Ladrones de fuego

"Escribí para no morirme" (Ernesto Sábato)

Por: | 22 de diciembre de 2011

ERNESTO SÁBATO   (1911-2011)

Escanear0002

     Con el testimonio de las cinco cartas que me escribiera Ernesto Sábato se presentaba como un escritor tierno, desvalido, con unas ganas inmensas de que lo quisieran y admirasen. Ya en la primera de ellas empezaba descubriéndose enfermo. “Últimamente no respondo reportajes, porque ando mal del sistema nervioso. Pero la carta me ha gustado mucho y espero esta vez hacer una excepción, en cuanto pase un poco de tiempo y mi estado mejore”. 
    Luego, a tenor por la entrevista que le mandé de Severo Sarduy, como prueba de por dónde iban mis inclinaciones preguntadoras, añadía: “Claro que mis respuestas no tendrán la gracia de las de Severo”.
     La segunda carta suya llegó meses después: “Cada vez que en mi cajón de cosas a responder encuentro su cuestionario me avergüenzo. ¿Hay todavía tiempo de responderlo?”.
    En la tercera carta se sentía más expansivo y comunicativo: “Su carta me ha conmovido por su generosidad, por no haberse sentido agraviado por no haber respondido antes a sus preguntas, por su nobleza. Gracias, muchas gracias”. 
    “Es que mi vida se ha ido haciendo de más en más difícil, dolorosa, por la larga enfermedad de Matilde (lleva ya cuatro años) y por las calamidades de mi país, que parece hundirse en sus desdichas”. 
    “Sí, a pesar de todo –ando sufriendo del corazón, como consecuencia de las tensiones nerviosas de estos años duros para todos los argentinos–, a pesar de todo trataré esta vez de responderlas, en forma coloquial, para que no parezca ni sea un mero cuestionario. Sabe, José Luis, que no me considero un escritor profesional, que escribí para no morirme, así como ahora, en estos diez últimos años, desde que la vista me impide la lectura y la escritura, pinto, con intensidad, con la misma vehemencia con que escribí. No para vender –me ofrecen grandes sumas...– sino para sobrevivir. La única muestra que acepté fue en el homenaje que me hicieron en mayo en el centro Pompidou”...
    La carta continuaba con otras consideraciones y me pedía que le mandara más preguntas. Cosa que hice a vuelta de correo.
    Al poco tiempo llegaron sus respuestas. En cada una de ellas ofrecía su miga de pan para pájaros libres: 
    “Todo corazón tiene en germen lo que esconde el de un gran artista, pero éste tiene el don de desentrañar lo que está como dormido en el alma de los demás, de oír los rumores más dudosos y ambiguos del inconsciente, y de expresarlos en su música, en su pintura o en su poesía, de modo que esas oscuras verdades produzcan la resonancia en los espíritus que apenas las entrevén”...
    “Un artista nunca es un afortunado sino un perpetuo atormentado. Empieza por ser un chiquillo tímido e introvertido, para el que la realidad es atroz, y termina siendo, si tiene éxito, en el ser más extrovertido del mundo, que se exhibe desnudo en la vitrina de una calle comercial ¿Y qué más horrible que eso?”.
    El autor argentino publicó tres novelas, El túnel (1948), Sobre héroes y tumbas (1961) y Abaddón el exterminador (1974), además de numerosos ensayos, entre ellos Nunca más, el impresionante informe de la Comisión Nacional sobre la desaparición de personas (1985). 

    Ernesto  Sábato era uno de esos escritores que obedecen a la oscura condena de testimoniar su drama, su perplejidad ante un universo angustioso.

                                                  [el siguiente personaje Heberto Padilla]

Hay 8 Comentarios

Fascinante la descripción del don de un gran artista... Y de nuevo este blog nos invita, nos empuja, a adentrarnos en el pensamiento y la obra de alguien que nos ayude a vivir mejor. ¡Gracias!

Grande E. Sabato!...

http://nelygarcia.wordpress.com. Hola: todo creador en su juventud, además de plasmar su obra por una necesidad incomprensible, también busca el reconocimiento. Con el paso de los años si no lo consigue, la necesidad continua y no puede concebir la vida sin la creación y esta se convierte en una libertad, absoluta del artista en comunión con su obra. Saludos.

... y para matarnos a los otros.

Creo que el ladrón de ladrones ha captado la esencia de este gran escritor con el que tuvo la merecida suerte de cartearse. La última frase define exactamente la desesperanza que arrastra Ernesto Sábato en su pensamiento. Sus respuestas nos describen a un hombre cercano, reflexivo y honesto, conocedor del alma humana y de su razón y sin razón. Su compromiso como hombre y escritor al que le tocó vivir el drama de su Argentina natal, le convierten en un referente para todos los que como él, intentamos huir de la inconsistencia de nuestra existencia.

Jose Luis, has retratado muy bien la personalidad de Ernesto Sábato. Su formación era la de un científico serio y bien formado, pero se cruzó la literatura en su camino y acabó dejando la Física.
Sábato solía decir que "la vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse". El tardo mucho en morirse, y en su corta/larga vida tuvo muchos compromisos éticos y políticos. Hacia el principio de milenio , publica en Internet "La resistencia", que posteriormente se editó como libro, en él manifiesta su concepción filosófica del hombre y las consecuencias de la globalización, anticipándose una década al famoso libro Indignaos de Stephane Hessel
Gracias José Luis por acercarnos de manera tan magistral a estos personajes.
Un abrazo navideño
Santi

Quiero invitarte a que visites mi blog:

http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

Está dedicado a los mejores pianistas de todos los tiempos, hay videos en directo y enlaces con su biografía.
Si te gusta añadela a tus favoritos,o hazte seguidor, iré incluyendo muchos más.

Muchas gracias por tu tiempo.

Siempre pernoctará en mi corazón el autor de esas memorias conmovedoras como pocas (como escritas a una miríada de nietos desconocidos) que llevan por nombre "Antes del fin" y, muy especialmente, esa obra maestra absoluta y decididamente eterna que es su "El túnel". Grandioso don Ernesto un humanista de tomo y lomo.
Saludos cordiales.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jose Luis Merino

Jose Luis Merino nació en Bilbao. Vive en esa ciudad. Es autor de 14 libros de arte y literatura. Trabaja en la actualidad en cuatro más, asimismo de arte y literatura. Ha tenido muchas edades. Ahora tiene la edad que representan sus palabras.

Sobre el blog

Como lo haría un fotógrafo de palabras, en este blog aparecerán retratos o semblanzas de gentes de la cultura. La mayoría de ellos son ladrones de fuego, en el sentido rimbaudiano del término. También se hablará de arte y poesía (el único ángel vivo sobre la tierra), en tanto se descubre cuánto hay de auténtico y de falso en esos dos universos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal