Abre tu mente, ‘apadrina’ a un extraño

Por: | 08 de junio de 2015

  Alanturing

¡Cuántos genios ha dejado escapar la humanidad por los prejuicios! Las sociedades han ido avanzando a lo largo de la historia gracias a cambios producidos por personas brillantes, únicas en su tiempo, privilegiadas, iluminadas, incomprendidas… y casi siempre reconocidas mucho después. Pero el avance podría haber seguido un ritmo más alto de haber dejado brillar a todas esas personas a las que se condenó al olvido por ser mujeres, homosexuales o simplemente consideradas extrañas, no normales.

Alan Turing, padre de la inteligencia artificial y hombre clave para descifrar los códigos nazis durante la II Guerra Mundial, fue condenado en Gran Bretaña por “indecencia grave”. ¿Cuál fue su delito? Ser homosexual. Su tormento le llevó a quitarse la vida… y el mundo se perdió un científico brillantísimo. La condena tuvo lugar en 1952 y solo hace dos años, en 2013, el Parlamento intentó reparar socialmente su figura ‘perdonándole’ su pecado. Es solo un ejemplo, al igual que el gran Oscar Wilde, condenado a dos años de trabajos forzados por ser homosexual. Al igual que ellos dos ha habido cientos de miles de personas consideradas raras o extrañas en su tiempo que no han podido desarrollar su talento por las barreras que se les han impuesto. Hoy, aunque en menor medida, seguimos cayendo en ese gran error.

Si nos fijamos, muchas veces excluimos de nuestra vida casi de manera inconsciente a todo aquel que nos parece diferente a nosotros, o que no conecta con nuestras ideas, origen o estatus social. El prestigioso comunicador Mike Wagner lleva años estudiando los beneficios de acercarnos a esos extraños que nos rodean. Para Wagner, al conocer al diferente “en el peor de los casos podríamos hacer un amigo”.

Porque en el mejor de los casos, además de conectar en amistad, esa unión se puede transformar en avance social o empresarial. Según Wagner, “el cerebro humano consume, como máximo 40 watios, menos que una bombilla, y cuando mejor reacciona es cuando entra en contacto con lo desconocido”. A este respecto, el economista y neurólogo Gregory Berns define nuestra cabeza como “un trozo de carne vago que ha de ser disparado para que preste atención”. Y ese disparo lo produce el contacto con el extraño, con el supuestamente raro.

Lo predecible, lo monótono no nos hace reaccionar, nos dificulta el proceso de creación y es por eso por lo que muchas empresas se han dado cuenta de ello y han comenzado a realizar trabajos de grupo, brainstormings, juntando a personas que no están acostumbradas a trabajar codo con codo y que son bien diferentes. Los resultados son excelentes en cuanto a generación de nuevas ideas y creatividad.

Este mismo hecho ha provocado que muchas compañías hayan suavizado los códigos de vestimenta o los horarios, con el único objetivo de atraer al mayor número de personas brillantes, sin importar si su forma de vida es convencional o no.

El chino Yo Yo-Ma, considerado uno de los mejores violonchelistas del mundo, afirmó en una ocasión que “las cosas buenas ocurren cuando conoces extraños”. Y no le falta razón. Solo en el mundo de la música, el cine o en la cocina, hay cientos de ejemplos de mezclas brillantes, de uniones aparentemente lejanas. Cuántas creaciones fantásticas han salido de unir estilos a priori imposibles de conectar, o de aunar juventud y experiencia, o de mezclar sabores sorprendentes que parecían enemigos. En la vida y en las empresas ocurre exactamente lo mismo. La mezcla hace la fuerza, solo suma, no resta y estimula exponencialmente la creación. Pero para ello, hay que atreverse.

Nos gusta quedarnos más en lo conocido, no explorar otros caminos y así, poco a poco, vamos adormeciendo nuestro cerebro. Por ello, una de las mejores opciones es despertar la curiosidad innata en los bebés y en nosotros, para atrevernos a ver más allá de las apariencias. Solo así daremos espacio a la diversidad (de verdad) y será un reto para nuestro talento.

Fuente imagen: mashable 

Hay 6 Comentarios

Muchas gracias Ramón, Tsuyoshi Sonoyama, José y Bergante.

Gracias por tu reflexión Ramón. Bien cierto es que sociedad y ciencia demasiado a menudo van por caminos muy distintos. No hace mucho le escuché decir a alguien que las innovaciones científicas tardan más de 20 años, “hoy en día”, en llegar a la ciudadanía.

Tsuyoshi, Bergante, me vais a permitir en esta ocasión no entrar en vuestras cosas... –:) Pero muchas gracias!!!

José, también coincido contigo y con Churchill: "El problema de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes”. Demasiado ego, pero estamos en ello. ¡Es la buena noticia! Y una vez más gracias por tus post.

Seas como seas, permíteme que te aporte 6 ideas para esculpir tu vida | http://t.co/2Uj3EuO3ne

Que pena que Tsuyoshi Sonoyama no pueda ofrecernos cómo evitar la contaminación permanente que está causando la colapsada Central Nuclear de Fukushima !!

"Las sociedades han ido avanzando a lo largo de la historia gracias a cambios producidos por personas brillantes, únicas en su tiempo, privilegiadas...", decís. Y decís bien.
Son esas personas un referente? Científicos, investigadores, hombres y mujeres solidarios, también anónimos. Personas, conocidas o no, que aportan a la sociedad con independencia de sus condiciones individuales o sociales... Pero decía Churchill: "El problema de nuestra época -decía- consiste en que sus hombres no quieren ser útiles, sino importantes".
http://t.co/7FslifWBZ4

Entonces hablen conmigo. He creado un plan para resucitar los desiertos y desalinizar el agua del mar.

La mente humana es un verdadero jeroglífico... tan pronto piensa que el mundo gira alrededor de la Tierra como que ésta es una simple bola de billar, para que puedan jugar los extraterrestres, que unos dicen haber visto y otros que no existen. A unos les gustan los zumos de frutas y a otros los huesos de corderos, todo depende del paladar que se posea. Creo que lo que importan no son las diferencias de imágenes sino las diferencias éticas de lo que es el bien y lo que es el mal. El problema reside en la fabricación de culturas, o sea, en las ideas convertidas en sistemas ideológicos, en donde lo que es bueno para uno es malo para el otro. Lo peor es que los diablos se disfrazan de santos... tales fueron los inquisidores que torturaban y asesinaban, o de aquellos homosexuales que posan de muy machos condenando a los que no ocultan las mismas tendencias. En fin, el teatro cultural da para todos los gustos. Está claro que una cosa es el conocimiento científico y otra muy distinta la realidad social.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Laboratorio de Felicidad

Sobre el blog

En el laboratorio de la felicidad analizamos experiencias, recogemos investigaciones y aportamos claves para vivir de un modo más saludable y optimista. Ponemos un microscopio para entendernos un poco mejor a nosotros mismos en nuestra relaciones personales y profesionales y ofrecemos fórmulas prácticas para incrementar nuestras dosis de felicidad en el día a día.

Sobre la autora

Pilar Jericó

Pilar Jericó. Curiosa del ser humano, de las emociones y de las relaciones personales. Es socia de la consultora Be-Up, coach y doctora en organización de empresas. Escritora de ensayos y novela y conferenciante internacional desde 2001. www.pilarjerico.com.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal