Ladrones de fuego

Noam Chomsky: quizá el mejor hombre de U.S.A.

Por: | 25 de febrero de 2013

NOAM CHOMSKY (1928-     )

Chomsky-sota

     Cuando me habló de su encuentro en Boston con Noam Chomsky, le dije al poeta José Fernández de la Sota que había estado con el mejor hombre de Estados Unidos. A continuación le pedí que me dejara viajar en lo imaginario hasta aquel 4 de enero del año en curso. Confirmando como verdadero el dicho de que los buenos poetas siempre viajan con nosotros, me llevó hasta Boston y permitió que contara lo sucedido. Esta es la historia:
    Noam Chomsky citó a mi amigo a primera hora de una mañana con 13 grados bajo cero. El río Charles, que atraviesa la ciudad, estaba completamente helado. 
     Dos efigies presidían el despacho del profesor del Departamento de Lingüística y Filosofía del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets). Una gran fotografía de Bertrand Russell y un cuadro representando a Monseñor Romero, amenazado por el Ángel Exterminador de los escuadrones de la muerte salvadoreños.
     La entrevista formaría parte de un largometraje documental, cuyo estreno se llevará a cabo en España esta próxima primavera. Los temas de la conversación fueron muchos y diversos. Lo mismo sobre la política exterior norteamericana, como del avieso control de los medios de comunicación, además del medio ambiente y hasta la posibilidad de una gran guerra que podía acabar con todo... 
     Antes de escuchar al profesor emérito de Lingüística, historiador, lógico científico cognoscitivo, activista político, advirtamos que no hay rama del saber humano que no haya conocido su influencia. Crítico con el capitalismo contemporáneo y la política exterior de los Estados Unidos, como lo es con los medios de comunicación actuales repartidos por el mundo (lo prueba con explícita contundencia, en un escrito titulado 10 Estrategias de Manipulación Mediática).
     Seguimos. Tras su apariencia de hombre frágil y apocado, el discurso de Noam Chomsky sobre la posibilidad de una gran guerra, o múltiples guerras,  se tornó firme y concluyente: “Si un observador objetivo, por ejemplo de Marte, viera lo que sucede en la Tierra, deduciría, con toda seguridad, que nuestra especie camina hacia el suicidio. En primer lugar, por la crisis medioambiental, que es muy seria. En segundo lugar, a juzgar por todos los indicios, seguiremos obstinadamente empeñados en fomentar las guerras...”.
     “Hay otros muchos problemas, como las desastrosas políticas económicas, donde perniciosa y dañinamente se trata de imponer la austeridad en tiempos de recesión...”. 
     “Mucho, mucho tienen que cambiar las situaciones perversas a las que nos llevan los poderes establecidos. No nos extrañe que un observador objetivo considere que esta especie está perdida, y que nos movemos directamente hacia el suicidio...”.

    Tras un silencio seco como herida en el costado, Chomsky tomó impulso para alumbrar con clarividente decencia: “Pero aún hay mucho que se puede hacer, pese a todo. Y debemos centrarnos en eso, sin importarnos si nuestros sentimientos subjetivos son optimistas o pesimistas, pues en cualquier caso y situación estamos impelidos a hacer lo mismo y lo único crucial: tratar de afrontar los problemas y abrir el camino hacia un mundo mejor”.

    *José Fernández de la Sota (Bilbao, 1960) ha ejercido la crítica literaria, el periodismo cultural y el columnismo en diferentes medios de comunicación. Ha publicado una veintena de libros (narrativa, poesía y ensayo). Ha obtenido los premios de poesía Antonio Machado y Ciudad de Córdoba, y los de narrativa Cortes de Cádiz y Camilo José Cela. Le han concedido en dos ocasiones (1997 y 2011) el Premio Euskadi de Poesía. En 2011 fue finalista  del Premio Nacional de Poesía. Durante tres temporadas codirigió en la televisión pública vasca el espacio Capital Cultura. En la actualidad se dedica a la realización de cine documental.

    *En la imagen Noam Chomsky con José Fernández de la Sota

                                    [siguiente personaje Salvador Pániker: 4-3-2013] 

Hay 15 Comentarios

Hay personajes que crecen como sólo puede crecer la hierba en el desierto; hay personajes que, como decía Zuriñe, justifican con su presencia moral, todo lo realizado por una nación como los Estados Unidos a lo largo de su penosa historia; hay personajes que elevan el espíritu humano hasta límites inimaginables. Recuerdo una charla entre Chomsky y Foucolt en la que los límites de la percepción se abrieron como si fueran una madeja que se deja caer con consecuencias maravillosas. Mejor nos iría a todos si personajes como éste estuvieran cerca del poder.

Chomsky es el ejemplo típico de la barbarie del especialismo que describió Ortega Y Gasset. Su especialidad es la lingüística y cuando se mete en política y economía la audiencia le da los méritos como si fuera un Nobel de estas especialidades. Solo es un opinólogo más con una mirada bastante tuerta.

Los críticos son imprescindibles, siempre

Grande, Noam.

Merino acerca a Chomsky al lector hispano-parlante de la mano del autor vasco José Fernández de la Sota. Como sucedió la semana pasada con Savater, hay a quienes molestan las ideas de este pensador porque cuestiona los poderes establecidos y empuja a la reflexión. Estemos o no de acuerdo con él – que cada uno opine en libertad- lo que es innegable es que se trata de un autor implicado en las causas sociales y políticas de nuestro tiempo. Quizás por eso resulte incómodo a quienes censuran la exposición pública de la opinión cuando ésta contradice sus propios intereses.

Señor Pepito: El señor Chomsky no defiende ninguna dictadura. Si acaso ataca a la dictadura del capital. Esa dictadura que llenaba las calles de Cuba de canallas sin escrúpulos y que produjo, precisamente, la revolución por necesidad imperiosa de vivir con dignidad. Usted la dictadura que prefiere es la de los banqueros y parásitos, la misma que está mandando a la mierda a las democracias burguesas occidentales aquí y ahora.
No defenderé ningún régimen; todos basados en el poder de la dictadura del miedo, (el poder, todo poder, se basa en último extremo en el miedo) pero antes de meterse con los que intentaron algo para dignificar la vida de la especie humana, Pepito de Cuba debería de mirar a sus alrededores capitalistas.
Reciba, señor Pepito de Cuba, mis más indignados saludos, máxime cuando está entrando a saco contra uno de los intelectuales más importantes, honestos, solidarios e inteligentes del siglo XX y del presente además de lingüista número uno del mundo.

Estimado "Pepito de Cuba": no voy a iniciar con usted una discusión sobre Cuba, ni sobre el embargo, ni siquiera sobre el concepto de democracia. Ahora bien, me llama poderosamente la atención que se refiera usted a "esa ceguera anticapitalista", cuando es precisamente la ceguera capitalista la que ha llevado a más de medio mundo (también conocido como el tercero) a morirse de asco sin remedio, y ahora nos arrastra a todos los demás, que nos habíamos creído a salvo.

Rectifico el caprichoso salto del teclado y pido disculpas: "Noam Chomsky", no "Noah". Por suerte, el valor de su mensaje pasa por encima de la ortografia.

De la mano de un poeta (a modo de moderna invocación dantesca), Merino nos trae esta semana a Noah Chomsky, personaje de apariencia apacible, que arremete, sin embargo, contra los poderes establecidos que corrompen y la injusticia generalizada que estrangula.
Consideraciones políticas aparte, nos recuerda, como el valioso hombre confuciano, que siempre hay que luchar por ser uno y no multitud, por ser libre y ambicionar esa libertad para los demás y que, discurra nuestra vida por donde discurra, nunca podemos claudicar ni renunciar a esa lucha.
Gracias a los tres hombres que avivan el fuego esta semana.

Sr. articulista, el Sr. Noam Chomsky es un ciego defensor de la dictadura de los Castros en Cuba, qué le parece? Como explica usteded esa ceguera anticapitalista que lo lleva a apoyar con su nombre y firma todo lo que le pida un gobierno que jamas ha hecho elecciones en medio siglo? Como? Esperemos que un dia Noam Chomsky pida disculpas a las miles de victimas del castrismo.

Gracias José Luis por acercarnos a un personaje tan importante. Desde el punto de vista lingüístic su teoría se resume en afirmar que existe una gramática universal que forma parte del patrimonio genético de los seres humanos, desde su visión humanista su influencia es aún mayor como muy bien reseña el escrito. En estos últimos años Chomsky se ha preocupado por alertarnos de los grandes males del mundo, y sobretodo por las estrategias de manipulacion mediática. Dice Chomsky que se trata de distraer, crear problemas, graduar y diferir su solución, tratar a los individuos como “enanos mentales”, dejando la razón aparcada y ocultando y autoculpando a los individuos. Chomsky, continúa diciendo que hay que estar atentos, pues estos elementos en manos de “poderosos” son armas mortíferas. Un resumen de las mismas, son las diez siguientes sentencias:


1. La estrategia de la distracción.
Que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes.
2. Crear problemas, después ofrecer soluciones.
Consiste en crear un problema para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el que pida las “soluciones”

3. La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas.
4. La estrategia de diferir.

Consiste en presentar la medida como “dolorosa y necesaria”, para una aplicación futura.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.
La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental.
6. Utilizar el aspecto emocional más que la reflexión.
Hacer uso del aspecto emocional para causar un corto circuito en el análisis racional
7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.
Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud y así poder aplicar las medidas que se “consideren oportunas”
8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.
Promover al público a despreciar lo intelectual, exagerando el valor del culto al cuerpo y el desprecio por el espíritu…
9. Reforzar la autoculpabilidad.
Hacer creer al individuo que es solamente él es el culpable de su propia desgracia.

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.
Esto significa que, en la mayor parte los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.
......................
Gracias de igual modo a josé Fernández de la Sota.
Un saludo
Santi

Aprecio como el que mas a Noam Chomsky, pero creo que hay mas como el en el mundo(por suerte para la humanidad y las ciencias fisicas y sociales), pero si, es el mas notorio y valiente, y se le toma en cuenta(asi sea solo para leer y comentar, porque si se aplicara lo que dice, tendriamos mas esperanza), desdichadamente suelen ser desoidos, sino recordemos a los criticos de Roma en decadencia, a Marx(recien aceptan que tenia razon), etc., espero que goce de mas vida y lucidez, hace mucha falta.

http://nelygarcia.wordpress.com. El obviar el deterioro del planeta, refleja la ceguera de los responsables y el empeño por fomentar guerras, el egoísmo y manipulación, de los poderosos, con el único objetivo de dominación. La humanidad pudiera evolucionar, en aras de una mejor calidad de vida, de convivencia y de conocimiento, si el poder establecido prestara atención a esos valores, y no impusiera los suyos.
http://www.facebook.com/nely.garcia.


.

La única modificación que yo haría en tu magnífico artículo, José Luis, sería quitarle el "quizá". Para mi, se trata de uno de los más grandes pensadores (en el sentido más renacentista y completo de la palabra) del mundo. (Nota: puede hacerse la comparación con el personaje de la semana pasada). Cuando me desespero con la sociedad estadounidense, Chomsky acude de inmediato a mi cabeza y a mi corazón, y pienso que él solo quizá justifique la existencia de toda la nación. Vivimos en una sociedad en la que los grandes revolucionarios tienen más de 80 años, qué pena de juventud...

Desde luego, a nivel público, el más honesto y que a la vez mantiene un notable respeto por parte de la ciudadanía americana ilustrada, que no es poco decir en una nación militarizada, expansionista y poco dada al entendimiento fuera de las armas, de manera directa o por actores interpuestos.

http://casaquerida.com/2013/02/24/sobre-cogedor/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jose Luis Merino

Jose Luis Merino nació en Bilbao. Vive en esa ciudad. Es autor de 14 libros de arte y literatura. Trabaja en la actualidad en cuatro más, asimismo de arte y literatura. Ha tenido muchas edades. Ahora tiene la edad que representan sus palabras.

Sobre el blog

Como lo haría un fotógrafo de palabras, en este blog aparecerán retratos o semblanzas de gentes de la cultura. La mayoría de ellos son ladrones de fuego, en el sentido rimbaudiano del término. También se hablará de arte y poesía (el único ángel vivo sobre la tierra), en tanto se descubre cuánto hay de auténtico y de falso en esos dos universos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal