Pilar Bonet

Instrucciones para no congelarse en un mitin

Por: | 04 de febrero de 2012

Nunca antes los dirigentes rusos habían mostrado tanta “preocupación” por los efectos del frío sobre la salud pública como ante el mitin convocado este sábado en Moscú por la Liga de los Electores para reclamar “elecciones limpias”. Esta semana la capital rusa siente los rigores invernales con temperaturas que por la noche descienden a cerca de 25 grados bajo cero. Para hoy, sábado, los meteorólogos anuncian entre 15 y 17 grados bajo cero durante el día, lo que no es algo excepcional a principios de febrero en un país como Rusia, por mucho que sus ciudadanos se hayan acostumbrado al calentamiento global.

Pese a la profunda y variada experiencia de los rusos en asuntos invernales, su máxima autoridad sanitaria, el médico jefe Guennadi Oníshchenko, ha recomendado no salir a la calle a sus compatriotas y los ha asustado con los peligros que los amenazan si acuden al mitin, desde agarrar una gripe hasta quedarse estériles.

El canal de televisión “Rusia 24 horas” (estatal), dedicó el viernes un amplio reportaje al frío previsto para los próximos días, con desolados paisajes, inquietante música e incluso unas desapacibles rejas cubiertas de hielo que evocaban siniestros destierros en Siberia. Por lo visto, en enero, durante los festejos de la Epifanía, que este año se celebraban desde el 18 al 20 de enero, ni las autoridades civiles ni las religiosas intervinieron para disuadir a los rusos de zambullirse, como es costumbre,en los agujeros especialmente taladrados en el hielo sobre ríos y estanques. Este año, el número de bañistas batió records y, aunque no hacía tanto frío como ahora, dicen que, tras las fiestas, las consultas de los urólogos se llenaron de osadas y doloridas “morsas”.

 Oníshchenko es el hombre imperturbable que suele intervenir para dar aspecto de medida sanitaria a decisiones políticas como fueron la importación de vinos de Georgia, de lácteos de Bielorrusia o de carne de Ucrania. Esta vez, el funcionario ha dicho a los oyentes de la emisora El Eco de Moscú que, si insisten en ir al mitin, saquen los abrigos de pieles de sus abuelas, que no se hayan apolillado. En los últimos años, los rusos urbanos descuidan su vestimenta invernal, porque caminan menos, tienen mejores medios de transporte y autos privados. Además, las modas  desfavorecen las tradicionales pieles en beneficio de los anoraks y los moscovitas se limitan a echarse encima las prendas suficientes para llegar al metro o a la estación de autobús sin congelarse. La agencia gubernamental rusa Ria-Novosti ha difundido un esquema titulado “como no congelarse en el mitin” con dibujos de las prendas a superponer sobre el cuerpo, desde la camiseta y los calzoncillos largos térmicos hasta el anorak, la bufanda, las manoplas y las plantillas termoquímicas que conservan el calor durante cuatro horas. La agencia facilita algún que otro truco, como llevarse un cartón de casa y colocarlo bajo los pies para aislarse mejor.

 Si  “Rusia 24 horas” presenta el frío desde la perspectiva de lo que aguardaba a Napoleón o a Hitler al invadir este país, el canal Dozhd, la televisión por cable de moda entre las nuevas generaciones moscovitas, aborda las bajas temperaturas en una clave más optimista. Tras permanecer en la azotea de los estudios durante media hora a 20 grados bajo cero, la presentadora del parte del tiempo, Masha, enfundada en una capucha, informaba que su anorak era demasiado corto y se le quedaban heladas las piernas a pesar de llevar medias bajo los vaqueros.  Masha había experimentado con sus propios pies y constataba que la extremidad que se había protegido con periódicos dentro de su correspondiente bota había tardado el doble en enfriarse que el otro pie, no envuelto en periódicos.

En Moscú se celebran hoy cuatro mítines. El primero es el de la oposición a Vladímir Putin, organizado por la Liga de Electores. El segundo, una concentración cismática convocada por unos sospechosos “liberales” que no quieren mezclarse con otras fuerzas politicas y que confunden a la ciudadanía con una convocatoria formalmente muy parecida a la  primera. Hay además, un mitin del populista y candidato a la presidencia Vladímir Zhirinovski, y  también una concentración apoyada por el jefe de Gobierno y candidato favorito a la presidencia, Vladímir Putin, y el partido Rusia Unida, que se anuncia como “antinaranja” y pretende luchar contra una supuesta revolución auspiciada desde el extranjero. A este mitin asistirán nacionalistas radicales de marcada y combativa tendencia antioccidental. Otro sector nacionalista, más moderado y dialogante que el anterior, participa en la manifestación de la Liga de los Electores, donde se espera la intevención de Grigori Yavlinski, el político liberal eliminado como candidato a presidente. El viernes, Yavlinski dijo a El Eco de Moscú que los acontecimientos rebasan las respuestas que pueden esperarse de un mitin y  advirtió que a Rusia le esperan “tiempos difíciles”, porque “el sistema político actual no tienen ninguna experiencia en la búsqueda de compromisos , pero sí experiencias de represión”. fin

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

, corresponsal en Rusia y países postsoviéticos desde 2001 y testigo de la "perestroika" durante su primera estancia como corresponsal en Moscú (1984-1997). Fue corresponsal en Alemania (1997-2001). Trabajó para la agencia Efe en Viena (1980-82).

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal