Pilar Bonet

Putin, Guerguiev y los nuevos héroes del trabajo de Rusia

Por: | 01 de mayo de 2013


La Fiesta de la Primavera y del Trabajo, tal como ha pasado a llamarse la fecha del primero de mayo en Rusia, ha traido al país los primeros “héroes del trabajo” del siglo 21. En el palacio de Konstantino de San Petersburgo cinco personas—todos ellos hombres-- con biografías laborales densas, prolongadas y emblemáticas han sido condecorados por el presidente Vladímir Putin con el título de “Héroe del Trabajo de la Federación Rusa”. La distinción fue recuperada por decreto el pasado marzo por Vladímir Putin para premiar los méritos laborales especiales “al servicio del bienestar y la prosperidad de Rusia”. De ese modo, el jefe del Estado estableció un nuevo vínculo con la época socialista soviética, entre los muchos que ya ha tendido para asegurar la continuidad con las diversas “Rusias” de la historia, tanto la soviética como la imperial zarista.

La medalla de “Héroe del Trabajo”, una de las más importantes que existieron en la URSS, se otorgó de 1928 a 1938, año este último en el que fue reemplazada por la de “Héroe del Trabajo Socialista”. Obreros estajanovistas, campesinos, cosechadores de algodón y de té, mineros y también políticos y científicos, recibieron aquella distinción que fue otorgada también a Andréi Sájarov, uno de los padres de la bomba atómica soviética que, por su disidencia con el régimen, fue desposeido de ella tras la invasión soviética de Afganistán en 1979.

La última figura que recibió el título de Héroe del Trabajo Socialista fue la cantante de ópera de Kazajistán Bibigul Tulegénova, en un decreto firmado por el presidente soviético Mijaíl Gorbachov el 21 de diciembre de 1991, cuando a la URSS le quedaban días contados de vida.


Putin y Guerguiev, servicio de prensa del presidente de Rusia

Foto:Servicio de Prensa del Kremlin

El quinteto de los galardonados este primero de mayo está encabezado por el maestroValeri Guerguiev, el director del teatro Marinski de San Petersburgo, que durante varios días presidirá las jornadas inaugurales del segundo teatro del Marinski. Estas modernas y confortables instalaciones que son el orgullo de la segunda compañía de ópera y ballet de Rusia se han abierto a los veteranos del trabajo y de la guerra mundial el primero de mayo y mañana y los próximos días serán el escenario de galas en la que intervendrán Placido Domingo, Ana Netrevko y Yuri Bakhmet, entre otros. El maestro dirige también el Festival de Pascua de Moscú del 5 al 16 de mayo, un evento en el que se celebrarán más de 90 conciertos. Entre los muchos proyectos de Guerguiev, que cumple estos días 60 años, está la recuperación del canto coral infantil en Rusia.
Con el título de Héroes del Trabajo fueron distinguidos también el jefe del instituto de neurocirugía Burdenko, un especialista agrícola de Voronesh, un minero de la región siberiana de Kémerovo, y un tornero de una empresa del complejo de energía atómica Rosatom. Si se exceptúa la total ausencia femenina, el elenco de los galardonados supone una representación del mundo laboral con un equilibro geográfico (el sur de Rusia, Siberia, Moscú y San Petersburgo) y profesional (trabajadores de la agricultura, la minería, la industria atómica y militar y la cultura) que evoca los cánones de representación social de la época soviética.

El restablecimiento de la condecoración de héroe del trabajo se planteó en una reunión de Putin con los que fueron sus representantes en las elecciones presidenciales de marzo de 2012. Posteriormente, coincidiendo con un acto fundacional del Frente Popular de Rusia en Rostov del Don, el pasado marzo, el presidente firmó el decreto que especifica las distintas modalidades de la condecoración. Esta supone un paso para “restablecer la continuidad de las tradiciones y los vínculos entre las épocas y las generaciones”, dijo Putin al entregar los galardones y señaló que “la capacidad industrial del país se creó gracias al sincero entusiasmo, el trabajo heroico de las generaciones de nuestros padres y abuelos y esto es un hecho histórico”. “Hoy entendemos que solo se puede avanzar apoyándonos en nuestra herencia espiritual y cultural, en las tradiciones de la historia milenaria de nuestro país, reforzando los valores morales que unen a la nación”, dijo, e insistió en la necesidad de recuperar el “respeto por el trabajo” y “comprender que solo se puede crear una Rusia próspera mediante el trabajo tenaz”.

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

, corresponsal en Rusia y países postsoviéticos desde 2001 y testigo de la "perestroika" durante su primera estancia como corresponsal en Moscú (1984-1997). Fue corresponsal en Alemania (1997-2001). Trabajó para la agencia Efe en Viena (1980-82).

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal