Ladrones de fuego

Yoko Ono y su teatrillo de poquedades

Por: | 26 de mayo de 2014

150.Yoko Ono_Guggenheim 2014
Yoko Ono (1933)      

    El Museo Guggenheim de Bilbao ha programado la muestra de Yoko Ono, como lo hubieran hecho unos grandes almacenes para una promoción especial de gafas oscuras. Es una exposición desprovista de originalidad alguna. Todo está muy visto, todo viene de otros (una manera más o menos pueril de recalcar lo notorio), bajo la hilarante apariencia de intentar descubrir territorios desconocidos del arte contemporáneo... que figuran en todas las guías turísticas. O sea, la apariencia de la apariencia. Sobre este teatrillo de poquedades exhibidas, destaca el escaparatismo de la puesta en escena, lo mismo para el producto musical como para el iconográfico. En este punto no me resisto a dejar de lado la perspicaz descripción de Karl Kraus:  “El escaparatista puede instalarse en la posteridad, si el lírico le hace un poema”. No vayan a pensar que el papel lírico corresponde a la dirección de los grandes almacenes. 
     Pese al poco entusiasmo producido por la suma de poquedades, he querido aprovechar el paso de Yoko Ono por mi ciudad. A través del propio Guggenheim le hice llegar unas cuantas preguntas, invitándole a pensar y jugar por escrito en este blog de El País. Como anexo databa algunos nombres de los personajes aparecidos y por aparecer en ladrones de fuego. Nombres que ella conocería sobradamente. Por los primeros: Ernest Hemingway, Frank Gehry, James Baldwin, Tama Janowitz, J. K. Galbraith, William Saroyan. Por los segundos: Andy Warhol, Robert Rauschenberg, Susan Sontag, Carson McCullers, Harold Bloom, Sylvia Plath.  Estas son las preguntas:

    * ¿Sólo los ojos son capaces todavía de emitir un grito?
    * ¿La sombra del árbol fue la primera casa del hombre?
    * ¿Cómo se llena el vacío que dejan las  perfomances? (la realidad después de la fantasía).
    * ¿Con la negación progresiva de la negación se logra la formación humana?
    * ¿Soñar es, en sí, el más puro de los sueños?
    * ¿El deseo está a muchos kilómetros del verdadero amor?
    * ¿Puede ser feliz una bicicleta con dos cabezas?
    * ¿Al árbol le duelen los tobillos cuando crece?
    * ¿Existe alguna combinación mágica que pueda llegar a descifrarnos?
    * ¿El gran arte es suave como la inocencia, obsesivo como el juego e imprevisible como la duda?
    * ¿Todo puede convertirse en sexo a poco que se toque?

    Nota.- Las respuestas no han llegado. No ha habido suerte para este blog. Al parecer, la suerte le ha favorecido  a  Yoko  Ono, si tenemos en cuenta la advertencia de Goethe: "Los que no escriben tienen suerte, porque no se comprometen".

    * Foto Erika Barahona Ede  ©FMGB Guggenheim Bilbao, 2014

                    [siguiente personaje Óscar García-Prada: 2-6-2014]

 

 

Hay 6 Comentarios

La pregunta que más me ha gustado es la que ser refiere a la bicicleta con dos cabezas. Las tres primeras me parecen toda una invitación. Quizás no era el momento ni el lugar. Al menos yo lo percibo así.
Sobre la tándem...cuánto me gustó. ¡Qué pena que no pueda ser vista y quizás grabadas las primeras reacciones una vez lanzada! Luego llega despejando la atención consciente. Pero ya no es lo mismo.
Creo que tus preguntas son excelentes.
Felicidades. Genial...

Lo que siempre me sorprende y admira en Ud. es su juventud. Vaya cuestionario. Digno de colección. Cordiales saludos.

Primero, me pareció divertidísimo y ocurrente el título, por lo descriptivo de la muestra exhibida. Luego lamenté que Yoko no accediera a contestar unas preguntas que, seguro, encajaban absolutamente con sus códigos y ensoñaciones. Al margen de una y otra cosa, compartí el triunfo (porque ese triunfo, venga de una persona conocida o no, nos engrandece a todos) de alguien cuya edad no es la cronológica sino la de su emoción y su pasión. Pero al leer el comentario de Santiago Fernández, se desató mi fibra sensible que rastrea y admira lo excepcional en el universo, como es el que dos almas gemelas se encuentren, se reconozcan y la crueldad del destino las separe de modo tan brutal. Y esa fibra me hizo ponerme del lado de la artista japonesa, disculpar su silencio y admitir que, si su obra no sobresale más allá del teatrillo, su vida, continuada cuando ya todo sobraba, sí alcanza la grandeza: la de la resignación y la fortaleza.


Amigo José Luis, Qué preguntas más interesantes!!
El silencio es la respuesta.
Decía George Bernard Shaw “Soy tan partidario de la disciplina del silencio, que podría hablar horas enteras sobre ella”
En ese silencio de YOKO ONO ( el nombre de las cuatro o) se pueden escuchar sus respuestas:
….
• Los deseos surgen de las sensaciones.
• Cuando alguien nos descifra ya no somos la misma persona.
• “El gran arte es la mentira que nos permite comprender la verdad” , decía P. Picasso
• Los ojos ven un mundo irreal, la verdad se ve con los ojos cerrados; con el alma.
• La negación de la negación es la verdad dicen los científicos.
• Detrás del sexo está la imaginación
• Sí, a los árboles les duelen los tobillos.
• Las bicicletas no son felices, pero sí hacen la felicidad.
• Ah! soñar despierto, siempre soñar.

La mujer de las cuatro o está estrechamente ligada al de John Lennon y Yoko, sus vidas se cruzaron por casualidad y se entrelazaron como la hidra y el muro. Jhon dijo de Yoko que “ es la artista desconocida más famosa del mundo: todos saben su nombre, pero nadie conoce realmente qué hace”.
No hace mucho Yoko escribió una carta a su Jhon:
……….
“Te extraño John. 27 años han pasado, y todavía deseo poder regresar el tiempo hasta aquel verano de 1980. Recuerdo todo – compartiendo nuestro café matutino, caminando juntos en el parque en un hermoso dí¬a, y ver tu mano tomando la mí¬a- que me aseguraba que no debía preocuparme de nada porque nuestra vida era buena. No tenía idea de que la vida estaba a punto de enseñarme la lección más dura de todas. Aprendí el intenso dolor de perder un ser amado de repente, sin previo aviso, y sin tener el tiempo para un último abrazo y la oportunidad de decir "Te Amo" por ultima vez………………Piensen en Paz, actúen la Paz y Extiendan la Paz. John trabajo por ella toda su vida. El solía decir "No Hay Problemas, Solo Soluciones". Recuerden, estamos todos juntos. Lo podemos hacer, debemos hacerlo. Te amo!”
………………..
Para que las muchas poquedades se puedan sumar. Respeto a una persona de esa edad que aún tiene el animo de comunicar.
Un saludo
Santi

Cualquier persona con vínculo a otra que esté reconocida, estimula la publicidad y los intereses.

Los ojos todavía reflejan sentimiento
y el árbol acoge con su sombra el desvarío
de poder existir en el vacío.
Transformando en negación de percepciones
y soñando el amor despojado de deseo,
se desplaza con dolor de dos cabezas
similar al arbusto cuando crece.
¡La magia del arte no perece!
con suavidad contundente y obsesiva,
se entremezcla con el juego de la vida.

Qué buena definición, José Luis, "teatrillo de poquedades". Aunque primero tendré que decir que nunca me ha parecido justo ese aborrecimiento generalizado a Yoko Ono, ni venero a los Beatles ni creo que ella se los cargara, y si John Lennon no era lo suficientemente mayorcito para no dejarse arrastrar por ella, culpa suya. Pero es un personaje que no me ha inspirado más que indiferencia, y en el que no encuentro nada que me llame la atención. Habrá que decir, por último, que un poco sí que se redime con la pasión y el enamoramiento que ha desatado en ella Bilbao

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jose Luis Merino

Jose Luis Merino nació en Bilbao. Vive en esa ciudad. Es autor de 14 libros de arte y literatura. Trabaja en la actualidad en cuatro más, asimismo de arte y literatura. Ha tenido muchas edades. Ahora tiene la edad que representan sus palabras.

Sobre el blog

Como lo haría un fotógrafo de palabras, en este blog aparecerán retratos o semblanzas de gentes de la cultura. La mayoría de ellos son ladrones de fuego, en el sentido rimbaudiano del término. También se hablará de arte y poesía (el único ángel vivo sobre la tierra), en tanto se descubre cuánto hay de auténtico y de falso en esos dos universos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal