¿Votarás a quien gane el debate?

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 06 nov 2011

Rajoy_rubalcaba

George Lakoff
, autor del imprescindible No pienses en un elefante, explicaba en un conferencia sobre otro de sus libros, The Political Mind, por qué los electores no eligen –necesariamente- a los mejores, sino a aquellos candidatos con los que más se identifican. La elección, según el lingüista y teórico de los marcos conceptuales, es que elegimos valores antes que competencias, emociones antes que soluciones. Preferimos identificarnos antes que comprender.

La historia política y electoral está plagada de ejemplos en los que incomprensiblemente (para los perdedores y sus votantes) un candidato menos dotado para la persuasión y la seducción era capaz de llegar al interior del elector y establecer con él una conexión íntima y profunda (George W. Bush frente a Al Gore y John Kerry, por ejemplo).

Richard Wirthlin, estratega jefe de Ronald Reagan, quiso averiguar cuáles eran las razones por las que los electores, a pesar de reconocer en el candidato menos competencias e incluso estar en desacuerdo con muchas de sus opiniones y enfoques sobre los distintos temas, seguían optando por él. De la investigación de entonces identificó las 5 cosas por las que se preocupan los electores y que las recoge Lakoff en su libro:

“Primero, valores. Reagan hablaba de valores. No sólo de posturas en issues (temas) y programas. Segundo, se comunicaba: se conectaba con la gente. Tercero: la gente creía que él decía lo que pensaba. Que era auténtico. Cuarto: Como resultado, confiaban en él. Confianza. Y entonces se identificaban con él. El quinto punto.”
Y continúa: “Tú no eliges a tu presidente sólo en base al programa de gobierno que pueda tener ahora y que en su momento pueda o no aprobar en el Congreso… sino en base a los valores que tiene: ¿Comparte tus valores? ¿Te va a decir la verdad? ¿Puede comunicarse clara y efectivamente? ¿Puede levantar e inspirar a la gente? ¿Puede decir cosas en las que puedas confiar? ¿Te identificas con él?”

La izquierda ha sucumbido, muchas veces, frente a los candidatos conservadores por una dosis de arrogancia y soberbia que le ha impedido reconocer que la supuesta superioridad intelectual (o moral que nace de una visión social del destino colectivo) no es garantía ni argumento suficiente para los electores. Quien cree que siempre tiene razón, solo espera que se la den. Y se irrita cuando no se produce la claca adulatoria y acaba despreciando a aquellos a los que debe seducir. Votar no es escoger al mejor, sino al que crees que se parece a ti. Es un espejo invertido.

El equipo de Rubalcaba parece que enfoca el debate no sobre la ecuación pugilística, sino sobre la emocional. El vídeo que han presentado para intentar establecer los marcos debate va en esta dirección. De factura exquisita pero excesiva y artificial es un buen ejemplo de lo que hablamos. Es la confianza, sobre lo que va a gravitar el resultado del debate. Los electores pueden reconocer, perfectamente, que gana un candidato pero pueden votar a otro si les merece mayor credibilidad o si consideran que es el voto útil para provocar la demanda de cambio.

Rajoy es el cambio. Rubalcaba nos alerta, precisamente, de ese cambio. Si se consolida la confianza, la urgencia, la necesidad o lo inevitable, ganará Rajoy. Si se instala la duda, el recelo, la preocupación y el cálculo, Rubalcaba tiene opciones de mejorar sus posiciones.

Hay 8 Comentarios

Me parecería una frivolidad no tener formada opinión sobre lo que voy a votar y fiarlo a un debate porque lo que nos jugamos es demasiado para no tener en cuenta los respectivos curricula de Rajoy y Rubalcaba. Si éste ha formado parte del Gobierno hasta hace dos telediarios y hemos contemplado lo que ha ocurrido en España durante estos casi ocho años, especialmente en los últimos, tengo elementos de juicio más que suficientes para desear un cambio, el que quiera seguir en la línea de no cambiar, está en su derecho. Las elecciones no pueden decidirse como un match de boxeo, a los puntos o por kao, todos disteis ganador a Solbes cuando el que acertó de plano fué Pizarro. Espero que Rubalcaba no tire un puñado de tierra a los ojos de Rajoy, porque este tiene gafas, ojalá sea un debate entre caballeros.

Muy interesante artículo Antoni.
En mi web comento sobre cómo analizar un debate político estructurado en unas pautas.
Espero que/os te resulte interesante.
veroirhablar.wordpress.com

No estoy de acuerdo contigo Ferran, lo siento, pero considero que no podemos taparnos los ojos ante esta realidad, por desgracia, y aunque no nos guste a muchos, va a ganar el PP y todavía no estamos en aras de erradicar el bipartidismo, a mí me gustaría, desde luego.
Así que, sabiendo que va a ganar el PP y que no estamos ciegos ante esta realidad, qué mejor que ser ciudadanos informados y críticos y enterarnos qué proponen los gestores de nuestra política actual.

Desde luego que no. Considero que los debates televisados constituyen una vía eficaz para movilizar al público flotante, sin embargo, cuando el público es fiel a su voto ó tiene una idea establecida, es totalmente inamovible.

No votare a quien gane o pierda lo que no significa que no vote, si lo hare, pero estos no se merecen ninguno salir vencedor y menos presidir un pais y ninguno esta capacitado para sacarnos de la crisis,uno ua tuvo su oportunidad un poco censurada y el otro solo piensa en bajarnos los sueldos como si eso fuera la panacea para salir de la crisis, esto me hace pensar que no tiene ni idea,por una democracia real ya y por un control ciudadano de sus politicos

¿Volveremos algún día a soñar?

En referencia al artículo, hago algunas reflexiones:

Sí creo que no se va a votar al mejor sino al que te identifica en este momento, independientemente del resultado del debate. Hay 8 millones de votantes del psoe y 8 millones de votantes del pp. El resto ( los que van decantando la balanza a un lado o al otro y a los que llamaremos "los otros") ahora se sienten mas identificados con la derecha

De los 5 valores de lakoff, es posible que rajoy no conecte pero ha ganado en autenticidad, por tanto los otros ahora confían en el y se identifican en alguna manera. Rubalcaba tiene mas conexión y autenticidad, pero lleva el lastre de la desconfianza de zapatero y el psoe, de la que no puede deshacerse a corto plazo

Nadie lee los programas electorales. Nadie lee nada que tenga más de 2-3 hojas.

Aunque la izquierda tenga la superioridad intelectual por pensar en el bien colectivo, nunca ganará con este argumento, porque la sociedad como ente colectivo no lo valora. Al particular le interesa tener cubiertas sus necesidades personales básicas, con la idea (mientras la crisis no me afecte a mi, ok. Solo en caso de que me afecte, me quejaré). 

Rajoy está callado y Rubalcaba dice 'cuidado que viene la derecha'. Nunca he sido partidario del mérito por demérito ajeno.

La sociedad no entiende que sin inversión pública no se puede crecer, en esta situación identifica cualquier gasto publico con "derroche" (erróneamente)

La abstención de la gente de izquierdas parece importante. Sumado a las ganas de cambio de "los otros", gana Rajoy.

Este artículo sólo hace que alimentar el ppsoe. No les votes, ni al PP ni al PSOE, vota a otro.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fc2aebef970d

Listed below are links to weblogs that reference ¿Votarás a quien gane el debate?:

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Antoni Gutiérrez-Rubí

es asesor de comunicación y consultor político. Recientemente acaba de publicar 'La política vigilada. La comunicación política en la era de Wikileaks'.
www.gutierrez-rubi.es.

Sobre el blog

Una mirada a la actualidad de la campaña electoral en clave de comunicación política y análisis estratégico.

Eskup

Archivo

noviembre 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

TWITTER

Sigue a Antoni Gutiérrez-Rubí en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal