No dejes que tu paciencia coja el AVE

Por: | 19 de mayo de 2015

Paciencia

Estamos en la era del minuto a minuto, del resultado inmediato, de la conexión en directo, de las dietas milagro, de la comida rápida, de las descargas por Internet instantáneas, del tren de alta velocidad… La tecnología nos ha hecho la vida mucho más fácil, pero por otro lado también ha creado auténticos devoradores de satisfacción inmediata. Hoy más que nunca, en la edad de la impaciencia, es la paciencia la que emerge como virtud más que necesaria si no queremos que la frustración nos visite con frecuencia. Si revisamos uno de los experimentos con más ‘paciencia’ que se recuerdan, el psicólogo de la Universidad de Stanford Walter Mischel, realizó un estudio cuyas conclusiones llegaron muchos años después de iniciarse. Mischel reunió a un grupo de niños de cuatro años y les puso delante una golosina ante sus ojos. Un momento muy complicado y sin duda muy tentador para los pequeños. Antes de darles vía libre para devorarla, les propuso que si eran capaces de esperar veinte minutos sin comerse el dulce, les daría otro. Si por el contrario no podían controlar su primer impulso y se lo comían, no recibirían un segundo. Dos de cada tres pequeños no pudieron aguantar y se la llevaron a la boca rápidamente, mientras que solo uno de cada tres logró reprimir sus ganas, a pesar de sus miradas de sufrimiento. Ahí quedó la primera parte del testeo, en ‘stand by’, hasta que muchos años después, cuando los niños ya se afeitaban y estaban en la universidad, Mischel volvió a fijarse en ellos. El descubrimiento fue extraordinario cuando se dio cuenta de que los que en su día consiguieron esperar, obtenían mejores calificaciones y mejor empleo que aquéllos que años atrás no consiguieron controlar su paciencia. Este experimento, cuyo éxito también se basó en la espera, desembocó en el llamado Principio del éxito, que resume que las personas que tienen la habilidad de aplazar la gratificación son más propensas a tener éxito que los que buscan la recompensa a corto plazo. 

Hay más teorías y estudios al respecto de las bondades de la paciencia, pero quizá, lejos del panorama científico, lo podremos entender perfectamente si recordamos aquella ocasión en la que tratamos de montar un mueble de Ikea. Porque todos lo hemos hecho, o al menos lo hemos intentado alguna vez. Sin paciencia y relajación, el armario de diseño suele terminar empotrado… y no en la pared precisamente. 

Sin embargo no debemos caer en el error de simplificar el éxito del experimento de Mischel, ya que la paciencia no es buena por sí sola. No vale solo con tumbarse a esperar resultados, ya que esa espera debe estar siempre acompañada de trabajo y esfuerzo. Como recuerda el antropólogo Viesturs Celmins, “la paciencia no tiene porqué ser pasiva, sino que debe ser activa”.  

Hoy el éxito en la empresa se mide en niveles de velocidad, en resultados momentáneos. A veces se estrangulan los resultados a largo plazo por un corto plazo inmediato (y que conste que ambos son importantes). Esta inmediatez está tan instalada en la sociedad que incluso fuera del ámbito profesional, encontramos otro ejemplo en el amor. Buscamos pareja a través de las aplicaciones móviles. Para saltarnos pasos, por falta de tiempo, para simplificar los pasos del amor, para meter prisa a Cupido a la hora de lanzar la flecha. Puede ser una ventaja en algunos casos, pero en el fondo se trata de acortar el camino, lo que desnaturaliza las relaciones. Te quiero, pero ya, aquí, y rapidito.  

El deporte y la impaciencia también están reñidos. No se puede llegar a la excelencia si no hay insistencia y esto está relacionado con la paciencia, como ocurre en las disciplinas más rápidas como el atletismo, como los 100 metros lisos. La evolución de los atletas se consigue día a día, en los entrenamientos, bajo la lluvia, bajo el sol, sin público… Esa dedicación que hace que un día tus piernas lleguen un segundo más rápido a la meta. Todo un logro, toda una satisfacción, todo un éxito. 

En resumen: No frenes tu ritmo, no levantes el pie del acelerador del esfuerzo, pero no pidas “una limosnita y deprisita”, porque ni Zamora se tomó en una hora, ni hay auténtico genio sin paciencia.  

 

Hay 5 Comentarios

Guta cavat lapidem

Muchas gracias Manuel, José y Sonia.
Cuánta razón tienes Manuel sin paciencia pocos jabugos degustaríamos y desde luego está en el origen de los tiempos.
José, sin paciencia ni perseverancia en estos días que vivimos el estrés nos desborda. Muy buenos tus doce consejos anti estrés y mejor aún la máxima de Churchill.
Coincido contigo, Sonia, las prisas son malas consejeras.
Un abrazo.

Buen artículo. Como apuntas, la conclusión es ambigua. Pero lo mismo ocurre en el reino más animal. Hay mucho bicho con prisa. Sin embargo, esos quesos y jamones tan bien curados son la prueba de que la paciencia se practica desde el origen de los tiempos.

En la sociedad en que habitamos, ese ritmo vertiginoso puede conducirnos al estrés.
Aquí abordo esta cuestión y cómo afrontarla: "12 pautas para que no te rompa el estrés" http://wp.me/p5lqd6-m7
Si lo que os interesa es la perseverancia, el esfuerzo, os invito a visitar "Persevera: es excelente" http://wp.me/p5lqd6-jC vía @wordpressdotcom
Espero que os gusten.
Muchas gracias, Pilar, por tu post. Lo esperaba... con impaciencia!
Un saludo cordial

http://madbidtimo.com/como-funciona-madbid/

Hola.

Estoy totalmente de acuerdo con este punto de vista porque la desesperación es mala consejera. No llega antes el que corre más, sino el que sabe a dónde va.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Laboratorio de Felicidad

Sobre el blog

En el laboratorio de la felicidad analizamos experiencias, recogemos investigaciones y aportamos claves para vivir de un modo más saludable y optimista. Ponemos un microscopio para entendernos un poco mejor a nosotros mismos en nuestra relaciones personales y profesionales y ofrecemos fórmulas prácticas para incrementar nuestras dosis de felicidad en el día a día.

Sobre la autora

Pilar Jericó

Pilar Jericó. Curiosa del ser humano, de las emociones y de las relaciones personales. Es socia de la consultora Be-Up, coach y doctora en organización de empresas. Escritora de ensayos y novela y conferenciante internacional desde 2001. www.pilarjerico.com.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal