Ladrones de fuego

George Steiner enseña a leer...

Por: | 24 de febrero de 2014

GEORGE STEINER (1929)

  Steiner3

            El libro de George Steiner, Gramáticas de la creación, es un libro de ensayos escrito por uno de los pocos sabios que quedan en el mundo. Libro profundo y denso como pocos, y enriquecedoramente hermoso como ninguno.
     Mientras su autor traza su discurso en torno a los hondos entresijos del mundo de la creación estética, en el arte, como en la música y, muy preferentemente, en la literatura, lo que destaca por encima de todo es la suma de referencias que le sirven para apuntalar sus ideas.
      Tanto los autores antiguos que estudia, como los relativamente más modernos –todos ellos de acreditada solvencia– son analizados con inteligencia y precisión extremas.
     En ciertos momentos parece emular a Walter Benjamin, cuando éste proyectó escribir un libro enteramente fabricado con las frases de otros.
    Dentro de esta vasta red exhibiente, tejida con la selectiva e incisiva herramienta de ideas y nombres que se vierten en el libro, prevalece el análisis preferencial que hace de dos poetas del mundo contemporáneo, a los que tiene en altísima consideración. Ellos son Paul Celan y René Char. Con el primero, además de admiración por su poética, le une el hecho de que ambos sean judíos.
     Leer a Steiner equivale a trasladarse a los más apasionantes espacios del pensamiento humano.
                                                            + + + + +
     
      He invitado a cuatro amigos para hablar sobre el profesor George Steiner. Estos son sus testimonios: 
    * George Steiner fue un destacadísimo profesor de la Universidad de Cambrige. Solía decir que fue muy afortunado porque le enseñaron a usar los músculos de aquí arriba  (los de la cabeza). Para él, el cerebro está tan bien organizado que si uno lo ejercita, se producen cosas maravillosas. Añade: existirá un tiempo en el que se abrirán puertas hacia dentro. “Si eres un buen profesor, ése es tu trabajo: abrir las puertas hacia dentro. Fui muy feliz haciendo ese trabajo”. [Santiago Fernández]
     * tu gozo en un pozo. La vida tiene una propensión irrefrenable a cumplir el apotegma. Imagino a Javier Marías leyendo la entrevista a George Steiner en El País Semanal de ayer. En la primera página Steiner dice que Marías “es uno de los grandes escritores europeos de hoy”. Dos páginas más adelante sentencia: “Los grandes maestros europeos escriben de manera breve”. 
      Claro que Steiner es uno de esos grandes sabios a los que casi nunca se puede hacer caso. En la misma entrevista le preguntan su opinión sobre ETA. “No sé –responde-. Ese idioma tan misterioso es muy raro, muy poderoso. Quizás por eso a alguna de esa gente le resulta tan imposible aceptar el mundo exterior.” La tontería del verano. [Del diario de 2008, de Iñaki Uriarte] [Texto inédito]
     * Leí a George Steiner hace bastantes años. Se me emborronan los títulos de sus libros. Sí recuerdo su indeleble defensa de la lengua como Universos portadores de conocimiento; y lo enriquecedor del poliglotismo en este sentido. Él habla, en coherencia con su razonamiento, un gran número de idiomas. También tengo presente su amor por los libros y la cultura; además de la formación y el estudio, como buen judío, porque al principio, ya se sabe, fue el Verbo. [Juan Manuel Uría]
    * Leer "como si"  (un apunte). Debemos leer como si el texto tuviera un significado siempre irreductible e inagotable a cualquier forma de exégesis, paráfrasis o comentarios que puedan hacerse. Solo los malos poemas, dice Steiner, pueden interpretarse y comprenderse por completo. Ese ser significativo lo llama "presencia real", un misterio que mora en toda auténtica forma musical, artística o literaria. [Alberto Herrero]

[siguiente personaje Marguerite Yourcenar: 3-3-2014] 

 

Hay 4 Comentarios

George Steiner enseña a leer... y José Luis Merino, también. Como siempre, Merino propone, sugiere, descubre y comparte con nosotros la personalidad de alguien fascinante como Steiner, tanto por su sabiduría como (y no en menor medida) por su pasión acerca de la literatura.
Generoso, abre su puerta de los ladrones a otros que aportan su conocimiento y admiración por el crítico. Y nos invita a leer algo de su obra, para leer mejor a nuestros dioses.
Nos quedamos al resguardo de Steiner y sus seguidores en esa región transparente del pensamiento humano de la que casi nunca merece la pena escapar.

El hombre mejicano
ataca las arterias
del discípulo de cristo.
Pero la sangre de dios
ahoga las almas
de los hormigeros
adoradores
de las alcachofas

Los creadores siempre se inspiran en referencias ya plasmadas por otros, y al mismo tiempo las desarrollan según sus propias percepciones: algunos osados como James Joyce en su obra Ulises, se lanzan en un monologo interior, para reflejar lo cotidiano banal y transformarlo en algo importante.
No conozco a George Steiner; por lo aquí escrito, debe de formar parte de los genios literarios.

Empezar la semana con George Steiner es sacudirse la pereza de los lunes y dejarse llevar por su alegría, vivacidad y su agudísima inteligencia. Él se ve como el cartero de los grandes del pensamiento, pero en realidad es uno más en el banquete de los genios, porque todos han reinterpretado a los que les precedieron. ¡Qué lástima la inmediatez de las teclas del ordenador, que no me dejan soñar con que aparezca un impresor que cometa un error que me haga grande!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jose Luis Merino

Jose Luis Merino nació en Bilbao. Vive en esa ciudad. Es autor de 14 libros de arte y literatura. Trabaja en la actualidad en cuatro más, asimismo de arte y literatura. Ha tenido muchas edades. Ahora tiene la edad que representan sus palabras.

Sobre el blog

Como lo haría un fotógrafo de palabras, en este blog aparecerán retratos o semblanzas de gentes de la cultura. La mayoría de ellos son ladrones de fuego, en el sentido rimbaudiano del término. También se hablará de arte y poesía (el único ángel vivo sobre la tierra), en tanto se descubre cuánto hay de auténtico y de falso en esos dos universos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal