. El pragmatismo también funciona en el amor y este no está reñido ni con el romanticismo ni con la ternura. 

En definitiva, una renuncia continuada en el tiempo es un sacrificio que nos daña a nosotros y a nuestras parejas. Saber identificarlo a tiempo es un buen método para mejorar nuestra relación y, por tanto, nuestra felicidad.

 

Imagen: Licencia Creative Commons, Carmen Eisbär

Hay 5 Comentarios

No puedes elegir si van hacerte daño en este mundo, pero si puedes elegir quien te lo hace.

Cuando en la pareja uno de los dos da en pensar cuánto se sacrifica, la señal de alarma es total. Cuando existe Amor, cuanto realizamos es parte de esa entrega amorosa de que somos capaces, porque vivimos en la realidad de ser UNO solo. Hay que observar primero en nosotros mismos qué nos está sucediendo. Analizar por qué ciertas demandas o actitudes del o la consorte nos causan un grado de contrariedad con respecto a nosotros mismos. No nos engañemos. Quien realmente nos ama nunca exige. Comparte.

En la vida debemos encontrar el equilibrio, Alcanzando con suerte el final del recorrido, y siendo conscientes de haber servido para algo.

Estoy totalmente de acuerdo, el equilibrio es la clave. Veo relaciones que son carceles, porque no han sabido adaptarse y complacer de forma mutua. Libertad quizás sea el aspecto más delicado, algo que todas las parejas deberían tener en su justa medida, pero que brilla por su ausencia en muchas de ellas.

Parecido a como pasa en las plantas con flores, que son frescas y lozanas al principio y luego se maduran.
Y si son polinizadas se transforman en un fruto perdiendo las hojas y la fragancia que ya cumplió su misión.
Un fruto que será el resumen de sus vidas anuales y efímeras, pero no por eso menos bellas.
Dando el fruto semillas que con suerte harán brotar otra planta y otra flor el año siguiente.
Si se mira desde el afecto, para convivir hemos de aceptar el riesgo de compartir con alguien el camino, que como nos puede pasar a nosotros puede tropezar.
O tener dificultades de adaptación.
En un mismo proceso de capacidad y madurez, perdiendo las hojas por el camino que cumplida su función permitirán que aparezca un fruto.
Alcanzando con suerte el final del recorrido, y siendo conscientes de haber servido para algo ejerciendo de compañeros de viaje, y mirando para adentro en nuestro interior para ver si llevamos algo más que malos recuerdos o frustración.
A cambio de nuestra comprensión y esfuerzo, como compañeros de viaje, siendo también el mérito una forma de ser felices al contemplar como se cierra el círculo.
Y sigue rodando el ciclo de la vida gracias a nuestra colaboración, ganado con ello cordura.
Aunque por el camino y a nuestro alrededor se vean tallos rotos que se lleva el viento.
Siendo nuestra naturaleza fungible y efímera, nos queda el néctar de las flores abiertas en primavera, como un recuerdo inolvidable.
Que hemos vivido, y eso son hechos que se quedan escritos en la historia de nuestra realidad.
Como personas conscientes.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Laboratorio de Felicidad

Sobre el blog

En el laboratorio de la felicidad analizamos experiencias, recogemos investigaciones y aportamos claves para vivir de un modo más saludable y optimista. Ponemos un microscopio para entendernos un poco mejor a nosotros mismos en nuestra relaciones personales y profesionales y ofrecemos fórmulas prácticas para incrementar nuestras dosis de felicidad en el día a día.

Sobre la autora

Pilar Jericó

Pilar Jericó. Curiosa del ser humano, de las emociones y de las relaciones personales. Es socia de la consultora Be-Up, coach y doctora en organización de empresas. Escritora de ensayos y novela y conferenciante internacional desde 2001. www.pilarjerico.com.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal