« Energía portátil para los chismes | Inicio | El pináculo del REC »

15 enero, 2008 - 15:55

¡Están locos estos japos!

Asidero_principal

Pocos japoneses nos alegran tanto el día como Kenji Kawakami, el alma-mater de la fiebre por los “inventos imbéciles” (o Chindogu ) que pueblan los buzones de entrada de medio mundo. En el ideario de estos inventos inútiles Kenji especificaba bien claro que para que un objeto sea “chindogu” no puede comercializarse de ninguna de las maneras. Ni siquiera puede ser patentado.

Pues parece que el bueno del señor Kawakami se pasa (o le pasan) su propia cláusula comercial por mismísimos Kenjis. Y es que en la portada del último número de la revista de consumo Tsuhan Seikatsu, publicación que él mismo creó en los años 80 (y que actualmente vende por catálogo a 400.000 suscriptores) aparece unos de sus inventos más famosos. Se trata de un asidero portátil para viajar en metro que cuesta unos 3 euros y que se ha agotado en apenas unos días. Y la razón de su aceptación no puede ser más peregrina.

Resulta que Japón vive una fiebre de mete-manos en los transportes públicos. Tal es así que los vagones de metro se han dividido por sexos para que las chavalas niponas lleven sus carnes más seguras. Pero todavía quedan vagones unisex convertidos en un Sodoma y Gomorra.

Precisamente son los usuarios de estos vagones los que más han comprado el asidero portátil. Y no tanto para sujetarse en un espacio en el que, dada la cantidad de personas, no hace falta ni sujetarse, sino como pertinente coartada para no ser acusados injustamente de sobones. Parece lógico, si tienes una mano en lo alto y la otra sujetando un libro (por ejemplo) tu orgullo nipón está a salvo de las miradas inquisidoras de una chica recién pellizcada.

Japan

De veras que nos extraña la natural inclinación oriental hacia este tipo de cosas, pero hasta las grandes corporaciones tecnológicas se están contagiando. Es el caso de Sony y su nuevo gadget, el “ODO Twirl N' Take”,  la cámara digital ecológica que ya se ha convertido en el periférico perfecto para el portátil del tercer mundo.

Camara_2

Si el ordenador de Negroponte funcionaba a manivela, esta cámara lo hace rodando. Su gran secreto es que no lleva batería, por lo que hay que hacer girar el invento durante 15 segundos para que su dinamo se cargue lo suficiente para disparar una fotografía. Ideal para Paparazzis musculosos o pizzeros que quieran cambiar de profesión.

Sentenciamos: Con un poquito de velcro la cámara también se convierte en asidero portátil para el metro. Así si uno no pilla cacho, puede llevarse una fotografía de la dama al menos.

Vía Dvice

Comentarios

Quizas no estén locos, sino que tengan vista para ojear "market gaps". Lo del "asidero portátil" me parece una idea brillante (y por lo visto muy rentable).

Poderoso caballero es Don Dinero...

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ff3acdd8834

Listed below are links to weblogs that reference ¡Están locos estos japos!:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal