César Aira clona a Carlos Fuentes

Por: | 23 de marzo de 2012

AIRA-actualmente-Roberto-Bolano_CLAIMA20110302_0123_8
Los congresos de escritores son una vieja costumbre –renovada últimamente en forma de festivales- que va camino de convertirse en género literario. En estos días, de hecho, han aparecido o van a aparecer algunas contribuciones al género. La primera es Aire de Dylan (Seix Barral), de Enrique Vila-Matas. La segunda, El congreso de literatura (Mondadori), de César Aira. La tercera, Los invitados de la princesa (Espasa), de Fernando Savater.

El foro de escritores de la novela de Vila-Matas sucede en San Gallen (Suiza) y tiene como tema el fracaso. El de Savater, cuyo libro –premio Primavera- se publica el 3 de abril, sucede en la isla imaginaria de Santa Clara, se llama Festín de la Cultura y se convierte en un encierro decamerónico para sus asistentes cuando una nube de cenizas volcánicas obliga a cerrar el espacio aéreo. ¿Les suena? También les sonará que el protagonista es un periodista vasco que trata de huir de… la gastronomía (vasca).

El más raro, no obstante, es el congreso imaginado por César Aira. Casi tanto como el Congreso del Mundo del cuento que Borges incluyó en El libro de arena (1975) o el Congreso de futurología con el que Stanislaw Lem imaginó, en 1971, un porvenir instalado en 2039, o sea, pasado mañana.

El libro de Aira se publicó en Argentina en 1997 pero ayer llegó a las librerías la primera edición española. Protagonizada por un escritor y traductor llamado César, El congreso de literatura cuenta su viaje a Venezuela con la intención declarada de participar en el encuentro del título pero con el secreto afán, de Sabio Loco, de dominar el mundo clonando a un Genio: Carlos Fuentes.

AiraPortadaimagesCATC3OM5Es fuerte la tentación de contar cómo termina todo, pero creo que soy capaz de resistirla. Tampoco, sin embargo, importaría mucho porque El congreso de literatura es un acabado producto de la Factoría Aira, un relato marcado por eso que, en Las vueltas de César Aira (Beatriz Viterbo, 2002), Sandra Contreras llamó “el imperativo de la invención”. Desde la primera página, asistimos a una narración que huye hacia adelante por acumulación y sobre la que, en el propio libro, se reflexiona así:

“Pero en mí es fatal esa manía de agregar cosas, episodios, personajes, párrafos, de ramificar y derivar. Debe de ser por inseguridad, por temor a que lo básico no sea suficiente, y entonces tengo que adornar y adornar, hasta una especie de rococó surrealista que a nadie exaspera tanto como a mí”.

Rococó surrealista nacido de la necesidad de “inventar por inventar” y de “recurrir a lo inesperado como un deus ex machina”.

AiraFuentes1312322408_850215_0000000000_sumario_normalEn 2003, seis años después de la publicación de El congreso de literatura, Carlos Fuentes, en La Silla del Águila, devolvió el chiste a su colega endosándole el Premio Nobel en un imaginario 2020, es decir, pasado mañana.

Es posible que no haya dos autores tan prolíficos como Aira y Fuentes. Ni tan distintos. Y no solo por su forma de escribir, también por el modo de organizar lo escrito. Basta comparar la ingobernable bibliografía del argentino con la pulquérrima distribución que el mexicano ha ido haciendo de cada uno de sus libros. Está en cualquier solapa: bajo el epígrafe general de “La edad del tiempo”, los títulos (en números arábigos) se ordenan a su vez en quince apartados (en números romanos).

¿Balzac contra Raymond Roussel?

En el caso de Fuentes, un esquema aguarda todo lo que le quede por escribir. En el de Aira, su ausencia no parece esperar nada, es fruto del trabajo sin fin de un escritor –vale decir, artista ¿contemporáneo?- al que parece importarle menos la obra que el procedimiento que la hace posible. Por mucho que a veces parezca inevitable.

 

 

Hay 4 Comentarios

Gracias, Alejandra. Me aplico el cuento. Más poesia. También de Sevilla, que siempre ha sido una potencia. La vuelta de Salvago ha sido todo un viaje. Prepararé algo. Admito sugerencias.

me encantó Frágil, por eso echo de menos más poesía por aquí; me gustaría saber tu opinión sobre la reciente poesía de Sevilla publicada por pequeñas editoriales; muchas gracias por tus palabras

Tusquets la publicó sólo en la Argentina. La de Mondadori es la primera edición española por tanto.

¿No lo publicó Tusquets?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Letra Pequeña

Sobre el blog

Como dios y el diablo viven en los detalles, en la letra pequeña de los contratos están los matices. Este blog habla de literatura desde esa perspectiva. A pie de página. Sin gritar demasiado.

Sobre el autor

Javier Rodríguez Marcos

estudió filología, trabaja como periodista y es miope. Pero sigue leyendo. Forma parte del área de cultura del diario EL PAÍS y ha publicado media docena de libros, alguno incluso de poesía. De tener una teoría, podría resumirse en este viejo tuit de don Quijote: "Más vale un diente que un diamante".

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal