Ladrones de fuego

Un Grammy para David Russell

Por: | 15 de marzo de 2012

DAVID RUSSELL (1953)

 russell

   

    Entrevisté al guitarrista británico, David Russell, unas horas antes del concierto que iba a ofrecer en la Sociedad Filarmónica de Bilbao. Con ocasión de presentarle en Ladrones de fuego, le pedí unas líneas suyas, a la manera de un fugacísimo autorreato. Estas son:

    "David Russell es escocés de nacimiento y español de adopción. Concertista de guitarra de música clásica, amante de la pintura, fotógrado aficionado, golfista entusiasta, maratoniano lento, viajero apasionado y, junto a su mujer, solidario entregado". [En la imagen, David Russell, posa junto al Grammy que le concedieron en los Angeles en 2005]

    ¿La música es la más dócil de las formas del tiempo?
    Tal vez se podía decir que es la forma de arte más efímera, ya que solo existe en el tiempo, mientras se está ejecutando y escuchando. Después de ese momento, queda solo en la memoria. 
    ¿De qué depende el sonido? ¿Qué le hace más óptimo?
    El sonido depende de la pulsación del dedo sobre la cuerda, que, normalmente, es con la uña. Y se hace más óptimo, por ejemplo, cuando en una frase musical de cierta aspereza, utilizas un sonido acorde, y en una frase musical más dulce, utilizas un sonido más afable.
    El sonido del piano se consigue a través del teclado, el violín y el violonchelo mediante el arco. ¿Tiene alguna significación que el sonido del arpa y la guitarra se produzca de una manera tan directa pulsando los dedos en las cuerdas? ¿Le puede conferir una mayor humanidad –quizá no es la palabra exacta– por ese contacto tan íntimo y sin mediación extrasensorial?
    Sí. Creo que el contacto directo con las cuerdas le confiere más intimidad al sonido.
    ¿Es gratificante poder interpretar obras del Renacimiento europeo de compositores tan diversos como Mudarra, Narváez, Bird, Dowland, Casanova, por ejemplo?
    Por supuesto. El Renacimiento abarca una variedad enorme de composiciones. Para mí fue un placer inmenso estar inmerso en esta música para la grabación de mi último CD.
    ¿Posterior a ellos debe ponerse en lugar preeminente la aportación que ofrece para la cuerda Juan Sebastián Bach?
    Bach es la cumbre de la música barroca. El compositor alemán no escribió directamente para guitarra; pero sus obras trascienden el instrumento para el que fueron escritas. De todos modos, las composiciones suyas para laúd se pueden tocar directamente en la guitarra. 
    A propósito de Bach, ¿estaría de acuerdo con lo que aducía Cioran, sobre que Dios sin Bach quedaría disminuido e incluso que sin Bach Dios sería un tipo de tercer orden?
    Yo creo que esa afirmación es pasarse; pero, sin duda, la humanidad se resentiría de no haber tenido a Bach en la historia del mundo.
    ¿El Grammy otorgado por tu disco, Aire Latino, en Los Angeles, viene a compensar el duro esfuerzo de dedicar múltiples horas diarias a la pasión profesional de tu vida artística?
    Sí. El Grammy me lo dieron en el apartado de mejor solista clásico. Es una categoría en la que, tradicionalmente, ganan violinistas y pianistas. Quienes votan son los músicos que ganaron el Grammy con anterioridad o quienes están vinculados a la Academia. Para mí fue un placer saber que me votaron otros músicos.

                                            [siguiente personaje Richard Serra]

Hay 9 Comentarios

¡Preciosa la cita de Cioran, por lo ajustada y lo extrema! Interesante la entrevista que, además, nos informa de que Russell ganó un Grammy (premio que parece reservado para otro tipo de músicos). Nos pone al alcance un intérprete de un instrumento refinado y minoritario, pero no por eso menor. Y, para prueba, una pequeña muestra sonora: http://youtu.be/D59QET1j9zc, http://youtu.be/73ROxBVynX8
http://youtu.be/NU2Oxb0GiCM
http://youtu.be/e-14cdx_qRM

Estimado Jose Luis.
Me ha interesado mucho la entrevista que le haces a D. Russell y en especial una de sus respuestas:
“Tal vez se podía decir que es la forma de arte más efímera, ya que solo existe en el tiempo, mientras se está ejecutando y escuchando. Después de ese momento, queda solo en la memoria”
Mientras que la escultura, pintura, escritura, y otras artes quedan en el tiempo y en el espacio. La música, efectivamente, existe mientras se está escuchando, pues un segundo después desaparece; sin embargo, se ancla en nuestro interior de una manera prodigiosa y duradera. Es seguramente el arte que más rápido conecta con nuestras emociones.
El filósofo Arthur Scopenhauer decía al respecto: “En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad”
Además, en el caso particular de la guitarra, las notas musicales fluyen directamente de nuestro cuerpo, sin intermediarios, como muy bien señala Russell.
Gracias José Luis por acercarnos a personajes tan interesantes de una manera tan inteligente.
Un saludo
Santi

Se hace difícil de entender que las vibraciones de las moléculas de diferentes elementos transmitidas a nuestro tímpano, sean capaces de generar tal cantidad de sensaciones en el cerebro humano
También es un maravilloso misterio comprobar que hay quién es capaz de convertir los sentimientos en vibraciones y hacerlos llegar mediante los sonidos de un instrumento musical al interior de los demás.
Russell con su forma virtuosa de hacer sonar la guitarra, consigue hechizar al público. Por eso es tan interesante conocer sus opiniones y, más aun, a través de este concierto de dúo con un mago de las palabras, que logra que afinemos nuestros oídos en estos tiempos complicados de medir.

Siento no estar en absoluto de acuerdo con el comentario de "iraido". Ni descafeinado como persona, ni racional (en sentido peyorativo) como intérprete. Puede ser que David Russell no sea tan brillante en sus contestaciones como otros artistas cuya arma sea la palabra, pero son pertinentes dos puntualizaciones: una, no es justo comparar sus respuestas con las de alguien cuyo medio es la escritura o el pensamiento (¿se imaginan ustedes juzgar al prodigioso Monterroso, por cómo interpreta a Bach o Albéniz?); dos, no es lo mismo una entrevista hablada, en el momento, sin preparar y antes de un concierto, que una entrevista por escrito, con todo el tiempo para pensarla. En cuanto a lo racional, la guitarra, aún a pesar de sus innegables dificultades técnicas, es uno de los instrumentos más expresivos (Tárrega decía que, por ser tocada con los dedos, el corazón llega mejor a través de la guitarra). Y Russell, como intérprete, es, sin ninguna duda y aceptado desde hace mucho tiempo por el público especializado y general, el más cálido y apasionado de todo el panorama guitarrístico (con una técnica impresionante, por supuesto). Ahí está su magia: la música fluye por sus dedos, revestida de oro, y todos los tesoros ocultos en la partitura se hacen evidentes. ¿Han escuchado a Russell en directo? Les aseguro que es ¡una experiencia que no se olvida en toda la vida!

Es indudable el virtuosismo, al margen de cualquier premio merecidísimo, de este gran guitarrista cuya vida como concertista ha de haber implicar forzosamente una gran tenacidad y sacrificio, pero, si se me permite opinar, no me gusta la foto, y algunas de sus respuestas me desilusionan un poco.
Está claro que la guitarra clásica es un instrumento que requiere una gran técnica y agilidad en los dedos del intérprete, pero, aun a pesar de ese contacto directo de los mismos modulando la vibración de cada cuerda o quizá, por la limitación que ello supone, su música resulta más racional.
Me parece que Russell en sus contestaciones refleja un poco esto. Me extraña que a esa pregunta tan sutilmente profunda de su interlocutor referida a la música como la mejor medida del tiempo, no conteste: ¡Siii!. Me extraña que no conceda a Bach un lugar en los altares por encima de todos los compositores.
En fin, quizá sea una mala interpretación de sus palabras por mi parte, pero desde mi admiración hacia sus grandísimos méritos que le hacen ser considerado como uno de los mejores intérpretes actuales de guitarra clásica, le encuentro algo descafeinado.

Pocos artistas como David Russell muestran tan perfecta unión de altura artística y altura humana: sólo su corazón tan generoso siempre y con todos puede rivalizar con una personal y mágica interpretación de la música que toca, sin asomar un atisbo de una técnica asombrosa por lo oculta y por lo magnífica. A muchos nos ha ayudado y nos ayuda a desentrañar lo que esconden nuestros dedos y nuestra sensibilidad, siempre al servicio de la Música. ¿Solitario entregado? Entregado, sin duda. Pero solitario, nunca. Porque quien le escucha, le admira. Quien le conoce, le quiere desde el primer momento. Gracias, gracias, gracias.

Celta ibérico, intérprete de sentimientos audibles y trotamundos por vocación y profesión, David Rusell encarna la indiscutible universalidad de la música. Las acertadas preguntas de Merino nos descubren su relación íntima con el instrumento y su sensibilidad para convertir un hecho mecánico en emociones que traspasan fronteras. Arte efímero y eterno al mismo tiempo, porque se consume al momento pero se evoca siempre, la música es para el escocés una constante reinterpretación de emociones sublimes sugeridas. Como dijo el escritor británico Aldous Huxley “Después del silencio, lo que más se acerca a expresar lo inexpresable es la música”.

http://nelygarcia.wordpress.com. Creo que la música ocupa un lugar preferente en el mundo de las artes, por estimular los sentidos de forma instantánea.

Escocés, menorquino, gallego, por encima de todo un músico apasionado y sensible. Creador del "scottish fandango", y de tantas interpretaciones maravillosas de músicas de todos los tiempos, siempre con su toque, con su sensibilidad, pasión y personalidad. Siempre me he pregunado cómo interpretaría algo de Iparraguirre. Es ésta la peculiaridad de la música frente a otras artes: literatura, pintura, escultura, etc. Son otros artistas los que le dan vida a lo largo de los años, y cada uno añade algo suyo a la música. Bienvenido a Bilbao, señor Russell.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jose Luis Merino

Jose Luis Merino nació en Bilbao. Vive en esa ciudad. Es autor de 14 libros de arte y literatura. Trabaja en la actualidad en cuatro más, asimismo de arte y literatura. Ha tenido muchas edades. Ahora tiene la edad que representan sus palabras.

Sobre el blog

Como lo haría un fotógrafo de palabras, en este blog aparecerán retratos o semblanzas de gentes de la cultura. La mayoría de ellos son ladrones de fuego, en el sentido rimbaudiano del término. También se hablará de arte y poesía (el único ángel vivo sobre la tierra), en tanto se descubre cuánto hay de auténtico y de falso en esos dos universos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal